Archivo de la etiqueta: Argentina

featuredImage.png

Restaurantes para chuparse los dedos en Buenos Aires

Comer fuera es uno de los placeres que no hay perderse en  Buenos Aires. Ya sea cenando con amigos, con tu pareja o solo, la capital argentina tiene muchos lugares excelentes para comer. Aquí te dejamos unas sugerencias que debes tener en cuenta cuando visites la ciudad.

Hay una buena cantidad de lugares para disfrutar de la famosa carne argentina y otros sabrosos platos locales para probar, que incluyen pasta, gruesas rodajas de pizza con mozzarella, guisos abundantes y pasteles, empanadas rellenas con cualquier cosa que puedas imaginar: carne de res, pollo, atún, mozzarella y tomate, acelga, maíz con crema, queso roquefort y espinacas.

La pizza está en todas partes en Buenos Aires, pero Güerrín, inaugurado en 1932, es uno de los clásicos en la Avenida Corrientes y se considera una institución de la buena pizza en Buenos Aires. Aquí la pizza se presenta en estilo argentino y los precios están muy bien.

En Palermo, La Cabrera es uno de los lugares imperdibles, y con sus suelos en blanco y negro le dan la sensación de un elegante bistró francés, pero el menú es ciertamente argentino al 100%. Las porciones de jugoso bistec son de tamaño gigante y deliciosos. Debido a la demanda, se expandieron a una segunda ubicación, que es igualmente popular.

El restaurante El Muelle es una delicia. Se encuentra en un muelle en Costanera Norte. La comida se centra en platos de mariscos como camarones salteados con ajo, ensalada de gambas, salmón ahumado, pulpo y paellas de mariscos. Los postres pueden ser demasiado tentadores para dejarlos pasar. En El Muelle puede elegir sentarse afuera en la terraza.

Caminito imagen de werner22brigitte (CC0)

wpid-featuredImage.png

Enoturismo en bici en Argentina

Si vas a visitar Argentina, habrás oído hablar de Mendoza como la mejor zona para disfrutar de sus vinos, pero ¿Qué debes hacer para acudir a una degustación de vinos y ver bodegas allí? Las opciones son muchas, pero si te gustaría tener una experiencia de degustación de vinos de calidad y pasa un tiempo increíble, aquí te vamos a dar algunos consejos sobre cómo hacerlo sin que te resulte caro. Mendoza posee la más antigua tradición y es la región vinícola más conocida del país. Además tiene una belleza indescriptible, recorrerla con el telón de los Andes cubiertos de nieve como telón de fondo, es algo simplemente impresionante.

Es una de las zonas de Argentina que te van a sorprender más gratamente cuando visites este país, y no sólo ofrece excelentes vinos que degustar. Te damos unos consejos claves para disfrutar a tope de tus vacaciones: busca una sala de degustación para la aproximación a los caldos argentinos y profundiza con un recorrido en una bicicleta por las rutas del vino del Valle de Maipú en la provincia de Mendoza. Si no sabes de vinos, no tengas miedo de exponer tu falta de experiencia, haz muchas preguntas y siempre busca catas más allá de la oferta estándar. Combinar el enoturismo con la rutas en bicicleta le va a dar un toque de aventura a tu expedición. ¡Nunca es demasiado tarde para aprender de vinos y para montar en bici!

Si tienes dudas en cuanto a cuando es la mejor época para ir, la región de Mendoza es agradable para visitar durante todo el año. Los meses de verano, desde mediados de diciembre hasta finales de febrero, son los de la temporada alta y de calor. Puedes esperar temperaturas superiores a 32 ° C durante el día y noches templadas. El final del verano es la época de cosecha, cuando las uvas alcanzan la madurez completa. A finales de la primavera, de octubre a mediados de diciembre y durante el otoño, de abril a junio, hay temperaturas más frías y por lo general menos turistas. El otoño es particularmente agradable ya que, con el cambio de la temporada, el campo se convierte en una manta de tonos naranja y rojizos. Las temperaturas en invierno oscilan entre 2-14 ° C. Mientras las mañanas pueden ser frías, los cielos están despejados y el sol hacen que sea muy  agradable. 

Foto ©depositphotos.com/Copyright:xura

wpid-featuredImage.png

Gauchos y artesanía en la Feria de Mataderos de Buenos Aires

No es necesario salir de la ciudad de Buenos Aires para explorar la fascinante cultura del gaucho de Argentina. La Feria de Mataderos, es donde podrás verlos además de podrás verlos y encontrar también una infinita variedad de productos típicos, artesanías y comidas.

