Archivos mensuales: noviembre 2012

La Torre Iberdrola de Bilbao

vuelos baratos a Bilbao

Ya lo hemos dicho en ocasiones anteriores. desde que hace años se acometió la rehabilitación de la ría, con el Guggenheim y el Kursaal como emblemas iniciales pero con otras incorporaciones posteriores, Bilbao ha apostado por un modelo de arquitectura contemporánea que le está dando un aspecto renovado y fresco. Y la última incorporación en ese sentido ha sido la Torre Iberdrola.

Los terrenos de los astilleros Euskalduna y la antigua Campa de los Ingleses son ahora un auténtico escenario de esa nueva arquitectura con sello de autor, en la que brillan nombres propios como Rafael Moneo, Norman Foster, Arata Isozaki o Santiago Calatrava entre otros. Uno de ellos es César Pelli, diseñador de esa torre inaugurada hace un año y que se ha convertido en el edificio más alto del País Vasco con sus 165 metros.

Un total de 41 plantas y 50.000 metros cuadrados son las medidas que completan esta mole que completaba el proyecto inicial del arquitecto de levantar 2: la otra hubiera sido una Torre Foral que aglutinara en el mismo sitio todas las oficinas de la diputación vizcaína, finalmente cancelada por falta de presupuesto. Este tipo de rascacielos es la especialidad de Pelli, autor de las Torres Petronas de Kuala Lumpur y de la Torre de Cristal de Madrid.

La de Bilbao debe su nombre a que está íntegramente ocupada por oficinas, parte de la compañía eléctrica y otras en alquiler. También cabe mencionar el helipuerto de su cima. Atrás quedó la idea inicial de situar también en ella, en las 6 primeras plantas, un hotel de lujo de la cadena Abba.

El arquitecto argentino aplicó las últimas tecnologías en materia de ecología, seguridad, instalaciones, etc. lo que convierten a la Torre Iberdrola en un referente nacional. A su impactante diseño, en forma de prisma triangular, hay que unir la instalación de los últimos avances y la utilización de materiales de la más alta calidad para lograr una combinación perfecta entre diseño, tecnología, funcionalidad y sostenibilidad.

Quienes reserven vuelos baratos a Bilbao podrán contemplarla entre el puente de Deusto, la Plaza Euskadi, la Calle Ramón Rubial y los jardines de la Campa de los Ingleses, como parte del nuevo desarrollo de Abandoibarra.

Foto: Jesúsgela en Wikimedia Commons

Museo del Mamut de Barcelona

vuelos baratos a Barcelona

Cualquiera que use los vuelos baratos a Barcelona y visite el Parque de la Ciudadela se encontrará una popular escultura: un gran mamut ante el que todos se hacen fotos de recuerdo y por cuyos colmillos y trompa trepan los niños. La figura fue creada por un artista con el objetivo de situar una animal prehistórico en cada parque de la ciudad pero no pudo cumplirlo por un repentino fallecimiento. Sin embargo la idea ha sido recogida parcialmente por el Museo del Mamut, sólo que concentrando la fauna en un solo punto… y con ejemplares auténticos.

Este curioso museo privado está en la Casa de la Custodia, un palacete gótico (siglo XIV) de la calle Montcada 1, desde su fundación en 2010. El hecho de que se haya elegido Barcelona para ubicarlo obedece a que en sus inmediaciones, en Casa Guardiola (Viladecans), está el yacimiento prehistórico animal más importante de España, descubierto en 2008. En el mismo casco urbano barcelonés, en la avenida Pearson, se encontró un esqueleto de mamut en los años veinte. Había materia prima.

No obstante, muchos de los ejemplares que se exhiben en el museo proceden de las llanuras de permafrost (suelo helado) que se extienden por Siberia, Yakutia, Alaska y Canadá, donde han permanecido en relativo buen estado durante decenas de miles de años gracias a que se conservan a temperaturas entre 10º y 70º bajo cero (se extraen echando agua para fundir el hielo).

Porque una de las características diferenciadoras de este lugar es que no muestra fósiles sino esqueletos auténticos, es decir, no son impresiones dejadas por el cuerpo muerto en el terreno sino los verdaderos cuerpos. Y lo mejor de todo: se pueden tocar. Y en algunos casos oler, pues aún conservan el olor del animal en las partes que no son hueso, como ocurre con el cuerno de un impresionante rinoceronte lanudo (está hecho de queratina) pese a tener 15.000 años de antigüedad.

Junto al rinoceronte y los mamuts hay un muestrario de la fauna de la Edad del Hielo, como un oso de las cavernas, un buey almizclero, un tigre de dientes de sable, un bisonte, un alce gigante, un caballo, un uro… En algunos casos reconstruidos y en otros sólo el esqueleto. Y, por supuesto, también hay un apartado para el Hombre, pues no hay que olvidar que convivió con ellos; las bóvedas del museo están cubiertas de reproducciones de pinturas rupestres.

