Archivo de la etiqueta: Gatos

Poezenboot, el Barco de los Gatos de Ámsterdam

vuelos baratos a Ámsterdam

Aunque tienen legión de defensores, los gatos también han acumulado enemigos y tragedias a lo largo de su azarosa historia. Así, mientras algunas civilizaciones, como la egipcia, los deificaban por su utilidad para controlar el exceso de roedores, algunos expertos creen que el exterminio a que fueron sometidos en la Europa bajomedieval por identificáselos con el Diablo, provocó que las ratas camparan a sus anchas y difundieran la Peste Negra.

Aún hoy son muchos los que los miran con desconfianza por su independencia y esa tendencia genuina que tienen a convertirse en los amos de la casa, como si los humanos fueran sus mascotas. Y es que conservan reminiscencias de su vida indómita anterior, por lo que no extraña ese dicho indio que reza: «Los dioses crearon al gato para que el Hombre pudiera acariciar a un tigre».

En fín, que si hay un lugar donde los felinos pueden sentirse más o menos seguros es Ámsterdam. En la capital holandesa se puede visitar un Kattenkabinet, es decir, un Museo del Gato, del que ya hablamos en otra ocasión. Pero además, en el canal Singel 38G flota una pintoresca barcaza pintada de color rojo que ha sido acondicionada para servir como una especie de asilo para mininos: De Poezenboot o Barco de los Gatos.

Se trata de una iniciativa de Mevrow van Weelde, que empezó esta actividad altruista en 1966, tras recoger en la calle a una familia felina. Volcada en esa actividad, que la hizo aceedora al sobrenombre de Señora de los gatos, reunió una considerable cantidad de estos animales, entre los que encontraba y los que le daba la gente. Tantos, que su casa del canal Herengracht se quedó pequeña y dos años más tarde adquirió un barco y lo ancló frente a su domicilio, destinándolo a sus nuevos amigos. Se llamaba Tjalk.

Como cabía esperar, con el tiempo se vio obligada a comprar otros dos barcos. Al final, en 2002 y con la ayuda de vecinos y voluntarios, acondicionó el más grande como si fuera una viviendas flotante y hoy no sólo alberga en él a los gatos sino que las autoridades han reconocido su labor y la han autorizado a que funcione como una especie de refugio-museo para conseguir fondos. De esa manera, quien busque vuelos baratos a Ámsterdam y desee ver por sí mismo tan insólito rincón puede hacerlo a diario (excepto miércoles y domingos) en horario de 13:00 a 15:00.

La entrada es gratuita pero no rechazan los donativos voluntarios, necesarios para el mantenimiento y para la financiación de un programa educativo y de concienciación dirigido al público infantil. A cambio aceptan periódicos viejos para las camas de los felinos. También hay una tienda de recuerdos.

Foto: Oxyman en Wikimedia