Archivo de la etiqueta: Puentes

Puente de la Mujer en Buenos Aires

Vuelos a Buenos Aires
©Depositphotos.com/elnavegante

El Puente de la Mujer que está en la ciudad de Buenos Aires es obra del arquitecto Santiago Calatrava y está en Puerto Madero, el barrio más moderno de la capital argentina. Este interesante y moderno puente se ha convertido en todo un referente y uno de los emblemas novedosos de esta ciudad.

Construido a base de curvas sinuosas se dice que esta obra de ingeniería representaría a una mujer que baila tango, con el movimiento de sus formas. El puente de color blanco de Buenos Aires es, no sólo la primera obra que Santiago Calatrava le daba a ciudad bonaerense, también es su primera obra en Sudamérica.

El puente se divide en tres tramos bien diferenciados y su estructura posee un sistema móvil del tramo principal ideado para el paso de los barcos. El espacio móvil total que se abre es de 70 metros.

Si han pensado en reservar vuelos baratos a Buenos Aires, cuando lleguen a la ciudad, visiten el famoso puerto, desde donde se puede acceder a la pasarela peatonal para cruzarlo de un lado a otro. La longitud total de este puente es de 160 metros y es un bonito paseo para contemplar las vistas.

Este puente fue inaugurado el 20 de diciembre de 2001. En 2008 se le otorgó un premio al porteño Puente de la Mujer; fue distinguido en Ámsterdam con el premio Prix d’Excellence en la categoría Sector Público.

El puente Millenium de Londres

Vuelos a Londres
©Depositphotos.com/claudiodivizia


Cuando reserven vuelos a Londres y visiten la capital británica, uno de los circuitos más apetecibles para hacer caminando es atravesar el moderno puente Millenium que se encuentra cerca del teatro The Globe y de la Tate Modern.

La ubicación sensacional de esta construcción nos da un punto fantástico para tomar fotografías del Támesis y de los edificios del entorno: por un lado, hay una clara vista de la fachada sur de la Catedral de San Pablo, enmarcada por los soportes del puente, como se aprecia en la imagen.

Por otro lado tenemos una vista panorámica en el acceso al museo Tate Modern de Londres. El diseño del puente fue elegido por concurso, en 1996. Fue entonces un proyecto fue muy innovador, y fue realizado por Foster y por Sir Anthony Caro.

El Tate Modern se encuentra alojado en la antigua central de energía de Bankside, originalmente diseñada por sir Giles Gilbert Scott. La central eléctrica fue cerrada en 1981 y el edificio fue reconvertido en museo por los arquitectos suizos Herzog & de Meuron.

El Puente del Milenio ha hecho fácilmente accesible a pie el área de Bankside desde la ribera norte del Támesis, conectándola directamente con la Catedral de San Pablo. El Tate Modern es una de las atracciones turísticas más importantes de Bankside, junto con la réplica del Golden Hind, los teatros The Rose y The Globe y otros edificios.

El Puente Colgante de Vizcaya

vuelos a Bilbao

Hoy en día ya hay otros lugares y construcciones humanas que ejercen el papel emblemático de Bilbao, especialmente desde el proceso rehabilitador desarrollado hace unos años. Pero, durante mucho tiempo, la referencia fue el llamado Puente de Vizcaya, más conocido como Puente Colgante, que une las dos márgenes de la ría del Nervión.

Inaugurado en 1893, el arquitecto Alberto de Palacio y Elissague lo diseñó para enlazar las localidades de Portugalete y Guetxo, unificando así sus respectivos balnearios en una época en que crecía la burguesía industrial y el turismo daba sus primeros pasos. Una de las condiciones era que no debía entorpecer la navegación.

El puente mide 160 metros de longitud y 61 de altura, contando con una barquilla que cuelga de cables de acero y sirve para transportar pasajeros e incluso vehículos de un lado a otro. Fue el primer puente colgante del mundo con estructura metálica y, por ello, sirvió de modelo pionero.

Estuvo a punto de desaparecer durante la Guerra Civil, cuando el travesaño fue demolido para impedir el paso a las tropas nacionales, pero en 1941 se reconstruyó bajo la dirección del ingeniero José Juan Aracil.

