Archivo de la etiqueta: Mercados

featuredImage.png

¡A Viena por Navidad!

Si Bucarest es una ciudad popular para visitar por Navidad, la hermosa ciudad de Viena se viste de gala y no se queda atrás en estas fechas. La mezcla de sus encantadoras tradiciones, antiguas costumbres y atracciones impresionantes crean una magia muy especial en la Rathausplatz. Así, el Sueño de Navidad vienés invita a pasar unos días extraordinarios. Si buscas una ciudad en Europa para visitar, ¡toma nota, Viena!


El Christkindlmarkt cuenta con 154 puestos en el centro de la Rathausplatz que ofrecen la oportunidad de encontrarse con verdaderas sorpresas, comprar regalos y es un ambiente precioso, con aroma a canela, deliciosas castañas y ponche caliente… un lugar para sentirse transportados al país de las maravillas navideñas. El mercado está en marcha desde el día 17 de noviembre hasta el domingo 26 de diciembre de 10 a 21:30 horas y viernes y sábados hasta las 22 horas. 
Pero hay mas en esta ciudad: la experiencia de patinar sobre hielo en el paisaje navideño del Rathauspark, ¡eso es puro romance, dale una sorpresa a tu pareja!. La pista de hielo iluminada te invitan a dar vueltas y vueltas. Allí mismo alquilan patines y es algo genial para las parejas y también para las familias.
Las atracciones mágicas y las propuestas de ocio para los niños transforman el Rathauspark en un “mundo de Navidad” resplandeciente, como de cuento de hadas. Estamos casi en Navidad y apetece darse un respiro. Todo eso lo puedes hacer con tus seres queridos si planeas tu escapada a Viena cuanto antes. En este enlace podrás ver los buenos precios que hay ahora mismo.
Imagen de flooy (CC0)
featuredImage.png

El Mercado de Albert Cuyp

El “Cuyp” como lo llaman en Ámsterdam, es un mercado al que te gustará dedicarle una parada en tu próxima escapada a esta ciudad para ver su animado ambiente. Ahí es donde se venden verduras frescas, carnes, frutas, plantas… por lo tanto, es un gran lugar para comprar una auténtica variedad de productos locales frescos. Pero además hay puestos de ropa, joyas, artesanía y objetos de interés para el viajero coleccionista, como cámaras de fotos y otros recuerdos. 

El mercado es el uno de los más grandes de Ámsterdam y ha estado funcionando desde 1905. En un principio se abría sólo los días sábados por la noche, pero ya en 1912, el mercado pasó a estar abierto durante seis días a la semana. Hoy en día Cuyp Market, o el Mercado de Albert Cuyp, es el mercado más activo en todo el país y es conocido por ser el gran mercado diurno más grande de Europa. 

Se organiza en la calle Albert Cuypstraat, 1073 BL de Amsterdam. La calle suele estar completamente cerrada al tráfico durante las horas de mercado. Se llega muy fácil tomando el Travía o Tram nº 4, hasta la parada “Stadhouderskade”. Desde ahí queda a 50 metros caminando a lo largo de Woustraat, a la derecha, veréis en seguida el comienzo del mercado de Albert Cuyp.

Allí podréis tomar los famosos Stroopwafels holandeses y también hay muchos restaurantes étnicos, puestos de comida y bares que encontrareis cerca de los puestos de mercado. ¡No os lo perdáis en vuestra próxima escapada a esta ciudad holandesa!

Foto ©depositphotos.com/Copyright: Dutchlight

wpid-featuredImage.png

Mercados y mercadillos que visitar en Bilbao

En Bilbao hay de todo y en las semanas próximas a la Navidad, todavía podemos encontrar  más sorpresas que nunca para nuestras compras de esta época del año. Los mercados y mercadillos se  nutren especialmente y sacan sus mejores muestrarios por las fiestas navideñas, y además se organizan ventas de productos peculiares y de calidad.

Buen ejemplo de esto son los mercados variados que hay programados ya, como el Mercado de los domingo al estilo inglés -y que se llama Sunday Market, para que no quede ninguna duda-, que consiste en una oferta condensada de regalos para todos los gustos, desde jabones hasta gadgets. La cita es los domingos en la calle Ercilla , tomad note si vais a estar en Bilbao en fin de semana.

