Archivo de la etiqueta: Inglaterra

El Museo Household Cavalry de Londres

Vuelos a Londres - Whitehall
©Depositphotos.com/Antartis

El imponente, Grade I Horse Guards en Whitehall consigue un impresionante entrada al Museo Household Cavalry, el Museo de la Caballería. Es la caballería del hogar guarda a la reina, y participa en las grandes ocasiones ceremoniales del Reino Unido.

Este museo ofrece unos contenidos que ilustran sobre la historia, los héroes y las hazañas del regimiento superior del Ejército Británico desde su origen en 1661. A veces, por imperativos, es un regimiento operativo que sirve en todo el mundo.

Los visitantes del museo pueden aprender acerca de su papel en detalle a través de pantallas interactivas y, a menudo pueden ver miembros de la caballería atendiendo a sus deberes y el cuidado de sus caballos en los establos del siglo XVIII de la Guardia Montada, en uno de los puntos turísticos de Londres.

El Household Cavalry Museum posee una extensa colección de uniformes ceremoniales, instrumentos musicales, muebles y cubiertos acumulados en más de los 350 años durante los que han servido a la familia real británica.

Cuando reserven vuelos a Londres, Horse Guards también es el lugar donde se puede ver, en el exterior que ilustra la fotografía, el cambio diario de la guardia en a las 10:50 horas, 9:50 los domingos, y la inspección de la guardia a las 16 horas o el cambio de los centinelas montados cada hora entre las 10 y las 16 horas.

El Real Observatorio de Greenwich

vuelos baratos a Londres

Quien más quien menos, habrá oído hablar alguna vez del Meridiano de Greenwich, esa línea imaginaria que divide el planeta en dos mitades, oriental y occidental, y permite la localización en el globo combinando la longitud que marca con la latitud de los paralelos. También se le llama Meridiano Cero, por ser el que sirve de referencia para contar los demás. Pues bien, para verlo y tocarlo -está señalizado mediante una placa de bronce en el suelo- hay que buscar vuelos baratos a Londres antes de nada.

Luego hay que desplazarse hasta la antigua ciudad de Greenwich que le da nombre, hoy absorbida por el crecimiento urbano de la capital británica hacia el este de manera que ahora es un barrio más. Allí, a unos ocho kilómetros al sur del emblemático London Bridge, se halla esa zona, en la que se acumulan atractivos turísticos merced a los llamados Royal Museums of Greenwich.

Son cuatro: el National Maritime Museum, el Cutty Sark, The Queen’s House y el Royal Observatory, que es del que nos ocuparemos a continuación. El Observatorio Real fue creado a instancias del rey Carlos II en 1675, quien de paso creó el cargo ad hoc de Astrónomo Real. El lugar elegido para su edificación era un parque diseñado por el jardinero de Luis XIV para la Corona británica.

En realidad, los típicos cielos nubosos ingleses y la contaminación atmosférica de Londres obligaron a trasladar el observatorio a un lugar con mejor visibilidad, el Castillo de Herstmonceux, pero la localización del meridiano ha quedado para siempre en el sitio original, determinando los 24 usos horarios. Un tubo metálico que mide varios metros y está orientado norte-sur sirve para ilustrar la línea del meridiano, visión reforzada hoy en el cielo mediante un rayo láser.

Actualmente, el observatorio ha pasado a ser un museo de herramientas de medición, navegación, astronomía y relojería. En 2005, además, se inició una reforma para incorporarle un planetario y otras instalaciones complementarias. Tiene buenas perspectivas de la ciudad y, en cualquier caso, la visita resultará de interés y, además, es un lugar declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Foto: Simdaperce en Wikimedia

La catedral católica de Westminster

vuelos a Londres

Cuando uno reserva vuelos a Londres y lee en alguna guía información sobre la catedral, invariablemente va ligada al nombre de St. Paul o San Pablo, gran templo barroco cuya gigantesca cúpula descuella por encima del skyline urbano. Sin embargo hay otra, la de Westminster, que no suele aparecer tanto en las guías.

Y ojo, no debe confundirse con la abadía homónima, que es anglicana y sí formará parte segura de la visita. Hablamos de la catedral católica, que está dedicada a la Preciosísima Sangre de Cristo y se alza en el 42º de la calle Francis, en Victoria.

Es la mayor iglesia católica de Inglaterra, a pesar de que su aspecto resulte un tanto peculiar y parezca más un edificio bizantino, debido a los dos colores que la caracterizan exteriormente (ladrillo rojo y piedra blanca alternados). Sede del arzobispo del país y de Gales, es relativamente reciente, ya que las primeras colectas para financiarla no se iniciaron hasta el último cuarto del siglo XIX.

