Archivos mensuales: diciembre 2013

La iglesia Stavropoleos de Bucarest

vuelos baratos a Bucarest

Una de las características más llamativas que observarán los turistas que tomen vuelos baratos a Bucarest y paseen la ciudad es la gran cantidad de iglesias que hay, con la curiosidad añadida de que muchas son de muy pequeño tamaño y se alzan al lado de grandes y modernos edificios, proporcionando una imagen bastante pintoresca.

Un buen ejemplo de esto lo tenemos en la biserica Stavropoleos, situada en una esquina entre la calle homónima y la popular Victoriei, en el no menos frecuentado barrio de Lipscani, junto al Museo de Historia. Es un templo de reducidas dimensiones y profusa decoración exterior que contrasta con la desnuda pared del bloque trasero, haciéndola parecer fuera de sitio.

El célebre monje griego Ioaniche Stratonikeas, que vivía exiliado en Bucarest, la mandó construir en 1724, durante el reinado del príncipe valaco Nicolae Mavrocordat, para satisfacer la petición que le hicieron los comerciantes helenos afincados en la ciudad rumana para poder realizar el culto. De hechop el lugar acogía también una hosperdería para las caravanas, ya desaparecida.

De estilo Brancoveanu tardío, tiene la estructura clásica de las bisericas ortodoxas, con un elegante vestíbulo entre columnas y cúpula sobre el crucero. La decoración combina motivos vegetales y zoomórficos, religiosos y mitológicos, pintados al fresco, y un jardín con una fuente proporciona un aire de tranquilidad monástica.

Es más, los fines de semana un coro de monjes interpreta cantos bizantinos en el interior. Algo que no ha de extrañar si se tiene en cuenta que allí se ubica un cenobio cuya biblioteca contiene ocho mil volúmenes multitemáticos (entre ellos ochenta valiosos manuscritos), y la colección de música litúrgica más grande del país.

Sendos terremotos en 1802 y 1838 provocaron graves daños en el edificio, incluida la caida del campanario, por lo que el aspecto actual es fruto de una restauración llevada a cabo en 1900 por el prestigioso arquitecto Ion Mincu.

Masca, uno de los lugares más bonitos de Tenerife

vuelos baratos a Tenerife

Todo aquel que busque vuelos baratos a Tenerife con la idea de conocer la isla de la forma más completa debería dejar un hueco para acercarse a uno de sus pueblos más bonitos: Masca, una localidad situada en el extremo noroeste.

Ubicado a 700 metros de altitud y rodeado por un hermoso paisaje al que un mirador proporciona impresionantes panorámicas con la emblemática silueta del Teide por un lado y el océano Atlántico por el otro, Masca suele ser visitado por muchos turistas en su ruta por la zona.

Y es que se halla en pleno Macizo del Teno, en un parque rural, encaramado en una verde cresta montañosa y circundado tanto por enormes paredes de piedra como por profundos barrancos, asemejando una versión canaria de Machu Picchu. No es de extrañar que en el lugar se sitúen multitud de senderos para hacer excursiones, una de las bazas de ese rincón de Tenerife.

Se cuenta que el pueblo era antaño un refugio de piratas, ya que sólo se podía llegar desde un camino que partía de la playa y discurría por las laderas entre curvas que se recorrían en mula en tres horas. La carretera actual sigue serpentando de la misma sinuosa forma, aunque ahora hay arcenes para poder adelantar.

Una vez en el casco urbano destaca la arquitectura tradicional con casas de piedra y rojos tejados que, sin embargo, no son muy antiguas. Menos aún desde 2007, año en que un incendio arrasó el sitio. Rehecho del siniestro, hoy altas palmeras flanquean las calles y bancales con cultivos estructuran los barrancos entre diminutos caminos y colmenas de abejas.

Foto: Quatremains

El molino Van Slote de Ámsterdam

vuelos baratos a Ámsterdam

¿Qué elemento iconográfico debería ser considerado más representativo de Holanda? ¿Los tulipanes? ¿Los zuecos? ¿Los canales que cubren parte del país? Desde luego hay uno más a considerar: los molinos, que hasta tienen su Día Nacional (es el 11 de mayo).

Aunque se trata de edificios casi universales, y resultan igualmente representativos en otros sitios (La Mancha castellana, sin ir más lejos), los molinos de los Países Bajos son fácilmente reconocibles por su característica estructura de madera. Y la propia Ámsterdam cuenta con ocho ejemplares de referencia, como es el caso del Molen Van Slote.

