La Fuente de los Cuatro Ríos romana

vuelos baratos a Roma

Entre todas las cosas que no pueden perderse quienes reserven vuelos baratos a Roma es la Piazza Navona, no sólo por la curiosa anécdota de su emplazamiento (su forma oval delata que ocupa el lugar donde se alzaba el circo, es decir, el estadio para carreras hípicas), sino también porque en su centro se encontrará una de las fuentes más emblemáticas y bonitas de la ciudad: la de los Cuatro Ríos o Fontana dei Quattro Fiumi.

Su belleza no es casual porque, aparte de haber sido restaurada en el año 2000 por el Jubileo de la capital italiana yluego otra vez en 2008, es obra de uno de los grandes genios barrocos, Gianlorenzo Bernini, que la construyó en 1651 por encargo del papa Inocencio X, de quien la paloma y la rama de olivo que se ven de adorno eran símbolos del escudo de armas. Curiosamente Inocencio no era muy amigo del artista por haber apoyado éste al prelado anterior. Eso sí, el pontífice no pagó los trabajos directamente porque para ello instauró un impuesto especial sobre el pan.

La fuente muestra una gruta de toba sobre la que se eleva un obelisco egipcio traído a Roma en tiempos de Domiciano y en torno a la que ven los cuatro grandes ríos conocidos en la época y símbolos de sus respectivos continentes: el Danubio (Europa), el Nilo (África), el Ganges (Asia) y el Plata (América). Están representados con figuras antropomorfas masculinas, pero resulta especialmente curiosa la del Río de la Plata por la postura que adopta: defensiva y con el rostro velado.

Tradicionalmente se dice que es porque no quiere ver la iglesia de Sant’Agnese, que está enfrente y fue construida por Borromini, enemigo de Bernini. En realidad éste terminó la fuente dos años antes de hacerse el templo y la causa de ese enigma hay que buscarla más bien en una metáfora del desconocimiento de dónde tenía sus origenes aquel cauce fluvial.

En cualquier caso la plaza Navona es un lugar más de Roma siempre lleno de turistas atraídos por ésta y otras fuentes, los artistas callejeros que se instalan allí, los mercadillos y la cercanía al vecino Panteón.