Hay más de 700 puestos de mercado donde se venden artesanías de cuero, ponchos, orfebrería, tarros de mates y otras artesanías, además de comidas y postres típicos, como dulce de leche. Allí podrás tomar el delicioso churrasco,  barbacoa con enormes trozos de carne y embutidos, que se asan en puestos callejeros. También ver cómo se cocina el locro, un guiso de carne tradicional,  y probar tamales y empanadas riquísimas, con variedad de rellenos.

Vale la pena el viaje en autobús de una hora para llegar al extremo oeste de la ciudad y poder apreciar en Mataderos, esta visión única de tradiciones gauchas, con sus bailes, folklore y buena música. La Feria de Mataderos se celebra cada domingo entre las 11 y 20 horas y también los sábados por la noche en verano (meses de enero y febrero). 

La dirección completa es: Villa Riachuelo, Av. Lisandro de la Torre y Avenida de los corrales s/n, 1072 CABA, Argentina. Tenlo en cuenta si estás planeando viajar a la Argentina. Hay muchos autobuses que te llevan hasta la feria, infórmate en tu alojamiento. La entrada a la Feria de Mataderos es gratuita.

Foto ©Depositphotos.com/sunsinger  

Caminito alma del tango en Buenos Aires

vuelos Buenos Aires

Caminito es uno de los tangos más conocidos de Carlos Gardel y uno de los más famosos del mundo, que seguramente habrán tarareado alguna vez dada su popularidad. Este tema está inspirado en el Caminito, un famoso lugar del barrio de La Boca, en Buenos Aires.

El caminito es el lugar al que el autor va a recordar a un gran amor perdido, con quien solía caminar por allí. Caminito es ahora un callejón museo y un pasaje o vía tradicional, de gran valor cultural y turístico que cobró interés gracias al famoso tango.

Es una calle en forma de curva de unos 150 metros, que sigue el curso de una antigua vía de un ramal del Ferrocarril que va Buenos Aires al Puerto de la Ensenada, que había sido abandonada. En 1959 fue convertida oficialmente en una “calle museo”, completamente peatonal, con el nombre de “Caminito“, que destaca por su colorido.

Se encuentra en el hermoso barrio bonaerense de La Boca, con unos de sus extremos frente al Riachuelo, en la Vuelta de Rocha, y a tán sólo unos 400 metros de La Bombonera, estadio sede del famoso Boca Juniors.

Las casas de madera y chapa que bordean el Caminito, responden al estilo del tradicional conventillo histórico boquense, un tipo de vivienda popular que caracterizó al barrio, como lugar de residencia de inmigrantes llegados de Europa hasta fines del siglo XIX.

Es otro rincón de la capita argentina para anotar en su agenda, cuando reserven vuelos baratos a Buenos Aires. Pueden parar en La Perla de Caminito, un precioso bar en la calle Pedro Mendoza, esquina Valle Iberlucea, donde merece la pena tomar algo sólo por ver el establecimiento.

La Bombonera

vuelos a Buenos Aires

Pocos estadios deportivos del mundo son reconocidos por su nombre y, en ese sentido, uno de los más destacados es La Bombonera de Buenos Aires. Lo paradójico es que en realidad no se llama así, puesto que ése es sólo un apodo que ha desplazado a su gracia oficial, Estadio Alberto J. Armando.

Quienes reserven vuelos a Buenos Aires tendrán al barrio de La Boca como referente para visitar algunos rincones que vienen en todas la guías y que ya son típicos depara el turismo: Caminito, por ejemplo, un bulevar peatonal caracterizado en lo visual por los intensos colores de sus fachadas de chapa y en lo auditivo por el ritmo melancólico del tango; o el Museo de Bellas Artes Benito Quinquela Martín, que el artista homónimo donó al vecindario.

Ahora bien, si además esos turistas son aficionados al fútbol, casi seguro que para ellos el barrio se identifica directamente con un equipo, el Club Atlético Boca Juniors, lanzado a la fama por el jugador más ilustre que ha militado en sus filas: Diego Armando Maradona. Y Boca Juniors juega en el Alberto J. Armando.

