Archivos mensuales: julio 2013

Poezenboot, el Barco de los Gatos de Ámsterdam

vuelos baratos a Ámsterdam

Aunque tienen legión de defensores, los gatos también han acumulado enemigos y tragedias a lo largo de su azarosa historia. Así, mientras algunas civilizaciones, como la egipcia, los deificaban por su utilidad para controlar el exceso de roedores, algunos expertos creen que el exterminio a que fueron sometidos en la Europa bajomedieval por identificáselos con el Diablo, provocó que las ratas camparan a sus anchas y difundieran la Peste Negra.

Aún hoy son muchos los que los miran con desconfianza por su independencia y esa tendencia genuina que tienen a convertirse en los amos de la casa, como si los humanos fueran sus mascotas. Y es que conservan reminiscencias de su vida indómita anterior, por lo que no extraña ese dicho indio que reza: “Los dioses crearon al gato para que el Hombre pudiera acariciar a un tigre”.

En fín, que si hay un lugar donde los felinos pueden sentirse más o menos seguros es Ámsterdam. En la capital holandesa se puede visitar un Kattenkabinet, es decir, un Museo del Gato, del que ya hablamos en otra ocasión. Pero además, en el canal Singel 38G flota una pintoresca barcaza pintada de color rojo que ha sido acondicionada para servir como una especie de asilo para mininos: De Poezenboot o Barco de los Gatos.

Se trata de una iniciativa de Mevrow van Weelde, que empezó esta actividad altruista en 1966, tras recoger en la calle a una familia felina. Volcada en esa actividad, que la hizo aceedora al sobrenombre de Señora de los gatos, reunió una considerable cantidad de estos animales, entre los que encontraba y los que le daba la gente. Tantos, que su casa del canal Herengracht se quedó pequeña y dos años más tarde adquirió un barco y lo ancló frente a su domicilio, destinándolo a sus nuevos amigos. Se llamaba Tjalk.

Como cabía esperar, con el tiempo se vio obligada a comprar otros dos barcos. Al final, en 2002 y con la ayuda de vecinos y voluntarios, acondicionó el más grande como si fuera una viviendas flotante y hoy no sólo alberga en él a los gatos sino que las autoridades han reconocido su labor y la han autorizado a que funcione como una especie de refugio-museo para conseguir fondos. De esa manera, quien busque vuelos baratos a Ámsterdam y desee ver por sí mismo tan insólito rincón puede hacerlo a diario (excepto miércoles y domingos) en horario de 13:00 a 15:00.

La entrada es gratuita pero no rechazan los donativos voluntarios, necesarios para el mantenimiento y para la financiación de un programa educativo y de concienciación dirigido al público infantil. A cambio aceptan periódicos viejos para las camas de los felinos. También hay una tienda de recuerdos.

Foto: Oxyman en Wikimedia

La Casa Carbonell

vuelos baratos a Alicante

No está entre los rincones más famosos pero a quien reserve vuelos baratos a Alicante y pase por delante seguro que le entrará curiosidad al ver su espléndida fachada y su imponente aspecto señorial. Hablamos de la Casa Carbonell.

Situado en el número 2 del Paseo de la Explanada, este gran edificio fue encargado por un empresario textil de Alcoy llamado Enrique Carbonell para sus estancias en la ciudad, a donde acudía con frecuencia por considerar beneficioso para su hija el clima local. La leyenda cuenta que en una ocasión en que llegó un tanto desastrado por un accidente durante el trayecto, le denegaron hospedaje en el prestigioso Hotel Palace y, para resarcirse decidió construir su propia mansión haciéndole sombra al establecimiento.

Otra versión habla del menosprecio que le demostró el empreario naviero José Lamaignére, que lo consideraba un nuevo rico porque Carbonell había hecho su fortuna vendiendo paños durante la Primera Guerra Mundial. El caso es que compró el solar del antiguo mercado -886 metros cuadrados en plano- y encargó el diseño al arquitecto Juan Vidal Ramos, el más reputado de Alicante y bajo cuya dirección estuvo listo el palacete en 1925. Por cierto, el Hotel Palace ya cerró.

