Archivo de la etiqueta: Canarias

Puerto de Mogán, Gran Canaria

vuelos baratos a Gran Canaria

Vuelos baratos a Gran Canaria los hay a montones, por lo que no es difícil llegar a conocer uno de los lugares más bonitos -si no el que más- de la isla: el puerto de Mogán, en el extremo suroeste insular, en un valle encajonado entre el mar y el barranco del Mulato.

En realidad Mogán es todo un municipio que engloba también otras poblaciones reseñables como Puerto Rico o Arguneguín. Pero el puerto pesquero (antaño, ahora es básicamente deportivo) de blancas casas encaladas, salpicadas de colorido por miles de flores que brotan en terrarios y macetas de balcones y ventanas, se ha convertido en lugar más atractivo para quien desee pasar una jornada relajante. Porque, pese a los grandes hoteles que parecen descansar sobre los farallones de piedra, Mogán se caracteriza por playas no masificadas, algunas de negra arena volcánica, y una oferta de ocio que contrasta con la ruidosa y guiri de la cercana Playa del Inglés.

Quizá se deba al aislamiento tradicional de este pueblo, al que se antes se llegaba sólo por mar y luego a través de una serpenteante carretera que bordea la costa. Ya fue así desde la conquista y el panorama no empezó a cambiar hasta el siglo XIX, cuando se plantaron tomates y plátanos para revitalizar la economía local, hasta entonces de subsistencia y basada en la pesca. Actualmente otros frutas han desplazado a las mencionadas, especialmente las chirimoyas. Pero es el turismo, sobre todo, el que caracteriza al Mogán contemporáneo.

En una visita a este recoleto enclave de Gran Canaria se puede ver el Molino Quemado (un molino de viento decimonónico que ardió a finales de la centuria -de ahí el nombre- y hubo ser restaurado), la iglesia de San Antonio de Padua (de 1814, con un bello artesonado labrado) o los yacimientos arqueológicos de Castilletes de Tabaibales (asentamiento defensivo, con muros y torreones), Las Crucecitas (necrópolis) y Los Gatos. También hay enclaves de naturaleza como los parques naturales de Ojeda, Inagua y Pajonales, con densos bosques de pinos, o el propio mar, cuyo fondo se puede ver gracias a la cristalinidad del agua, a bordo de un submarino turístico.

Y ¿qué tal culminar la estancia en alguno de los restaurantes locales? Además de las papas arrugadas típicas de la cocina canaria están especialidades locales como el pescado con berenjenas o las lapas con mojo verde. Seguro que ya hay quien se está planteando buscar billetes de avión baratos a la que se conoce como Pequeña Venecia.

Los enigmas de La Orotava (Tenerife)

vuelos baratos a Tenerife

Una casa encantada, un sepulcro vacío, un jardín de diseño metafórico… Cualquier turista que coja uno de los vuelos baratos a Tenerife tiene una serie de visitas recomendables en la isla. Una de ellas, no lejos del Puerto de la Cruz, es la villa de La Orotava. Está situada en un fértil valle que lleva el mismo nombre y que incluye una parte del Teide. Es un lugar precioso pero lleno de atractivos misterios que empiezan por el propio término, cuyo origen no se sabe con exactitud aunque sí que es guanche: ¿apelativo de la región -Arautava- o del antiguo menceyato (reino) aborigen de Taoro?

Otro de los enigmas está en su escudo heráldico: perdido en un incendio a finales del siglo XIX, no quedó un solo modelo que indicara su aspecto, de ahí que el rey Alfonso XIII tuviera que conceder otro años después. El dibujo representa al Jardín de las Hespérides, que en la Antigüedad se situaba en el archipiélago canario.

La villa tiene un interesante casco histórico que fue declarado Monumento Nacional Histórico-artístico en 1976. En él es posible ver una serie de lugares de lo más interesantes. El primero, la iglesia de Nuestra Señora de la Concepción, templo barroco de extraña apariencia (guarda cierto parecido con la Torre de Londres, como se ve en la foto) levantado sobre los restos de otro destruido por un terremoto; es Monumento Nacional. Otro edificio religioso destacable es el convento de Santo Domingo de Guzmán, desamortizado en el siglo XIX y actualmente sede del Museo de Artesanía Iberoamericana; lo curioso es que cambió de santo, pues antes estaba dedicado a San Benito.

