Archivos de la categoría Pamplona

featuredImage.png

La Selva de Irati

La Selva de Irati es uno de los bosques mas bellos que se pueden visitar en la Península. Es el segundo bosque más grande y mejor conservado, que cuenta con hayas y abetos en Europa, un enorme manto verde de unos 17.000 hectáreas que se mantienen conservadas respetando la Naturaleza al máximo. Está en el Pirineo occidental de Navarra, abarcando una zona de bosque que ocupa parte de Francia. 

Para llegar a la Selva de Irati, se accede desde los pintorescos pueblos de Ochagavía y Orbaitzeta que quedan a menos de 1 hora desde Pamplona. Es una zona de gran belleza, un tesoro natural donde se encuentran las áreas protegidas de Mendilatz y Tristuibartea Lizardoia y la Reserva Integral, realmente merece la pena visitarlo si has decidido ir a Navarra.

Sentarse en el corazón del bosque y disfrutar de la naturaleza, sus sonidos, el viento sobre las ramas de los árboles, el agua de las cascadas y riachuelos y pasear por alguno de sus recorridos es una experiencia estupenda, que va a dejarnos con una muy buena sensación. El aroma de las maderas añade otro sentido, el olfato.

Hay rutas para pasear caminando entre hayas y abetos de distintas distancias, y también hay rutas largas para hacer trekking o recorrer en bicicleta. Durante el paseo se va poder admirar las corrientes cristalinas del río Irati y el color turquesa en el embalse de Irabia, escuchar por los sonidos esquivos de la fauna y dar un paseo a través de la suave hierba que cubre la Selva de Irati. Al llegar al bosque te dan un plano con las rutas que hay y ese asesoran para la ruta mas adecuada al tiempo de que dispongas y tus necesidades.

Foto:  ©depositphotos.com/Copyright: Fani014

featuredImage.png

Visitando el Castillo de Olite

La primavera invita a planear escapadas y visitar el rico patrimonio de nuestro país, cercano, lleno de lugares con mucha historia y que nos van a enriquecer. A una media hora en coche, algo más en autobús desde Pamplona, se encuentra la ciudad medieval de Olite que queda a 42 kilómetros al Sur de Pamplona; Por el camino se disfruta un hermoso paisaje rural y se puede ver un antiguo acueducto romano que está casi completo.

Olite en sí es pequeña pero hermosa localidad. Su característica principal es su castillo que está restaurado. La visita a este monumento ofrece disfrutar explorando las diferentes habitaciones, torres y torrecillas. Las vistas son increíbles también con un panorama completo de 360 grados de los alrededores que se extiende ante sus ojos. Los parques eólicos y viñedos se divisan por todas partes. Puede visitarse por libre o en una visita guiada.

Después de una mañana en el castillo que es Monumento Nacional desde 1925, lo propio es comer en algunos de los restaurantes cercanos y disfrutar de la buena mesa de Navarra y luego, por la tarde, dar un paseo por las estrechas calles de Olite viendo casas de piedra con galerías medievales e iglesias espléndidas y la muralla romana que rodea la ciudad. Acercarse a visitar el Museo del Vino es otra actividad atractiva que llevar a cabo en Olite. 

Esta una propuesta de una excursión de un día, una visita obligada para los viajeros aficionados a la historia y a la arquitectura que no debes perderte si vas a pasar un fin de semana o unos días en Pamplona. El Palacio Real de Olite está abierto en marzo de 10 a 18 horas; los sábados y domingos de 10 a 19 horas

Foto:  ©depositphotos.com/Copyright: vicenfoto

featuredImage.png

El Museo Catedralicio de Santa María la Real de Pamplona

La Catedral Santa María la Real iglesia gótica del siglo XV que reemplazó a una antigua románica, ofrece una de las experiencias museísticos más recomendables que visitar de nuestro país, concretamente en Pamplona. Las excavaciones arqueológicas han revelado la existencia de otras dos iglesias anteriores y se ha organizado una exposición “Occidens” que recorre la historia del lugar de manera amena y muy didáctica.

La fachada neoclásica del edificio fue diseñada por Ventura Rodríguez en 1783. Tiene un claustro gótico de los siglos XIII-XIV, que da acceso a otras dos salas góticas: la capilla de Barbazán y el refectorio. Los reyes medievales de Navarra fueron coronados allí y algunos de ellos también fueron enterrados. Las Cortes Navarras se celebraron allí incluso durante las tempranas edades modernas.

Durante el recorrido de Occidens se repasa el papel del sitio durante la Antigüedad, la Edad Media, la Edad Moderna y la Contemporaneidad abordándose temas históricos sociales a través de los restos arqueológicos y las obras de arte. Se organizan visitas guiadas por el museo catedralicio y el recorrido de “Occidens” los sábados y festivos a las 12 del mediodía, es una visita que merece la pena hacerla con la guía ya que es una muy buena profesional y vais a disfrutar más. 

Para subir a la Campana Maria, en la torre, se puede ir todos los días a las 11:30 horas. La Catedral está muy cerca de la Plaza del Castillo, en la calle Curia y es una experiencia que os recomendamos cuando os trasladeis a Pamplona.

Foto:  ©depositphotos.com/Copyright: kevers

featuredImage.png

La Plaza del Castillo de Pamplona

La fiesta de San Fermín se ha convertido en mundialmente famosa y miles de turistas acuden a la ciudad vasca cada julio para participar en la diversión y la locura de las fiestas de Pamplona. El primer día, 6 de julio por la noche, se dá la apertura de estas famosas celebraciones y hay tantas personas como puedan caber y más en la Plaza del Castillo, el Ayuntamiento y sus alrededores para dar el comienzo a la fiesta. 

La Plaza del Castillo es una Plaza porticada, y allí puede verse el Palacio de Navarra, el edificio del Nuevo Casino y el famoso Café Iruña, donde el célebre escritor Ernest Hemingway tiene su rincón de homenaje. En la esquina está el Gran Hotel La Perla, un  lugar emblemático por sus clientes selectos que incluyen al escritor, a Orson Welles, Charles Chaplin, el torero Manolete y otros muchos visitantes ilustres que Pamplona ha tenido.

En el centro destaca su kiosco de la música, que fue colocado en 1943 y es un símbolo del corazón urbano y espacio de ocio de los residentes en esta ciudad. En su entorno suelen desarrollarse importantes actividades de celebración de la Navidad cada año. La Plaza del Castillo contaba con un kiosco de madera hasta 1903, enfrente del Café Iruña. Desde ahí se trasladó a la Plaza de San Francisco cuando se sustituyó por el de piedra con estructura metálica que hoy puede verse presidiendo la plaza peatonal.

La mayoría de los edificios que rodean esta plaza son del siglo 18 y destacan sus pintorescos y cuidados balcones, las torres y torretas de sus áticos y los miradores de madera que miran a la misma y a sus terrazas, donde se aprovecha del espacio al aire libre para socializar, sentarse a leer o mirar la gente pasar. ¡Algo que te gustará hacer en tu próxima escapada a esta ciudad! Es un lugar de Pamplona que siempre se visita.

Foto ©depositphotos.com/Copyright: Fani014