Museo de la Miel en Colmenar

vuelos baratos a Málaga

Una sugerencia curiosa y original para quienes reserven vuelos baratos a Málaga y estén interesados en los pueblos de la provincia es acercarse a Colmenar y visitar su Museo de la Miel.

Es fácil percatarse de la importancia que tiene la miel en el lugar con sólo fijarse en el nombre de la localidad. Ubicada entre la capital y Antequera, relativamente cerca de la costa, la apicultura es una de las más longevas tradiciones de Colmenar en lo que a recursos económicos se refiere, con registros prehistóricos en pinturas rupestres. De hecho, fueron los propios lugareños que se dedican a esta actividad quienes impulsaron la creación del museo.

Dar a conocer su producto, su extensísima historia y la vida de las abejas es el objetivo del centro, cuya sede está en la calle Pósito 1, en un edificio municipal que antaño fue sede de la Hermandad de Labradores de Colmenar y que hoy acoge también la de la Asociación Malagueña de Apicultores. Son 400 metros cuadrados distribuidos en 2 plantas con espacios y las salas temáticas sobre las colmenas, abejas, apicultura, productos de la colmena y mieles de Málaga, todo ello a través de paneles explicativos y 7 pantallas de gran tamaño.

La sala temática de apicultura tienen pantallas táctiles con audiovisuales sobre la polinización, la biolología de los insectos y demás, mientras la Sala Juan Manuel Sepúlveda muestra colmenas y herramientas de la apicultura de las últimas décadas. El Aula-taller organiza actividades lúdicas como hacer velas y ver las partes de una abeja al microscopio; en la Sala La Colmena hay 2 panales gigantes en cuyas celdas se ve el ciclo reproductivo y vital de las abejas; y hay que mencionar la maqueta que reproduce a gran escala -más de 2 metros- de uno de estos insectos, que se convierte en protagonista de todas las fotos, especialmente si hay niños de por medio.

Todo ellos sin olvidarse del producto estrella, la miel, de la que se enseñan y describen los 8 tipos que se hacen en la provincia de Málaga y los productos derivados: cera, polen, jabones… Se encontrarán a la venta en la tienda del museo, en el que se ofertan visitas guiadas en grupo (con cita previa) y otras por el exterior para conocer in situ la actividad apicultora (se facilitan trajes protectores) que terminan en un restaurante con un menú de recetas a base de miel.

El Museo de la Miel abre todo el año de 10:00 a 14:00 y de 15:00 a 18:00 salvo los lunes y los fines de semana por la tarde.