Archivo de la etiqueta: Miradores

Villa Aldobrandini un mirador en Frascati muy cerca de Roma

La Villa Aldobrandini es el único gran jardín papal que no es propiedad del estado. Está en Frascati, a 20 km al sur de Roma. Se la conoce como Belvedere por su ubicación, su arquitectura encantadora y porque cuenta con miradores con vistas espectaculares desde el valle hacia la ciudad de Roma.

Su historia se remonta a los tiempos en que el prelado del Vaticano Alessandro Rufini construyó la villa original, en 1550. El Papa Clemente VIII entregó a su sobrino el cardenal Pietro Aldobrandini la villa en 1598 como recompensa por las negociaciones que entabló con Francia que dieron como resultado el tratado de paz de 1595 y por su papel de anexionar Ferrara a los Estados Pontificios. 

El regalo del Papa Clemente también aseguró que la propiedad permaneciera en la familia, ya que a los Papas no se les permite tener propiedades y así continúa hasta hoy, aunque se puede visitar. Giacomo della Porta fue el arquitecto encargado en convertir la villa en un alojamiento adecuado para que un cardenal pudiera vivir y también recibir a un Papa. El trabajo continuó durante décadas, después bajo la supervisión de Carlo Maderno, que añadió la logia y la Fuente

La villa tiene una imponente fachada del siglo XVII. Dentro de la villa hay pinturas de artistas manieristas y barrocos como Taddeo Zuccari y su hermano Federico, Cavalier D’Arpino y Domenichino. Una característica notable del jardín es el Teatro delle Acque (“Teatro del Agua”) de Carlo Maderno y Orazio Olivieri. Para proporcionar agua Aldobrandini construyó un acueducto de 8 kilómetros desde el manantial de Monte Algido hasta la villa.

 La villa fue dañada en los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial y las fuentes del Teatro delle Acqua también sufrieron daños pero se han restaurado en 2011, así que te recomendamos visitar este lugar si vas a ir a Roma pronto, ¡te va a encantar!

Imagen de ddzphoto (CC0)

Miradores de Madrid

Madrid tiene algunos lugares impresionantes para los visitantes. Si estás planeando visitar la capital de España, asegúrate de pasar por mas de uno de estos lugares que te sugerimos, desde los cuales podrás disfrutar de deslumbrantes vistas panorámicas de la ciudad.

El futurista Faro de Moncloa, de 110 metros de altura, se alza en los cielos y ofrece la mejor oportunidad de observación en la zona central de Madrid: la cubierta superior está situada a 92 metros de altura. La torre del Palacio de Cibeles te permite echar un vistazo a algunos de los lugares más emblemáticos de Madrid: las dos famosas calles Gran Vía y la Calle del Alcalá y el Paseo de Castellana.

Muy cerca, desde el último piso del edificio del Círculo de Bellas Artes hay uno de los mejores lugares en las alturas de Madrid. El Círculo es una organización privada fundada en 1880 dedicada a la protección de las Bellas Artes, que alberga exposiciones temporales de arte. Su terraza en el último piso ofrece una impresionante vista de la ciudad desde una perspectiva central.

Desde la cúpula central de la impresionante Catedral de la Almudena se pueden contemplar la hermosa perspectiva del Palacio Real de Madrid y sus jardines. El mirador que hay en el Madrid Río Park no ofrece exactamente una vista desde arriba, sino una vista desde lejos. El Templo Egipcio de Debod,en el Paseo de Rosales, rodeado de palmeras y piscinas de agua, crea una atmósfera especial, que incluye una vista maravillosa hacia el sureste y el oeste, por lo que es el lugar número uno para disfrutar de la puesta de sol.

Foto de 7779364 (CCO)

Ocio en Barcelona desde las alturas

Los bares situados en las azoteas y miradores van a procurarte momentos de relax a la vez que  disfrutas de las vistas de Barcelona. Para viajeros sibaritas, La Casa Milà más conocida como La Pedrera, diseñada por el arquitecto Antoni Gaudí, que está en el Paseo de Gracia de Barcelona, en el nº 92, tiene uno de los miradores más espectaculares de la Ciudad Condal. Abre hasta las 20 horas y se puede adquirir una entrada que combina la visita a este emblemático edificio con una cena en el Café de la Pedrera.

Cerca está El Palauet Living Barcelona, ubicado dentro de un palacio en el paseo de Gracia nº 113, cuenta con una terraza en la azotea que ofrece unas vistas de la ciudad impresionantes. Hay un bar que ofrece una amplia selección de vinos y aperitivos tradicionales. Algunos días, dependiendo de la programación, se puede disfrutar de música en vivo a cargo de artistas de talla actuando en directo.

Hay muchos más alojamientos que disponen de terrazas con bares y restaurantes donde tomar algo mientras visitamos la ciudad, como el espacio relajado con sofás y asientos a lo largo de la longitud de la zona de bar que se envuelve alrededor de los 3 lados del techo del H10 Montcada. Este es un lugar fabuloso para relajarse y degustar unas tapas.

El Hotel Villa Emilia, ubicado en el Eixample Esquerra tiene una de las terrazas y bar con más encanto de Barcelona. un espacio pequeño y con un ambiente íntimo, hay sesiones de música en vivo algunos días. EL Skybar Grand Hotel Central está considerado como uno de los mejores bares de azotea en esta ciudad, ofrece la vista posiblemente más espectacular del centro, con su piscina y vistas en primer plano de los tejados de Barcelona. Los precios aquí son relativamente baratos en comparación con otros bares de azoteas en Barcelona.

Foto ©depositphotos.com/Copyright:pingvin121674

La Torre del Verges

vuelos baratos a Palma de Mallorca

Una de las recomendaciones que se le pueden dar a quien esté planeando reservar alguno de los vuelos baratos a Palma de Mallorca es la visita a la famosa sierra de Tramuntana, una cadena montañosa que recorre el norte de la isla de este a oeste. Un lugar perfecto para recorrer en coche, pese al sinuoso trazado de la carretera, y pararse a admirar los miradors.

Se trata de antiguas atalayas de vigilancia, torreones de piedra erigidos sobre lugares elevados desde los que se oteaba el mar en busca de posibles invasores y se podían hacer señales a otros. Del casi centenar que se calcula que debió haber en la isla aún queda la mitad, hoy transformados en privilegiados puntos de observación para disfrutar del paisaje.

Uno de ellos es la Torre del Verges, asomada al Mediterráneo desde un acantilado en la parte sur de la sierra, una bonita zona repleta de viñedos que se halla entre dos preciosos pueblos colgados de laderas de cara al mar: Estellencs y Banyalbufar. La construcción de esta atalaya data del año 1579, aunque después fue derribada parcialmente por un rayo que alimentó el ambiente de misterio que flota a su alrededor.

Porque las leyendas han terminado por conferirle el apelativo de Mirador de Ses Ánimes (Mirador de las Almas), basándose tanto en historias de suicidios como en supersticiones acerca de la redes tejidas para capturar espíritus incautos. Lo cual no es óbice para perderse las magníficas panorámicas del norte de Mallorca que, en los días claros, alcanzan hasta la punta de Sa Dragonera.

El rayo redujo sus dimensiones. Ahora tiene un diámetro de 2,70 metros y una altura de 4,78, accediéndose al interior por un arco de media punta que da paso a una escalera de hierro. Restaurado en 1995 por el Gobierno Balear, está protegido como Bien de Interés Cultural.