El madrileño Palacio de Santa Cruz

vuelos baratos a Madrid

Los vuelos baratos a Madrid descubren al visitante una ciudad con una arquitectura muy particular, fácilmente reconocible en lo referente a la época de los Austrias, con severos edificios de ladrillo rojo, predominio de líneas rectas, negros tejados de pizarra, agudos chapiteles y espadañas en las fachadas. Son múltiples los ejemplos pero uno de los más característicos, por seguir el modelo del viejo Alcázar, acaso sea el antiguo Palacio de Santa Cruz, actual sede del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación.

Y eso es porque se empezó a construir en 1629, por orden del rey Felipe IV, para que albergara la Sala de Alcaldes de Casa y Corte, donde se reunían los jueces encargados de vigilar el orden ciudadano, redactar las ordenanzas de la villa y controlar el suministro y los precios de los alimentos que llegaban de las provincias colindantes (de ahí que la plaza en la que se alza se llame de La Provincia).

Asimismo, el sitio sirvió de Cárcel de la Corte, pues el sótano eran las celdas donde se encerraba a los presos. En eso sustituyó a la cárcel anterior, sobre la que se levantó siguiendo el diseño herreriano de Juan Gómez de Mora, aunque hubo otros que participaron y dieron término a las obras en 1636, año de su inauguración. Tiene planta rectangular, estructurada interiormente en dos patios simétricos (Colón y Elcano se llaman), con torreones cuadrangulares en las esquinas.

En la fachada, una especie de retablo de piedra corona el conjunto en forma de frontón con una estatua del arcángel San Miguel que dio pie a una célebre y atinada expresión popular aplicada a quienes eran arrestados: «dormir bajo el ángel». Por cierto, entre los que durmieron bajo el ángel figuró Lope de Vega.

El nombre viene de la vecina iglesia de Santa Cruz, que se le dio en 1767, cuando la cárcel ya se había ubicado en otro sitio. Luego, un incendio lo arrasó dejando sólo la fachada, pero el arquitecto Pedro Muguruza le devolvió su aspecto en 1930, si bien debió hacerlo dos veces, la segunda en 1941, por los bombardeos que causó la Guerra Civil en Madrid. Para entonces desde principios de siglo, era sede del citado ministerio, aunque entre 1885 y 1898 había acogido al de Ultramar.

Foto: Luis García en Wikimedia