Archivos de la categoría Nueva York

Básicos de Nueva York en Navidades

Nueva York nos ha transmitido siempre una estampa fantástica en la época navideña y si tienen la suerte de poder volar a la ciudad estadounidense en Navidades, hay mucha actividad allí desde el día de Acción de Gracias hasta la entrada del Año Nuevo

Les contamos los eventos más destacados que merece la pena ver entre lo mucho que hay, comenzando por el desfile de Thanksgiving o Macy’s Thanksgiving Day Parade se celebra cada año el cuarto jueves de noviembre desde el año 1927, así que el próximo será el día 27 de noviembre.  

La ruta sale de la zona norte de Central Park, esquina con la calle 77, y luego se dirige a hasta la 6 Avenida para acabar en Macy’s Herald Square, en la calle 34. Columbus Circle es uno de los lugares más recomendados para ver el desfile de Macy’s para Thanksgiving. 

Un lugar imperdible es también el Rockefeller Center con sus fantástico Arbol de Navidad y su famosa pista de patinaje en una zona de compras que nos va a apetecer ver también cuando tomemos vuelos a Nueva York

El tradicional encendido del árbol de Navidad en su 82ª edición tendrá lugar el miércoles 3 de diciembre de 2014

Y es ahora un punto imprescindible de ver por el último, es el coloso arquitectónico recién inaugurado de la ciudad de Nueva York, con la llamada Torre de la Libertad y que cuenta con un espectacular vista de la ciudad desde su cima en el área del One World Trade Center,  a lado del Memorial & Museum 9/11.

©Depositphotos.com/potowizard 

Explorando Brooklyn

Vuelos baratos a Nueva York
©Depositphotos.com/tupungato

La vista del skyline de Manhattan desde Brooklyn se ha convertido en una de las imágenes más populares y emblemáticas de Nueva York. Y si Manhattan tiene Park Avenue, Brooklyn tiene Park Slope.

Park Slope es el la zona residencial más cuidada y cara de Brooklyn en la actualidad. Cuando reserven alguno de los vuelos baratos a Nueva York disponibles, no se pierdan esta hermosa zona residencial histórica de Brooklyn, que se sitúa a lo largo de la Avenida Flatbush y Prospect Park West, pasando por la Grand Army Plaza.

Brooklyn es también es muy conocido, entre otras cosas, por ser el lugar de residencia del famoso escritor Paul Auster y varios lugares de esta zona de la gran manzana, están muy bien descritos en sus novelas. El cine ha reflejado muy bien los textos de este escritor sobre Brooklyn, como la esquina de la calle 3 con la séptima Avenida de Brooklyn que es el eje central de la película Smoke.

Otras áreas de interés son Brooklyn Heights con su precioso paseo marítimo desde donde podrá hacer las típicas fotografías del bajo Manhattan; Cobble Hill, donde encontrará elegantes casas de piedra y Carroll Gardens con restaurantes y tiendas pequeñas en la famosa calle Smith.

Si quieren explorar más a fondo Brooklyn, merece la pena echar un vistazo a las casas Weeksville en Bedford-Stuyvesant. Weeksville es un barrio afroamericano de la época de la guerra civil norteamericana.

El inmenso Met de Nueva York

NYC_MET-Depositphotos_10754193_s
©Depositphotos.com/sepavone

El Metropolitan Museum of Art o simplemente Met, es uno de los más destacados museos de arte del mundo. Cuenta con un extensísimo catalogo de obras en sus fondos: La colección del museo es de más de dos millones de obras de arte de todo el mundo y dadas sus dimensiones, es conservada y exhibida por 19 departamentos separados.

Hablar de los fondos del MET se resume en que “hay de todo lo imaginable” y sólo caminando por sus pasillos encontrarán piezas destacadas de todas las escuelas y estilos y obras de artistas, como un Rodin en un una esquina perdida, una colección de pinturas de Velázquez fabulosa y situaciones que nos pueden sorprender a priori.

Pero desde luego, cuando visiten el Metropolitan de Nueva York y vean la inmesidad de espacios, de contenidos de obras, de estilos para contemplar van a comprenderlo; y van a tener que decidir qué ver entre tanta obra de arte fascinante; vamos a darles unas recomendaciones:

Eligan
entre sus secciones más famosas, como la Egipcia, los elementos y obras que quieran ver y vayan con el plano en la mano para rentabilizar su tiempo. Sino se perderán. Seguro que de camino van a encontrar muchas obras que le van a atraer, así que disfruten de todos los espacios en sus caminatas museísticas.

