La ajetreada historia de Plaza de la Concordia de París

PARIS_Depositphotos_9042352_s
©Depositphotos.com/netfalls

Uno de los lugares imperdibles en cualquier visita a la capital francesa, por su céntrica ubicación es la Plaza de la Concordia en el corazón de París y es uno de los grandes lugares emblemáticos del período revolucionario, sobre todo cuando la guillotina estuvo allí instalada.
Está situada al comienzo de la Avenida de los Campos Elíseos.

En 1753, se inicia un concurso para la organización de la explanada, reservado para los miembros de la Academia Real de Arquitectura. A cambio de los terrenos que ceden, los herederos recibirán el edificio situado en el noroeste de la plaza así como los terrenos que hay que construir de una y otra parte de la futura calle Real.

Ange-Jacques Gabriel, director de la Academia en su calidad de Primer arquitecto del Rey, es encargado de establecer un proyecto que toma las mejores ideas emitidas por los competidores. Su proyecto es aceptado en 1755.

Durante la Revolución Francesa es donde Luis XVI y María Antonieta fueron ejecutados. Se estima unas 1.119 personas fueron decapitadas en la Plaza de la Concordia, era llamada entonces La Plaza de Luis XV que se rebautizó como la Plaza de la Revolución. Con el fin de este período, el gobierno decide rebautizar la Plaza de la Revolución como Plaza de la Concordia.

El obelisco de Luxor que se erige en el centro de 23 metros de altura y de 230 toneladas, llegó a París en agosto de 1834 después de remontar el Sena. Entre 1836 y 1846, el lugar se remodela por el arquitecto Jacques-Ignace Hittorff que mantiene el concepto de Gabriel y añade las hermosas fuentes momumentales.

Cuando tomen vuelos a Paris observen todos los detalles de la Plaza de la Concordía, que con sus edificios, su suelo, sus fuentes, estatuas, torres, balaustradas, columnas y lámparas posee la clasificación de Monumento Histórico desde 1937.