featuredImage.png

Bill Viola en Bilbao

Cuando se abrieron las puertas del Guggenheim Bilbao el 19 de octubre de 1997, se presentó un ambicioso estudio de 300 piezas de arte del siglo 20. Se incluyó en esta muestra la obra de Bill Viola titulada “El mensajero” de 1996, que muestra un sistema de vídeo en bucle, con un hombre desnudo que lentamente se materializa y se disuelve con el entorno acuático.

Ahora, casi dos décadas después, como parte de las celebraciones del 20 aniversario del Guggenheim Bilbao, vuelve el artista de los Estados Unidos uno de los pioneros del video arte,  con una gran muestra retrospectiva de este artista. Se anuncia como “un viaje para el alma”, según declaraciones de  Kira Perov, que habló en nombre de Viola, su socio y colaborador, en la inauguración de la exposición en la capital de Vizcaya

Los contenidos visuales abarcan 40 años, y se pretende descifrar cómo Viola ha utilizado el video como medio trascendental para explorar la condición humana. Conceptos tales como el nacimiento, muerte, renacimiento, transformación y conciencia son una constante, alimentada por su interés profundamente arraigado en las tradiciones místicas incluyendo el Budismo Zen y la mística cristiana. Por lo general, su trabajo es de lento movimiento, en bucle y de exuberante calidad visual, casi pictórica. La muestra permanece abierta al publico hasta el 9 de noviembre, una ocasión excepcional y una buena excusa para visitar Bilbao.

Guggenheim Bilbao Foto de Pexels (CC0 Public Domain)