La Casa Carbonell presenta una ingente fachada modernista de gran simetría y dividida en tres partes que se remata con dos cúpulas y con las esquinas ocupadas por espigados miradores, todo ello decorado al gusto francés de la época. Cada planta tiene cuatro viviendas con comedor, gabinete, sala, tres dormitorios, dormitorio para el servicio, cocina, aseo, servicio, recibimiento y vestíbulo, organizados en torno a patios de luces mediante pasillos de distribución.

La grandiosidad del edificio, sin embargo, le jugó una mala pasada al año de inaugurarse, cuando un hidroavión de correos procedente de Argel se estrelló contra él, quizá al chocar con el pararrayos, aunque no se sabe a ciencia cierta. Murieron los dos tripulantes y varias palomas mensajeras que llevaban; por supuesto, los daños fueron arreglados y, en cualquier caso, la Casa Carbonell ha sido restaurada más de una vez desde entonces.

Foto: Etnacila en Wikimedia

La Casa de las Siete Chimeneas

vuelos baratos a Madrid

Uno de los estilos arquitectónicos clásicos españoles es el herreriano, nombre dado al renacentismo interpretado personalmente por Juan de Herrera. éste es el autor de la Casa de las Chimeneas, que puede contemplar en la Plaza del Rey todo aquel que tome vuelos baratos a Madrid.

En realidad, en este caso Herrera se limitó a modificar y perfeccionar unos planos anteriores de Antonio Sillero para el propietario, Antonio de Ledesma, construyéndose el inmueble entre 1574 y 1577. No obstante, ha experimentado numerosas reformas con el paso de los siglos, dado que también fue cambiando de mano. El comerciante genovés Baltasar Cattaneo hizo la primera y más importante nada más comprar la casa, en 1583, encargándole a Andrea de Lurano un tejado a cuatro aguas y las chimeneas del nombre.

En el siglo XVIII se instaló allí el ministro de Hacienda de Carlos III, el famoso marqués de Esquilache, quien amplió el edificio incorporándole un cuerpo transversal. El motín que se organizó contra él con la excusa del recorte de capas y obligatoriedad del uso de tricornio en vez de chambergo, y que en realidad obedecía a una subida del precio del pan, provocó el asalto de su domicilio, con el consiguiente saqueo y numerosos destrozos.

De todas formas, la propiedad no era de Esquilache sino de la familia Sandi y Mesa, que no se desprendió de ella hasta el siglo XIX. A finales de esa centuria, en 1881, se llevó a cabo otra reforma para ubicar allí el Banco de Castilla. Luego, ya en tiempos de la dictadura de Primo de Rivera, fue la sede de una ssociación feminista denominada Lyceum Club Femenino.

En 1948 la Casa de las Siete Chimeneas fue declarada Monumento Histórico Artístico, algo que sería reafirmado en 1995 como Bien de Interés Cultural; para entonces ya había experimentado otra rehabilitación, ésta en 1957 a cargo del prestigioso Chueca Goitia, y pasado de acoger otro banco, el Urquijo, a sede del Ministerio de Cultura.

Seguro que los turistas que visiten Madrid encontrarán el sitio especialmente sabiendo que las leyendas adscriben varios fantasmas al lugar, entre ellos la esposa de un soldado de los Tercios fallecida en extrañas circunstacias, una amante de Felipe II que se suicidió al ser obligada a casarse con un marido de conveniencia y un mayordomo del marqués de Esquilache asesinado al intentar contener al populacho.

Foto: Luis García en Wikimedia

Marble Arch

vuelos baratos a Londres

Todo aquel que coja vuelos baratos a Londres y aterrice en el aeropuerto de Stanstead para después llegar a la ciudad en uno de los autobuses de línea, es muy probable que tenga su parada en una intersección de calles estratégicamente situada entre Oxford Street, Park Lane, Bayswater Road, Edgware Road y Hyde Park a la que se conoce como Marble Arch por un vistoso monumento que en ella se alza.