Los trabajos se comenzaron en 1895, sobre el solar donde antes estaba una prisión y siguiendo el diseño del arquitecto John Francis Bentley. Fue terminada en 1903 pero, al agotarse los fondos, la decoración interior quedó inconclusa y no sólo no se pudo consagrar hasta 1910 sino que hoy en día aún está pendiente rematar ese interior como estaba planeado.

Como decíamos antes, el estilo es neobizantino, con una nave de gran anchura y un altar mayor que puede verse desde cualquier punto al estar más elevado y protegido por un baldaquino de mármol de Carrara hábilmente iluminado. Encima, un enorme crucifijo dorado; alrdedor, esculturas de figuras sagradas y la cátedra arzobispal. Once capillas, un coro integrado y un Vía Crucis del escultor Eric Gill completan la visita. Pero exteriormente aún quedaría resaltar la espigada torre del campanario, que mide 87 metros de altura y está dedicada a San Eduardo.

En conjunto, un rincón de Londres que puede pasar desapercibido sobre el papel pero no si se pasea por su entorno. Y otra cosa: dada la espléndida acústica que posee, esta catedral suele acoger conciertos y, de hecho, su coro es de los mejores del mundo, dirigido por destacados maestros musicales.

Foto: Tony Hisgett en Wikimedia

El londinense Museo Soane

vuelos baratos a Londres

Como pasa en casi todas las grandes capitales, los vuelos baratos a Londres descubren al visitante un buen puñado de sitios típicos que figuran en todas las guías y catálogos, a los que se unen otros muchos que no tienen tanta fama pero resultan igualmente interesantes para un segundo viaje o más. Es lo que ocurre con el Museo Soane.

Se trata de la antigua casa de Sir John Soane, un arquitecto inglés representante del estilo neoclásico que vivió entre la segunda mitad del siglo XVIII y la primera del XIX, habiendo dejado entre sus obras más destacadas el edificio del Banco de Inglaterra y la sede de la Dulwich Picture Gallery.

Una tercera obra sería su propia residencia del número 13 de Lincoln’s Inn Fields, en el Holborn District, en pleno centro urbano, que construyó en 1811. El lugar, donde también tenía su estudio de trabajo, se caracteriza por una exuberante decoración, casi asfixiante, en la que se suceden elementos eclécticos: molduras, relieves, columnas, claraboyas, espejos…

A todo ello se suman las piezas de sus colecciones artísticas y sus propias creaciones en yeso, copias de estatuas clásicas, que han sido adosadas a la pared para formar peculiares altorelieves.

Respecto a esas colecciones, decir que son importantísimas en calidad y cantidad. Hay decenas de miles de bocetos de arquitectura, tanto planos como diseños y dibujos del natural, así como libros y tratados sobre el tema, algunos de ellos muy antiguos. Se incluyen en ese apartado las maquetas de edificios.

Además posee destacadas pinturas, entre las cuales hay que mencionar varias de William Hogarth pero sin olvidar las de Watteau, Turner, Canaletto, Joshua Reynolds o Füssli, entre otros. En el plano literario, se pueden ver Los comentarios de Grimani, libro del siglo XVI que contiene miniaturas de Giulio Clovio.

El Museo Soane incluso conserva varias antigüedades griegas, romanas y egipcias. Entre ellas figura un sarcófago de piedra, el que contenia la momia del faraón Seti I, padre de Ramsés II, que le vendió el mismísimo Belzoni y cuya adquisición fue motivo de una fiesta que duró varios días tras adelantarse en su compra al British Museum.

La institución fue establecida ya en vida de Soane por una ley del Parlamento de 1833, que entró en vigor cuando él falleció en 1837. Y si alguien tiene dudas aún para acercarse a ese no muy conocido rincón de Londres, quizá se le disipen sabiendo que la entrada es gratuita. Se puede ver de 10:00 a 17:00.

Foto: Acroterion en Wikimedia

El Jardín Botánico de la Universidad de Oxford

vuelos baratos a Londres

Todo aquel que reserve vuelos baratos a Londres para visitar la ciudad pero buscando sitios nuevos que conocer al haber visto ya los típicos, puede hacer una excursión hasta la cercana Oxford, donde le espera una bella universidad que, a su vez, se divide en varias localizaciones de interés. Una de ellas es el Jardín Botánico.

