Archivo de la etiqueta: Rumanía

featuredImage.png

Parques de Bucarest para viajes en familia

Bucarest es una ciudad que cuenta con algunos parques fantásticos. De hecho, se ha invertido mucho en ellos en los últimos años, especialmente en parques infantiles para niños e instalaciones recreativas, que se están convirtiendo rápidamente en uno de los mayores atractivos de la ciudad.

Los fabulosos jardines botánicos de Bucarest fueron fundados en 1860 con el respaldo financiero significativo del príncipe Alexandru Ioan Cuza, entonces el líder del naciente estado rumano. A muchos lugareños les gusta aprovechar la tarifa de entrada gratuita para dar paseos. Cualquiera que sean sus razones para ir, es un lugar estupendo para pasar una mañana.

El más central de los jardines públicos de la ciudad, Cismigiu es un refugio de céspedes, árboles, flores y lagos. A menudo llamado erróneamente un parque, Cismigiu es realmente un jardín, diseñado por el arquitecto paisajista alemán Carl Meyer, durante el siglo XIX.

El pulmón de la ciudad, el incomparable Parque Herastrau, tiene 187 hectáreas alrededor del lago Herastrau y es una de las joyas de Bucarest. se pueden dar paseos en barco por el lago durante el verano. Hay un Hard Rock Cafe para poder comer allí mismo y visitar relajadamente la “Isla de las Rosas” con los caminos embellecidos con estas flores. Hay espacios para diversión de los viajeros mas pequeños y rutas para los ciclistas.

Encontrareis billetes a Bucarest a precios muy interesantes en este enlace, donde ademas podéis ver los precios de alojamientos y planear vuestra escapada a esta espléndida ciudad.

Bucarest imagen de Georgex25 (CC0)

featuredImage.png

El delicioso Café de Bucarest

El Café Origo está justo al final de la calle de Energinea y me encanta, lo recomiendo a cualquier viajero/a que vaya a visitar esta ciudad. Es uno de los pocos lugares donde aún tuestan su propio café y venden diferentes mezclas cuidadosamente preparadas para llevar a casa. 

El local es muy agradable, pintado de color blanco, con mesas de madera y con ambiente de diseño, es un buen sitio para darse un rato de descanso o para simplemente, ver pasar a la gente. Está cafetería o café abre desde por la mañana a las 9 horas. Acude a desayunar allí a probar su delicioso café y el yogurt, que puedes mezclar con diferentes frutos secos.

Para los viajeros y viajeras que les guste la noche, este lugar también es interesante para añadir a la liste de sitios que visitar en Bucarest, porque se convierte en un bar de copas a partir de las 19 horas. También se puede cenar allí, ya que preparan platos con productos de temporada, platos que van cambiando cada 1 o 2 meses. 

Es un buen sitio para degustar la variedad de quesos rumanos. Su selección de quesos incluye Horezu, una especie de parmesano rumano; Nasal, queso blando, madurado en cueva Taga; Trascau, con una maduración de al menos 6 meses; Solomonescu, que so de oveja de una zona de Wah o el queso de La Coline, un rico queso de cabra. Abre hasta las 12 de la noche.

Dirección: Origo Cafe, Strada Lipscani 9, Bucarest 050971, Rumanía

Foto:  ©depositphotos.com/Copyright: PatrikV

featuredImage.png

Ocio en el Casco Antiguo de Bucarest

Untitled Blog Post Name

Conocido como Centru Vechi (Antiguo Centro), el casco antiguo o la parte más vieja de Bucarest se define geográficamente estar rodeada por el río Dambovita por el sur, hacia el oeste hasta la Calle Victoria, el Bulevardul Brătianu al este y Regina Elisabeta al norte. Aunque gran parte de Bucarest cambiado bastante desde 1989 hay que destacar la transformación de la parte vieja de la ciudad rumana. Antes era una zona con poco que ofrecer a los visitantes y ahora es uno de las distritos de ocio más animados de la capital rumana. Gran parte de ese desarrollo se debe a los restaurantes y clubes de moda.

En Bucharest se pueden admirar maravillosos edificios art nouveau, muchos fantásticos museos, antiguas iglesias y monasterios, exuberantes zonas verdes, lagos y elegantes bulevares. Pero para disfrutar del ocio, una buena comida, una copa o un rato de relax se debe acudir a la parte antigua. También se concentra allí principalmente la vida nocturna de la ciudad. Por encima de todo, se ha convertido en el barrio de la ciudad de salida, donde quedar después del trabajo o para una noche cualquiera para los propios lugareños y suele haber bastante animación.