Se trata de uno de los pocos ejemplos verdaderamente tradicionales que ya van quedando de ese tipo de arquitectura popular, al menos en un entorno urbano como el de la capital; bien es cierto que, de hecho, se ubica en las afueras, en Akersluis 10: se puede llegar en los autobuses 145 (desde Leidseplein) y 192 (NS-estación Sloterdijk – Schiphol), en excursiones en barca o incluso caminando, en media hora.

Se alza junto al canal Ringvaart y en realidad no es demasiado antiguo pues se construyó a mediados del siglo XIX como molino de pólder (tierra desecada), con planta octogonal. Lo que tiene de especial es que se trata del único que está abierto el público, pudiendo verse por dentro en una visita guiada que permite contemplar el funcionamiento de las aspas y aprender cómo era el trabajo rutinario de un molinero.

El molino Van Sloten también acoge una pequeña exposición sobre Rembrandt (Rembrandt in the attic), que se crió allí, centrada en el campo holandés del siglo XVII (una maqueta muestra cómo era), y el Museo de Fabricación de Barriles. Asimismo, se hace un recorrido especial para niños a base de juegos y una leyenda sobre el fantasma que, cuenta, habitaba el molino.

Para los mayores existe una actividad complementaria tan pintoresca como poder casarse en el mismo molino cualquier día de la semana salvo los domingos. Quien se encuentre en tal tesitura, ya tiene una idea para buscar vuelos baratos a Ámsterdam y localizar allí la boda y la luna de miel de una sola vez.

El molino Van Sloten abre diariamente de 10:00 a 16:30.

El CAAM de Gran Canaria

vuelos baratos a Gran Canaria

Uno de los equipamientos culturales que pueden visitar quienes reserven vuelos baratos a Gran Canaria es el CAAM (Centro Atlántico de Arte Moderno) que, como indica su nombre, es un museo dedicado a las últimas tendencias artísticas.

Situado en el número 11 de la calle Los Balcones de la capital, Las Palmas, en el barrio de la Vegueta, se ubica en un edificio neoclásico diseñado por el arquitecto Manuel de León y Falcón cuyo interior fue completamente rehabilitado y reformado por Francisco J. Sain de Oiza conservando las dos fachadas (portales 11 y 9). Es una estructura de cantería en torno a un patio, a la manera típicamente canaria, con diversos espacios expositivos.

El Centro Atlántico de Arte Moderno-CAAM abrió sus puertas el 4 de diciembre de 1989 con la voluntad de dinamizar las artes visuales, el pensamiento crítico y la cultura artística, en un marco de geoestrategia atlántica y decidido propósito de diálogo intercultural.

Un centro de arte que fue consolidando una decidida vocación de actuación en torno a África, América y Europa, como marco dúctil, abierto y progresivo en las prácticas artísticas y de pensamiento. Ese concepto de tricontinentalidad se plasma en las obras que componen su colección permanente, iniciada a partir de la escuela de Luján Pérez y el grupo El Paso, completada con las piezas de la colección APM y adquisiciones variadas sumando un total de 2.600 obras.

En 2002 se incorporó la colección Memoria del Papel de la Galería Leyendecke y en los últimos años el CAAM abarca proyectos que desbordan el ámbito meramente artístico: la dimensión intercultural e intermedia del arte contemporáneo. También hay una importante biblioteca de 57.000 volúmenes que está especializada en arte.

Por tanto, un rincón más de Las Palmas de Gran Canaria que anotar en la agenda turística y cuya entrada cuesta 5 euros (2,50 en tarifa reducida). Abre a diario (salvo los lunes) de 10:00 a 21:00 (domingos hasta las 14:00).

Foto: CAAM

Las bellas Galerías Pacífico

vuelos baratos a Buenos Aires

A veces algo tan mundano como un centro comercial puede ser objeto de la atención del turista si tiene cierta hermosura. Ocurre en Londres con Harrods, en París con las Galerías Lafayette y en Milán con la Galleria Vittorio Emmanuelle II. Y es lo que pasará con quienes reserven vuelos baratos a Buenos Aires y se acerquen hasta la esquina entre la Avenida Córdoba y la calle Florida; allí les esperan las bellas Galerías Pacífico.

De hecho, ese peculiar y elegante rincón tan frecuentado por compradores como por viajeros curiosos reúne características de los ejemplos anteriores: su fachada se ilumina con miles de bombillas cuando oscurece, como en la capital británica, las bóvedas alrededor de la cúpula acristalada presentan bonitas pinturas al fresco como en Francia y el aspecto arquitectónico clásico de los malls de entrada/salida asemeja bastante a los milaneses.

