Archivo por meses: octubre 2019

El Museo de Brooklyn

Cuando llegues a Nueva York, uno de los barrios más atractivos es Brooklyn y allí hay mas que ver de lo que parece. Cuando se trata de la belleza de la ciudad, los jardines naturales y los impresionantes museos metropolitanos de Brooklyn juegan un papel vital en las artes y la cultura.

Ubicado en el extremo norte de Prospect Park, el Museo de Brooklyn es la alternativa perfecta a los museos más concurridos y modernos de Manhattan, como el Museo Metropolitano de Arte. Tiene una impresionante colección estimada en 1 millón y medio de piezas.

Teniendo en cuenta que el primer sábado del mes es de entrada gratuíta, es imprescindible conocer de antemano la mejor selección y exhibiciones de arte ejemplares que alberga este espacio, algunas son una referencia dentro del arte moderno, con nombres tan relevantes como el de la americana Georgia O’Keeffe, el francés Rodin y lo mejor del arte estadounidense. Destacan la colección de Arte Egipcio y la obra de la artista americana Judy Chicago, “The Dinner Party”.

El edificio fue diseñado por el conocido estudio de arquitectura de McKim, Mead & White y se abrió al público en 1897. Las 30 estatuas que se alinean en la parte superior de la fachada representan aspectos de la historia de la civilización relacionados con el arte, la ciencia, la literatura y la filosofía.

Está la vuelta de la esquina del Jardín Botánico de Brooklyn. Este museo metropolitano ha sido llamado una versión en “miniatura” del mundialmente conocido Met en Central Park. La dirección del museo es 200 Eastern Parkway Brooklyn; Las paradas de autobús más cercanas son: B41 y B69 en Grand Army Plaza, en Nueva York.

Imagen de Anna Garriga Casas en Pixabay

La estación de metro dedicada a Julio Verne

Si disfrutasteis de las profundidades del océano en el Nautilus con el Capitán Nemo, cuando visiteís París debeís ir a ver el Museo de Artes y Oficios en el distrito 3, y lo ideal es hacerlo usando el metro como medio de transporte, porque hay una sorpresa.

Cuando el tren se detiene en la estación de “Arts et Métiers” de la línea 11, entras en un mundo mágico. Es el mundo de las veinte mil leguas bajo el agua de Julio Verne que se evoca de manera elegante en esta estación, con elementos de maquinaria pesada y engranajes, metal liso y reluciente y pequeños ojos de buey redondos que buscan nuevos mundos.

Además de las brillantes cabezas de cobre y remaches, la primera impresión es simplemente la inmensidad y una curiosa sensación de desconexión de estar en una línea de Metro. Hay un gran engranaje y una rueda que sobresalen del techo y reflejan el estilo steampunk y la industria del siglo XIX. Estos elementos están más escondidos que expuestos, e invitan a los espectadores a crear su propio significado e historia.

Incluso los asientos de la estación son diferentes a las de otras estaciones y evocan el mundo fantástico del célebre escritor. La estación se rediseñó en el bicentenario de la fundación de la Escuela Nacional de Artes y Oficios (Arts et Métiers) fundada en 1794. El museo al que se accede por esta parada de metro es un buen lugar para pasear, contemplar y fascinarse con el trabajo del muchos siglos de mentes inventivas. ¿Y por qué Julio Verne? Porque fue elegido para representar dos siglos de ciencia y tecnología francesa.

Veas o no el museo, la estación de Artes y Oficios (dedicada a Julio Verne) es un mundo subterráneo poético en el metro de París que no debes perderte.

Imagen de Maatkare en Pixabay

Visitando Nuremberg en Baviera

Ubicada en la Ruta Romántica de Alemania, hay muchas cosas que hacer en Nuremberg: Lo mejor es visitar el majestuoso Castillo Imperial temprano en la mañana justo después de que se abra. Ha sido el símbolo de la ciudad desde la Edad Media y uno de los puntos más interesantes de la ciudad. El castillo fue de gran importancia durante el Sacro Imperio Romano y debería estar en la lista de todos los que visiten Alemania.

El Puente de las Cadenas, o Kettensteg en alemán, cruza el río Pegnitz a pocos metros río arriba de Schlayerturm. El puente fue construido en 1824 y, por lo tanto, es el puente de cadena más antiguo del continente europeo. El Schlayerturm es una muralla en el oeste de la ciudad, parte de la fortificación de la ciudad de Nuremberg.