A finales de otoño es el momento perfecto para explorar los inesperados placeres de esta ciudad sabiendo que además tendremos donde acudir cuando anochezca para completar nuestras jornadas de actividad viajera. Caru ‘cu Bere, en el número 5 de Strada Stavropoleos, literalmente “compra de cerveza”, es el primer restaurante que visitan muchos turistas pero también es un lugar frecuentado por lugareños lleno de autenticidad. Un buen lugar para probar los platos más sabrosos y disfrutar de la cerveza artesanal según la receta tradicional. Abre de 8 a 24 horas, los viernes hasta las 2 de la madrugada.

Foto ©depositphotos.com/Copyright:outchill

wpid-featuredImage.png

Bucarest en Bici, alternativa verde para conocer esta ciudad

Bucarest está considerada como un lugar idóneo para hacer turismo ciclista, te invitamos a unirte a estas propuestas para descubrir los mejores sitios de la capital de Rumanía en un recorrido verde en bicicleta, que cubre los principales puntos de referencia de la ciudad, paseando por “la pequeña París” en bici.

Hay varias agencias de turismo locales que organizan buenos recorridos, como Slow Tours, que salen desde la plaza Charles de Gaulle, en la entrada del Parque Herastrau, todos los días a las 11 de la mañana y recorren los sitios emblemáticos de Bucarest en 4 horas.

También se puede optar el ir por libre, alquilando una bici. Esta ciudad cuenta con un sistema muy eficaz para alquilarlas, que funciona online, con el Open Source Bike Share, el primer sistema del mundo para alquilar bicicletas públicas a través de apps de código abierto. Se trata de un sistema de bicicletas compartidas adecuado para áreas pequeñas o comunidades como universidades, empresas, etc. y Bucarest es una de las ciudades europeas que se ha sumado en aplicarlo. Funciona con el escaneo del código QR para desactivar la bici que quieres alquilar, y te envían la clave que necesitas para usarla por SMS, basta con instalar la aplicación.

El grupo ivelo.ro tiene varios puntos de alquiler de bicicletas en la ciudad: en Aviatorilor, cerca de la Plaza Charles DeGaulle;  en el Arco del Triunfo y en Parcul Tineretului – Intrarea Sincai. Normalmente se alquilan por 1 día. Interesting Times es otra excelente opción para contratar un tour en bici, para hacer un recorrido de 3 horas y media, en pequeños grupos de 2 a 6 ciclistas y también ofrece las clásicas visitadas guiadas caminando.

Si planeas viajar a Rumanía, puedes encontrar excelentes opciones de billetes en este enlace y ver más datos interesantes de esta ciudad aquí.

Foto ©Depositphotos.com/korzeniewski

El Castillo Corvin en Rumanía

Corvin-Castillo_Rumania_Depositphotos_20014939_s
©Depositphotos.com/dinosmichail

La colección de castillos y fortalezas de Rumania es lo que mejor ilustra el rico patrimonio medieval del país. El Castillo de Hunyad, también conocido como Castillo de Corvin está en la región de Hunedoara, en Transilvania, Rumania.

Se cree que es el lugar en el que Vlad III de Valaquia, mejor conocido como Drácula, estuvo preso durante siete años después de haber sido preso en 1462. Hoy en día es un museo y probablemente sea el castillo más impresionante de Transilvania.

El castillo es una reliquia de la dinastía Hunyadi. En el siglo XV, el castillo fue entregado a Juan Hunyadi por parte de Segismundo, rey de Hungría y emperador del Sacro Imperio Romano Germánico. El castillo fue restaurado entre 1446-53.

Durante los siglos XIV y XV, Hunedoara fue uno de los principales centros de extracción de hierro y las espadas y lanzas fabricadas aquí durante este período eran famosas en Bucarest y en toda Europa.

El castillo es de dimensiones considerables, mezcla estilos, con altas cubiertas de colores y elementos adornados con piedra labrada. Destacan sus fuertes torres defensivas y su jardín central.

Si van a recorrer diferentes rutas turísticas en la zona central del país, cuando tomen billetes a Bucarest, este conjunto es de gran interés; Se puede visitar todos los días entre las 9 y las 5 de la tarde. Hay descuentos especiales para estudiantes y jubilados.

Str. Castelului nr. 1-3, Hunedoara

La Cerámica autóctona de Rumanía

Vuelos a Bucarest
©Depositphotos.com/etrarte

Si reservan vuelos baratos a Bucarest les interesará conocer datos sobre la hermosa cerámica que se produce en Rumanía. Es uno de los productos locales más bellos y de gran tradición. Destaca especialmente la cerámica de Horezu, en la región de Muntenia, aunque también es muy pintoresca la cerámica negra de la región de Bucovina y la decorativa cerámica de Corund.

La ciudad de Horezu, está considerada capital de la cerámica rumana y declarada como Patrimonio de la Humanidad. En la zona de Horezu, al norte de Valaquia, tradicionalmente se pintaban las cerámicas con plumas de oca, gallinas y cuernos de animales.

