Archivo de la etiqueta: Calles

La columna Aureliana de Roma

vuelos a Roma

Las tiendas de Via del Corso y Via del Tritone convierten a la Piazza Colonna en una de las plazas más animadas de Roma. En el centro se alza la Columna de Marco Aurelio, que fue construida entre 176 y 192.

La Columna de Marco Aurelio es un monumento de la ciudad romana, para conmemorar las victorias del emperador romano Marco Aurelio contra los germanos y los sármatas del Danubio durante las Guerras Marcomanas.

Se trata de una columna con un relieve en espiral, construida a semejanza de la Columna de Trajano. Se ubica aún en el mismo sitio donde fue originalmente emplazada, en la Piazza Colonna frente al Palazzo Chigi, sede de la Presidencia del Consejo de Ministros, a lado de Palazzo Montecitorio, sede de la Cámara de Diputados, y cerca también del Palazzo Madama sede del Senado de la República.

La columna contaba en origen con una estatua del emperador Marco Aurelio en la parte superior, pero en el siglo XVI el papa Sixto V ordenó retirarla para colocar en su lugar una estatua de San Pablo que es la que actualmente se conserva en la cima de la columna.

Hay mucho ajetreo en la zona y la gente a veces pasa indiferente a los grandes episodios históricos y la belleza de sus relieves. Fijensé cuando reserven vuelos baratos a Roma y paseen por esta céntrica plaza, donde hay varios espacios agradables para descansar.

Esta columna ha servido de inspiración para posteriores estatuas del Renacimiento.

Foto de Simone Ramella

Chocolate con Churros en el Barrio Gótico de Barcelona

vuelos a Barcelona

Una famosa chocolatería situada en una preciosa calle, es La Pallaresa que está en el Carrer Petrixol, número 11 del Barrio Gótico en Barcelona. Hay chocolates y dulces caseros de gran calidad.

No dejen de visitar la carrer Petrixol cuando tomen vuelos baratos a Barcelona, esta calle adoquinada, fue la primera en convertirse en peatonal de la ciudad y es un placer caminarla. Hay varias granjas en el carrer Petritxol donde tomar chocolate caliente.

El local La Pallaresa, está situado en una de las calles laterales estrechas. Petrixol es una calle de poco mas de 129 metros de largo y un ancho de unos 3 metros. Se encuentra dentro de la Ciutat Vella, es paralela a Las Ramblas entre la Calle Puertaferrisa y la Plaza del Pi.

La Granja la Pallaresa fue fundada en 1947, antes era una lechería, y a lo largo de los años se ha hecho muy famosa como uno de los lugares típicos donde degustar deliciosos churros, bollos suizos y otros dulces artesanos, ademas de servir un riquísimo chocolate con nata a la taza.

Otro establecimiento histórico es la Granja Dulcinea que está en el número 2 de Petritxol. Personajes famosos como Salvador Dalí y Àngel Guimerà, que tenía su domicilio en esta calle, eran clientes asiduos.

También en la calle Petritxol se encuentra el estudio donde hasta hace poco ensayaba la soprano Montserrat Caballé, tal y como recuerda una placa situada en la fachada, al lado mismo de la Granja La Pallaresa.

Foto de Matt Biddulph

El Boulevard Haussmann de París

6542436501_Haussman

Pasear por las calles y grandes bulevares de París es un placer y también es la ocasión de descubrir nuevas marcas, tendencias y estar a la última en moda. Por algo la capital francesa es una de las mecas del mundo del diseño, la alta costura y el pret-a-porter.

Cuando hayan tomado sus vuelos baratos a París, sin duda pasarán por el Boulevard Haussmann, que cruza casi en su totalidad el octavo y el noveno distrito de la capital. Más exactamente y de oeste a este, se inicia tras la Avenida de Friedland y concluye en el punto en el que se unen los bulevares de Montmartre y de los Italianos. Tiene una longitud de algo más de 2 kilómetros.

