Castle Clinton

vuelos baratos a Nueva York

Quien reserve vuelos baratos a Nueva York pensando que durante su visita a la ciudad sólo va a encontrar modernidades se equivoca; los neoyorquinos también tienen su patrimonio histórico, aunque está claro que no tan añejo como el europeo u otros continentes. Un buen ejemplo de ello es Castle Clinton.

Para ver este lugar, protegido bajo la catalogación de Monumento Nacional, hay que cambiar un poco los conceptos y adaptarse a la juventud de EEUU como país. Para nosotros, Fort Clinton, como también es conocido, no resulta demasiado antiguo; pero para Nueva York equivale casi a perderse en la Historia. Lo cual es bueno porque gracias a ello se ha preservado.

Se trata, como indica su nombre, de un fuerte militar, un bastión de forma circular construido en gres y situado en lo que hoy es Battery Park, en la punta sur de Manhattan. Se levantó entre 1808 y 1811 según el diseño de los arquitectos John McComb Jr. y Jonathan Williams, con la misión de reforzar con sus cañones otro bastión, Castle Williams, situado en East Battery, ante la guerra que se desataría con Gran Bretaña al año siguiente. Para ello, Castle Clinton se alzaba sobre un islote de roca que se allanó y conoció como West Battery.

En la práctica nunca a llegó a entrar en combate y en 1823 terminó dedicado a acoger eventos culturales y populares, siendo entonces conocido como Castle Garden. Conciertos y fiestas fueron la tónica de esa primera mitad del siglo XIX, entre ellas algunas funciones del famoso Circo Barnum en 1850. Pewro un lustro después empezó a decaer y pasó a reutilizarse como estación para los inmigrantes.

Así siguió hasta 1890, año en que esa función fue derivada a la Isla Ellis. El sitio renació efímeramente en 1896 al situarse allí el New York Aquarium, pero éste cerró en 1940 y se decidió derribar el inmueble. Algo que no pudo llevarse a cabo ante la oposición vecinal, cuya presión consiguió la protección del lugar como monumento nacional en 1946.

Consecuentemente, en los años setenta del siglo XX fue sometido a la debida restauración. Hoy se lo conoce como Castle Clinton en memoria no del presidente de EEUU, sino de Dewitt Clinton, el gobernador de Nueva York que impulsó las obras de defensa de la bahía, y sirve de taquilla para las entradas del ferry que va hasta la Estatua de la Libertad.

Foto: Nicolas FERELLEC en Wikimedia