La tinerfeña Cueva del Viento

vuelos baratos a Tenerife

Cualquiera que reserve vuelos baratos a Tenerife con el propósito de conocer la isla sabrá ya que su origen es volcánico, entre otras cosas porque uno de sus grandes atractivos es precisamente un volcán, el Teide. Sin embargo, pese a lo que muchos piensan, no es el único. En sus inmediaciones, concretamente en el municipio de Icod de los Vinos, aún hay restos del Pico Viejo que hoy constituyen un interesante lugar para una visita.

Es el caso de la Cueva del Viento, un tubo volcánico nacido a partir de las coladas del Pico Viejo que, con sus 18 kilómetros de extensión en 3 niveles de pasadizos diferentes superpuestos (caso único), es el más grande de la Unión Europea y el cuarto del mundo. Se trata de una cavidad volcánica formada hace 27.000 años en lavas basálticas procedentes de la primera fase eruptiva del mencionado volcán, situado en las faldas del Teide.

Constituye una enorme red laberíntica de pasajes subterráneos, siendo innumerables las ramificaciones aún sin explorar, que permitirán ampliar su longitud en el futuro. Pero por ahora, hay fenómenos geomorfológicos de sobra para satisfacer a los visitantes, desde simas a terrazas y cascadas lávicas pasando por estalactitas, estalagmitas o concreciones exógenas de diferente composición (carbonato cálcico, cristobalita y otros compuestos de sílice).

En el aspecto biológico, la gruta alberga un total de 190 especies conocidas, la mayoría invertebrados. De éstas, 48 son troglobias, esto es, animales que sólo pueden vivir en el medio subterráneo, de los que 10 especies fueron novedad para la ciencia. También se encuentran gran cantidad de restos fósiles de animales vertebrados ya extinguidos, como la rata y el lagarto gigantes, y otros restos óseos de especies desaparecidas de Tenerife, como la graja y la hubara.

Hay siete bocas de acceso al complejo subterráneo, ya que la Cueva del Viento se conecta con otras como la del sobrado, Belén, las Breveritas o los Piquetes. Por eso no es extraño que además de los restos animales hayan aparecido humanos, de época guanche.

Para la visita, en grupos de 16 personas previa reserva, se recomienda llevar pantalón largo y botas, desaconsejándose a menores de 5 años -el itinerario dura 2 horas- y personas con claustrofobia o problemas de movilidad. Se hace de martes a sábado con un guía especialista en espeleología y una tarifa de 15,30 euros (10,20 para residentes en Canarias -con DNI- y 5,10 para niños de 5 a 15 años).

Foto: web oficial