Palazzo della Civiltá Italiana

vuelos baratos a Roma

Está claro que quien reserva alguno de los vuelos baratos a Roma para conocer la ciudad, sobre todo si es la primera vez que la visita, irá en busca de las ruinas romanas o de los palacios renacentistas y barrocos, de las iglesias y El Vaticano, incluso de algún monumento más reciente como el de Vittorio Emanuelle II. Ahora bien ¿qué pasa cuando uno ya ha estado varias veces en la ciudad y quieren descubrir cosas nuevas?

Lo cierto es que la capital italiana tiene atractivos suficientes para viajar una y otra vez sin repetirse. Algo que no suele formar parte de las agendas de los turistas es el EUR, siglas de Esposizione Universale Roma, un complejo que Mussolini ordenó erigir en 1935 para hacer una gran exposición con la que conmemorar el 20º aniversario del fascismo, que tendría lugar en 1942, y de paso expandir la ciudad hacia la costa suroeste, concectándola con el mar mediante un barrio moderno, de calles amplias pero con materiales tradicionales.

La Segunda Guerra Mundial, con la derrota consiguiente, impidió su conclusión y actualmente el EUR es un distrito fundamentalmente financiero en las afueras, similar a La Defénse de París. Pero sí se pudieron construir algunos edificios -aunque se terminarían después-, a cargo de arquitectos que estaban a las órdenes de dos rivales estilísticos como eran Marcello Piacentini y Giuseppe Pagano.

De todas las construcciones, la más destacada es el Palazzo della Civiltà Italiana, conocido también como Palazzo della Civiltà del Lavoro o, más popularmente, como Colosseo Quadrato. Su autor fue Giovanni Guerrini que, ayudado por Bruno La Padula, Carlo Romano y Pier Luigi Nervi, lo empezó en 1931 y le dio una imagen inconfundible, realmente singular, de aire antiguo y moderno a la vez. Es un cubo cuyas fachadas están compuestas nada menos que por cincuenta y cuatro arcos de medio punto, distribuidos en nueve columnas de seis arcos cada una.

En eso consiste toda su simple, modesta, casi severa apariencia, sólo reforzada con el mármol travertino que lo recubre y un zócalo que eleva su altura normal de cincuenta metros a sesenta y ocho, en el que en 1942 se colocaron veintiocho grandes estatuas (de tres metros), una en cada arco y hechas de mármol de Carrara.

Hoy en día, el palazzo es un museo de arte contemporáneo, otro equipamiento cultural para Roma en el que tan llamativo será el contenido como el continente.

Foto: dalbera en Wikimedia