El Schöner Brunnen -en la foto- se encuentra en la plaza principal de la ciudad, junto al ayuntamiento. Fue construido en el siglo XIV y se considera una de las atracciones más importantes de la ciudad. La fuente tiene 19 metros de altura y tiene la forma de una aguja gótica. No te vayas sin girar los dos anillos de latón incrustados en la cerca que rodea la fuente. ¡Traerá buena suerte!

Nuremberg tiene su propio aeropuerto internacional, que es servido por muchas aerolíneas. Sin embargo, es probable que puedas encontrar mejores ofertas en las conexiones de Munich, Stuttgart, Frankfurt o Leipzig. El más cercano es Munich y hay trenes directos a Nuremberg.

Imagen de Birgit Böllinger en Pixabay

De Fiesta en Alicante

¿Qué pasa si queremos ir de fiesta y escuchar la mejor música electrónica? ¿dónde vamos si estamos en Alicante? No hay más que decir … la mejor opción es Maluka, uno de los clubes más famosos de la ciudad, no solo por su inmejorable ubicación en el corazón de Alicante, sino también por su divertida programación y su original decoración tropical. Y si queremos darle un toque diferente a la noche, podemos reservar una de las áreas VIP mientras pedimos las mejores marcas y bebidas. Hay un sinfín de fiestas temáticas y lo pasaremos muy bien.

Sin duda, otra opción perfecta para las noches de verano es el complejo Marmarela. Una súper disco en el puerto de Alicante donde además de disfrutar de la mejor música frente al mar, podemos vivir una experiencia increíble en sus diferentes espacios. Marmarela tiene diferentes terrazas, restaurante, bar y … ¡piscinas y jacuzzi!

Code Social Club es una de las mejores discotecas donde podemos probar cócteles y tomar copas en su terraza, o bailar como nunca antes la mejor música del momento. Pero lo mejor de todo es que en Code Social Club no tendremos que esperar a que se haga por la noche para disfrutar de todo esto … si nos apetece una buena tarde, este es el lugar ideal. La fiesta aquí comienza mucho antes del anochecer. Y un secreto, si queremos organizar un evento o celebrar un cumpleaños o una despedida de soltero, este lugar nos brinda la oportunidad de tener nuestro espacio privado. ¡Muy guay!

Si estas planeando tu escapada de fiesta en Alicante, reserva cuanto antes tus tickets y alojamiento, ¡no te vas a arrepentir!

Imagen de armennano en Pixabay

El Castillo de Newchwastein

Neuschwanstein representa tanto la moda arquitectónica contemporánea de una época ecléctica, conocida como romanticismo, como el entusiasmo desmesurado de Luis II por las óperas de Richard Wagner.

En el siglo XIX, se construyeron o reconstruyeron muchos castillos, a menudo con cambios significativos para hacerlos más pintorescos. Proyectos de construcción de palacios similares a Neuschwanstein se habían llevado a cabo anteriormente en varios estados alemanes e incluían el castillo de Hohenschwangau, el castillo de Lichtenstein, el castillo de Hohenzollern y numerosos edificios en el río Rin, como el castillo de Stolzenfels. Hoy nos parecen desmesurados, pero hay que comprender la tendencia de ese momento. La inspiración para la construcción de Neuschwanstein provino directamente del castillo de Wartburg reconstruido cerca de Eisenach, y del Château de Pierrefonds, donde Eugène Viollet-le-Duc estaba transformando de un castillo en ruinas en un palacio.

Para llegar a visitar el Castillo de Newchwastein, hay que ir a Fussen y luego desplazarnos a Hohenschwangau, desde donde se inclina las visitas al castillo. Puedes ir en tren tomando la línea ferroviaria que va desde Munich a Memmingen. Para llegar en coche por la autopista A7, dirección Ulm-Kempten-Füssen, hasta el final (Nesselwang-Lachen) y luego continúe en dirección Füssen. Una vez en Füssen siga el camino de la B17 a Schwangau, y a continuación hay que dirigirse a Hohenschwangau.

Imagen de Helmut H. Kroiss en Pixabay

La Catedral de Marsella

Mucha gente supone que Notre Dame de la Garde es la catedral de Marsella. No es así: de hecho, es Sainte Marie Majeure, una enorme estructura colocada estrategicamente justo al lado del antiguo puerto comercial, de estilo románico-bizantino.