De la sección de Pintura Europea, es recomendable ver las cinco pinturas de Vermeer conforman su grupo de obras más grande existente en un solo museo; su producción total no llega a cuarenta. Otras obras destacadas son Autorretrato con sombrero de paja de Van Gogh, La cosecha de Brueghel el Viejo, La muerte de Sócrates de Jacques-Louis David y no se pierdan el fantástico retrato de Juan Pareja de Velázquez.

Otra curiosidad será visitar las salas donde verán artesonados, patios, e incluso verjas completas de Iglesias (alguna de origen español) completa. Y también cuentan con una sección de exposiciones temporales variadas muy interesante.

Si reservan vuelos baratos a Nueva York en este verano, hasta el día 10 de agosto hay una sobre moda dedicada a Charles James que exhibe trajes de fiesta antiguos. Situado en la zona de Manhattan en la ciudad de Nueva York, el Met abrió sus puertas en 1872. Hoy sigue siendo uno de los grandes museos del mundo.

Horarios
Domingo–jueves de 10 a 17:30 h
Viernes y sábado: de 10 a 21:00 h
Domingo–jueves de 10 a 17:30 h

Dirección
1000 Fifth Avenue en 82nd Street
Nueva York, Nueva York 10028-0198

El Museo Frick de Nueva York

vuelos a Nueva York

El Museo Frick de Nueva York, lindando Central Park, alberga una de las más completas colecciones de arte reunidas por un coleccionista privado. Henry Cay Frick, un magnate de la industria del acero que hizo su fortuna en Pittsburgh y socio de Andrew Carnegie, es su promotor.

El hermoso edificio que la alberga, está en el Upper East Side, en la Quinta Avenida, entre las calles 70 y 71. Fue además su residencia durante sus últimos años de vida.

La Colección Frick es uno de los pequeños museos de arte más importantes en los Estados Unidos, con una colección de pinturas de maestros de primera fila, que se completa con antiguedades y muebles finos, porcelanas y una minuciosa colección de relojes, alojados en seis galerías dentro de la antigua mansión residencial.

La colección de cuadros cuenta con algunas de las pinturas más conocidas de grandes artistas europeos. Destacan obras impresionantes de firmas como Turner, Constable, Goya, El Greco -uno de los favoritos de Frick- Velázquez, y un largo etcétera, así como una magnífica representación de pintura renacentista italiana e impresionista francesa.

Frick había propuesto la mansión para convertirse en un museo en su testamento. Posteriormente sus herederos cuidaron de este legado que se ha ido ampliando y que merece la pena conocer si reservan vuelos a Nueva York.

Muchas de las pinturas todavía se disponen según la distribución original de Frick en algunas de las salas principales del museo. Destaca por su belleza el patio central y se proyecta un documental que describe la trayectoria vital de Frick. Además de su colección permanente, este museo siempre ha organizado pequeñas exposiciones temporales de gran interés.

Castle Clinton

vuelos baratos a Nueva York

Quien reserve vuelos baratos a Nueva York pensando que durante su visita a la ciudad sólo va a encontrar modernidades se equivoca; los neoyorquinos también tienen su patrimonio histórico, aunque está claro que no tan añejo como el europeo u otros continentes. Un buen ejemplo de ello es Castle Clinton.

Para ver este lugar, protegido bajo la catalogación de Monumento Nacional, hay que cambiar un poco los conceptos y adaptarse a la juventud de EEUU como país. Para nosotros, Fort Clinton, como también es conocido, no resulta demasiado antiguo; pero para Nueva York equivale casi a perderse en la Historia. Lo cual es bueno porque gracias a ello se ha preservado.

Se trata, como indica su nombre, de un fuerte militar, un bastión de forma circular construido en gres y situado en lo que hoy es Battery Park, en la punta sur de Manhattan. Se levantó entre 1808 y 1811 según el diseño de los arquitectos John McComb Jr. y Jonathan Williams, con la misión de reforzar con sus cañones otro bastión, Castle Williams, situado en East Battery, ante la guerra que se desataría con Gran Bretaña al año siguiente. Para ello, Castle Clinton se alzaba sobre un islote de roca que se allanó y conoció como West Battery.

En la práctica nunca a llegó a entrar en combate y en 1823 terminó dedicado a acoger eventos culturales y populares, siendo entonces conocido como Castle Garden. Conciertos y fiestas fueron la tónica de esa primera mitad del siglo XIX, entre ellas algunas funciones del famoso Circo Barnum en 1850. Pewro un lustro después empezó a decaer y pasó a reutilizarse como estación para los inmigrantes.