Otro especifico para las Navidades se monta en los puestos junto al Teatro Arriaga y junto al Mercado de la Ribera, que habitualmente ofrecen artesanía y productos típicos y que en Navidades se centran además en juguetes y productos de cosmética ecológica. La Feria de Navidad se llama Gabon Art y se puede visitar desde el 18 de diciembre y día 5 de enero, víspera del día de Reyes. Muy cerca, todos los domingos de 10 a 12 hay un mercado de flores en El Arenal.

Otro mercado de Bilbao interesante, al estilo de las pulgas de París, se celebra en una antigua fábrica de galletas, en el Espacio OPEN en la Ribera de Deusto. Tiene lugar el último domingo de cada mes.

Pero aquellos que vuelen a Bilbao o a tras localidades del País Vasco en diciembre, el Mercado Navideño más famoso de Euskadi -y se celebra en muchísimas localidades- es la Feria de Santo Tomás, que alude a la tradición agrícola del país vasco y hacer honor a  la excelente calidad de sus productos de la huerta y recuerda a las antiguas ferias de animales. Se celebra el 22 de diciembre y se celebra en Bilbao en El Arenal y en la Plaza Nueva del Casco Viejo.

Mercadillo de Juguetes y Antigüedades  Foto: ©depositphotos/piccaya

De compras en el Mercado de Valencia

VALENCIA_Depositphotos_16944009_s
©Depositphotos.com/pio3

El Edificio del Mercado o Mercat Central de Valencia reúne a más de 400 comerciantes de productos frescos: carnes, verduras, frutas, pescados, frutos secos y es uno de esos lugares donde se puede ver el lado cotidiano de la ciudad, además de visitar un edificio que en sí mismo, posee su interés ya que está considerado como uno de los más bellos de Europa.

De estilo modernista, se empezó a construir en el año 1914 por Francesc Guàrdia i Vial y Alexandre Soler i March, ambos formados en la Escuela de Arquitectura de Barcelona, discípulos y colaboradores de Domènech i Montaner. La obra la terminaron, en 1928, los arquitectos Enrique Viedma y Ángel Romaní.

El Mercado Central combina el metal, las cúpulas, el vidrio y las columnas, al recuerdo gótico del modernismo. Ocupa una superficie de 8.160 metros cuadrados, dividida en dos zonas. Cuenta con hermosas cúpulas de hierro, cristal y cerámica y entre las veletas que las coronan, destacan la de la cotorra y la del pez.

El gran número de puestos lo sitúan como el mayor centro de Europa dedicado a la especialidad de productos frescos, un buen sitio para hacer sus compras en Valencia, y es además el primer mercado del mundo que ha afrontado el reto de la informatización de las ventas y distribución a domicilio, desde octubre de 1996.

El sótano es de 7.690 metros cuadrados; se dedicó a la subasta del pescado y actualmente lo utilizan para aparcamiento. El Mercado se mantiene gracias al esfuerzo colectivo de los propios vendedores y vendedoras del Mercado, que lo gestionan, animan con actividades y cuidan de su supervivencia desde 1986. Una visita a tener en cuenta cuando tomen vuelos baratos a Valencia.

Mercados en Bucarest

vuelos Bucarest

Si reservan vuelos a Bucarest, deben conocer que la ciudad alberga de una serie de mercados, la mayoría de los cuales ofrece una amplia gama de productos, a precios a menudo más baratos que en las tiendas. Son lugares típicos donde pueden cumplir sus deseos de encontrar cosas autóctonas.

Están por una parte, los mercados de frutas y verduras que se organizan en diversas plazas locales, pero se debe comprobar lo que está comprando, si realmente quiere asegurarse de que está recibiendo los productos de origen del lugar.

Más allá de los mercados de productos, hay un par de lugares de tipo bazar que vale la pena visitar, sobre todo el Complejo Comercial Rahova, un lugar con diversas existencias, al estilo mercadillo, donde todo está barato.

Tomen el tranvía línea 32, que van con frecuencia a Rahovei al Mercado de la Plaza Unirii, que está casi al final de la línea. El gran mercado de las flores en la Calea Rahovei también merece una visita.