En arquitectura civil hay que mencionar tres casas sobre todo. La de los Fonseca recibe el apelativo popular de los Balcones por el gran balcón corrido del piso superior y los cinco de la segunda planta, todos ellos tallados elegantemente en madera; la Casa Lercaro, barroca, acoge el Museo de Historia de Tenerife pero además presume de tener su propio fantasma, el de la hija de la familia propietaria, que según la leyenda se suicidó cuando quisieron casarla contra su voluntad con un hombre mayor. Por último, la llamada del Turista, de los Molina, en la que hay una muestra en pequeño de esa costumbre local de cubrir las calles con pétalos y la plaza Mayor con una alfombra de arenas de colores durante el Corpus Christi.

También puede ser interesante una visita al cementerio. Se construyó cuando en las iglesias ya no quedó sitio para más enterramientos y fue obra de un escultor llamado Fernando Estévez, que le confirió el estilo romántico propio de la época. Es como un parque pero con tumbas, nichos y los elegantes panteones de los apellidos más pudientes.

Precisamente un representante de estos ilustres linajes, el marqués de la Quinta Roja, protagoniza otro enigmático capítulo. Al fallecer se vetó su inhumación en el camposanto por ser masón, así que su familia construyó un panteón en los jardines de su propiedad. Al final sí fue admitido, por lo que el sepulcro quedó vacío, añadiendo una gota más de misterio al propio entorno en que se halla, pues el francés Adolphe Coquet diseñó dicho jardín –Victoria, se llama- siguiendo los dictados simbólicos de la masonería.

Tenerife es algo más que Teide y playas, como se ve. Tiene rincones con personalidad suficiente como para inducir al viajero a mirar el buscador de vuelos desde otra perspectiva.

Agaete, al norte de Gran Canaria

vuelos baratos a Gran Canaria

Cuando la flota castellana llegó a Canarias en el siglo XV para apropiarse de las islas, uno de los puntos clave de esa conquista fue la localidad de Agaete, al norte de Gran Canaria. Toponímicamente era para los aborígenes guanches la banda de Poniente, el lugar donde nacía y se ponía el sol. En su costa desembarcaron las tropas de Juan Rejón y Pedro de Vera en el año 1481 apresando al Guanarteme de Gáldar (el rey local) y levantando un fortín sobre las construcciones existentes. Desde luego, una forma muy distinta de llegar a la isla a la actual, en la que tienes a tu disposición una buena oferta de vuelos baratos a Gran Canaria.

Agaete no es un lugar prioritario para el turismo de la isla, al menos no tanto como Maspalomas, Playa del Inglés o Mogán, y precisamente por eso tiene un encanto especial. Es cierto que sus playas, una decena, no son tan acogedoras como las del sur, pues están dominadas por las fuertes mareas atlánticas y abruptos acantilados. Pero también lo es que a cambio encontrarás parques naturales de origen volcánico como el de Tamadaba, valles cubiertos de pinos donde realizar turismo rural y pequeños pueblos de acusado aroma marinero en los que saben especialmente bien las típicas parrilladas de pescado.

Y está el Dedo de Dios, por supuesto. Se trata de una formación de roca basáltica al pie de un acantilado de 300.000 años de edad, a la que la erosión marina dotó de una caprichosa forma apuntada hacia arriba. “Si vas a Agaete, míralo y vete”, se decía. Lamentablemente, en 2005 una tormenta destruyó los 20 metros superiores dándole un nuevo significado a su nombre tradicional, Roque Partido. Dado que se había tratado de un fenómeno natural, tras algunos estudios se decidió no reconstruirlo y dedicar todos los esfuerzos a proteger lo que queda.

Agaete, a 30 kilómetros de la capital, es un lugar visitado especialmente por el Dedo y por el ferry a Tenerife que sale del Puerto de las Nieves. Pero los interesados en la cultura guanche tienen motivos también para acercarse: allí pueden visitarse una necrópolis tumular de 645 tumbas que ha sido declarada Monumento Histórico Artístico y el mencionado bastión erigido en 1481, llamado la Casa Fuerte y distinguido como Bien de Interés Cultural. También son destacables el templo de la Concepción (a partir de la cual creció el pueblo en 1515), la ermita de las Nieves (posee un tríptico flamenco del siglo XVI) o la curiosa iglesia de San Sebastián, que se halla fuera del pueblo porque está dedicada al santo de la Peste.

