La Bombonera

vuelos a Buenos Aires

Pocos estadios deportivos del mundo son reconocidos por su nombre y, en ese sentido, uno de los más destacados es La Bombonera de Buenos Aires. Lo paradójico es que en realidad no se llama así, puesto que ése es sólo un apodo que ha desplazado a su gracia oficial, Estadio Alberto J. Armando.

Quienes reserven vuelos a Buenos Aires tendrán al barrio de La Boca como referente para visitar algunos rincones que vienen en todas la guías y que ya son típicos depara el turismo: Caminito, por ejemplo, un bulevar peatonal caracterizado en lo visual por los intensos colores de sus fachadas de chapa y en lo auditivo por el ritmo melancólico del tango; o el Museo de Bellas Artes Benito Quinquela Martín, que el artista homónimo donó al vecindario.

Ahora bien, si además esos turistas son aficionados al fútbol, casi seguro que para ellos el barrio se identifica directamente con un equipo, el Club Atlético Boca Juniors, lanzado a la fama por el jugador más ilustre que ha militado en sus filas: Diego Armando Maradona. Y Boca Juniors juega en el Alberto J. Armando.

¿Por qué ese mote? Muchos creen que se debe a su aspecto, de gradas tan elevadas que casi parecen verticales, como si de una caja de bombones se tratase, algo forzado por el escaso terreno que había para levantar el inmueble. En realidad, una caja de bombones sí que fue la causa, aunque la historia tiene un desarrollo diferente: durante la construcción del campo, al arquitecto Víctor Suicic le regalaron una por su cumpleaños y, cuando la llevó a la obra para compartir, alguien sugirió que tenía la misma forma que el estadio; en lo sucesivo, todos se refirieron a éste como La Bombonera.

De hecho, conservó ese nombre hasta 1986, en que se le puso el oficial de Estadio Camilo Cichero, el presidente que empezó los trabajos. En el año 2000 fue rebautizado en honor de Alberto Jacinto Armando, que presidió la entidad durante dos décadas. Pero todo el mundo lo conoce por su seudónimo.

Este anfiteatro fue inaugurado en 1940. Tiene aforo para 49.000 espectadores (25.000 sentados) y su terreno de juego mide 105 x 68 metros. En 1996, bajo la presidencia de Mauricio Macri, se llevó a cabo una amplia reforma con la construcción de las plateas preferenciales y los palcos VIP, así como la decoración externa del estadio, firmada por los artistas Romulo Macció y Pérez Celis. En 2008 se añadió un marcador electrónico y en 2012 se sumaron nuevas gradas. Hay prevista otra remodelación, ésta casi integral, para 2018.

Foto: Heretiq en Wikimedia