La parte del Boulevard Haussmann, situada entre Chaussée d’Antin y las estaciones de metro Havre Caumartin en el área que está detrás de la Ópera de París (Garnier), es donde encontrará diferentes grandes almacenes para sus compras.

Es donde está el famoso Printemps y las Galerias Lafayette. Las Galerias Lafayette son el más importante de los centros comerciales en París. Estos icónicos almacenes del Boulevard Haussmann, montan una espectacular decoración en sus escaparates cada temporada. Cosméticos, moda, accesorios para el hogar, cada planta tiene una temática.

En el edifico de Primtemps, cuya fachada y la cúpula del edificio fueron registrados como monumentos históricos, no olviden visitar la terraza, que ofrece una vista panorámica impresionante de todo París y en la calle Lafitte esquina con Boulevard Haussman, pueden contemplarse una de las vistas más hermosas de la Iglesia del Sacré Coeur en Montmartre.

Foto de olibac

La valenciana calle de la Paz

vuelos baratos a Valencia

¿Es la calle de la Paz (Valencia) una de las pocas de verdad que hay en España? Eso es lo que dijo el famoso poeta Luis Cernuda en 1937 para alabar el magnífico aspecto que presentaba, con sus lados flanqueados por arquitectura modernista y su racionalista trazo rectilíneo a escuadra y cartabón.

Llamada originalmente Perís y Valero, en honor a su fundador, fue diseñada en 1869 por los arquitectos Sorní y Mercade para unir la plaza de la Reina con los jardines de la Glorieta y el Parterre, contando con una anchura de 16 metros.

Se empezó a construir a finales del siglo XIX como una amplia e iluminada avenida que debía acoger las viviendas de la misma burguesía que la financiaba e impulsaba. Por eso se llenó de casas de rentas en las que una planta se reservaba para el propietario y que estaban decorados al estilo imperante entonces, con azulejos, hierro forjado en las barandillas y rejas, torres y molduras, especialmente en las inmediaciones de la Plaza de la Reina.

Treinta años de trabajo llevó la calle de la Paz, deglutiendo por camino los conventos de Santa Tecla y San Cristóbal, aunque, paradójicamente, hoy en día es un edificio religioso su rincón más amblemático: la iglesia de Santa Catalina Mártir, que, si bien se alza en la Plaza Lope de Vega, su espigada torre constituye un punto especialmente atractivo para los turistas que visitan la ciudad y pasean por la zona gracias a los vuelos baratos a Valencia.

También llaman la atención los cafés tradicionales, como Ideal Room o El Siglo. El primero ya no existe, habiendo sido sustituido por una tienda; situado en el número 19º, fue centro de reunión para la famosa Generación del 27, aquella que agrupó a Lorca, Salinas, Aleixandre, Guillén, Alberti, Alonso, el citado Cernuda… También acogió a multitud de periodistas y corresponsales durante la Guerra Civil. Del otro tampoco queda más recuerdo que el rótulo original con su nombre, hecho de madera.

Otro letrero a mencionar es el que, en el número 42º, indica el lugar donde se instaló temporalmente el gobierno de la República cuando abandonó Madrid ante el avance de las tropas nacionales. Antes fue Casa de Cultura (Casal dels Sabuts, la llamaban; o sea, Casa de los Sabiondos) y, más atrás aún en el tiempo, el Hotel Valencia Palace, actividad esta última que ha recuperado; todavía conserva la fachada, tras una restauración.

Foto: Joanbanjo en Wikimedia

Broadway, la avenida de los teatros

vuelos baratos a Nueva York

Broadway es, sin duda, una de las calles más famosas de Nueva York. También de EEUU y de todo el mundo, por la fama que le otorga la veintena de teatros que la jalonan y que a menudo crean cierta confusión con otras avenidas similares, como el Paseo de la Fama de Hollywood (California).