El prestigioso arquiteco John Nash, autor de Regent’s Park y el Royal Pavillion de Brighton además de reorganizar racionalmente el urbanismo de Londres, fue el encargado de diseñarlo en 1828, inspirándose para ello en el arco de romano de Constantino.

Pero la historia de Marble Arch tiene un punto entre divertido y ridículo: aunque estaba pensado para constituir la entrada principal al Palacio de Buckhingham en el Mall, resultó ser demasiado estrecho para permitir el paso holgado de carruajes y además parece ser que el intenso color blanco que destilaba el mármol de Carrara contrastaba en exceso con el resto del edificio.

De esa forma, Marble Arch terminó desgajado del palacio y reubicado en su emplazamiento actual, muy cerca del célebre Speaker’s Corner y de Tyburn, donde se levantaba el cadalso para los ahorcamientos públicos entre los años 1196 y 1783.

Ese traslado se llevó a cabo en 1851, mientras se terminaba de construir la parte este de Buckingham Palace. Lo curioso es que poco más de un siglo después, en 1953, Isabel II fue coronada Reina de Inglaterra y su carroza pasó bajo el vano central del arco sin problemas. Para que nadie más pase, está cerrado, al igual que los dos laterlaes, bastante más pequeños, con verjas de hierro. Y eso que durante un tiempo se ubicó dentro del arco un puesto de policía.

A pesar de su llamativo tono blanco, Marble Arch no luce en todo el esplendor concebido inicialmente porque parte de las esculturas que debían decorarlo nunca se le incorporaron, debido a las dificultades económicas en que se encontró Nash, por otra; las figuras terminaron adornando la fachada de la National Gallery.

Foto: R. Sones en Wikimedia

Palacio Errázuriz-Alvear

vuelos baratos a Buenos Aires

Uno de los edificios más bellos y atractivos que se pueden recomendar a quienes reserven vuelos baratos a Buenos Aires es el Palacio Errázuriz-Alvear, que actualmente es la sede del Museo Nacional de Artes Decorativas. Doble motivo para visitarlo, pues: por el contenido y por el continente.

El palacio está situado en la Avenida del Libertador 1.902. Se trata de la antigua mansión residencial de la familia que formaban el diplomático chileno Matías Errázuriz y su esposa Josefina de Alvear, que, sin embargo, sólo llegaron a vivir en ella una veintena de años. Fue diseñada en 1911 por el arquitecto francés René Sergent en el estilo academicista que puso de moda su país entre finales del siglo XIX y principios del XX, con la particularidad de que lo hizo en Francia, sin llegar a pisar jamás Buenos Aires.

Como el terreno disponible no era los suficientemente extenso, Sergent fusionó la entrada principal con el jardín ideado por Achille Duchêne. El vestíbulo, estilo Luis XVI, se adorna con pilastras de capitel jónico y figuras alegóricas de las distintas artes; una escalera de honor vigilada por quimera y flanqueada por guardarropas y aseos parte de ahí a la planta noble.

Luego hay una antecámara del mismo estilo forrada de maderas nobles y rematada por una gran claraboya; en este espacio cuelga el retrato de doña Josefina, obra del pintor español Sorolla. Otra dependencia curiosa es el despacho, donde se repiten las maderas pero alternadas con terciopelos de tono burdeos y un buen número de pinturas. Las entradas a la dos librerías se decoran con frisos de tema científico.

El palacio se tardó en terminar -de 1911 a 1917- porque la Primera Guerra Mundial dificultó la importación de materiales nobles. En 1937, tras venderlo la familia por el fallecimiento de doña Josefina, pasó a manos del Estado, que lo declaró Monumento histórico Artístico y fue ubicando en él diversas instituciones como la Academia Argentina de las Letras, la Academia Nacional de Bellas Artes, el Museo Nacional de Arte Decorativo y el Museo de Arte Oriental.