Sus autores fueron el ingeniero Emilio Agrelo y el arquitecto parmesano Roland Le Vacher, quienes diseñaron las galerías en 1888 para albergar los populares almacenes Au Bon Marché, si bien éstos nunca llegaron a instalarse allí. El primer nombre fue Galerías Florida, por la calle donde se ubican, aunque el sitio también sirvió de sede para cosas tan variopintas como el Museo Nacional de Bellas Artes, la Academia Nacional de Bellas Artes y el Phoenix Hotel.

Los trabajos se terminaron en 1905 y tres años más tarde era una compañía de ferrocarril la que ocupaba el inmueble. A partir de la segunda mitad de los años cuarenta recuperó su destino originario como centro comercial, con una etapa tan secreta como negra desde mediados de los setenta, durante la dictadura militar: la utilización de algunas dependencias como sala de torturas.

Tras un período de decadencia, en 1989 el edificio fue declarado Monumento Histórico Nacional, lo que llevó a que se acometiera una profunda rehabilitación por parte del estudio Juan Carlos López y Asociados. Así, con todo esto no resulta extraño que actualmente cerca de 900.000 personas visiten el lugar cada año para admirar la cúpula central de vidrio (450 metros cuadrados) y las pinturas que la rodean (firmadas por los mejores artistas de Buenos Aires y Argentina de mediados del siglo XX), además de acercarse hasta el Centro Cultural Borges (que tiene dentro su sede) y sus eventos culturales

Foto: Martin St-Amant en Wikimedia

El Mausoleo de Augusto

vuelos baratos a Roma

Todo aquel que reserve vuelos baratos a Roma con la intención de visitar especialmente las ruinas imperiales debe tener en cuenta que buena parte de lo que se conserva se debe la etapa de esplendor propiciada por Augusto a lo largo de sus cuarenta años de gobierno. El Foro que lleva su nombre, el Ara Pacis, el Panteón que levantó su yerno, el templo de Apolo Sosiano, el teatro de Marcelo, la casa de su esposa Livia o la suya del Palatino son algunos ejemplos que se completan con el mausoleo donde descansan sus restos mortales.

Se trata de un edificio funerario situado en la piazza Augusto Imperatore, al lado del río Tíber, en el antiguo Campo de Marte. Es de planta circular porque, se dice, el emperador se inspiró en la tumba helenística de Alejandro Magno que había visto en Alejandría, Egipto, ciudad que visitó cuando aún se llamaba Octavio tras derrotar a Marco Antonio y Cleopatra para poder acceder al poder.

Los trabajos de construcción se iniciaron hacia el año 29 a.C. (se dice que Agripa fue el arquitecto) y el resultado fue una estructura arquitectónica redonda, con cinco pasillos concéntricos en su interior en los que se debían distribuir las urnas con las cenizas de los fallecidos que pertenecieran a la familia imperial, la Julia-Claudia. Entre ellos figuraban algunos personajes conocidos de la historia de Roma, como Druso, Germánico, Livia, Tiberio, Calígula, Claudio -éste no es seguro-, Vespasiano o Nerva.

Debió ser un lugar hermoso e impresionante, pues su planta medía 87 metros de diámetro por 40,5 de altura, coronándose con un doble tambor sobre el que se situó una estatua de bronce de Augusto que indica la posición exacta de sus cenizas (en el centro exacto). Sin embargo, hoy es difícil imaginarlo en todo su esplendor porque el paso de los siglos de los milenios, ha ido degradándolo de diversas maneras: a la acción implacable del paso del tiempo en sí, se unieron las inclemencias meterológicas, el abandono e incluso su reutilización para otros usos, tales como jardí, viñedo, bastión defensivo durante la Edad Media y hasta escenario para espectáculos taurinos allá por el siglo XVIII.

Por eso no se conservan ni los dos imponentes obeliscos que flanqueaban la entrada ( o sí, sólo que ahora están el las plazas del Esquilino y el Quirinal) ni el mármol travertino que recubría el edificio ni las placas de bronce que, a cada lado de la puerta, narraban las gestas del emperador (Res Gestae Divi Augustae). Si acaso, quedan algunos de los cipreses que rodeaban el conjunto, que ocupaba una hectárea.