Se trata del más antiguo de todo Reino Unido (y tercero del mundo), fundado nada menos que en 1621 para cultivar plantas medicinales por iniciativa de sir Henry Danvers en el mismo terreno que cuatro siglos antes había acogido un cementerio judío. Con el tiempo amplió el tipo de ejemplares hasta alcanzar más de ocho mil especies repartidas por sus casi dos hectáreas de superficie.

Ésta se divide en tres zonas básicas. En primer lugar el jardín propiamente dicho, circundado por un muro del siglo XVII (que tiene una entrada monumental barroca), que a su vez se estructura en diferentes áreas por el tipo de plantas de cada una de ellas; algunas auténticas rarezas. Luego, los invernaderos, destinados a especies que no pueden vivir al aire libre o necesitan cuidados mucho más específicos. Por último, el jardín extramuros, es decir, fuera del recinto, entre cuyas plantas se encuentran algunas de las que ya existían en la época de su fundación (1648 Collection).

Este bucólico rincón cercano a Londres (una hora en tren desde la estación de Paddington) se convirtió a menudo en lugar preferido para esparcimiento de algunos intelectuales y artistas. Lewis Carroll solía visitarlo llevando a Alicia Lydell (la musa de Alicia en el país de las maravillas) y sus hermanos. También era usuario habitual J.R.R. Tolkien, profesor de la universidad y autor de El señor de los anillos, que solía sentarse a descansar bajo un árbol que, dicen, le inspiró los personajes de los ents. Difícilmente habrá un jardín tan literario como éste, inmortalizado asimismo en Retorno a Brideshead por Evelyn Waugh.

Además, el University of Oxford Botanic Garden, que tal es su n ombre en inglés, organiza a lo largo del año una larga serie de actividades relacionadas con la horticultura, la jardinería, la botánica, la biología, la farmacología y otros temas relacionados con su función.

Foto: Mdiamante en Wikimedia

El estadio Stamford Bridge

vuelos baratos a Londres

La Premier League inglesa se ha vuelto tan popular en España y juegan en ella tantos futbolistas de nuestro país que conocemos casi todos los equipos que participan en ella. Uno de los destacados es el Chelsea, club de Londres, del distrito homónimo aunque su campo se halle en los de Hammersmith y Fulham. De hecho, su estadio fue construido originalmente para el Fulham, que lo rechazó y terminó en manos del Chelsea football Club, entonces llamado London Athletics Club.

Dicho estadio se llama Stamford Bridge por hallarse en la proximidad un cercano afluente del Támesis que daba nombre a otro recinto deportivo vecino, Lillie Bridge. Aaunque en su versión primigenia nació nada menos que en 1877, diseñado por el arquitecto Archibald Leicht, como es lógico ha sido sometido a unas cuantas remodelaciones, la última de ellas en la década de los noventa del pasado siglo, así que del original apenas conserva la grada Este.

Es un recinto catalogado por la UEFA con cuatro estrellas, con unas dimensiones de 103 x 67 metros y aforo para 41.837 espectadores sentados y atechados. Moderno y práctico, ha reducido su capacidad inicial -hasta 100.000 aficionados llegaron a juntarse en él- a cambio de obtener mayor seguridad y confortabilidad. De hecho, el complejo llegó a contar con la Chelsea Village, que tenía dos hoteles, apartamentos, bares, restaurantes, el Chelsea Megastore, y una atracción interactiva denominada Chelsea World of Sport. El millonario ruso Roman Abramovich la cerró por deficitaria cuando compró el equipo.

Lo que sí permanece es el Museo del Centenario, abierto en 2005 para conmemorar los cien años del club. Se ubica en la antigua Shed Gallery y muestra un recorrido por la historia del Chelsea, con fotos, camisetas, trofeos, etc. Un vídeo presentado por el actor sir Richard Attenborough, que es vicepresidente de la entidad, sirve de introducción.

De todas formas, no se sabe cuánto tiempo seguirá jugando el Chelsea en Stamford Bridge. Su escasa capacidad y la imposibilidad de crecer han llevado a plantear la necesidad de trasladarse a otro sitio donde levantar un nuevo estadio para 80.000 espectadores; a ser posible en el distrito que da nombre al club. Los aficionados ingleses tendrán la última palabra. Si dan el sí, los turistas y futboleros españoles deberán buscar vuelos baratos a Londres para ver Satmford Bridge antes de que desaparezca.

Foto: Alexdeangelis86 en Wikimedia

Marble Arch

vuelos baratos a Londres

Todo aquel que coja vuelos baratos a Londres y aterrice en el aeropuerto de Stanstead para después llegar a la ciudad en uno de los autobuses de línea, es muy probable que tenga su parada en una intersección de calles estratégicamente situada entre Oxford Street, Park Lane, Bayswater Road, Edgware Road y Hyde Park a la que se conoce como Marble Arch por un vistoso monumento que en ella se alza.

