Arteara: necrópolis y palmeral

vuelos baratos a Gran Canaria

Cualquiera que reserve vuelos baratos a Gran Canaria descubrirá enseguida el aspecto desértico de la isla, con esa típica sucesión de montañas separadas por barrancos resecos y pedregosos. Pero a veces los árboles no dejan ver el bosque. Aunque parezca raro, si se busca bien también es posible encontrar grandes palmerales ubicados en oasis. De hecho, hay alrededor de dos centenares de ellos.

Uno de los más populares es el de Arteara, dado que se halla muy cerca de la concurrida playa de Maspalomas, donde contrasta con su espectacular sistema de dunas, con la silueta espigada del faro y con los millares de turistas tomando el sol.

Se encuentra en la parte sur de la isla, en el municipio de San Bartolomé de Tirajana, en un barranco conocido como Fataga pero también como el Valle de las Mil Palmeras, por razones obvias. El mirador de las Yeguas proporciona unas espléndidas vistas del lugar, con algunas viviendas blancas salpicando el denso color verde de los cultivos-básicamente patatas-, las copas de las palmeras y otros árboles frutales.

Las palmeras no sólo proporcionan sus frutos, las támaras, usados como comida para el ganado, sino también por la madera, empleada en colmenas. Pero el principal producto es la propia hoja, que sirve para fabricar sombreros y, si es preciso, como leña para el fuego.

El otro gran atractivo de Arteara es la necrópolis, donde se pueden ver 809 tumbas de los antiguos aborígenes de la isla, los canarii. Se construyeron con forma de túmulos, unos piramidales, otros cuadrangulares y otros circulares, utilizando la abundante roca volcánica proporcionada por el derrumbe de una montaña, y han sido datadas cronológicamente en torno al siglo V a.C.

En total son 37.535 metros cuadrados delimitados originalmente por un muro de piedra del que aún quedan algunos restos. Los cadáveres se enterraban metidos en una cista. Uno de los sepulcros, conocido como la Sepultura del Rey por ocupar un sitio prominente, es iluminado directamente por los rayos del sol del amanecer durante los equinoccios.

Bien desde Maspalomas o bien desde el casco de San Bartolomé se accede con facilidad a este interesante rincón de Gran Canaria a través de la carretera GC 520.

Foto: rapena en Wikiloc