El Targul Vitan-Barzesti es un lugar sorprendente. Cada domingo por la mañana, este lugar se convierte en el mercado de pulgas más grande y concurrido de Bucarest. Más o menos todo lo que puedan imaginar se puede encontrar allí, todos los precios son negociables. Tomen el autobús 123 desde la Plaza Unirii para poder acceder a este inmenso mercado.

También pueden visitar los mercados dedicados a las artes ocasionales, artesanías y mercados de antigüedades que son muy comunes los fines de semana de verano y también en otras épocas, sobre todo se celebran los días jueves y los domingos.

Por ejemplo, hay mercados de antigüedades que organiza el Museo del Campesino en Sos, en Kiseleff 3; Así como un mercado de arte en Palatul Copiilor organizado en Parcul Tineretului, un parque grande, que ofrece algunos de los mejores juegos infantiles en la ciudad, que también les interesará si viajan con niños a Bucarest.

Foto de Lydur

El mercadillo ibicenco de Es Canar

campodefresasmutante.blogspost.com_

Ahora que llega el verano y los vuelos baratos a Ibiza empiezan a trasladar turistas en masa a la isla balear, ésta se despereza de su ligero sueño invernal para zambullirse, un año más, en la locura estival de las fiestas, las discotecas, las jornadas de sol y playa, etc. Una de las actividades que también recobran el pulso es la de los mercadillos hippies. En un post anterior hablamos del más famoso, el de Las Dalias; hoy toca otro igualmente destacado, el de Es Canar.

El Mercado de Es Canar es de los que continúan acreditando aquella clara vocación hippie que caracterizó al lugar hace unas décadas, algo de lo que no se ha separado en sus más de treinta años de existencia. Desde luego, a su éxito ayuda notablemente el precioso entorno: Es Canar es una de las playas más alabadas de Ibiza en general y de Santa Eulária de Riu en particular, una localidad situada en la costa este de la isla donde las arenas blancas y las aguas azules sirven de reclamo.

Es típico que el entorno marino de Santa Eulária esté salpicado de embarcaciones y deportes náuticos completando la oferta turística de tierra, con hoteles, restaurantes y terrazas. Pero de todo esto sigue destacándose el mercadillo de Punta Arabí, que es el más grande del territorio insular y que en verano recibe una masiva asistencia de público y curiosos. Hasta los hoteles organizan excursiones.

El mercadillo, que abre sólo los miércoles entre abril y octubre, es un lugar pintoresco en el que encontrar casi toda la gama de productos que los artesanos hippies, empeñados en mantener su identidad décadas después, pueden hacer brotar de su imaginación: bisutería, ropa, calzado, adornos, piercings, tatuajes, obras de arte traídas de países lejanos, jabones, velas, marroquinería, juguetes, etc.

Son unos 400 puestos y tenderetes al aire libreque se instalan entre pinos en el mismo lugar donde en los años setenta sólo había un bar de curioso nombre, El Hobbit, y para el que poder instalar hoy puesto hay una larga lista de espera. Visitar todos sus rincones puede llevar bastante tiempo, así que quizá fuera buena idea reservar una jornada entera para ello; se puede comer allí mismo porque hay muchos puestos de comida variada (pizzería, grill, burguer, chiringuitos, bares) e incluso cuenta con una guardería.

Otros servicios son: baños públicos, cabinas telefónicas, cajeros automáticos y 3 parkings de pago. Abre desde las diez de la mañana hasta las seis de la tarde y si uno se cansa, para recuperar fuerzas tiene la carpa La Chumbera, donde sentarse a escuchar algún concierto, o la playa a 300 metros.

Foto: campodefresasmutante

El Mercado del Progreso

vuelos baratos a Buenos Aires

Prácticamente no hay ciudad que no haya tenido o tenga aún su mercado, entendiendo como tal no sólo la actividad sino también un espacio físico concreto donde desarrollarla. De hecho, a menudo hay más de uno y conservando instalaciones originales. En el caso de Buenos Aires esto se hace patente en el Mercado del Progreso, el más emblemático, situado en el número 5.430 de la célebre Avenida Ribadavia, en el barrio de Caballito.

