Vilaflor: altitud, santos y Pino Gordo

vuelos baratos a Tenerife

Si un turista toma alguno de los vuelos baratos a Tenerife es casi seguro que lo hará llevando en mente la visita a los monumentos de Santa Cruz, hacer una excursión a conocer pueblos pintorescos como Garachico o Icod de los Vinos, descubrir parajes naturales como los acantilados de Los gigantes o el volcán Teide, que es el pico más alto de España, etc.

Pero para aquellos que ya conocen todo esto y buscan nuevos rincones en la isla canaria vamos a sugeir una curiosidad: la localidad de Vilaflor, que está situada a sólo 25 kilómetros de la capital y ubicada a 1.400 metros de altitud, lo que la convierte en el muncipio más alto del archipiélago. No es su único récord, puesto que también es el menos poblado de Tenerife, con poco más de 1.800 habitantes.

Los chasneros, gentilicio de aquellas gentes, están orgullosos de que el pueblo alumbró al primer santo canario, Pedro de San José de Betancour, en cuyo honor hay un santuario muy visitado por peregrinos. Además pueden presumir de una bella iglesia, la Parroquia Matriz de San Pedro Apóstol, así como de varios lugares protegidos, como el Paisaje Lunar y el manantial de Fuente Alta.

No es la única razón para visitar Vilaflor. Los aficionados a la botánica y a las curiosidades en general, seguramente se interesarán por el famoso Pino Gordo, un pino canario (Pinus canariensis) tan extraordinariamente grande que su imagen se incorporó al escudo municipal. Mide 60 metros de altura, es decir, 40 más de lo habitual en esa especie, y su tronco alcanza un diámetro máximo de casi 3 metros -casi uno más que la media-, lo que supone un perímetro de 9,36 metros: ¡harían falta 9 personas con los brazos extendidos para rodearlo!

Es, por tanto, el árbol más grande Canarias. Se puede llegar hasta él por la carretera comarcal C-821 (Parque Natural de La Corona Forestal) hasta el mirador que lleva su nombre, situado en el kilómetro 67, frente a la casa forestal, desde donde se contemplarán espléndidas panorámicas del valle de La Orotava.

Foto: Daniel Tenerife en Wikimedia