Actualmente sigue en activo: funciona diariamente con viajes de minuto y medio que salen cada ocho minutos, ahorrando a los usuarios dar un rodeo de veinte kilómetros. Ello ha obligado a realizar diversas reformas para modernizarlo, entre ellas una pasarela superior para turistas y un cambio de color (rojizo, en vez de negro) porque el tono anterior lo hacía absorber calor y provocaba dilataciones demasiado bruscas.

El gobierno Vasco lo declaró Monumento Histórico Artístico en 1984 y la UNESCO lo incorporó al Patrimonio de la Humanidad en 2006. Razones de peso para buscar vuelos a Bilbao y acercarse hasta esa zona vecina para verlo y, por qué no, probar la experiencia de pasar a la otra ribera.

Foto: Javier Mediavilla Ezquibela en Wikimedia

El parisino Puente de las Artes

vuelos baratos a París

Todos quienes han tomado alguna vez vuelos a París y visitado la ciudad se habrán visto en la frecuente tesitura de tener que cruzar de una ribera a otra del Sena por alguno de los numerosos y emblemáticos puentes que atraviesan el río. Quizá los más famosos sean el de Alejandro III y el Pont Neuf pero hay otros que también tienen su encanto: uno de ellos es el Puente de las Artes.

El Pont des Arts se halla en el VI distrito, uniendo el Museo del Louvre, a la derecha, con el Institut de France, en la orilla izquierda, y proporcionando las mejores panorámicas de la Ille de la Cité y del propio Sena. Ésa es la doble razón, de hecho, por la que recibe su nombre: si antes el Lovre se llamaba Palais des Arts, hoy pintores, músicos y todo tipo de artistas en general suelen instalarse en él para aprovechar las vistas y el trasiego de gente.

Diseñado por Louis Alexandre de Cessart, fue construido entre 1801 y 1804 como el primer puente de la ciudad hecho de metal, con nueve arcos. Sin embargo el actual no el original ya que éste se encontraba en tan mal estado de conservación que una parte se vino abajo en 1977, cuando una de las típicas barcazas que navegan el curso fluvial chocó contra uno de sus pilares. Así que cuatro años más tarde Louis Gerald Arretche dirigió la reconstrucción de una réplica que no era exacta porque se la dotó de dos pilares menos para facilitar el paso de embarcaciones y prevenir nuevos accidentes.

El excalde Jacques Chirac lo inauguró en 1984 y presenta una pasarela peatonal con suelo de madera, de 155 metros de longitud por 11 de ancho y sostenida por un entramado de hierro fundido que resulta muy frecuentada por ciudadanos y turistas. Al igual que otros puntos de París, el Pont des Artes ha aparecido en el cine y la TV con cierta frecuencia, como en la película Amelie o las series Sexo en Nueva York y Gossip girl. Asimismo ha sido homenajeado en la música, en una canción de George Brassens, y la literatura, en la novela de Albert Camus La caída.

Como también es un punto de encuentro clásico para enamorados, las parejas lo eligieron para colgar candados en sus barandillas. Desde 1975 está catalogado como Monumento Histórico.

Foto: Myrabella en Wikipedia

El valenciano Puente del Real

vuelos baratos a Valencia

Los turistas que reservan vuelos baratos a Valencia seguramente viajen con la idea de conocer una ciudad de arquitectura contemporánea, casi futurista, ligada a la fantásticas formas de la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Pero en sus calles también se pueden encontrar estructuras de épocas pasadas y un buen ejemplo podría ser el Puente del Real.

Este puente cruza el antiguo cauce del río Turia y antaño permitía acceder al casco urbano desde el vecino Palacio del Real a la altura de la antigua ciudadela. Conviene aclarar que el que se ve actualmente no es el original de tiempos bajomedievales, erigido en madera en el siglo XIV, puesto que las crónicas cuentan que éste resultó destruido dos veces, la primera por el hundimiento que causó la multitud que lo abarrotaba para contemplar la llegada de Carlos V y la segunda por la gran riada acaecida en 1517.

