Espacios al aire libre que merece la pena visitar cuando vayas a Boston

El ayuntamiento de la ciudad de Boston ofrece a los residentes y visitantes varias alternativas muy cómodas y céntricas de espacios verdes de los que disfrutar en la época estival. Hay unos 2.100 acres de espacios verdes y parques  a lo largo de la ciudad, así como parques infantiles, instalaciones deportivas, plazas, selvas urbanas, cementerios históricos y dos campos de golf. Son espacios ideales para darse un respiro entre que visitas los museos, o tras una caminata.

Uno de los lugares ideal para comenzar sus recorridos nada más llegar a Boston es el parque que hay en la zona de los muelles, el Piers Park, que tiene varios pabellones repletos de actividad, también hay un anfiteatro, cuanta con espacios para practicar gimnasia al aire libre y un gran parque infantil, ideal si viajan con niños pequeños.

El Parque Paul Revere es relativamente nuevo, fue terminado en 2007. Tiene un muelle con vistas muy bonitas del puerto de Boston, y sus aguas cuentan incluso con bancos de peces que se pueden pescar, está muy cerca de la estación del Norte. 

Pero un sitio imperdible en cualquier visita a esta ciudad americana en el Jardín Público de Boston, lindando Boston Common. Su historia se remonta a 1634 siendo el primer parque público en Estados Unidos. Hay varias esculturas importantes, organizan eventos y actividades diversas sobretodo en verano y cuenta con bonitos caminos entre los jardines para relajarse paseando.

Es el lugar donde los bostonianos acuden para tomar el sol o para refrescarse del calor, en verano. Ahí se suele ver a jóvenes practicando los típicos deportes americanos para entretenerse y es sede de eventos como la Semana del Orgullo de Boston, los fuegos artificiales del Día de la Independencia, entre otras. En verano también se organizan conciertos y obras de teatro multitudinarias.

Imagen: Escultura de George Washington. Jardín público de Boston

©depositphotos.com/sepavone