El londinense Museo Soane

vuelos baratos a Londres

Como pasa en casi todas las grandes capitales, los vuelos baratos a Londres descubren al visitante un buen puñado de sitios típicos que figuran en todas las guías y catálogos, a los que se unen otros muchos que no tienen tanta fama pero resultan igualmente interesantes para un segundo viaje o más. Es lo que ocurre con el Museo Soane.

Se trata de la antigua casa de Sir John Soane, un arquitecto inglés representante del estilo neoclásico que vivió entre la segunda mitad del siglo XVIII y la primera del XIX, habiendo dejado entre sus obras más destacadas el edificio del Banco de Inglaterra y la sede de la Dulwich Picture Gallery.

Una tercera obra sería su propia residencia del número 13 de Lincoln’s Inn Fields, en el Holborn District, en pleno centro urbano, que construyó en 1811. El lugar, donde también tenía su estudio de trabajo, se caracteriza por una exuberante decoración, casi asfixiante, en la que se suceden elementos eclécticos: molduras, relieves, columnas, claraboyas, espejos…

A todo ello se suman las piezas de sus colecciones artísticas y sus propias creaciones en yeso, copias de estatuas clásicas, que han sido adosadas a la pared para formar peculiares altorelieves.

Respecto a esas colecciones, decir que son importantísimas en calidad y cantidad. Hay decenas de miles de bocetos de arquitectura, tanto planos como diseños y dibujos del natural, así como libros y tratados sobre el tema, algunos de ellos muy antiguos. Se incluyen en ese apartado las maquetas de edificios.

Además posee destacadas pinturas, entre las cuales hay que mencionar varias de William Hogarth pero sin olvidar las de Watteau, Turner, Canaletto, Joshua Reynolds o Füssli, entre otros. En el plano literario, se pueden ver Los comentarios de Grimani, libro del siglo XVI que contiene miniaturas de Giulio Clovio.

El Museo Soane incluso conserva varias antigüedades griegas, romanas y egipcias. Entre ellas figura un sarcófago de piedra, el que contenia la momia del faraón Seti I, padre de Ramsés II, que le vendió el mismísimo Belzoni y cuya adquisición fue motivo de una fiesta que duró varios días tras adelantarse en su compra al British Museum.

La institución fue establecida ya en vida de Soane por una ley del Parlamento de 1833, que entró en vigor cuando él falleció en 1837. Y si alguien tiene dudas aún para acercarse a ese no muy conocido rincón de Londres, quizá se le disipen sabiendo que la entrada es gratuita. Se puede ver de 10:00 a 17:00.

Foto: Acroterion en Wikimedia