Así siguió hasta 1890, año en que esa función fue derivada a la Isla Ellis. El sitio renació efímeramente en 1896 al situarse allí el New York Aquarium, pero éste cerró en 1940 y se decidió derribar el inmueble. Algo que no pudo llevarse a cabo ante la oposición vecinal, cuya presión consiguió la protección del lugar como monumento nacional en 1946.

Consecuentemente, en los años setenta del siglo XX fue sometido a la debida restauración. Hoy se lo conoce como Castle Clinton en memoria no del presidente de EEUU, sino de Dewitt Clinton, el gobernador de Nueva York que impulsó las obras de defensa de la bahía, y sirve de taquilla para las entradas del ferry que va hasta la Estatua de la Libertad.

Foto: Nicolas FERELLEC en Wikimedia

El neoyorquino Bryant Park

vuelos baratos a Nueva York

Si hablamos de parques en Nueva York toda la fama se la lleva Central Park, especialmente de cara al turismo. Ahora bien, una ciudad tan grande no puede limitarse a tener una única zona verde, por mucho terreno que abarque. Y, en efecto, hay otras; una de ellas, el pequeño pero atractivo Bryant Park.

Situada en entre la 5ª y la 6ª avenidas, por un lado, y las calles 40ª y 42ª por otro, en pleno Midtown de Manhattan, este área ajardinada rectangular de 3,9 hectáreas que a veces parece encajada entre enormes y abrumadores edificios a pesar de que hileras de árboles tratan de hacer las veces de valla delimitadora, debe su nombre al poeta y periodista William Cullen Bryant.

Su origen se remonta a 1843, cuando se levantó junto a uno de los depósitos de agua que abastecía a la ciudad y que permaneció allí hasta 1890, en que lo sustituyó la Biblioteca Pública. Como se surtía del flujo del río Croton, se lo conocía como Croton Distributing Reservoir y por eso también el primer nombre del parque fue Reservoir Park, mantenido hasta 1884. El depósito constituía de paso un centro de reunión social y eso viene a ser algo que continúa en activo, sólo que trocando los recios muros de 7 metros de espesor por las arboledas y el césped.

El lugar fue utilizado en 1853 para ubicar la Exposición Universal, erigiéndose incluso un pabellón de cristal copiado del de Londres que se perdió en un incendio cinco años después. En 1878 empezó a atravesar el parque una línea elevada de Metro que funcionó hasta los años treinta del siglo XX y en 1912 fue el primer sitio en acoger un memorial en honor de una mujer, Josephine Shaw Lovell.

Desde finales de los años sesenta, Bryant Park sufrió una degradación paralela a la ciudad, llenándose de delincuentes hasta que en 1989 se acometió una reforma que tres años después cambió tanto su fisionomía como la de sus visitantes habituales, entre los que no faltan turistas que llegaron tras reservar sus correspondientes vuelos baratos a Nueva York.

Hoy, equipado con baños públicos, conexión Wi-Fi, clases al aire libre, mercadillos, librerías ambulantes y exposiciones temporales, es escenario para eventos variados, como un festival de cine homónimo, mercado navideño, pistade patinaje sobre hielo en invierno, semana de la moda, etc.

Foto: Jean-Christophe Benoist en Wikimedia

El Yankee Stadium

vuelos baratos a Nueva York

No hace falta tener la más remota idea de béisbol, uno de los tres grandes deportes de masas de EEUU junto con el fútbol americano y el baloncesto, para saber que uno de los equipos más populares es el de los Yankees de Nueva York. Lo hemos visto cientos de veces en el cine y la televisión y su propio estadio, el Yankee Stadium, ha sido escenario de múltiples escenas en películas.

El Yankee Stadium donde ahora juega el equipo es nuevo. Se inauguró en 2009 para sustituir al de siempre, que había sido construido en 1923 y que aún conserva una parte anexa al actual. Lo cierto es que de aspecto resulta muy similar, aunque lo dobla en tamaño y, por supuesto, en comodidades. Bien que les costó pues figura en las listas de infraestructuras deportivas más caras del mundo, justo detrás del nuevo estadio Wembley inglés: 1.500 millones de dólares.

Pero es un complejo de referencia, como lo demuestra su propio estreno, con una ceremonia de asistencia masiva en la que los Yankees se enfrentaron a los Indians de Cleveland (perdiendo, por cierto) y que contó con la presencia de viejas glorias del béisbol. Una de ellas, Reggie Jackson, hizo el primer lanzamiento, honorífico.