Basta tomar la línea A de Metro (la primera de América Latina) hasta la estación Primera Junta para acceder a ese mundo de sensaciones, aromas, colores, sabores y, por supuesto, gustos, uno de los pocos tradicionales que todavía sobreviven en la ciudad con su función original desde hace ya más de un centenar de años.

Fue creado en 1889 por iniciativa del presidente Miguel Juárez Celman e imitaba a los europeos, con espacios al aire libre cubiertos por toldos en unos casos y otros atechados gracias a una gran cubierta metálica. Guarda algunas diferencias respecto a entonces, pues antes se ubicaba en la esquina con la calle Silva y tenía dos pisos, el bajo para los negocios y el alto para viviendas.

No era muy grande pero si espacioso, muy bien ventilado y cómodo de utilizar, permitiendo la entrada de carros por dos puntos diferentes. En el centro había un pabellón dedicado a carnicería y pescadería, contando con agua corriente. En otros sitios se distribuían las verduras y hortalizas.

Poco a poco, con el desarrollo urbano y la llegada de oleadas de inmigrantes, el lugar fue llenándose y hubo que hacerle algunas reformas, como la de los años veinte, cuando se incorporaron las cámaras frigoríficas o, unos años después, se ornamentó la fachada en el estilo art decó predominante.

Hoy en día mantiene el aspecto vintage decimonónico, a pesar de haber pasado por más obras, triplicando su superficie útil hasta los 3.600 metros cuadrados y admitiendo casi dos centenares de puestos de venta. Declarado Sitio de Interés Cultural en 2001, se ha convertido en algo parecido a lo que supone La Boquería para Barcelona, con productos de alta gastronomía y presencia periódica de importantes chefs.

Por eso quien reserve vuelos baratos a Buenos Aires puede dejar un hueco en su agenda para acercarse a verlo. Abre de lunes a sábado entre las 8:00 y las 13:00 y entre las 17:00 y las 20:30.

Foto: Mercado del Progreso

El Mercado de las Pulgas bonaerense

vuelos baratos a Buenos Aires

La expresión mercado de pulgas no hay que interpretarla en sentido literal. Se utiliza en Argentina para referirse a un mercado de segunda mano similar a los Rastros españoles pero con la diferencia de ser permanente, es decir, no se limita a la mañana del domingo sino que abre a diario. En el caso de Buenos Aires, el Mercado de las Pulgas es el que está entre los barrios de Palermo y Colegiales, delimitado por las calles Conde, Dorrego y concepción Arfenal, siendo su entrada principal por General E. Martínez.

No es antiguo, pues abrió en 1998. Pero en diciembre de 2005 los pulgueros se vieron obligados a trasladarse a un recinto vecino por la necesidad de acometer una serie de reformas que garantizaran la seguridad y el buen estado del edificio. Después de 5 años de trabajos que parecían inacabables y una inversión cercana a los 12 millones, el remozado Mercado de la Pulgas reabrió sus puertas ya rehabilitado.

Consiste en un edificio con techumbre abovedada estructurado en 6 pasillos, cada uno de los cuales ha sido nombrado con una letra del nombre (PULGAS) para facilitar la orientación del visitante. A lo largo de ellos, en una superficie total de 13.400 metros cuadrados, se distribuyen 143 puestos de venta de diversos tamaños y ocupaciones, además de aseos, aulas, una plaza exterior y dársenas de carga y descarga con capacidad para 30 vehículos.

El curioso que llegue en los vuelos baratos a Buenos Aires y desee comprar algún artículo raro no tiene más que acercarse y rebuscar entre mil y una cosas bajo la iluminación LED, instalada para economizar el gasto eléctrico. Hay de todo: muebles, lámparas, vajillas, joyas, antigüedades… Muchas de los objetos han sido restaurados mientras que otros conservan su añejo aspecto. En cualquier caso, el lugar tiene fama de ofrecer lo que no se encuentra en ningún otro sitio, de ahí la presencia frecuente de coleccionistas.

Abre todos los días, salvo los lunes, de 10:00 a 19:00. Para llegar hasta allí hay que tomar algunos de los autobuses que recorren la zona: 140, 151, 161 y 168.