La catedral de Marsella La Major, fue la primera catedral que se construyó en Francia en dos siglos, Sainte Marie Majeure, también conocida como La Nouvelle Major o simplemente La Major, fue una creación del Príncipe Luis Napoleón Bonaparte, quien tuvo el objetivo de congraciarse con la Iglesia, así como con Marsella en sí, proporcionando a la ciudad un hito de prestigio.

Cuando comenzó su construcción, en 1852, la ciudad estaba en auge y aparecían poderosos monumentos por todas partes. En menos de dos décadas el aspecto de Marsella se transformó con la estación de Saint Charles (1848), el edificio de la Bolsa (1852), el Palais du Pharo (1854), el Palais Longchamp (1862) y Notre Dame de la Garde (1864).

La catedral de la Mayor se contempla sobre una explanada, fuera del centro de la ciudad, entre el Vieux-Port y el «nuevo» puerto comercial donde los viajeros que vayan a Marsella pueden visitarla gratuitamente.

Imagen de Samuele Schirò en Pixabay

El Puente de la Mujer de Buenos Aires

Este puente, diseñado por el arquitecto español Santiago Calatrava es un puente de es una pasarela giratoria en el muelle 3 del distrito comercial de Puerto Madero de Buenos Aires, Argentina. Comenzó a construirse en 1998, se inauguró el 20 de diciembre de 2001 y es la primera de las dos estructuras de Calatrava en América Latina. El arquitecto ha descrito el diseño como una síntesis de la imagen de una pareja bailando el tango.

El puente peatonal de 170 metros pesa 800 toneladas, tiene 6.20 m de ancho y está dividido en dos partes fijas de 25 metros y 32 metros de largo cada una, y una sección central de 102.5 m que gira sobre un pilón de concreto fijo, permitiendo que las embarcaciones pasen menos de dos minutos. Esta sección central está soportada por una «aguja» de acero con un núcleo de hormigón, de aproximadamente 34 metros de altura. La «aguja», se muestra inclinada en un ángulo de 39 ° y se ancla a los cables de suspensión que soportan el tramo central.

El hecho de la existencia de varias calles que tienen nombres de mujeres en el distrito de Puerto Madero, fue la circunstancia que inspiró el nombre del puente “El puente de la Mujer”. Como curiosidad, hay un sistema informático que controla el funcionamiento de la estructura en el extremo este del puente, todo un icono porteño, y un punto más que ver para los viajeros que visiten la ciudad de Buenos Aires.

La obra fue concebida por el empresario Alberto L. González, quien donó el dinero para su construcción. Fue fabricado con acero de Urssa procedente de la ciudad de Vitoria-Gasteiz, en el País Vasco.

Imagen de Leonardo Espina en Pixabay

Bares de Amsterdam

Los visitantes de Amsterdam van a encontrar una buena variedad de bares, algunos ubicados en edificios del siglo XVII, con aire marinero, otros mucho mas modernos. Si has pasado un largo día explorando las maravillosas atracciones de esta ciudad, probablemente merezcas una bebida. Te contamos donde ir, unas ideas para situarte.

Hiding in Plain Sight es nuestra primera recomendación. Al entrar en este elegante bar de estilo clandestino, sientes que has entrado en un club privado. Está cerca del centro, pero escondido lo suficiente como para evitar las multitudes de turistas en la calle Rapenburg nº 18.

El Bar Bukowski con el nombre del escritor Charles Bukowski, es un lugar de reunión del vecindario cerca de Oosterpark nº 10 y está dedicado a las bebidas y la literatura. Es un buen lugar donde puedes ir a tomar el desayuno, comer o cenar, sirven platos hasta tarde y tienen un menú variado.

En SkyLounge Amsterdam te encontrarás con muchos turistas, pero eso no debería impedir que te sientes al lado de las altas ventanas o en la terraza para disfrutar de unas vistas realmente inmejorables de Ámsterdam.

Hay muchos bares próximos a mercados, bares de cócteles y cervecerías artesanales de vanguardia que han transformado la oferta de bebidas de la capital holandesa en los últimos años. Lo típico es pedir “biertjes” (pequeñas cervezas) y “bitterballen” (un clásico refrigerio holandés frito).

Imagen de djedj en Pixabay