El Vondelpark de Ámsterdam

vuelos baratos a Ámsterdam

Seguro que quienes han visitado Ámsterdam pasaron alguna tarde descansando sobre su césped, y es que el Parque Vondel seguramente sea el más importante de la ciudad. Situado al oeste de Leidseplein y Museumplein, es un remanso verde de 48 hectáreas a donde la gente acude bien para pasar un tiempo de relax, bien para practicar alguna de las múltiples actividades que allí se ofrecen.

El Vondelpark fue creado en 1865, a iniciativa de un grupo de ciudadanos de la pujante burguesía comercial que crecía en los Países Bajos por entonces. Liderados por Christiaan Pieter van Eeghen, decidieron adquirir 8 hectáreas de un terreno pantanoso de las afueras con vistas a establecer un parque público, el primero de la capital holandesa, encargándole el diseño al arquitecto y paisajista David Zocher, que lo dotó del característico estilo inglés de la época.

Por entonces se lo denominaba Niewe Park, o sea, Parque Nuevo, Pero un par de años más tarde se colocó un monumento en memoria del escritor renacentista Joost van den Vondel (Louis Roger hizo la estatua y Pierre Cuypers la base) y se le cambió el nombre. En 1877 hubo cambios aún más importantes porque fueron compradas otras 40 hectáreas para hacerlo más grande y ése es el aspecto que presenta ahora.

Un aspecto determinado por sus avenidas, extensiones de hierba, estanques con islotes, bosquecillos… con especial mención para los senderos de tierra destinados a los caballos, ya que cuando se fundó el Vondelpark, los paseos hípicos eran signo de distinción. Como herencia de aquella costumbre, aún practica allí la Hollandse Manege o Real Escuela de Equitación, establecida en 1882 a imitación de la Española de Viena. De hecho, en su edifico neoclásico hay una balaustrada desde la que es posible contemplar los ejercicios de doma clásica.

No es el único equipamiento. También está el Filmmuseum o Museo de Cinematografía, ubicado en un pabellón blanco (en el que también está el popular café Vértigo) con 3 pantallas en las que cada noche proyecta alguna de las 30.000 películas de sus fondos. Desde ahí, siguiendo la calle Roemer Visscherstraat se llega a las Casas de los siete países, caractarizadas por representar cada una la arquitectura de una región europea.

Más cosas. Uno de los islotes es la sede del Pabellón Musical, construcción de hierro colado típica del último tercio del siglo XIX y anexa a la Melkhuisje o Pequeña granja, que hoy es un merendero con columpios y un teatro al aire libre. un sitio perfecto para pasar la tarde si se han buscado vuelos baratos a Ámsterdam acompañado de niños.

Foto: David en Wikimedia