El aforo es para 52.235 espectadores y sus dimesiones 96,9 metros (jardín izquierdo) por 121,6 (izquierdo-central), 124.3 (central), 117,3 (derecho-central) y 95,7 (derecho). Los planos fueron diseñados por el estudio arquitectónico Populous (antes llamado HOK Sport).

Al igual que hacen los clubes de fútbol, el Yankee Stadium tiene un tour guiado (Classic Tour) que dura entre 45 minutos y una hora. Se hace tanto individual como en grupo, previa rerserva con una semana mínima de antelación. Son visitas bilingües (español e inglés) y cuestan 20 dólares (15 para niños y mayores de 60 años; los menores de 4, gratis). Hay diferentes tipos de recorrido, según se reserven con comida o sin ella, si se hacen en temporada o fuera, etc.

No obstante, algunas cosas siempre se ven durante el itinerario, como el Museo de los New York Yankees (objetos de jugadores, trofesos…), el Monument Park (en memoria de las grandes estrellas), el palco de prensa y el MasterCard Batter’s Eye Café. Si no hay entrenamiento, se puede bajar a la jaula de bateo. Que tomen nota los aficionados cuando reserven sus vuelos baratos a Nueva York.

Foto: Groupe Canam en Wikimedia

La Custom House de Nueva York

vuelos baratos a Nueva York

La U.S. Custom House o antigua Casa de Aduanas de EEUU se alza en el número 1 de Bowling Green, en el Bajo Manhattan de Nueva York, y fue construida por el gobierno federal para gestionar el cobro de los derechos portuarios. Sin embargo, como es habitual, el tiempo ha ido cambiando los usos y costumbres y hoy en día ha pasado a ser la sede del National Museum of the American Indian (Museo Nacional de los Indios Americanos), espacio que comparte con el Tribunal de Quiebras del Distrito Sur de la ciudad.

El edificio fue diseñado por Cass Gilbert, designado en medio de un escándalo por tratarse de un profesional privado (hasta entonces los edificios públicos eran obra de los arquitectos del Estado). Tras seis años de trabajos, fue terminado en 1907, presentando un estilo Beaux Arts con fachada clásica adintelada adornada con esculturas de Daniel Dexter French junto a las escaleras, representando los cuatro continentes, y otras doce sobre la cornisa que metaforizan las naciones marítimas (España incluida, por cierto).

En el interior destacan la gran rotonda, embellecida con murales de Reginald Marsh algo posteriores, la Sala de Recepción y un auditorio reciente con aforo para centenares de personas. Este último espacio, junto con toda una serie de intervenciones en materia de seguridad, ventilación y equipamiento moderno, permitieron que el conjunto fuera catalogado como Monumento Histórico Nacional en 1976, lo que permitió salvarlo de la demolición que estaba prevista para 1979.

Curiosamente, durante siglo y medio el terreno estuvo ocupado por una fortaleza (Fort Amsterdam) construida por la Compañía Holandesa de las Indias Occidentales, núcleo seminal de Nueva Ámsterdam, la predecesora de la ciudad actual. Los holandeses no pudieron reunir tropas suficientes para defenderla y los ingleses se la arrebataron en 1664, rebautizándola Fort James primero y Fort George después.

Con la independencia fue derribada y sustituida por la Government House, prevista para ser la residencia presidencial (entonces Nueva York era la capital. Pero como más tarde EEUU volvió a entrar en guerra con Inglaterra, se trasladó esa sede a Washington y en su lugar se erigió un nuevo bastión, West Battery, hoy un parque asomado al mar.

Quienes reserven vuelos baratos a Nueva York y visiten este edificio por el museo indio encontrarán una amplia colección de un millón de piezas de las culturas indígenas del norte, centro y sur de América

Foto: Jim Henderson en Wikimedia

Broadway, la avenida de los teatros

vuelos baratos a Nueva York

Broadway es, sin duda, una de las calles más famosas de Nueva York. También de EEUU y de todo el mundo, por la fama que le otorga la veintena de teatros que la jalonan y que a menudo crean cierta confusión con otras avenidas similares, como el Paseo de la Fama de Hollywood (California).

Pero la neoyorquina, cuyo nombre significa camino ancho y que va desde Albany Post Road hasta Bowling Green, en realidad es un tramo de un larguísimo bulevar de casi veinticinco kilómetros, que atraviesa la célebre plaza Times Square y donde se da el precio más alto del planeta por metro cuadrado.

Curiosamente, y pese a su popularidad, los locales de espectáculos y shows tan sólo ocupan una pequeña parte de Broadway, la llamada Great White Way (nombre que se le puso cuando se instaló la luz eléctrica), entre la 40ª y la 53ª. De hecho, únicamente dos están de verdad en esa vía, repartiéndose los demás por las calles de los alrededores.