El Museo de Arte Decorativo, abierto en 1937, es el más importante de América del Sur, con cerca de 4.000 piezas (escultura, pintura, orfebrería, porcelanas, miniaturas, muebles, tapices…) que proceden tanto de la propia casa como de donaciones. Abre de martes a domingos de 14:00 a 19:00, cerrando los lunes. La entrada cuesta 10$ (jubilados y menores de 12 años entran gratis).

Foto: Claudio Elías en Wikimedia

Museo de Bellas Artes de Tenerife

vuelos baratos a Tenerife

Es probable que quien busque vuelos baratos a Tenerife lo haga pensando en pasar unas vacaciones de relax total a base de sol playa. Casi seguro que hará una escapada al Teide, a mayor altura orográfica de España y quizá incluso se decida a pasear por el casco urbano de la capital, Santa Cruz. En este último caso, seguro que se soprenderá de la cantidad de rincones monumentlaes y equipamientos culturales que hay para elegir, Y uno de ellos, sorprendente por inesperado, es el Museo de Bellas Artes.

Se ubica en el número 12 de la calle José Murphy, en el inmueble que fue Convento de San Francisco, que además ocupaba parte de la vecina Plaza del Príncipe y del que también sobrevive la iglesia, justo enfrente. Aunque el museo remonta sus orígenes a las instalaciones realizadas en 1840 para la colección de banderas arrebatadas a los ingleses (cuando Nelson intentó fallidamente tomar la ciudad en 1797), en sentido estricto se creó en 1898.

El edificio, clasicista y diseñado por Elidio Lardeo, se terminó en 1929. Su parte exterior está decorada con una decena de bustos de tinerfeños ilustres, como el ingeniero Agustín de Betancourt, el escritor Juan de Iriarte o el poeta Ángel guimerá, entre otros. Dentro, la colección artística se reparte por catorce salas, habiendo sido cedidas algunas de las obras más destacadas por parte del Museo del Prado para sumar a los fondos propios.

Entre ellas hay desde pinturas flamencas del siglo XVI a las contemporáneas del XX, con algunas piezas importantes como el Tríptico de Nava y Grimón (Pieter Coecke), San Andrés (José Ribera), Orfeo (Peter Brueghel), La defensa del convento de Santa Engracia (Nicolás Megía Márquez) y otros trabajos firmados por maestros como Madrazo, Sorolla o los canarios Hernández de Quintana y González Méndez.

Asimismo, se exponen otros géneros artísticos como esculturas, artes decorativas, armaduras, monedas y una muestra de arte moderno canario. Además, el museo organiza visitas guiadas por el patrimonio monumental de Tenerife, presentaciones literarias, conferencias, conciertos, etc.

Abre de martes a viernes entre las 10:00 y las 20:00 (sánados, domingos y festivos hasta las 15:00).

Broadway, la avenida de los teatros

vuelos baratos a Nueva York

Broadway es, sin duda, una de las calles más famosas de Nueva York. También de EEUU y de todo el mundo, por la fama que le otorga la veintena de teatros que la jalonan y que a menudo crean cierta confusión con otras avenidas similares, como el Paseo de la Fama de Hollywood (California).

Pero la neoyorquina, cuyo nombre significa camino ancho y que va desde Albany Post Road hasta Bowling Green, en realidad es un tramo de un larguísimo bulevar de casi veinticinco kilómetros, que atraviesa la célebre plaza Times Square y donde se da el precio más alto del planeta por metro cuadrado.

Curiosamente, y pese a su popularidad, los locales de espectáculos y shows tan sólo ocupan una pequeña parte de Broadway, la llamada Great White Way (nombre que se le puso cuando se instaló la luz eléctrica), entre la 40ª y la 53ª. De hecho, únicamente dos están de verdad en esa vía, repartiéndose los demás por las calles de los alrededores.