Si has elegido entre los vuelos de bajo coste puedes terminar la visita en alguno de los museos locales, como el Etnográfico de La Culatilla (donde, entre aperos de labranza, telares y mobiliario decimónonico te mostrarán el proceso de tostar y moler el café, una de las plantaciones habituales junto con la fruta) o el de La Rama (que ilustra todo lo referente a la fiesta de la Bajada de la Rama, que es de Interés Turístico Nacional).

Foto: esperantia.com

Museo Arqueológico de Tenerife

vuelos baratos a Tenerife

En el antiguo Hospital Civil de la calle Fuente Morales están integradas tres entidades pertenecientes al Organismo Autónomo de Museos y Centros del Cabildo de Tenerife y que forman una sola, aunque con tres ramas: el Instituto Canario de Antropología, el Museo de Ciencias Naturales y el Museo Arqueológico. Aprovecha las ofertas de vuelos y en tu visita a la ciudad date una vuelta por este edificio neoclásico (declarado Bien de interés cultural en 1938) que te ofrece tres museos en uno.

El Arqueológico es el más importante porque contiene la mayor colección existente sobre la civilización y cultura guanche, el pueblo de origen bereber que habitaba las Islas Canarias antes de su conquista por Castilla en el siglo XV. Este museo se fundó en 1958 con fondos procedentes del Museo Municipal (que ahora se dedica exclusivamente a Bellas Artes) y de otros organismos públicos y privados. En 1980 amplió esa colección que, como es lógico, se centra en la prehistoria canaria en general y de Tenerife en particular, si bien hay otros fondos sobre culturas relacionadas procedentes de América (la precolombina) y África (Sáhara).

De la mencionada cultura aborigen se conservan grabados rupestres, ídolos, vasijas, cuentas de collar y ánforas, tanto griegas como romanas, además de varios cráneos humanos y de cabras (las cabras eran el ganado más importante de los guanches y solían enterrarse en las inhumaciones importantes). De todas esas piezas destaca una por original y polémica: la Piedra Zanata, una roca fusiforme que se identifica con un pez, cuyas caras están grabadas con inscripciones atribuidas a la civilización púnica; la polémica estriba en que muchos expertos la consideran una falsificación.

Pero, sin duda, la verdadera joya del museo es la sala de las momias. Merced a uno de los sistemas más avanzados que hay para conservación y exposición, el visitante puede asombrarse de los quince restos momificados que se muestran al público. Dos de ellos son momias traídas del museo argentino de Necochea pero el resto se hallaron en el archipiélago, aunque no siempre son cuerpos completos: lo son los tres adultos encontrados en el Barranco Badajoz, La Orotava y San Andrés (este último envuelto en pieles de cabra), el niño del Barranco del Infierno (también envuelto) y el feto de El Sauzal, aparte de otros de procedencia desconocida, como un feto más de seis meses; los demás restos, en cambio, son parciales (cabezas momificadas de Roque Blanco y Anaga, antebrazos, pies, manos…).

Exprime al máximo esos vuelos baratos a Tenerife y visita también el Instituto Canario de Bioantropología, que fue creado en 1993 y exhibe animales disecados de todo el planeta, además de algunos fósiles (entre ellos un trilobites y un diente de megalodón). La guinda de este pastel es el Museo de Ciencias Naturales, que desde 1951 trabaja para la conservación, investigación y difusión de minerales, flora y fauna de los archipiélagos macaronésicos (Canarias, Azores, Madeira, Cabo Verde e Islas Salvajes): los trabajos se publican en su revista anual Vieraea.

Foto: luisveagarcia.blogia.com

Maspalomas, dunas y marcha

vuelos baratos a Gran Canaria

Parece mentira que en un lugar aparentemente tan pequeño como el sur de la isla de Gran Canaria puedan darse contrastes tan grandes. Ello se explica porque no hablamos de geografía sino de diversión, que aquí la hay para todos los gustos. Lo mejor es que lo veas por tí mismo aprovechando los vuelos de bajo coste, pero vamos a darte una pequeña orientación.

La localidad de Maspalomas está situada a unos cincuenta kilómetros de la capital Las Palmas; media hora en coche, ya que hay autopista. Se trata de un lugar por y para el turismo de masas. Si buscas sol, brilla casi todo el año; si quieres playa, tienes varias con diferentes tipos de arena; si prefieres piscina cada hotel dispone de una o más; si te va la marcha nocturna los locales se cuentan por decenas o, incluso, centenas; y si eres amante de la naturaleza y la tranquilidad podrás dividir tu tiempo entre plácidas jornadas de golf o admirar un Parque Natural.