Pero la neoyorquina, cuyo nombre significa camino ancho y que va desde Albany Post Road hasta Bowling Green, en realidad es un tramo de un larguísimo bulevar de casi veinticinco kilómetros, que atraviesa la célebre plaza Times Square y donde se da el precio más alto del planeta por metro cuadrado.

Curiosamente, y pese a su popularidad, los locales de espectáculos y shows tan sólo ocupan una pequeña parte de Broadway, la llamada Great White Way (nombre que se le puso cuando se instaló la luz eléctrica), entre la 40ª y la 53ª. De hecho, únicamente dos están de verdad en esa vía, repartiéndose los demás por las calles de los alrededores.

Lo que ocurre es que Broadway alcanzó la popularidad a finales del siglo XIX, con su cénit en los años veinte y treinta del siguiente, cuando el numero de teatros superó los ochenta y la calle 42ª se llenó de carteles y anuncios luminosos de neón, muchos de ellos correspondientes a negocios que ni siquiera se ubicaban allí. Desde entonces, y aunque bajó notablemente esa actividad al triunfar el cine sonoro, el nombre del lugar se asocia obligadamente al sector del entretenimiento.

Es más, la calle 42ª fue perdiendo su glamour y entre finales de los sesenta y principios de los ochenta se convirtió en todo lo contrario, pasando a ser un rincón lumpen donde la prostitución y las drogas campaban a sus anchas, tal cual pasó con Times Square hasta que el Ayuntamiento entró a saco y regeneró ambos sitios, recuperándolos para los ciudadanos y el turismo.

Actualmente, se siguen representando espectáculos, sobre todo musicales y óperas, aunque ahora hay otros circuitos en lo que se denomina comúnmente como Off Broadway (fuera de Broadway) e incluso Off off Braodway (Fuera de fuera de Broadway). Atrás quedaron los tiempos en que las grandes estrellas actuaban o trabajaban en aquellos locales: Marlon Brando, Charlton Heston, Katherine Hepburn, Orson Welles, Burt Lancaster, Woody Allen, Barbra Streisand…

De todos ellos merece recuerdo especial Jerry Orbach, no tanto por su fama -no es demasiado conocido fuera del país- como por el hecho de que, a su muerte (en 2004), las luces de las marquesinas de Broadway fueron apagadas en señal de luto. Todo un homenaje.

Un turista que reserve vuelos baratos a Nueva York y visite esta avenida ha de tener en cuenta que en ella se ubican otros puntos de interés como el edificio Flatiron o los almacenes Macy’s, aparte de la mencionada Times Square.

Foto: Damzow

El Diamond District de Nueva York

vuelos baratos a Nueva York

«Diamonds are the girl’s best friend» cantaba Marilyn Monroe en una de sus películas. Los diamantes son el mejor amigo de una chica. Todas aquellas que interpreten esto literalmente deberían buscar alguno de los vuelos baratos a Nueva York y darse una vuelta por Diamond Row, una prolongación de la calle 47 entre la Quinta y la Sexta avenidas, en pleno Manhattan.

También conocido como Diamond District, el nombre de la vía basta para hacerse una idea de lo que se va a encontrar: en apenas 250 metros se junta allí la mayor parte del comercio mayorista de diamantes del país. Un paseo calle arriba o calle abajo significará pasar ante joyerías cuyos escaparates brillan con los fulgores inconfundibles de las piedras preciosas. Hasta los globos de las farolas tienen esa forma.

El distrito creado en los años veinte, cobró una relevancia especial en 1941, durante la segunda Guerra Mundial, cuando Alemania invadió Holanda y Bélgica. Entonces, miles de judíos ortodoxos que se dedicaban a ese negocio en las ciudades de Ámsterdam y Antwerp huyeron a EEUU y se establecieron en Nueva York, reemprendiendo allí su actividad. Al terminar el conflicto, muchos de ellos eligieron quedarse y así creció el Diamond Row.

