El Museo de Belenes de Alicante

vuelos baratos a Alicante

La semana que viene llegará la Nochebuena. Para entonces muchas familias, iglesias e instituciones habrán puesto el belén, una especie de diorama bíblico que en ocasiones alcanza la categoría de arte, tal como se puede descubrir buscando vuelos baratos a Alicante y visitando su Museo de Belenes.

Una de las grandes tradiciones navideñas en el mundo católico es la de los belenes, esa costumbre de recrear el nacimiento de Jesús en la localidad palestina, cuyo origen se atribuye a San Francisco de Asís en 1223. Aquel era un belén vivo; el primero con figuritas del que se tiene noticia llegó 29 años después, en el monasterio bávaro de Füssen. En España el belenismo está documentado desde el año 1300 y recibiría un fuerte impulso con la Contrarreforma y alcanzaría un especial esplendor en tiempos barrocos, difundiéndose en el ámbito doméstico durante el siglo XIX.

El belenismo constituye en Alicante una sólida tradición ligada a la artesanía local, hasta el punto de que en 1959 fue creada la Asociación de Belenistas, la primera de su género declarada Entidad de Interés Público por el Ministerio del Interior en 1997. Fue esta asociación, con la colaboración del Ayuntamiento, la que creó el museo, instalándolo en una casa decimonónica del casco antiguo.

El sitio reúne representaciones, bien en diorama, bien en relieves de paneles para la pared o en otros formatos (por ejemplo, uno tallado en un tronco), aunque no tantos como los diversos materiales en que están elaborados: arcilla, cerámica, madera, vidrio, tela, metal, cuero… A veces todos o parte de ellos combinados.

Asimismo son múltiples las regiones de España de donde proceden, como las piezas maestras del madrileño José Luis Mayo Lebrija o el barcelonés Martín Castells Martí; del primero el museo exhibe algunas de sus mejores obras, como el Gran Belén Popular Alicantino, hecho en 1998 pero con técnica del siglo XVIII, o el que realizó para el V Centenario de la concesión por el rey Fernando el Católico del título de Ciudad de Alicante.

No obstante se pueden contemplar obras de otros artistas de Valencia, Salamanca, Jerez, Mallorca, Murcia, etc. Y no todo se queda en territorio nacional porque, igualmente, hay belenes procedentes de otros países, algunos europeos (Italia, Francia, Portugal, Alemania, Polonia) pero otros de continentes más exóticos (China, Israel, Japón, Burkina Faso) o de la América Hispana (Bolivia, Perú, México), entre otros.

El niño en el pesebre y los discutidos animales proporcionándole calor, la Virgen y San José, los pastores, el ángel cobre el portal, los Magos en camello guiados por la estrella, los legionarios romanos… Todos personajes típicos acompañados del atrezzo habitual: típicas casas palestinas, un río de cristal o papel de plata, musgo, luces ocultas, efectos especiales caseros… Quienes se emocionan y disfrutan con este montaje tienen una cita en el museo alicantino, que está en la calle San Agustín nº 3 y cuya entrada es gratuita.