En Maspalomas hay tres zonas, aunque a ojo no se distingan porque todos sus distritos forman una urbanización continua. La primera, la más cercana al aeropuerto y a Las Palmas, es San Agustín. Aquí puedes solazarte en calas y acantilados de arena volcánica, lejos del ajetreo (aunque si un día te apetece romper el guión tienes un casino). A continuación, la locura. Playa del Inglés es una urbanización de grandes hoteles que forman una verdadera población artificial. Su concepto de ocio va a juego con su nombre: por el día, a tostarse al sol de forma casi suicida combinando con motos acuáticas; por la tarde, un paseo en camello o visita a Palmitos Park (zoo con aves exóticas); y de noche cientos de restaurantes, discotecas y pubs inundan el entorno con sus rótulos de neón, el ritmo de la música que escapa por las puertas y los ticketeers que reparten invitaciones en mano. Un aviso: es difícil encontrar alguien que hable español.

En pocos minutos, si sigues bajando hacia el sur, llegas a la Reserva Natural de las Dunas de Maspalomas. Es un gran dunedal protegido en el que también se puede tomar el sol -una zona es nudista- y pasear por las grandes dunas de arena amarilla lejos del ajetreo y la masificación anterior. El arenal está presidido en un extremo por un antiguo faro solitario (declarado Bien de interés cultural en 2005) a cuya vera han ido estableciéndose hoteles de lujo. Detrás de la playa, en cambio, la arquitectura dominante es de bungalows en torno al mencionado campo de golf.

Aprovecha los vuelos baratos a Gran Canaria. Como ves, busques lo que busques siempre hay posibilidades.

Playas de Santa Cruz de Tenerife-La Laguna

vuelos baratos a Tenerife

Para conocer playas paradisíacas, exóticas o salvajes no es necesario viajar al otro confín del mundo o naufragar como en las películas. Basta con echar un vistazo, por ejemplo, a los vuelos baratos a Tenerife que se ofertan en Internet y elegir uno a la medida.

Tenerife, por su naturaleza insular, tiene playas suficientes como para satisfacer al más exigente. Vamos a centrarnos en las de Santa Cruz y la región de La Laguna, en el extremo noreste de la isla.

La primera en citarse tiene que ser, obligadamente, la de Las Teresitas, situada a unos seis kilómetros de la capital y, probablemente, la más frecuentada. Sorprenderá a muchos que el lugar sea de arena dorada, contrastando con lo que es habitual en este enclave canario. Pero es que hay una pequeña trampa: Las Teresitas es medio artificial. En efecto, en 1974 la arena se trajo desde el vecino desierto del Sahara, se plantaron palmeras para dar sombra y decorar, y se construyó un rompeolas que protege a los bañistas de las fuertes corrientes atlánticas (ver foto). Y sin embargo la playa se mantiene a salvo de la clásica amenaza del ladrillo; de momento, el único muro que se levanta frente al mar es el que forman las montañas de la sierra vecina.

La playa de Las Gaviotas es una pequeña cala de arena negra a la que se accede por un desvío en la carretera de San Andrés a Iguesta. Ojo, que es nudista.

Una playa que se mantiene casi virgen es la de Antequera, gracias a que no se puede llegar por tierra dado su escarpado relieve; hay que hacerlo en barco.

Pasado el caserío de Taganana encontrarás una sucesión de tres pequeñas playitas, empezando por la de El Roque (así llamada a causa de una roca cercana), que tiene cierto peligro por las fuertes corrientes pero que lo compensa con varios restaurantes especializados en pescado local. Luego citaremos una parecida, la Almacija, y otra de difícil acceso, Benijos.

Por último te recomendamos El Arenal, especialmente si eres aficionado al surf, pues aquí se citan muchos practicantes de este deporte. La encontrarás entre Bajamar y Punta del Hidalgo, con su típica arena volcánica y sus cantos rodados.

Aprovecha la bondad del clima canario, cuyo verano se extiende bastante más allá de agosto. Numerosos vuelos low cost están esperando tu decisión.