Así que hubo que reconstruirlo nuevamente. Fue entre 1595 y 1589, bajo dirección del maestre Joan Pasqual, aprovechando la boda de Felipe III con la archiduquesa Margarita de Austria, en el contexto de otras obras urbanas que caracterizaron Valencia en el siglo XVI: otros puentes como el de Serranos o el del Mar, apertura de puertas monumentales y levantamiento de pretiles fluviales para prevenir nuevas crecidas del Turia.

El Puente del Real está formado por una decena de arcos escarzanos de sillería -se emplearon incluso viejas lápidas del cementerio-, sin clave pero con tajamares, sobre dos de los cuales, en sendos casalicios, se ubican estatuas de San Vicente Ferrer y San Vicente Mártir; réplicas en realidad, puesto que las originales resultaron destruidas al comienzo de la Guerra Civil. Había más esculturas destinas a decorarlo pero el barco que las trasladaba desde Génova fue asaltado por piratas berberiscos y se perdieron.

En 1750 el cantero Bautista Pons realizó obras de adecentamiento del puente añadiendo bancales para sentarse y adornos de bolas piramidales en la balaustrada. Hoy en día presenta un aspecto diferente al original al haberse ensanchado notablemente su tablero para el tráfico automovilístico, eliminando las escaleras que bajaban al río. Ello fue fruto de una restauración realizada en 1966 a causa de los desperfectos ocasionados por una nueva riada 9 años antes.

Foto: comunitatvalenciana.com

El Python Brug de Amsterdam

vuelos baratos a Amsterdam

A nadie que tenga pensado buscar vuelos baratos a Amsterdam deberá pillarle por sorpresa el hecho de que esta ciudad está surcada por montones de canales navegables que le confieren una acusada personalidad hermanándola en el imaginario colectivo con otras de sus características. La Venecia del norte, se la llama, con bastante acierto.

Pero, claro, si hay tantos canales es obligada también la presencia de multitud de puentes -casi 1.300- que permitan salvarlos para pasar de una orilla a otra. Algunos de ellos son muy conocidos, acreditan una larga historia tras de sí y ya han sido tratados aquí. Otros, en cambio, son más recientes, lo que no es óbice para que ya se hayan hecho un nombre. Es el caso del Python Brug.

Brug significa puente y Python es lo mismo que en español: el nombre de una gran serpiente. Se lo bautizó así precisamente por loas sinuosas y ondulantes formas de este peculiar y elegante elemento arquitectónico que, en efecto, recuerda a un reptil deslizándose sobre el agua. Fue diseñado por Adriaan Geuze, del estudio West 8, y construido en 2001, ganando al año siguiente el International Footbridge Award.

Su misión es unir lo que antaño era la zona portuaria de Sporenburg, hoy reconvertida en un moderno barrio residencial, con Borneo Eiland – la isla de Amsterdam, no la del Pacífico- salvando el río Lj. La longitud total es de 93 metros que suben y bajan como si uno caminara, efectivamente, por el lomo de una gran serpiente pitón de vivo color rojo. Y esa forma tan peculiar obliga a que haya escalones, razón por la cual es imposible atravesarlo en bicicleta, por ejemplo.

El puente está formado por vigas de hierro -aunque el suelo es de madera- y tachonado de unas originales farolas de aluminio que pretenden reproducir gaviotas y le dan el toque decorativo definitivo.

Blauwbrug, el Puente Azul

vuelos baratos a Amsterdam

Dice un refrán que Amsterdam tiene más canales que Venecia, más cafés que Viena y más puentes que París. De lo primero la capital holandesa está bien surtida, con un sistema de 160 grachten declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO; de lo segundo es muy difícil establecer comparaciones (además, seguro que ganaría alguna ciudad española); pero en la cuestión de los puentes está claro, pues hay nada menos que 1.281.

Y alguno de ellos tiene un más que notable parecido con un equivalente parisino. Es el caso del Blauwbrug, cuyo significado es Puente Azul. Basta ver la fecha de su construcción para comprender la comparación: 1883. En esa época la arquitectura francesa era una referencia para toda Europa y en Amsterdam se inspiraron claramente en el puente de Alejandro III sobre el Sena, aunque en versión bastante más reducida.

