featuredImage.png

Visitando el Castillo de Olite

La primavera invita a planear escapadas y visitar el rico patrimonio de nuestro país, cercano, lleno de lugares con mucha historia y que nos van a enriquecer. A una media hora en coche, algo más en autobús desde Pamplona, se encuentra la ciudad medieval de Olite que queda a 42 kilómetros al Sur de Pamplona; Por el camino se disfruta un hermoso paisaje rural y se puede ver un antiguo acueducto romano que está casi completo.

Olite en sí es pequeña pero hermosa localidad. Su característica principal es su castillo que está restaurado. La visita a este monumento ofrece disfrutar explorando las diferentes habitaciones, torres y torrecillas. Las vistas son increíbles también con un panorama completo de 360 grados de los alrededores que se extiende ante sus ojos. Los parques eólicos y viñedos se divisan por todas partes. Puede visitarse por libre o en una visita guiada.

Después de una mañana en el castillo que es Monumento Nacional desde 1925, lo propio es comer en algunos de los restaurantes cercanos y disfrutar de la buena mesa de Navarra y luego, por la tarde, dar un paseo por las estrechas calles de Olite viendo casas de piedra con galerías medievales e iglesias espléndidas y la muralla romana que rodea la ciudad. Acercarse a visitar el Museo del Vino es otra actividad atractiva que llevar a cabo en Olite. 

Esta una propuesta de una excursión de un día, una visita obligada para los viajeros aficionados a la historia y a la arquitectura que no debes perderte si vas a pasar un fin de semana o unos días en Pamplona. El Palacio Real de Olite está abierto en marzo de 10 a 18 horas; los sábados y domingos de 10 a 19 horas

Foto:  ©depositphotos.com/Copyright: vicenfoto