El motivo más popular para distinguir las cerámicas de la región es el gallo, el gallo de Hurez, pero hay otros dibujos simbólicos como espirales, estrellas, serpientes, líneas onduladas, círculos concéntricos, etc. que se usan con frecuencia en su decoración.

Por tradición, los hombres modelan los objetos y las mujeres les dan el toque final, decorándolas. El método tradicional se realiza cuando la pintura está todavía húmeda. Esta técnica permite las combinaciones que resultan de la mezcla de los colores que aparecen. Según la Unesco, la preparación de la cerámica de Horezu es una obra tradicional única, practicado tanto por hombres y mujeres en el norte de Valaquia.

Horezu no queda lejos de Bucarest, a 188 kilómetros y suele haber mercados y ferias de cerámica con frecuencia, incluso se organizan talleres de poco tiempo si les interesa aprender. En la ciudad se puede ver la colección de cerámica antigua de Constantino Brancovan, príncipe de Valaquia entre 1688 y 1714, destacando platos y jarras con el famoso gallo de Hurez.

El Palacio Mogosoaia en Bucarest

Bucarest_Depositphotos_28017161_s
©Depositphotos.com/radub85

El Palacio Mogosoaia es un destino turístico muy popular dentro de Rumanía. Cuenta con unos jardines que son preciosos, y el interior del palacio hay un interesante museo y galería de arte para visitar.

Está a unos 10 km de la capital, por lo que es una excursión adecuada si reservan vuelos baratos a Bucarest. Este edificio fue construido por Constantin Brancoveanu entre 1698-1702 y es un buen ejemplo del estilo rumano del Renacimiento o estilo Brancovenesc, una combinación de elementos venecianos y orientales, con una fachada dominada por balcones tradicionales, arcas y columnas.

Ha sido propiedad de los príncipes de Bassaraba Brancovan desde la época de Constantino III hasta llegar al Príncipe Jorge Bibesco, que se lo entregó a su esposa, la princesa Marta. En los ultimos años del siglo XVIII el rey Constantin Brancoveanu compró los terrenos de la finca en Mogosoaia y construyo el palacio. El palacio fue más tarde restaurado en 1920 por Marta Bibesco.

A finales de los años 1920 y la década de 1930, el palacio se convirtió en el lugar de encuentro para los políticos y para la alta sociedad internacional, convirtiéndose en un reducto para la aristocracia de esta parte de Europa. Cuando el Príncipe Jorge murió en 1941, fue enterrado en la pequeña Iglesia del S. XVII que hay blanco en los terrenos del palacio.

La cultura de Rumania es rica y variada por ser un punto de encuentro entre tres regiones: Europa Central, Europa del Este y la Península Balcánica. Un país muy interesante y Bucarest tiene grandes atractivos para el turismo cultural y una animada vida nocturna.

La iglesia Stavropoleos de Bucarest

vuelos baratos a Bucarest

Una de las características más llamativas que observarán los turistas que tomen vuelos baratos a Bucarest y paseen la ciudad es la gran cantidad de iglesias que hay, con la curiosidad añadida de que muchas son de muy pequeño tamaño y se alzan al lado de grandes y modernos edificios, proporcionando una imagen bastante pintoresca.

Un buen ejemplo de esto lo tenemos en la biserica Stavropoleos, situada en una esquina entre la calle homónima y la popular Victoriei, en el no menos frecuentado barrio de Lipscani, junto al Museo de Historia. Es un templo de reducidas dimensiones y profusa decoración exterior que contrasta con la desnuda pared del bloque trasero, haciéndola parecer fuera de sitio.

El célebre monje griego Ioaniche Stratonikeas, que vivía exiliado en Bucarest, la mandó construir en 1724, durante el reinado del príncipe valaco Nicolae Mavrocordat, para satisfacer la petición que le hicieron los comerciantes helenos afincados en la ciudad rumana para poder realizar el culto. De hechop el lugar acogía también una hosperdería para las caravanas, ya desaparecida.

De estilo Brancoveanu tardío, tiene la estructura clásica de las bisericas ortodoxas, con un elegante vestíbulo entre columnas y cúpula sobre el crucero. La decoración combina motivos vegetales y zoomórficos, religiosos y mitológicos, pintados al fresco, y un jardín con una fuente proporciona un aire de tranquilidad monástica.

Es más, los fines de semana un coro de monjes interpreta cantos bizantinos en el interior. Algo que no ha de extrañar si se tiene en cuenta que allí se ubica un cenobio cuya biblioteca contiene ocho mil volúmenes multitemáticos (entre ellos ochenta valiosos manuscritos), y la colección de música litúrgica más grande del país.

Sendos terremotos en 1802 y 1838 provocaron graves daños en el edificio, incluida la caida del campanario, por lo que el aspecto actual es fruto de una restauración llevada a cabo en 1900 por el prestigioso arquitecto Ion Mincu.