El prestigioso arquiteco John Nash, autor de Regent’s Park y el Royal Pavillion de Brighton además de reorganizar racionalmente el urbanismo de Londres, fue el encargado de diseñarlo en 1828, inspirándose para ello en el arco de romano de Constantino.

Pero la historia de Marble Arch tiene un punto entre divertido y ridículo: aunque estaba pensado para constituir la entrada principal al Palacio de Buckhingham en el Mall, resultó ser demasiado estrecho para permitir el paso holgado de carruajes y además parece ser que el intenso color blanco que destilaba el mármol de Carrara contrastaba en exceso con el resto del edificio.

De esa forma, Marble Arch terminó desgajado del palacio y reubicado en su emplazamiento actual, muy cerca del célebre Speaker’s Corner y de Tyburn, donde se levantaba el cadalso para los ahorcamientos públicos entre los años 1196 y 1783.

Ese traslado se llevó a cabo en 1851, mientras se terminaba de construir la parte este de Buckingham Palace. Lo curioso es que poco más de un siglo después, en 1953, Isabel II fue coronada Reina de Inglaterra y su carroza pasó bajo el vano central del arco sin problemas. Para que nadie más pase, está cerrado, al igual que los dos laterlaes, bastante más pequeños, con verjas de hierro. Y eso que durante un tiempo se ubicó dentro del arco un puesto de policía.

A pesar de su llamativo tono blanco, Marble Arch no luce en todo el esplendor concebido inicialmente porque parte de las esculturas que debían decorarlo nunca se le incorporaron, debido a las dificultades económicas en que se encontró Nash, por otra; las figuras terminaron adornando la fachada de la National Gallery.

Foto: R. Sones en Wikimedia

Albert Memorial

vuelos baratos a Londres

Uno de los rincones más curiosos de Londres está a la entrada de los Jardines de Kensington, justo enfrente del Royal Albert Hall, con el que comparte nombre. Se trata del Albert Memorial , un monumento erigido en honor al príncipe consorte de la reina Victoria, Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha, al que su todopoderosa viuda se refirió durante décadas como Dear Albert y que falleció joven, con sólo 42 años de edad, de tifus.

Es una especie de singular templete de estilo neogótico diseñado por sir Gilbert Scott para un concurso ad hoc en el que la propia reina eligió al ganador desechando otros proyectos en forma de obelisco. Un imponente conjunto de 58 metros de altura lleno de dorados y materiales nobles.

Bajo un baldaquino terminado en una aguja rodeada de escaleras y decorado con mosaicos se halla la gran estatua del personaje, hecha por John Henry Foley en bronce dorado. Mide 4 metros y le representa sentado, sujetando con la derecha el catálogo de la Exposición Universal de 1851 (por el impulso personal que le dio) mientras que el brazo izquierdo descansa en una postura muy habitual en él (se dice que la propia Victoria lo indicó así).

El conjunto descansa sobre un pedestal recargado de relieves de mármol que representan a 178 personalidades mundiales de las artes y las ciencias de toda la Historia: los músicos y los poetas en la parte sur, los pintores en la este, los escultores en la oeste y los arquitectos al norte. Todos ellos masculinos, por cierto y tallados por Henry Hugh Armstead y John Birnie Philip.

En las esquinas de ese zócalo se ven 4 grupos escultóricos que simbolizan la Agricultura, el Comercio, la Arquitectura y la Industria. Las esculturas continúan en la escalinata: los 5 continentes. Estas alusiones y alegorías que cubren el monumento de arriba a abajo pretendían subrayar el interés por la cultura del príncipe Albert, un reconocido mecenas.

Pese a no ser un edificio, el Albert Memorial tardó mucho en terminarse, una década nada menos, y resultó muy costoso: 120.000 libras. Sin embargo, y tras unas obras de restauración que le devolvieron su espléndido aspecto original (la estatua se pintó de negro durante la II Guerra Mundial para que el brillo no atrajera a los bombarderos alemanes y siguió así hasta los años noventa), el monumento es hoy un atractivo más para los turistas que buscan vuelos baratos a Londres. Sobre todo en primavera, cuando queda rodeado del colorido de las flores.

Foto: Mike Peel en Wikimedia

El Guildhall londinense

vuelos baratos a Londres

No está en la agenda de los turistas, al menos como destino prioritario, pero el Ayuntamiento de Londres, llamado Guildhall, tiene su punto de interés. Allí se elige al Lord Mayor desde el siglo XII y en sus cornisas figuran los emblemas de los antiguos gremios de la City. Además el propio edificio resulta deslumbrante tras su reconstrucción en estilo neogótico en 1945 por los daños que le ocasionaron los bombardeos alemanes durante la Segunda Guerra Mundial.

