El Palacio de Gelmírez

vuelos baratos a Santiago de Compostela

El Palacio de Gelmírez está la famosa Plaza del Obradoiro, en Santiago de Compostela y constituye uno de los mejores ejemplos de arquitectura civil de estilo románico en la ciudad, en este caso ligado al poder eclesiástico local puesto que Diego Xelmírez, que le da nombre, era un obispo.

El edificio se inició en el siglo XII adosado a la Catedral -para tener acceso directo a ésta- con las piedras de otras casas de los alrededores que resultaron derruidas por una serie de revueltas desarrolladas en el 1117 contra el citado sacerdote por los excesivos impuestos con que gravaba a campesinos y burgueses. Posteriormente otros eclesiásticos encargarían diversas ampliaciones, como las llevadas a cabo en los siglos XIII, XV, XVI y XVIII.

En cualquier caso, el sobrio aspecto exterior del palacio no concuerda con el rico interior. Con planta en forma de T y una altura de dos pisos que no correponden con las ventanas que se ven desde fuera, un recorrido por sus dependencias descubre una sucesión de escaleras, salones, bóvedas, chimeneas y otros elementos.

De todo ello habría que destacar Salón de Armas, en la planta baja, dividido en dos crujías y cubierto con bóveda de arista sostenida por arcos fajones de medio punto sobre columnas y pilastras adosadas. en el piso superior también es interesante la cocina, un pequeño espacio rectangular con ventana geminada y bóveda de cañón que fue erigida en el siglo XII. Y, por supuesto, el refectorio o salón de fiestas, con bóveda de crucería gótica, de nervios labrados y apoyada en ménsulas artísticamente talladas en granito con escenas de la boda de Alfonso IX con doña Berenguela, si bien otros hablan de un ágape celeste.

En su día, el rey Alfonso VI de Galicia (después de Castilla) concedió al obispo el privilegio de albergar una ceca en el pazo. Ahora, en cambio, es la sede del Museo de la Catedral, razón de más para recomendar buscar vuelos baratos a Santiago de Compostela y hacerle una visita. La entrada cuesta 10 euros (8 en tarifa reducida).

Foto: Daniel Villafruela