Archivo de la etiqueta: cafe

featuredImage.png

El delicioso Café de Bucarest

El Café Origo está justo al final de la calle de Energinea y me encanta, lo recomiendo a cualquier viajero/a que vaya a visitar esta ciudad. Es uno de los pocos lugares donde aún tuestan su propio café y venden diferentes mezclas cuidadosamente preparadas para llevar a casa. 

El local es muy agradable, pintado de color blanco, con mesas de madera y con ambiente de diseño, es un buen sitio para darse un rato de descanso o para simplemente, ver pasar a la gente. Está cafetería o café abre desde por la mañana a las 9 horas. Acude a desayunar allí a probar su delicioso café y el yogurt, que puedes mezclar con diferentes frutos secos.

Para los viajeros y viajeras que les guste la noche, este lugar también es interesante para añadir a la liste de sitios que visitar en Bucarest, porque se convierte en un bar de copas a partir de las 19 horas. También se puede cenar allí, ya que preparan platos con productos de temporada, platos que van cambiando cada 1 o 2 meses. 

Es un buen sitio para degustar la variedad de quesos rumanos. Su selección de quesos incluye Horezu, una especie de parmesano rumano; Nasal, queso blando, madurado en cueva Taga; Trascau, con una maduración de al menos 6 meses; Solomonescu, que so de oveja de una zona de Wah o el queso de La Coline, un rico queso de cabra. Abre hasta las 12 de la noche.

Dirección: Origo Cafe, Strada Lipscani 9, Bucarest 050971, Rumanía

Foto:  ©depositphotos.com/Copyright: PatrikV

wpid-featuredImage.png

El Café Le Voltaire de París

Untitled Blog Post Name

Un café que merece la pena ver cuando se visite París, es el Café Le Voltaire, que queda en pleno centro, junto al Museo de la Gare d’Orsay, mirando al Sena, en la acera de enfrente de Quai des Tulleries; la Pirámide del Louvre queda un poco más a la derecha.

El establecimiento fundado en 1750, fue frecuentado por Lucile y Camille Desmoulins que vivían al lado antes de su detención. Este café ha sido también descrito por Balzac en 1877 en un estudio filosófico: Los mártires ignorados. Durante los últimos años del Segundo Imperio, a Gambetta y sus amigos les gustaba reunirse allí. Alrededor de 1880, ofrece ya una auténtica clientela de personajes célebres que lo frecuentaban, políticos y literarios: hay anécdotas como las deudas que el poeta Verlaine dejó allí, André Gide, Jean Moréas, Anatole France, y Alfred Valette Rachilde son otros nombres ilustres que lo frecuentaban. 

Más tarde se convirtió en el lugar predilecto de los poetas simbolistas, con Mallarmé y sus tertulias, que solía ponerse una boina para visitarlo. Además lo frecuentaron la “generación perdida” de los escritores estadounidenses que vivieron en París: Ernest Hemingway, Francis Scott Fitzgerald, Sinclair Lewis, Thomas Sterns Eliott, Gertrude Stein, entre otros.

Está en el número 27,Quai Voltaire, París, Francia.

Foto: ©Depositphotos.com/Copyright: dutourdumonde