Por eso está considerado el puente más bonito de la ciudad, aunque en cuestión de gustos cada uno tendrá el suyo y habrá quien prefiera el Magere Brug, que, por cierto, no queda lejos y es más típico. No obstante, es justo reconocerle su belleza al Blauwbrug. Asentado en ambas riberas mediante respectivas bases recubiertas de ladrillo rojo, sus pilas están decoradas en piedra dejando tres ojos lo suficientemente amplios como para dejar pasar embarcaciones.

La calzada está surcada por 4 vías para el tranvía y las balaustradas abalconadas están decoradas con columnas de granito rojo que sostienen parejas de farolas sobre sendas proas de galeras. Las columnas acaban en capiteles eólicos rematados por la corona del emperador Maximiliano en dorado.

El puente se llama Azul porque el original, de madera y construido en el año 1.600 para unir el centro urbano con el barrio judío, estaba pintado de ese color, aunque recientemente se le ha dado un tono azulado también al actual. Salva un canal que separa dos de las plazas más céntricas de la ciudad, la Waterlooplein y la Rembrandtplein constituyéndose en una prolongación sobre el agua de la calle Amstelstraat. Muy cerca se alzan un par de emblemáticos edificios, Stopera y la sede del Hermitage.

Es casi seguro que cualquiera que pasee por las calles de la capital holandesa gracias a la creciente oferta de vuelos baratos a Amsterdam termine, tarde o temprano, cruzando el río por el Blauwbrug.

El madrileño Puente de Toledo

vuelos baratos a Madrid

Pese a las burlas que le dedicaron Quevedo y Lope de Vega por su exiguo caudal, el río Manzanares suponía un problema cuando había riadas porque, sin alcanzar mucha profundidad, si se ensanchaba considerablemente, alejando las riberas. Esta fue una de las razones por las que Felipe IV decidió hacer un puente que enlazara el casco urbano de Madrid con el camino de Toledo.

Ese primer Puente de Toledo (o Puente Toledana, como se decía entonces) fue construido entre 1649 y 1660 por Juan Gómez de Mora pero no duró mucho, pues una crecida se lo llevó por delante. Por eso se levantó otro en 1680… que también sucumbió a las aguas del Manzanares. Estaba claro que el próximo debería ser más recio.

En 1715 el marqués de Vadillo, corregidor de la Villa, encargó el definitivo a Juan del Olmo, que lo diseñó con 9 arcos de medio punto, gruesos contrafuertes para prevenir más sorpresas, tambores rematados con balconcillos y sillares de granito. Medía 4,95 metros de ancho y luego sería ligeramente modificado por Juan de Ribera, que además le añadió la decoración: dos hornacinas churriguerescas en el centro que acogían las estatuas de los patrones de la ciudad, San Isidro y Santa María de la Cabeza, talladas en 1723 por Juan Alonso Villabrille y Ron y Luis Salvador Carmona. En cada extremo, además, había obeliscos.

Inaugurado en 1732, con el paso de los siglos fue deteriorándose, especialmente en el XX, cuando al tráfico rodado lo recorría desde la Glorieta de las Pirámides hasta la del Marqués de Vadillo y viceversa. Por eso en 1952 hubo que declararlo Monumento Histórico Artístico y después, en 1972, la construcción de la M30 se veía como solución para desviar los vehículos. El problema fue que el soterramiento de esta circunvalación en 2007 supuso que algunas de las pilas del puente quedaran también enterradas, haciéndole perder buena parte de su monumentalidad.

A cambio se descubrieron restos del puente primigenio (6 pilas y parte de 2 arcos) y se dotó al entorno de 40.000 metros cuadrados de jardines, por los que merece la pena pasear si se reserva alguno de los vuelos baratos a Madrid para visitarlos. Al fin y al cabo el sitio fue declarado Bien de Interés Cultural en 1992.

Foto: Sanva1959 en Wikimedia

Cruzando el Sena por el Pont Neuf

vuelos baratos a París

Los parisinos actuales son unos privilegiados si se les compara con sus antepasados: hasta el siglo XVII sólo podían cruzar el Sena por unas pasarelas de madera frágiles e inestables que probablemente cedieron más de una vez. Por eso hacerlo a través del Pont Neuf, el primer puente de piedra que tuvo París (de ahí el nombre), debería hacerles recordar esa época, algo que en realidad no hicieron propiamente hasta que el artista búlgaro Christo lo envolvió en 1985 otorgándole la categoría de obra de arte. Después, el diseñador Kenzo haría algo parecido sustituyendo la lona por flores.