Foto: Alexander Z en Wikimedia

El neoyorquino Bryant Park

vuelos baratos a Nueva York

Si hablamos de parques en Nueva York toda la fama se la lleva Central Park, especialmente de cara al turismo. Ahora bien, una ciudad tan grande no puede limitarse a tener una única zona verde, por mucho terreno que abarque. Y, en efecto, hay otras; una de ellas, el pequeño pero atractivo Bryant Park.

Situada en entre la 5ª y la 6ª avenidas, por un lado, y las calles 40ª y 42ª por otro, en pleno Midtown de Manhattan, este área ajardinada rectangular de 3,9 hectáreas que a veces parece encajada entre enormes y abrumadores edificios a pesar de que hileras de árboles tratan de hacer las veces de valla delimitadora, debe su nombre al poeta y periodista William Cullen Bryant.

Su origen se remonta a 1843, cuando se levantó junto a uno de los depósitos de agua que abastecía a la ciudad y que permaneció allí hasta 1890, en que lo sustituyó la Biblioteca Pública. Como se surtía del flujo del río Croton, se lo conocía como Croton Distributing Reservoir y por eso también el primer nombre del parque fue Reservoir Park, mantenido hasta 1884. El depósito constituía de paso un centro de reunión social y eso viene a ser algo que continúa en activo, sólo que trocando los recios muros de 7 metros de espesor por las arboledas y el césped.

El lugar fue utilizado en 1853 para ubicar la Exposición Universal, erigiéndose incluso un pabellón de cristal copiado del de Londres que se perdió en un incendio cinco años después. En 1878 empezó a atravesar el parque una línea elevada de Metro que funcionó hasta los años treinta del siglo XX y en 1912 fue el primer sitio en acoger un memorial en honor de una mujer, Josephine Shaw Lovell.

Desde finales de los años sesenta, Bryant Park sufrió una degradación paralela a la ciudad, llenándose de delincuentes hasta que en 1989 se acometió una reforma que tres años después cambió tanto su fisionomía como la de sus visitantes habituales, entre los que no faltan turistas que llegaron tras reservar sus correspondientes vuelos baratos a Nueva York.

Hoy, equipado con baños públicos, conexión Wi-Fi, clases al aire libre, mercadillos, librerías ambulantes y exposiciones temporales, es escenario para eventos variados, como un festival de cine homónimo, mercado navideño, pistade patinaje sobre hielo en invierno, semana de la moda, etc.

Foto: Jean-Christophe Benoist en Wikimedia

Bois de Boulogne

vuelos baratos a París

Si después de haber buscado alguno de los vuelos baratos a París y recorrido la ciudad de arriba a abajo visitando sus mil maravillas, uno está cansado de tanto museo y tanta iglesia y desea pasar una jornada de descanso, al aire libre y rodeado de naturaleza, tiene una magnífica opción de escapar del ruido y el ajetreo a unos kilómetros al oeste, en el Bois de Boulogne.

El Bosque de Bolonia, tal es su traducción, es el pulmón de la capital francesa. No alcanza el tamaño descomunal de la Casa de Campo madrileña pero sí dobla a Central Park y triplica a Hyde Park con sus 846 hectáreas de árbolado, césped y vegetación.

Lugar donde se levantaban varios monasterios por donación de la dinastía merovingia, luego pasó a ser coto real y campo de batalla de muchas escaramuzas durante la Guerra de los Cien Años. Con Francisco I y sus sucesores se convirtió en una especie de enorme jardín acotado en el que se celebraban fiestas e incluso desde allí se dio el primer paso en la conquista del aire, con el despegue del globo de los hermanos Montgolfier.

Napoleón III intensificó las refomas para acondicionarlo como parque, incorporándole los elementos característicos: senderos, cascadas, especies exóticas, lagos… Con el tiempo, y especialmente tras pasar a formar parte de la ciudad de París en 1929, se añadieron más cosas como carriles para biciletas, pistas de patinaje e incluso un hipódromo.

En la parte norte se encuentra el Jardin d’Acclimatation, idóneo para visitar con niños al albergar un parque de atracciones, una zona botánica y una reserva de animales. También es destacable el Jardín de Shakespeare, que tiene teatro al aire libre y áreas de juego. Asimismo, los dos lagos artificiales, unidos por la cascada, permiten remar en barcas e incluso pescar.

Otro sitio de referencia es el Chateau de Bagatelle, que tiene su propio parque dentro del mismo Bois de Boulogne.

Foto: Remi Jouan en Wikimedia