¿Por qué ese mote? Muchos creen que se debe a su aspecto, de gradas tan elevadas que casi parecen verticales, como si de una caja de bombones se tratase, algo forzado por el escaso terreno que había para levantar el inmueble. En realidad, una caja de bombones sí que fue la causa, aunque la historia tiene un desarrollo diferente: durante la construcción del campo, al arquitecto Víctor Suicic le regalaron una por su cumpleaños y, cuando la llevó a la obra para compartir, alguien sugirió que tenía la misma forma que el estadio; en lo sucesivo, todos se refirieron a éste como La Bombonera.

De hecho, conservó ese nombre hasta 1986, en que se le puso el oficial de Estadio Camilo Cichero, el presidente que empezó los trabajos. En el año 2000 fue rebautizado en honor de Alberto Jacinto Armando, que presidió la entidad durante dos décadas. Pero todo el mundo lo conoce por su seudónimo.

Este anfiteatro fue inaugurado en 1940. Tiene aforo para 49.000 espectadores (25.000 sentados) y su terreno de juego mide 105 x 68 metros. En 1996, bajo la presidencia de Mauricio Macri, se llevó a cabo una amplia reforma con la construcción de las plateas preferenciales y los palcos VIP, así como la decoración externa del estadio, firmada por los artistas Romulo Macció y Pérez Celis. En 2008 se añadió un marcador electrónico y en 2012 se sumaron nuevas gradas. Hay prevista otra remodelación, ésta casi integral, para 2018.

Foto: Heretiq en Wikimedia

El teatro ciego argentino

vuelos baratos a Buenos Aires

Quizá no todo el mundo ha oído hablar del teatro ciego. Se trata de un espectáculo escénico que tiene como característica principal el desarrollarse en completa oscuridad, sin ningún tipo de iluminación. Con ello se perdigue que el espectador perciba la obra de una forma muy diferente a la acostumbrada, potenciando la imaginación al obviar la comodidad y las ideas preconcebidas que facilita normalmente la visión.

En parte se debe también al hecho de que, a menudo, los intérpretes son ciegos. Uno de los mejores ejemplos de este arte se encuentra en Buenos Aires: el Centro Argentino de Teatro Ciego, que se ubica en la calle Zelaya 3006. Fue fundado en 2008 y está formado por más de medio centenar de personas, la mitad aproximadamente invidentes.

El Centro Argentino de Teatro Ciego suele ofrecer diferentes talleres de formación cultural, siendo la primer escuela en el mundo que desarrolla dicha actividad. Alumnos ciegos y discapacitados visuales pueden adquirir conocimientos artísticos de diferentes disciplinas como teatro, tango y creación coral, todo ello de forma totalmente gratuita.

El concepto de teatro ciego nació en la ciudad argentina de Córdoba en 1991, cuando Ricardo Sued tuvo la idea de organizar una representación a oscuras mientras practicaba técnicas de meditación para la interpretación. Así, las primeras funciones tuvieron lugar en 1994 y en el año 2001 se fundó la primera compañía, Grupo Ojcuro, buena parte de cuyos integrantes procedían de la obra Caramelo de limón, representada el año anterior. Con La isla desierta iniciaron una gira nacional e internacional.

El siguiente paso fue el citado Centro argentino de Teatro Ciego, que no sólo tiene una oferta de teatro sino también de musicales, improvisaciones, shows temáticos, etc. Siempre contando con la complicidad del público, que debe dejarse guiar por los actores pero, a la vez, dar rienda suelta a la imaginación.

El teatro ciego fue declarado de Interés Cultural y Social pero además es una experiencia curiosa, solidaria y subjetiva, por lo que merece la pena apuntarla en la agenda si se reserva alguno de los vuelos baratos a Buenos Aires para pasar unos días de vacaciones.

Las bellas Galerías Pacífico

vuelos baratos a Buenos Aires

A veces algo tan mundano como un centro comercial puede ser objeto de la atención del turista si tiene cierta hermosura. Ocurre en Londres con Harrods, en París con las Galerías Lafayette y en Milán con la Galleria Vittorio Emmanuelle II. Y es lo que pasará con quienes reserven vuelos baratos a Buenos Aires y se acerquen hasta la esquina entre la Avenida Córdoba y la calle Florida; allí les esperan las bellas Galerías Pacífico.