La decisión de construir el Puente Nuevo fue del rey Enrique III en 1577, si bien los avatares políticos en forma de guerras civiles retrasaron la inauguración hasta 1607, ya en tiempos de Enrique IV. Este monarca falleció asesinado por un fanático y su viuda, María de Médicis, mandó erigir una estatua en su honor que se colocó precisamente en medio de esta obra de ingeniería, entre dos contrafuertes, en la Ille de la Cité. Desde ella, bajando una escalera se llega al Square du Vert-Galant, un parquecillo. Destruida la escultura durante la Revolución Francesa, en 1817 se repuso una copia esculpida por Lemot.

El Pont Neuf fue el primero en unir las dos riberas del río. Lo hace a través de la citada isla, alcanzando una longitud de 232 metros, lo que lo convierte no sólo en el más antiguo sino también en el más largo. Cada tramo está compuesto por 5 y 7 arcos respectivamente, apoyados en gruesas pilastras y con una cornisa decorada mediante 385 mascarones tallados por Germain Pilon.

La anchura es de 20 metros, con balcones semiesféricos sobre cada columna destinados a que los comerciantes pudieran exponer y vender sus mercancías. A veces servían también para acoger escenarios en los que se representaban espectáculos populares.

Aprovechando, pues, los vuelos baratos a París es recomendable acercarse y dejarse envolver por la magia del lugar a la sombra de Notre Dame, emulando, si procede, el título de aquella película clásica: Les amants du Pont Neuf. Al fin y al cabo está catalogado como Monumento Histórico junto con los otros dos puentes más añejos: el Pont Marie y el Pont Royal.

El Magere Brug

vuelos baratos a Amsterdam

Cuando uno saca billete en alguno de los vuelos baratos a Amsterdam espera ver museos, palacios, monumentos, los canales… Incluso algún que otro molino. Pero luego, paseando por la ciudad, es posible descubrir pequeñas joyas que satisfacen la curiosidad y la cámara de cualquier turista. Una de ellas, sin duda, es el Magere Brug.

Se trata de un puente. De hecho, el nombre significa Puente estrecho, algo derivado del original de 1672, que se llamaba oficialmente Kerkstraatbrug (Puente del Kerkstraat, o sea, de la calle de la Iglesia, que es donde se alza) pero que se ganó el mote porque era tan angosto que apenas cabían dos personas. Claro que hay otra leyenda al respecto: Magere sería el apellido de sos ricas hermanas que costearon su construcción para poder visitarse, ya que cada una vivía en una orilla del río Amstel. Y aún se atribuye la denominación a otro apellido, el del arquitecto que lo diseñó.

En cualquier caso el puente original se demolió y en su lugar fue construido el actual en el año 1871. Tiene menos arcos que el otro (9 frente a 13 en 80 metros de longitud) pero es más ancho. Se eligió un modelo tradicional de los Países Bajos, en madera blanca y levadizo a mano mediante un sistema de doble báscula. Como en Holanda se hizo costumbre ganar terreno a los canales para poder edificar, los puente clásicos fueron desapareciendo y hoy sólo sobrevive el Magere Brug (aunque hay 1.281 de otros tipos). Eso sí, gracias a la reconstrucción que se llevó a cabo tras la Segunda Guerra Mundial, pues los rigores bélicos llevaron a la gente a usar su madera como leña. De hecho cada 5 de mayo, aniversario de la Liberación, tiene lugar un concierto en las inmediaciones.

Y todavía vendrían nuevas restauraciones: una en 1969 para permitir que lo atravesaran coches y otra en 1994, que, por contra, lo cerró al tráfico automovilístico dejándolo sólo para peatones y bicicletas (y para James Bond, que protagonizó en él una escena de Diamantes para la eternidad). Este último arreglo también sustituyó el modo manual por otro mecánico, dada la frecuencia con que tiene que abrirse diariamente para dejar pasar transportes fluviales (cada 20 minutos).

Si el visitante realiza un paseo nocturno por Amsterdam es recomendable que se acerque a ver el puente con su iluminación, a base de 1.200 bombillas.