Villa Aldobrandini un mirador en Frascati muy cerca de Roma

La Villa Aldobrandini es el único gran jardín papal que no es propiedad del estado. Está en Frascati, a 20 km al sur de Roma. Se la conoce como Belvedere por su ubicación, su arquitectura encantadora y porque cuenta con miradores con vistas espectaculares desde el valle hacia la ciudad de Roma.

Su historia se remonta a los tiempos en que el prelado del Vaticano Alessandro Rufini construyó la villa original, en 1550. El Papa Clemente VIII entregó a su sobrino el cardenal Pietro Aldobrandini la villa en 1598 como recompensa por las negociaciones que entabló con Francia que dieron como resultado el tratado de paz de 1595 y por su papel de anexionar Ferrara a los Estados Pontificios. 

El regalo del Papa Clemente también aseguró que la propiedad permaneciera en la familia, ya que a los Papas no se les permite tener propiedades y así continúa hasta hoy, aunque se puede visitar. Giacomo della Porta fue el arquitecto encargado en convertir la villa en un alojamiento adecuado para que un cardenal pudiera vivir y también recibir a un Papa. El trabajo continuó durante décadas, después bajo la supervisión de Carlo Maderno, que añadió la logia y la Fuente

La villa tiene una imponente fachada del siglo XVII. Dentro de la villa hay pinturas de artistas manieristas y barrocos como Taddeo Zuccari y su hermano Federico, Cavalier D’Arpino y Domenichino. Una característica notable del jardín es el Teatro delle Acque (“Teatro del Agua”) de Carlo Maderno y Orazio Olivieri. Para proporcionar agua Aldobrandini construyó un acueducto de 8 kilómetros desde el manantial de Monte Algido hasta la villa.

 La villa fue dañada en los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial y las fuentes del Teatro delle Acqua también sufrieron daños pero se han restaurado en 2011, así que te recomendamos visitar este lugar si vas a ir a Roma pronto, ¡te va a encantar!

Imagen de ddzphoto (CC0)