De hecho, ese peculiar y elegante rincón tan frecuentado por compradores como por viajeros curiosos reúne características de los ejemplos anteriores: su fachada se ilumina con miles de bombillas cuando oscurece, como en la capital británica, las bóvedas alrededor de la cúpula acristalada presentan bonitas pinturas al fresco como en Francia y el aspecto arquitectónico clásico de los malls de entrada/salida asemeja bastante a los milaneses.

Sus autores fueron el ingeniero Emilio Agrelo y el arquitecto parmesano Roland Le Vacher, quienes diseñaron las galerías en 1888 para albergar los populares almacenes Au Bon Marché, si bien éstos nunca llegaron a instalarse allí. El primer nombre fue Galerías Florida, por la calle donde se ubican, aunque el sitio también sirvió de sede para cosas tan variopintas como el Museo Nacional de Bellas Artes, la Academia Nacional de Bellas Artes y el Phoenix Hotel.

Los trabajos se terminaron en 1905 y tres años más tarde era una compañía de ferrocarril la que ocupaba el inmueble. A partir de la segunda mitad de los años cuarenta recuperó su destino originario como centro comercial, con una etapa tan secreta como negra desde mediados de los setenta, durante la dictadura militar: la utilización de algunas dependencias como sala de torturas.

Tras un período de decadencia, en 1989 el edificio fue declarado Monumento Histórico Nacional, lo que llevó a que se acometiera una profunda rehabilitación por parte del estudio Juan Carlos López y Asociados. Así, con todo esto no resulta extraño que actualmente cerca de 900.000 personas visiten el lugar cada año para admirar la cúpula central de vidrio (450 metros cuadrados) y las pinturas que la rodean (firmadas por los mejores artistas de Buenos Aires y Argentina de mediados del siglo XX), además de acercarse hasta el Centro Cultural Borges (que tiene dentro su sede) y sus eventos culturales

Foto: Martin St-Amant en Wikimedia

Las Barrancas de Belgrano

Vuelos baratos a Buenos Aires

Más de una vez hemos dicho aquí que quienes reserven vuelos baratos a Buenos Aires para visitar la ciudad por motivos turísticos deberían darse una vuelta por los barrios típicos que la forman. Uno de ellos es Belgrano, una zona residencial y comercial de cierto nivel que limita con Palermo al sudeste, Colegiales al sur, Villa Ortúzar al sudoeste, Villa Urquiza al oeste, Coghlan al noroeste, Núñez al norte, y el Río de la Plata al este.

Y uno de los elementos destacados de ese lugar es, sin duda, un parque que ocupa lo que eran los terrenos de una antigua terraza fluvial de las riberas del Río de la Plata. Se trata de Las Barrancas de Belgrano que, a pesar de desarrollarse en pendiente en buena parte, es uno de los rincones de referencia del vecindario.

Jalonado por un elegante paseo delimitado por tres manzanas, la añeja quinta de Valentín Alsina -que aún sigue en pie en la calle 11 de Septiembre 1966- fue elegida en 1862 para colocar las vías del Ferrocarril del Norte, que discurren sobre lo que era el Camino del Bajo y que se completó con una estación. El propio terraplén del trazado servía para contener las crecidas del río.

En 1871 el parque de la quinta pasó a manos municipales y fue abierto al público tras una refoma que lo rehabilitó como paseo. Era un primer paso para un proyecto más ambicioso: convertirlo todo en un parque. Para ello se recurrió a los servicios del célebre arquitecto y paisajista francés Charles Thays, que ya había hecho algo parecido en la propia Buenos Aires con el Parque Tres de Febrero. Así nació el aspecto actual de Las Barrancas de Belgrano; era el año 1892.

Amplias zonas verdes de césped y arbolado que reúnen hasta 67 especies distintas, senderos adoquinados para pasear salpicados de bancos de descanso, juegos de mesa, áreas de juegos infantiles, plazuelas para tango, esculturas (entre ellas una réplica de la Estatua de la Libertad neoyorquina) y otros equipamientos caracterizan al parque, que viene a ser una continuación del citado Tres de Febrero, muy cercano y principal pulmón verde de la ciudad

Foto: Banfield en Wikimedia

El MALBA bonaerense

vuelos baratos a Buenos Aires

MALBA son las siglas del Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires, una institución creada en 2001 y ligada a la Fundación Constantini cuyo objetivo es coleccionar, preservar, estudiar y difundir el arte latinoamericano desde principios del siglo XX hasta la actualidad.