Lo que ocurre es que Broadway alcanzó la popularidad a finales del siglo XIX, con su cénit en los años veinte y treinta del siguiente, cuando el numero de teatros superó los ochenta y la calle 42ª se llenó de carteles y anuncios luminosos de neón, muchos de ellos correspondientes a negocios que ni siquiera se ubicaban allí. Desde entonces, y aunque bajó notablemente esa actividad al triunfar el cine sonoro, el nombre del lugar se asocia obligadamente al sector del entretenimiento.

Es más, la calle 42ª fue perdiendo su glamour y entre finales de los sesenta y principios de los ochenta se convirtió en todo lo contrario, pasando a ser un rincón lumpen donde la prostitución y las drogas campaban a sus anchas, tal cual pasó con Times Square hasta que el Ayuntamiento entró a saco y regeneró ambos sitios, recuperándolos para los ciudadanos y el turismo.

Actualmente, se siguen representando espectáculos, sobre todo musicales y óperas, aunque ahora hay otros circuitos en lo que se denomina comúnmente como Off Broadway (fuera de Broadway) e incluso Off off Braodway (Fuera de fuera de Broadway). Atrás quedaron los tiempos en que las grandes estrellas actuaban o trabajaban en aquellos locales: Marlon Brando, Charlton Heston, Katherine Hepburn, Orson Welles, Burt Lancaster, Woody Allen, Barbra Streisand…

De todos ellos merece recuerdo especial Jerry Orbach, no tanto por su fama -no es demasiado conocido fuera del país- como por el hecho de que, a su muerte (en 2004), las luces de las marquesinas de Broadway fueron apagadas en señal de luto. Todo un homenaje.

Un turista que reserve vuelos baratos a Nueva York y visite esta avenida ha de tener en cuenta que en ella se ubican otros puntos de interés como el edificio Flatiron o los almacenes Macy’s, aparte de la mencionada Times Square.

Foto: Damzow

La Capilla del Patrocinio de Sevilla

vuelos baratos a Sevilla

Nadie que tome vuelos baratos a Sevilla para pasar unos días de vacaciones en la ciudad ha de sorprenderse de la ingente cantidad cantidad de iglesias y capillas existentes, pues es una de sus características. Además, cada una de las diferentes cofradías y hermandades que han hecho famosa la Semana Santa local tienen la suya, y muchas de ellas son históricas.

Es el caso de la Capilla del Patrocinio, sede de la Hermandad de El Cachorro. Su origen se sitúa en el siglo XVII en el mismo lugar donde ocurrió un singular acontecimiento: el hallazgo de una talla de la Virgen con el Niño en el interior de un pozo. Como es costumbre en esos caso, allí mismo se erigió el templo, al que en realidad se adosaron luego otros dos posteriores.

El más antiguo, del XVII pero renovado en el XVIII, es de una sola nave, con presbiterio y coro alto a los pies y bóveda de medio cañón en el techo. Su fachada presenta un vano adintelado con pilastras en los laterales, óculo y espadaña con jarrones en los extremos rematada por una cruz. En el interior está el retablo mayor de Nuestra Señora del Patrocinio, con la imagen en una hornacina central. En el brazo iquierdo del crucero hay otro retablo más reciente cuya talla, el Cristo del Cachorro, es la que saca la hermandad en procesión. No son las únicas obras de arte, abundando las esculturas y pinturas barrocas.

La otra capilla es del siglo XX, diseñada en 1946 por Aurelio Gómez Millán porque el sitio ya se había quedado pequeño. Terminada en 1960, presenta algunas similitudes arquitectónicas con la anterior: una nave, bóveda de cañón… La fachada tiene portada abocinada con arquivoltas y tímpano. Está decorada con cerámica que representa pasajes de la vida de Cristo, la Virgen y los santos, así como escenas de Sevilla.

La Capilla de Patrocinio se ubica en el número 180 de la calle Castilla y se puede visitar de lunes a sábado entre las 10:30 y 13:30 por la mañana, abriendo por las tardes de 18:00 a 21:30 (los domingos sólo abre por las mañanas). La entrada es gratuita.

Foto: Jatrobat en Sevillapedia