La iglesia Kretulezsku de Bucarest

vuelos baratos a Bucarest

Cualquiera que tome vuelos baratos a Bucarest para visitar turísticamente la ciudad tendrá que acercarse tarde o temprano a la Plaza de la Revolución. Ese amplio espacio abierto fue el escenario principal de los acontecimientos que supusieron el fin del régimen de Ceaucescu y allí tuvo lugar la matanza de estudiantes que hoy se recuerda con un monumento. Pero un sitio tan trágico y turbulento también guarda un recodo para la religión, el arte y la tranquilidad: la biserica Kretulezscu.

Esta pequeña iglesia de ladrillo rojo contrasta en tamaño, estilo y aspecto con los edificios que la rodean, guardando cierto parecido, en ese aspecto, con la Trinity Church de Nueva York, abrumada por las altura de las torres circundantes. De hecho casi sorprende que aún se conserve, puesto que justo enfrente, en plan intimidador, se erigió la sede del Partido Comunista Rumano, hoy reconvertida en Ministerio del Interior.

Pero la biserica estaba antes. Concretamente desde 1722, cuando se construyó en honor del boyardo Iordache Kretulezsku, para sustituir a otra iglesia anterior de madera. Kretulezsku estaba casado con la princesa Safta, hija de Constantin Brâncoveanu, rey de Valaquia entre 1689 y 1714. Todos ellos están retratados en el interior del templo, justo a la entrada.

El edificio es del estilo llamado brancovenesco, aunque conviene aclarar que el buen aspecto que presenta se debe a una restauración realizada entre 1932 y 1933 que incluyó también las pinturas de las paredes interiores que estaban firmadas por el artista rumano decimonónico Gheorghe Tattarescu.

Esas obras se hicieron para recuperar el aspecto original, ya que a principios del siglo XIX se habían hecho otras que desvirtuaban el conjunto. En 2003 aún hubo una intervención más para limpiar el ennegrecimiento de los frescos, debido al humo de las velas.

La iglesia Kretulezscu sigue en activo hoy en día, oficiando ceremonias religiosas. Ello no impide que sea uno de los lugares recomendables para visitar durante la estancia en Bucarest, puesto que además está en plena ruta turística y su pequeño tamaño permite echarle un vistazo en pocos minutos.

Foto: Joe Mabel en Wikimedia

Restaurante Caru’ cu Bere

vuelos baratos a Bucarest

Cualquiera que esté buscando vuelos baratos a Bucarest para visitar esta curiosa ciudad sabrá ya que uno de los rincones que deberá pisar es la calle Lipscani, una de las más turísticas y comerciales, pero sobre todo una de las más animadas en lo concerniente al ocio y la restauración. Allí están los bares de copas y los restaurantes más atractivos. Y uno de ellos es el Caru’ cu Bere que, para seer exactos, se halla en la calle Stavropoleos.

El Caru’cu Bere es una referencia obligada para casi todos los turistas pero también para muchos habitantes de la capital rumana. cosa lógica porque difícilmente se podrá encontrar un establecimiento tan bello y veterano, aparte de la fama de dar buena comida sin que por ello se resienta el bolsillo.

Lo de veterano es porque hace más de ciento treinta años que se inauguró: en 1879, diselado por un arquitecto polaco que lo dotó de un imponente interior neogótico, que asemeja más una catedral que un local de hostelería, con arcos ojivales, enormes ventanales con vitrales, bóvedas nervadas, escaleras de madera tallada, paredes pintadas al fresco y lámparas de araña iluminándolo.

El nombre significa algo así como carro de cerveza, en alusión a la bebida más demandada que servía en el siglo XIX, y si bien ya no es lugar de reunión de tertulias literarias sino de masas de turistas, aún se puede entrar sólo a tomarse unas jarras (hay cerveza de la casa) si no se desea comer. En caso afirmativo conviene reservar con tiempo, sobre todo si la idea es comer en la terraza o el piso superior, que tiene una bonita galería.

El menú resulta digno para su precio, a base de cocina tradicional rumana: aparte de la omnipresente mamaliga (la Maizena de aquí), sopa, cocido, asado, sarmale (rollos de carne en hojas de berza), carnati (salchichas), branza (queso fresco), etc. No obstante, en caso de duda se puede preguntar al servicio; por increíble que parezca hay camareros que entienden español. El precio ronda los 15 euros.

A todo esto se incorporan frecuentes espectáculos, con conciertos en vivo, bailes… Los propios camareros visten con trajes típicos. Absolutamente recomendable, pues, hacer un alto en el paso por Bucarest para conocer Caru’ cu Bere. Abre todos los días de 8:00 a 24:00 (fines de semana hasta las 24:00)