Se trata de un organismo privado pero sin ánimo de lucro cuya colección está compuesta por unas 400 obras firmadas por 160 artistas de la región, entendiendo por tal a Iberoamérica. La exposición se estructura en cuatro secciones básicas: primero, las vanguardias de los años veinte; segundo, la pintura de los años treinta y cuarenta y su relación con la política; tercero, las tendencias abstractas y concretas; y cuarto, los movimientos desde los años sesenta.

Así, quien tome alguno de los vuelos baratos a Buenos Aires y visite el museo irá descubriendo la evolución del arte latino desde el surrealismo al minimalismo, pasando por la abstracción, el Madí, el cinetismo, el pop, el conceptualismo y otros a través de la colección del empresario Eduardo Constantini, que incluye pintura, escultura, grabado, collage y fotografía. Además hay un cine con pantalla gigante que ofrece varias funciones diarias.

Entre la lista de artistas conocidos que están representados, figuran los mexicanos Diego Rivera y Frida Kahlo, el colombiano Fernando Botero, el chileno Roberto Matta, los uruguayos Joaquín Torres-García y Pedro Figari, los argentinos Jorge de la Vega, León Ferrari, Antonio Berni…

Todo ello en un edificio de piedra caliza, hormigón, acero y vidrio verde, de estilo deconstructivista, diseñado por los arquitectos cordobeses Atelman, Fourcade y Tapia, tras ganar el concurso público convocado en en 1997. Ahora cuenta con un anexo de ampliación creado por Carlos Ott en 2011. La dirección del conjunto es Avenida Figueroa Alcorta 3415, en el barrio de Palermo, uno de los tradicionales de Buenos Aires.

Foto: Galio en Wikimedia

Palacio Errázuriz-Alvear

vuelos baratos a Buenos Aires

Uno de los edificios más bellos y atractivos que se pueden recomendar a quienes reserven vuelos baratos a Buenos Aires es el Palacio Errázuriz-Alvear, que actualmente es la sede del Museo Nacional de Artes Decorativas. Doble motivo para visitarlo, pues: por el contenido y por el continente.

El palacio está situado en la Avenida del Libertador 1.902. Se trata de la antigua mansión residencial de la familia que formaban el diplomático chileno Matías Errázuriz y su esposa Josefina de Alvear, que, sin embargo, sólo llegaron a vivir en ella una veintena de años. Fue diseñada en 1911 por el arquitecto francés René Sergent en el estilo academicista que puso de moda su país entre finales del siglo XIX y principios del XX, con la particularidad de que lo hizo en Francia, sin llegar a pisar jamás Buenos Aires.

Como el terreno disponible no era los suficientemente extenso, Sergent fusionó la entrada principal con el jardín ideado por Achille Duchêne. El vestíbulo, estilo Luis XVI, se adorna con pilastras de capitel jónico y figuras alegóricas de las distintas artes; una escalera de honor vigilada por quimera y flanqueada por guardarropas y aseos parte de ahí a la planta noble.

Luego hay una antecámara del mismo estilo forrada de maderas nobles y rematada por una gran claraboya; en este espacio cuelga el retrato de doña Josefina, obra del pintor español Sorolla. Otra dependencia curiosa es el despacho, donde se repiten las maderas pero alternadas con terciopelos de tono burdeos y un buen número de pinturas. Las entradas a la dos librerías se decoran con frisos de tema científico.

El palacio se tardó en terminar -de 1911 a 1917- porque la Primera Guerra Mundial dificultó la importación de materiales nobles. En 1937, tras venderlo la familia por el fallecimiento de doña Josefina, pasó a manos del Estado, que lo declaró Monumento histórico Artístico y fue ubicando en él diversas instituciones como la Academia Argentina de las Letras, la Academia Nacional de Bellas Artes, el Museo Nacional de Arte Decorativo y el Museo de Arte Oriental.

El Museo de Arte Decorativo, abierto en 1937, es el más importante de América del Sur, con cerca de 4.000 piezas (escultura, pintura, orfebrería, porcelanas, miniaturas, muebles, tapices…) que proceden tanto de la propia casa como de donaciones. Abre de martes a domingos de 14:00 a 19:00, cerrando los lunes. La entrada cuesta 10$ (jubilados y menores de 12 años entran gratis).

Foto: Claudio Elías en Wikimedia