Y es que, aunque fue erigido entre 1411 y 1425, del original sólo quedan partes de la fachada exterior, una ventana y el Great Hall, el salón ceremonial donde se reúne el consejo municipal una vez al mes y se procede a las elecciones antes citadas: una estancia de 50 metros de longitud por 29 de altura en cada una de cuyas vidrieras -modernas- figura el nombre de un alcalde de londinense y con los 12 estandartes gremiales colgados de las paredes.

También son destacables las grandes estatuas de madera -3 metros de altura- adosadas al muro occidental, sobre la galería de roble, que representan a los gigantes Gog y Magog, y la biblioteca de la zona occidental, la Guildhall Library, fundada el año en que se inauguró el edificio y que pese a la gran cantidad de fondos perdidos por las bombas, aún conserva planos, grabados y dibujos de la ciudad. También el Clockmaker’s Company Museum, una colección de relojes.

Asimismo, a través de Guildhall Yard se accede a la Guildhall Art Gallery, creada en 1886 para reunir las obras artísticas municipales. En 1988, durante las obras de acondicionamiento, se descubrieron los restos de un anfiteatro romano, en torno a los cuales se ha situado una reconstrucción de los tiempos de la dominación romana.

¿Algo más? Pues señalar que en el Guildhall se casaron el príncipe Carlos y Camilla Parker y que una vez al mes se hacen visitas guiadas por unas 6 libras. Si se reservan vuelos baratos a Londres y se va por libre, abre de lunes a sábados entre las 10:00 y las 16:30 (los domingos el mismo horario pero sólo desde la primera semana de mayo hasta el último fin de semana de septiembre).

Foto: Prioryman en Wikipedia

All-Hallows-by-the-Tower, la iglesia más antigua de Londres

vuelos baratos a Londres

Es curioso que uno de los rincones olvidados o menos conocidos de Londres sea All-Hallows-by-the-Tower. De hecho, la mayoría de la gente no sólo ignora lo que es sino que ni siquiera le suena el nombre. Pero una visita no estaría de más, ya que se trata de la iglesia más antigua de la City y además está en las inmediaciones de la Torre, en Byward Street.

Este templo fue erigido en el año 675 d.C, si bien no queda mucho del edificio original sajón: únicamente un arco pero muy especial, ya que fue levantado sobre el lugar de paso de una calzada romana que no se descubrió hasta 1926. El resto es una reconstrucción debido a los daños causados en 1649 por la explosión de la santabárbara de un buque anclado cerca y, más tarde, por el Blitz, los bombardeos alemanes de la Segunda Guerra Mundial, que prácticamente sólo dejaron en pie las paredes y el campanario del siglo XVII.

La cripta resulta muy interesante porque en ella hay un museo en el que se exponen muchas piezas de la historia de la ciudad, desde mosaicos de época romana a monedas, restos arquitectónicos aislados, documentos eclesiásticos y objetos litúrgicos de orfebrería en materiales preciosos. Asimismo hay armas de tiempos Tudor, una talla de madera de Grinling Gibbon, cruces sajonas y varias maquetas navales.

Por otra parte, la nave sirve aún para el culto (la pila bautismal está hecha con roca traída de Gibraltar), aunque también acoge conciertos, dada la magnífica acústica del sitio y el precioso órgano de Anthony Duddyngton, fabricado en 1519 y restaurado en 1940. Hay funciones los martes, de entrada gratuita pero con solicitud de donativo, y los espectadores suelen practicar una de esas peculiares costumbres inglesas llevando su propia comida. Además, el primer sábado de cada mes se reúne allí el Runners Club.

All-Hallows-by-the-Tower guarda aún más sorpresas, como la leyenda de que Samuel Pepys contempló el famoso incendio de Londres de 1666 desde su torre (Lo único que se salvó de las llamas por ser de ladrillo), que allí se casara en 1797 John Quincy Adams, el que fue 6º presidente de EEUU, o fuera bautizado William Penn, futuro fundador de Pennsylvania.

Quien reserve vuelos baratos a Londres y se acerque a ver la Torre puede aprovechar para entrar en la iglesia. El horario es de 9:00 a 17:45 los lunes, miércoles y viernes (los martes abre una hora antes y los jueves cierra una hora más tarde) y de 10:00 a 17:00 los fines de semana.

Foto: lgq.org.uk