Lo que ocurre es que Broadway alcanzó la popularidad a finales del siglo XIX, con su cénit en los años veinte y treinta del siguiente, cuando el numero de teatros superó los ochenta y la calle 42ª se llenó de carteles y anuncios luminosos de neón, muchos de ellos correspondientes a negocios que ni siquiera se ubicaban allí. Desde entonces, y aunque bajó notablemente esa actividad al triunfar el cine sonoro, el nombre del lugar se asocia obligadamente al sector del entretenimiento.

Es más, la calle 42ª fue perdiendo su glamour y entre finales de los sesenta y principios de los ochenta se convirtió en todo lo contrario, pasando a ser un rincón lumpen donde la prostitución y las drogas campaban a sus anchas, tal cual pasó con Times Square hasta que el Ayuntamiento entró a saco y regeneró ambos sitios, recuperándolos para los ciudadanos y el turismo.

Actualmente, se siguen representando espectáculos, sobre todo musicales y óperas, aunque ahora hay otros circuitos en lo que se denomina comúnmente como Off Broadway (fuera de Broadway) e incluso Off off Braodway (Fuera de fuera de Broadway). Atrás quedaron los tiempos en que las grandes estrellas actuaban o trabajaban en aquellos locales: Marlon Brando, Charlton Heston, Katherine Hepburn, Orson Welles, Burt Lancaster, Woody Allen, Barbra Streisand…

De todos ellos merece recuerdo especial Jerry Orbach, no tanto por su fama -no es demasiado conocido fuera del país- como por el hecho de que, a su muerte (en 2004), las luces de las marquesinas de Broadway fueron apagadas en señal de luto. Todo un homenaje.

Un turista que reserve vuelos baratos a Nueva York y visite esta avenida ha de tener en cuenta que en ella se ubican otros puntos de interés como el edificio Flatiron o los almacenes Macy’s, aparte de la mencionada Times Square.

Foto: Damzow

El Diamond District de Nueva York

vuelos baratos a Nueva York

«Diamonds are the girl’s best friend» cantaba Marilyn Monroe en una de sus películas. Los diamantes son el mejor amigo de una chica. Todas aquellas que interpreten esto literalmente deberían buscar alguno de los vuelos baratos a Nueva York y darse una vuelta por Diamond Row, una prolongación de la calle 47 entre la Quinta y la Sexta avenidas, en pleno Manhattan.

También conocido como Diamond District, el nombre de la vía basta para hacerse una idea de lo que se va a encontrar: en apenas 250 metros se junta allí la mayor parte del comercio mayorista de diamantes del país. Un paseo calle arriba o calle abajo significará pasar ante joyerías cuyos escaparates brillan con los fulgores inconfundibles de las piedras preciosas. Hasta los globos de las farolas tienen esa forma.

El distrito creado en los años veinte, cobró una relevancia especial en 1941, durante la segunda Guerra Mundial, cuando Alemania invadió Holanda y Bélgica. Entonces, miles de judíos ortodoxos que se dedicaban a ese negocio en las ciudades de Ámsterdam y Antwerp huyeron a EEUU y se establecieron en Nueva York, reemprendiendo allí su actividad. Al terminar el conflicto, muchos de ellos eligieron quedarse y así creció el Diamond Row.

Ésa es la razón por la cual visitar esa zona puede dar la impresión de estar en Israel: kippas, trenzas rizadas, largas barbas y negros trajes de corte antiguo con sombrero son habituales en la calle, en la que incluso se realizan transacciones de forma tradicional, rubricadas con simples apretones de manos, aunque vigiladas por el estricto Diamond Dealers Club.

Se calcula en torno a 2.600 los negocios que hay relacionados con los diamantes que crean 30.000 puestos de trabajo, con una facturación anual aproximada de 24.200 millones de dólares. Una cantidad superior al PIB de algunos países. Los principales compradores son Hong Kong, Canadá, Reino Unido y Japón.

A quien no le salgan los cálculos sobre cómo es posible que haya tantos comercios en tan poco espacio, sepa que no todos tienen escaparate ni están en la calle; los hay en pisos y sótanos y contratan a vendedores callejeros para atraer clientela. Además hay talleres de diseño, corte, talla y pulido. En las inmediaciones también se ubica el Gemological Institute of America y la Gem Tower, cuyos 34 pisos se dedican casi exclusivamente a joyerías.

Foto: Chris Ruvolo en Wikimedia