El Consulat del Mar mallorquín

vuelos baratos a Palma de Mallorca

La sede de la Presidencia de las Islas Baleares se encuentra en Palma de Mallorca, alojada en un palacio del siglo XV que en el año 1964 fue declarado Bien de Interés Cultural. Pero esa ubicación es sólo desde 1983 porque, antaño, el edificio tenía una función distintia: era el Consulat del Mar (Consulado del Mar).

Esta institución típica de la Corona de Aragón desde tiempos medievales nació como tribunal con la misión de regular el comercio y mediar en los conflictos entre marinos y mercaderes cuando la susodicha Corona inicó su expansión por el Mediterráneo convirtiéndose en una potencia. Lógicamente, tanto en Mallorca como en otros lugares (Barcelona, Valencia) se elegía para ubicarla algún edificio cercano a la lonja, que era el centro de la actividad comercial.

En el caso mallorquín, el rey Jaime III designó dos consulados en 1326 que debían encargarse de los asuntos marítimos mercantiles. Para ello, el gremio de comerciantes cedió parte de sus instalaciones. Sin embargo, el palacio actual es más tardío, construido en el siglo XVI, aunque reúne elementos arquitectónicos de otras épocas y además experimentó varias reformas. Así, si bien la fachada principal tiene una típica galería plateresca (cinco arcos con columnas anilladas sobre una alta balaustrada), el resto es posterior, barroco. Tres plantas que miran, cómo no, al mar.

Para ser exactos, cuando decimos el resto estamos obviando también la capilla anexa, que es de estilo gótico (aunque también reformada, habiéndosele añadido un rosetón renacentista) y corresponde a la antigua Escuela de la Lonja. También a los añadidos decimonónicos: a principios de siglo, una escalera elíptica y la sala de juntas, dotada de un bello artesonado; en el último tercio, los jardines, a costa de demoler las murallas, a los que se accede a través de la Porta Vella del Moll.

Quien busque vuelos baratos a Palma de Mallorca y desee ver este lugar lo tiene fácil, pues está en pleno centro urbano, en el Passeig de la Sagrera

Foto: María Rosa Ferre en Wikimedia