El Real Observatorio de Greenwich

vuelos baratos a Londres

Quien más quien menos, habrá oído hablar alguna vez del Meridiano de Greenwich, esa línea imaginaria que divide el planeta en dos mitades, oriental y occidental, y permite la localización en el globo combinando la longitud que marca con la latitud de los paralelos. También se le llama Meridiano Cero, por ser el que sirve de referencia para contar los demás. Pues bien, para verlo y tocarlo -está señalizado mediante una placa de bronce en el suelo- hay que buscar vuelos baratos a Londres antes de nada.

Luego hay que desplazarse hasta la antigua ciudad de Greenwich que le da nombre, hoy absorbida por el crecimiento urbano de la capital británica hacia el este de manera que ahora es un barrio más. Allí, a unos ocho kilómetros al sur del emblemático London Bridge, se halla esa zona, en la que se acumulan atractivos turísticos merced a los llamados Royal Museums of Greenwich.

Son cuatro: el National Maritime Museum, el Cutty Sark, The Queen’s House y el Royal Observatory, que es del que nos ocuparemos a continuación. El Observatorio Real fue creado a instancias del rey Carlos II en 1675, quien de paso creó el cargo ad hoc de Astrónomo Real. El lugar elegido para su edificación era un parque diseñado por el jardinero de Luis XIV para la Corona británica.

En realidad, los típicos cielos nubosos ingleses y la contaminación atmosférica de Londres obligaron a trasladar el observatorio a un lugar con mejor visibilidad, el Castillo de Herstmonceux, pero la localización del meridiano ha quedado para siempre en el sitio original, determinando los 24 usos horarios. Un tubo metálico que mide varios metros y está orientado norte-sur sirve para ilustrar la línea del meridiano, visión reforzada hoy en el cielo mediante un rayo láser.

Actualmente, el observatorio ha pasado a ser un museo de herramientas de medición, navegación, astronomía y relojería. En 2005, además, se inició una reforma para incorporarle un planetario y otras instalaciones complementarias. Tiene buenas perspectivas de la ciudad y, en cualquier caso, la visita resultará de interés y, además, es un lugar declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Foto: Simdaperce en Wikimedia