Ésa es la razón por la cual visitar esa zona puede dar la impresión de estar en Israel: kippas, trenzas rizadas, largas barbas y negros trajes de corte antiguo con sombrero son habituales en la calle, en la que incluso se realizan transacciones de forma tradicional, rubricadas con simples apretones de manos, aunque vigiladas por el estricto Diamond Dealers Club.

Se calcula en torno a 2.600 los negocios que hay relacionados con los diamantes que crean 30.000 puestos de trabajo, con una facturación anual aproximada de 24.200 millones de dólares. Una cantidad superior al PIB de algunos países. Los principales compradores son Hong Kong, Canadá, Reino Unido y Japón.

A quien no le salgan los cálculos sobre cómo es posible que haya tantos comercios en tan poco espacio, sepa que no todos tienen escaparate ni están en la calle; los hay en pisos y sótanos y contratan a vendedores callejeros para atraer clientela. Además hay talleres de diseño, corte, talla y pulido. En las inmediaciones también se ubica el Gemological Institute of America y la Gem Tower, cuyos 34 pisos se dedican casi exclusivamente a joyerías.

Foto: Chris Ruvolo en Wikimedia

El Pall Mall de Londres

vuelos baratos a Londres

Seguro que quien reserve alguno de los vuelos baratos a Londres lleva en mente la imagen de los famosos clubes ingleses decimonónicos, esos centros exclusivos y elitistas donde los caballeros pasaban la tarde jugando a las cartas, leyendo la prensa, discutiendo la actualidad o simplemente consumiendo el tiempo en un ambiente muy particular, hasta hace poco vetado a las mujeres. Pues bien, la mayoría de esos sitios se situaban, y muchos ahí siguen, en el Pall Mall.

El Pall Mall es una calle paralela al Mall que empieza en St. James y confluye en la popular Trafalgar Square a través de Waterloo Place y Regent Street. Sin duda es la más elegante de la zona, y eso que el entorno es de bastante nivel. El peculiar nombre procede de la expresión palle-malle, un juego de pelota y palo que estaba de moda en el siglo XVII y entusiasmaba al rey Carlos I, quien mandó construir una cancha en lo que hoy es la avenida.

De hecho, buena parte de los edificios e inmuebles del Pall Mall pertenecen a la Corona, caso del Palacio de St. James o la Marlborough House. Y es que si de algo no anda escasa la calle es de residencias de la sangre azul, ya que también se pueden localizar allí Schomberg House, la War Office (conjunto de edificios en torno a la Cumberland House, centro administrativo gubernamental en su día) y la Buckingham House (que, como se puede deducir de su nombre, era el hogar del duque de Buckingham).

Por si no hubiera bastante, el Pall Mall acogió por un tiempo las sedes de la Royal Academy, la National Gallery y la famosa casa de subastas Christie’s. Pero, sin duda, fueron los clubes los que dieron carácter a la calle. Nacieron a partir de los coffe-houses del siglo XVII, lugares donde el público en general podía entretenerse con las tranquilas actividades citadas antes. Sin embargo, un siglo más tarde empezaron a imponerse restricciones y normas que culminaron en el XIX alcanzaron cotas de extravagancia: el Travellers exigía que sus socios hubieran viajado un mínimo de 500 millas desde Londres; el Savoy instituyó el té de las cinco…

Por increíble que parezca, algunos siguen esa tónica, exigiendo vestir de etiqueta (o, al contrario, únicamente ropa deportiva), admitiendo sólo libras para pagar, etc. Y la mayoría no permiten la entrada más que a sus miembros. Aparte de los citados, destacan el Reform (al que pertenecía Philleas Fogg en la novela de Julio Verne La vuelta al mundo en ochenta días pero que tuvo como socios auténticos a Churchill, Arthur Conan Doyle, E.M. Forster, Henry James, H. G. Wells, Lloyd George. Palmerston o Thackeray), el Atheneum (también Churchill y Conan Doyle, Coleridge, Darwin, Joseph Conrad, Faraday, T.S. Eliot, Disraeli, Kipling, Walter Scott, Dickens, Yeats o Wellington), el Army and Navy, el Oxford and Cambridge y el Royal Automobile.

