El marjal de Rafalell y Vistabella

vuelos baratos a Valencia

Otras regiones son abundantes en bosques, llanuras, praderas, desiertos o cadenas montañosas pero quien tome vuelos baratos a Valencia tiene para descubrir otro tipo de paisaje estrechamente vinculado con el cercano Mediterráneo y muy característico de la costa levantina: el marjal.

Se trata, básicamente, de un humedal, una zona húmeda, baja y pantanosa cercana al mar y caracterizada por estar totalmente cubierta de vegetación. Refugio tradicional de aves y peces, el Hombre ha sabido aprovecharlo como tierras de cultivo para el arroz. El más famoso marjal es, sin duda, la albufera de Valencia, pero hay otros, tanto en esa provincia como en Alicante.

Uno de ellos, o ellas si se usa el valenciano, es el marjal de Rafalell y Vistabella, que se extiende al norte del río Turia. Sus aguas proceden de manantiales subterráneos y riego, conservando acequias y pequeñas lagunas. Es un auténtico ecosistema para vegetación típica de ese medio, como carrizales y juncos, que a su vez sirven de refugio a numerosas aves palustres y limícolas, o peces como la anguila, la lubina, el mújil o el pejerrey.

Además también hay dunas semifijas, con su correspondiente vegetación específica, a la que se suman las especies de ribera introducidas por repoblación en 2007 por la Conselleria de Medio Ambiente de la Generalidad Valenciana y el Ministerio de Medio Ambiente, a través de la Confederación Hidrográfica del Júcar. Son chopos, tarais, sauces y olmos, que sirven para establecer los límites entre el marjal y la zona urbana, una forma de proteger ese entorno junto a la limpieza de residuos que se llevó a cabo.

En la Edad Media, el marjal de Rafalell y Vistabella ocupaba un territorio entre el Grao de Valencia y el Grao viejo de Sagunto, tierras exentas de tributos para estimular su aprovechamiento. Con el paso del tiempo, la mayor parte de ellas fueron saneadas e integradas a los sistemas de riego de las acequias y hoy están constituidas por 102,92 hectáreas incluidas, para su protección, en el Catálogo de Zonas Húmedas de la Generalitat Valenciana, habiéndose librado por poco de su urbanización.

Foto: Altorrijos en Wikimedia