El neoyorquino Bryant Park

vuelos baratos a Nueva York

Si hablamos de parques en Nueva York toda la fama se la lleva Central Park, especialmente de cara al turismo. Ahora bien, una ciudad tan grande no puede limitarse a tener una única zona verde, por mucho terreno que abarque. Y, en efecto, hay otras; una de ellas, el pequeño pero atractivo Bryant Park.

Situada en entre la 5ª y la 6ª avenidas, por un lado, y las calles 40ª y 42ª por otro, en pleno Midtown de Manhattan, este área ajardinada rectangular de 3,9 hectáreas que a veces parece encajada entre enormes y abrumadores edificios a pesar de que hileras de árboles tratan de hacer las veces de valla delimitadora, debe su nombre al poeta y periodista William Cullen Bryant.

Su origen se remonta a 1843, cuando se levantó junto a uno de los depósitos de agua que abastecía a la ciudad y que permaneció allí hasta 1890, en que lo sustituyó la Biblioteca Pública. Como se surtía del flujo del río Croton, se lo conocía como Croton Distributing Reservoir y por eso también el primer nombre del parque fue Reservoir Park, mantenido hasta 1884. El depósito constituía de paso un centro de reunión social y eso viene a ser algo que continúa en activo, sólo que trocando los recios muros de 7 metros de espesor por las arboledas y el césped.

El lugar fue utilizado en 1853 para ubicar la Exposición Universal, erigiéndose incluso un pabellón de cristal copiado del de Londres que se perdió en un incendio cinco años después. En 1878 empezó a atravesar el parque una línea elevada de Metro que funcionó hasta los años treinta del siglo XX y en 1912 fue el primer sitio en acoger un memorial en honor de una mujer, Josephine Shaw Lovell.

Desde finales de los años sesenta, Bryant Park sufrió una degradación paralela a la ciudad, llenándose de delincuentes hasta que en 1989 se acometió una reforma que tres años después cambió tanto su fisionomía como la de sus visitantes habituales, entre los que no faltan turistas que llegaron tras reservar sus correspondientes vuelos baratos a Nueva York.

Hoy, equipado con baños públicos, conexión Wi-Fi, clases al aire libre, mercadillos, librerías ambulantes y exposiciones temporales, es escenario para eventos variados, como un festival de cine homónimo, mercado navideño, pistade patinaje sobre hielo en invierno, semana de la moda, etc.

Foto: Jean-Christophe Benoist en Wikimedia