Foto: Panhard en Wikipedia

La rúa do Vilar en Santiago de Compostela

vuelos baratos a Santiago de Compostela

Uno de los encantos de la visita a Santiago de Compostela es pasear por su casco antiguo, con la catedral como eje radial, lleno de calles y callejones con toscos suelos de piedra contemplando la belleza sobria y maciza de sus edificios. Y una de ellas, de las más bonitas y auténticas, de las que conservan el sabor añejo, es la calle de Villar o, como dicen allí, Rúa do Vilar.

El porqué del nombre no está del todo claro aunque sí hay coincidencia es el origen es geográfico: unos dicen que se debe al vilar o aldea primitiva que se alzaba allí antes de construir la ciudad; otros hablaban del vallis milvorum, el valle de los milanos, donde se ubicaba la anterior. El caso es que ahora se trata sólo de una calle. Bastante pintoresca, eso sí.

Ello se debe a los negocios tradicionales que acogía, alguno de los cuales aún sobrevive aunque otros han ido cayendo ante el paso implacable de los tiempos y las modas: librerías centenarias, joyerías, pastelerías, una sombrerería, un cine… Ayudaba mucho al comercio el hecho de toda la calle tuviera soportales, algo muy útil en un lugar como Galicia, donde abundan las lluvias. Lamentablemente, en 1780 el arquitecto municipal Miguel Ferro Caaveiro ordenó su supresión de los proyectos constructores para permitir el ensanchamiento de la rúa. Aún así no se eliminaron todos y actualmente conserva todos los del lado oeste (números pares) y algunos tramos del lado este (números impares).

Algunas de las casas que salpican el paseo por Vilar son de gran interés. Está la del Deán (números 1-3), obra barroca diseñada por Clemente Fernández Sarela y terminada en 1753 que hoy se dedica a Oficina de Acogida al Peregrino; enfrente, el Palacio de Monroy, firmado por Gutiérrez de la Peña con un estilo italianizante; en el número 35 se alza el Casino Ateneo de Caballeros, poco antes de la Oficina de Turismo; sigue, en el 59, el Pazo Baamonde y después el callejón de Entrerrúas, que une con la Rúa Nova; y al final se sale a la Plaza del Toral, presidida por el Palacio de los marqueses de Bendaña, que también se debe a Fernández Sarela y es la sede del Museo-Fundación Eugenio Granell.

Los soportales también tienen interesantes elementos decorativos: los capiteles. A la altura del número 15 hay uno del siglo XVI en estilo románico tardío, muy popular porque su curioso motivo mitológico (una sirena con cabeza de ave es montada por un ser humano) sirve para gastar inocentadas. Tres portales más allá hay otro, aunque más reciente: tallado en 1933 por Ventura Caulonga por encargo de la tienda de al lado; el tema es una mezcla de Historia y religión. Todo ello parece estar invitando a buscar vuelos baratos a Santiago de Compostela y verlo de cerca.

Foto: yearofthedragon en Wikipedia

La Alameda Principal de Málaga

vuelos baratos a Málaga

Los vuelos baratos a Málaga revelan al visitante la fisionomía de una ciudad abierta al mar, al que le han ganado terreno mediante la Alameda Principal, que parte de lo que hace tres siglos era la desembocadura del río Guadalmedina y separa el norte del sur urbanos, el casco histórico del Ensanche. Es una de las arterias más importantes de la ciudad, bien comunicada merced a la red de transportes públicos que circulan por ella.