Las Palmas de Gran Canaria

vuelos a Las Palmas de Gran Canaria

Las Palmas es el punto neurálgico de la isla de Gran Canaria, la población más grande y un muy activo puerto comercial. Si echas una ojeada a un plano comprobarás que el casco urbano ha ido creciendo a partir del barrio de La Vegueta, origen histórico, donde se localizaba un asentamiento guanche anterior a la conquista del que quedan restos expuestos en el Museo Canario: momias, piezas de cerámica, abalorios nativos, cráneos… En este barrio está la plaza de Santa Ana, guardada por seis esculturas de bronce que representan perros autóctonos. En ella se erige también la catedral, del siglo XVI, con el Museo Diocesano de Arte Sacro anexo.

Cerca queda la Casa de Colón, un siglo anterior, que debe su nombre a que alojó al descubridor cuando éste hizo escala en Canarias durante su viaje a América. En realidad era la residencia del gobernador, de ahí que se trate de un encantador palacete con fachada plateresca que hoy acoge un museo dedicado al navegante genovés: maquetas de naves, mapas, portulanos y fragmentos de sus diarios son las piezas que componen este interesante lugar.

Puestos a hablar de casas también puedes visitar la natal de Benito Pérez-Galdós, hoy convertida en museo sobre el popular escritor decimónico y ubicada en el barrio de Triana, al norte del anterior. Y siguiendo esa dirección, paralelo a la costa, llegarás a una zona denominada Pueblo Canario, enclave turístico por excelencia: tiendas de souvenirs y artesanía, espectáculos de folklore local, etc. Unos pasos más y llegas al puerto deportivo, el Estadio Insular y la primera playa, Alcavaneras.

Un istmo conocido como La Isleta separa los muelles del otro lado de la ciudad, Santa Catalina, donde hay que destacar la playa principal. Es la de Las Canteras, una larga barra de arena de tres kilómetros de longitud flanqueada por el largo paseo del mismo nombre que ofrece al turista un amplio abanico hostelero. En el mar, paralela a la costa desde la bahía de Confital, destaca La Barra, una formación rocosa que sobresale sobre la superficie.

El aeropuerto no queda lejos y está conectado a la ciudad por autopista. No es difícil encontrar algún vuelo barato a Gran Canaria, así que te recomendamos vivamente la visita a esta mestiza isla; es un pedazo del Caribe americano en la costa africana y con vocación europea.

Tenerife y la guarida del Maligno

Vuelos a Tenerife
En España tenemos la posibilidad de viajar a un destino en territorio nacional donde es posible combinar una frondosa isla tropical con las nieves de alta montaña, un árido desierto volcánico con la inmesidad del océano Atlántico. Merece la pena tomar un vuelo a Tenerife para visitar el hoy dormido pero latente Teide, el tercer volcán activo más alto del mundo tras los dos clásicos hawaianos. El nombre se los pusieron los primitivos pobladores de las islas Canarias, los guanches: Echeyde, la morada del dios Guayota el Maligno.

El lugar, declarado Paque Nacional en 1954 (ahora se intenta ascenderlo a Patrimonio de la Humanidad), está caracterizado por las siete Cañadas, restos de un cráter de 45 kilómetros de ancho que dejó una antigua erupción. Es una gigantesca y yerma caldera rodeada de erosionadas montañas, con vegetación escasa y tan endémica que está terminantemente prohibido coger ninguna planta. Cercanos a esta zona están el llano de Ucanca y los Roques de García, donde la lava ha adquirido extrañas formas retorcidas y un color azulado en algunos puntos (Los Azulejos) , a causa del óxido de cobre que compone las rocas.

La carretera que atraviesa el parque sirve para unir los diferentes miradores (Chio, Boca Tauce, Ucanca, La Ruleta, Las Cañadas, Tabonal Negro y San José) con un parador restaurado hace pocos años y la estación del teleférico. Este transporte remonta en ocho minutos una de las laderas del volcán hasta 160 metros de la cima (que está a 3,718, el techo de España): a partir de ahí el que quiera llegar arriba debe hacerlo a pie. Alguno incluso puede intentar alcanzar la otra chimenea, llamada Pico Viejo o Montaña Chahorra, cuya última erupción ocurrió en el siglo XVIII.

Para quienes deseen disfrutar de este entorno en total comunión con la naturaleza, existe una red de pistas y senderos que recorren lasa 18.990 hectáreas del parque y permiten prescindir del coche.