El mercadillo hippie de Las Dalias, Ibiza

vuelos baratos a Ibiza

Uno de los sitios más típìcos y tópicos de Ibiza es el mercadillo de Las Dalias. Este lugar no sólo dinamizó buena parte de la vida ibicenca sino que la dotó de ese aura hippie de la que ya nunca se desprendió -aunque con altibajos-, hasta el punto de que surgieron otros similares en diversos puntos de la isla y hasta 20.000 turistas hacen excursiones para visitarlo en los días punta del verano; los vuelos baratos facilitan aún más la labor, claro.

Las Dalias se halla en los alrededores de San Carlos, en el extremo noroeste insular, y nació de la forma más sencilla, casi vulgar: fue en 1954 como simple bar de carretera al que se añadió una sala de baile para los vecinos. El responsable, un carpintero llamado Joan Mari, supo ver el tirón que podía suponer la llegada masiva del turismo, que entonces estaba empezando a entrar en efervescencia, y se abrió a las posibilidades de ofrecer un espectáculo tras las barbacoas que se hacían al aire libre, en el jardín. Entonces, al reclamo, llegaron los hippies.

Este peculiar colectivo empezó a acercarse en plena sobremesa, durante los citados espectáculos, para vender su mercadería artesana y sumarse a la fiesta improvisando sus propios mini-conciertos. De esta forma se inició una costumbre que fue creciendo con el paso de los años. En los ochenta la cosa tenía la suficiente repercusión como para que los artistas que grababan en los prestigiosos estudios ibicencos despidieran su estancia dando una fiesta en Las Dalias. Grupos como Barón Rojo, La Frontera, Barricada, UB40 e individualidades como Mike Oldfield o Bob Geldof son algunos de los que pasaron por allí.

También en esa década, hacia 1985, se instalaron los primeros puestos fijos. Fueron cinco y entonces nadie imaginaba que algún día llegarían a pasar de doscientos ni mucho menos a convertirse en objetivo de los touroperadores. Destacan una jaima para delicias y tés orientales, una barraca de comida rápida y un jardín con aforo para seiscientas personas en el que los artistas locales pueden exponer los primeros viernes de cada mes; es una exposición nocturna y gratuita. Además, cada semana se celebra una Namaste, fiesta de ambiente indio con actuaciones en directo.

Cuando elijas alguno de los vuelos baratos a Ibiza, darte una vuelta por Las Dalias puede ser una buena ocasión de respirar el tradicional aroma hippie -sándalo e incienso son omnipresentes- que ha caracterizado la isla balear desde hace ya cuarenta años. No es el único, pues es importante también el de Es Canar, pero ya lo veremos en otra ocasión.

El Mercado de las Flores de Amsterdam

Vuelos a Amsterdam

Pocas ciudades pueden presumir de que los turistas se llevan flores como souvenir y visitan un mercado floral como parte de su estancia. Pero si coges uno de los frecuentes vuelos baratos a Amsterdam tú también caerás porque forma parte del encanto del lugar.

La capital holandesa es sobradamente famosa por sus tulipanes. Lo que puede que no sea tan conocida es la antigüedad de este negocio -porque es un gran negocio nacional-, que se remonta ya al siglo XVI. Fue en 1594 cuando el jardín botánico de Leiden alumbró el florecimiento del primer tulipán. Desde entonces esta bella flor se convirtió en símbolo del poder comercial holandés junto con la Compañía de las Indias Orientales. Muchos comerciantes se enriquecieron gracias a la fiebre que desató su cultivo y venta a todos los países de Europa. Los bulbos se cotizaban a precios de escándalo. En 1637 uno solo valía 10.000 florines, lo mismo que una casa bien situada.

Hoy en día ya no cuestan tanto, claro. De hecho se ha convertido en costumbre habitual de los turistas llevarse una bolsa con bulbos de tulipán para regalar a su regreso. Y si no hay que viajar, un buen ramo siempre es una espléndida tarjeta de visita.

El Bloemenmarkt del canal Singel, en el centro mismo del casco urbano (recuerda que Amsterdam está formada por casi un centenar de islas), es el único mercado flotante de flores de Europa. Su originalidad, al estar en barcazas, lo convierte en una atracción incluso para aquéllos que no están especialmente interesados en el mundo vegetal; basta con disfrutar de la catarata de colores y aromas que desprende.