Fue en el siglo XVIII cuando se demolieron las viejas murallas medievales para hacer un elegante paseo en el que levantó sus palacetes la burguesía comercial, creciente y pujante en la época. Luego, en 1925, la calle fue rebautizada con el nombre de Alfonso XIII y abierta al tráfico rodado. Los coches siguieron circulando aunque el nombre cambió a Avenida del Generalísimo y ésta se prolongó sobre el río en 1966 mediante el Puente de Tetuán.

Aún sobrevive, sin embargo, la arquitectura que le da un carácter especial. Del siglo XVIII, Archivo Municipal (antigua Audiencia), la Delegación de Gobierno de la Junta de Andalucía y la sede de la ONCE, además de la casa que hace esquina a la Puerta del Mar. Del XIX también hay varios ejemplos, destacando el curioso edificio de Banesto, que tiene un torreón solitario que algunos comparan con la catedral, y la que alojó al escritor danés Hans Christian Andersen. Del XX merecen la pena mencionarse la casa de los Heredia, de fachada neomudéjar, y la iglesia de Stella Maris diseñada por García de Paredes, un edificio moderno que mezcla ladrillo, acero y cristal pero que contiene un Cristo del XVIII.

La avenida termina en la Plaza de la Marina ante el monumento al Marqués de Larios, obra del escultor Mariano Benlliure, justo donde empieza la calle dedicada a este personaje local. Pero al otro lado se puede seguir paseando agradablemente protegido del sol de Málaga por la sombra de los árboles del Parque que impulsó Cánovas del Castillo.

La calle Lipscani de Bucarest

vuelos baratos a Bucarest

Si alguien ha visitado ya Bucarest es muy probable que se haya dado un paseo por Lipscani, sin duda uno de los rincones con más encanto de la ciudad. En realidad el nombre no sólo hace referencia a una calle sino a un distrito entero, antaño cruce de caminos de los cuatro puntos cardinales de Europa. Y es que estamos hablando de un barrio que desde la Edad Media fue estratégicamente elegido por comerciantes del continente para establecerse y vender sus mercancías.

De hecho, el propio nombre deviene históricamente de esta situación. En el siglo XVII se empezó a utilizar la palabra Lipsca para designarlo por la cantidad de viajeros que traían mercancías desde la ciudad germana de Leipzig. De ahí derivó, en plural, a lipscani, al igual que los procedentes de Gabrovo (Bulgaria) originaron la calle Gabroveni. Y, en efecto, los paseantes podían encontrar en aquellas callejuelas desde telas a calzado, pasando por cueros, joyas, arreos para los caballos, viandas y otras muchas mercaderías. Y no sólo en la vía principal. Las paralelas que conforman el distrito fueron las sedes de los diferentes gremios artesanos, cada uno en su calle, de manera que todavía hoy quedan reminiscencias evocadoras de aquel pasado: la calle Blanari era de los peleteros, la Selari de los guarnicioneros, la Covaci de los tapiceros…

La zona quedó degradada en la segunda mitad del siglo XX, con sus palacetes decimonónicos en ruinas, utilizados por los gitanos como refugio. Por eso el régimen comunista de Ceaucescu proyectó su demolición, tal cual hizo con media ciudad. Sin embargo Lipscani se salvó y, aunque aún presenta un aspecto semiderruido en muchas partes, se está trabajando en su recuperación a través de la revitalización de su legendario comercio. Hoy ya no están los pujantes gremios pero se pueden encontrar muchas librerías de viejo, tiendas de artículos de segunda mano y ropa, talleres de cerámica y alguna que otra galería que se espera estén pronto acompañadas de otros negocios gracias a la peatonalización llevada a cabo.

Los vuelos baratos a Bucarest llevan al turista a visitar inevitablemente la Curtea Veche, uno de los puntos de referencia para llegar hasta Lipscani y, especialmente, su pasaje norte. En la esquina con la calle Smardan se puede ver, además, el edificio neoclásico de la Banca Nationalâ mientras que en Selari está la iglesia de Sfântul Nicolae, del siglo XVII.