Una curiosa tienda donde se pueden comprar recuerdos tan insólitos como una garra de oso (eso sí, a 500 euros) y la organización de talleres y fiestas hacen al lugar especialmente atractivo para los niños. El Museo del Mamut abre todos los días de 10:00 a 21:00. La entrada cuesta 7,50 euros, 5 para los estudiantes y usuarios de la biblioteca, mientras que los niños hasta 15 años y los mayores de 65 pagan 3,50. Los menores de 5 años entran gratis.

El Palacio Arzobispal de Sevilla

vuelos baratos a Sevilla

Sin duda, uno de los paseos obligados de quienes tomen vuelos baratos a Sevilla y visiten la ciudad es por el barrio de Santa Cruz. Pero no hace falta que den muchas vueltas ni se internen en su laberinto de callejuelas para toparse más de una vez con la céntrica plaza Virgen de los Reyes, a la que se asoman la imponente torre de la Giralda y el ábside de la Catedral. Allí está también el espléndido Palacio Arzobispal, que antaño se comunicaba con el templo mediante pasajes con balcón.

La sede episcopal está en un edificio barroco erigido sobre el mismo lugar que antes ocupaban instalaciones árabes y, antes aún, unas termas romanas de las que se conserva la bóveda del frigidarium y la pila que está en el Patio de los Naranjos catedralicio. En realidad la construcción se hizo en el siglo XVI para sustituir al anterior, medieval (por cesión del rey Fernando III para el primer obispo sevillano tras la Reconquista), pero luego se sometería a más reformas hasta quedar con la apariencia actual.

La fachada es obra de Lorenzo Fernández Iglesias y Diego Antonio Díaz, que la hicieron entre 1703 y 1705. La portada es un buen ejemplo de barroco andaluz: 2 cuerpos en altura flanqueados por parejas de columnas corintias, escudo en piedra del obispo Manuel Arias -su impulsor- sosteniendo un frontón curvo partido, balcón envuelto en pilastras y dintel coronado por pináculos.

El resto destaca por el original color empleado, almagra, usado también en otros edificios de Sevilla (de hecho los duques de Montpensier, que se alojaron aquí mientras se terminaban las obras de San Telmo, lo imitaron). Al entrar se percibe la distribución en torno a dos patios manieristas (uno de ellos con una misteriosa falsa ventana) y una magnífica escalera de mármol de fray Manuel Ramos que lleva a los pisos superiores.

El palacio acoge las sedes del Archivo General del Arzobispado y la Biblioteca, así como un Salón Principal con espectaculares techos pintados al fresco. Y es que con 6.700 metros cuadrados, fue el lugar elegido por los franceses apara establecer su cuartel general y residencia del mariscal Soult, quien seguro que tuvo en cuenta las abundantes obras de arte que lo decoraban para decidirse por él: cuadros de Zurbarán, Murillo, Francisco Pacheco, Francisco Herrera el Viejo, Juan de Espinal y otros italianos y holandeses.

El conjunto está catalogado como Monumento Nacional.

Foto: Roberto Chamoso en Wikimedia

El valenciano Puente del Real

vuelos baratos a Valencia

Los turistas que reservan vuelos baratos a Valencia seguramente viajen con la idea de conocer una ciudad de arquitectura contemporánea, casi futurista, ligada a la fantásticas formas de la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Pero en sus calles también se pueden encontrar estructuras de épocas pasadas y un buen ejemplo podría ser el Puente del Real.

Este puente cruza el antiguo cauce del río Turia y antaño permitía acceder al casco urbano desde el vecino Palacio del Real a la altura de la antigua ciudadela. Conviene aclarar que el que se ve actualmente no es el original de tiempos bajomedievales, erigido en madera en el siglo XIV, puesto que las crónicas cuentan que éste resultó destruido dos veces, la primera por el hundimiento que causó la multitud que lo abarrotaba para contemplar la llegada de Carlos V y la segunda por la gran riada acaecida en 1517.

Así que hubo que reconstruirlo nuevamente. Fue entre 1595 y 1589, bajo dirección del maestre Joan Pasqual, aprovechando la boda de Felipe III con la archiduquesa Margarita de Austria, en el contexto de otras obras urbanas que caracterizaron Valencia en el siglo XVI: otros puentes como el de Serranos o el del Mar, apertura de puertas monumentales y levantamiento de pretiles fluviales para prevenir nuevas crecidas del Turia.

El Puente del Real está formado por una decena de arcos escarzanos de sillería -se emplearon incluso viejas lápidas del cementerio-, sin clave pero con tajamares, sobre dos de los cuales, en sendos casalicios, se ubican estatuas de San Vicente Ferrer y San Vicente Mártir; réplicas en realidad, puesto que las originales resultaron destruidas al comienzo de la Guerra Civil. Había más esculturas destinas a decorarlo pero el barco que las trasladaba desde Génova fue asaltado por piratas berberiscos y se perdieron.

En 1750 el cantero Bautista Pons realizó obras de adecentamiento del puente añadiendo bancales para sentarse y adornos de bolas piramidales en la balaustrada. Hoy en día presenta un aspecto diferente al original al haberse ensanchado notablemente su tablero para el tráfico automovilístico, eliminando las escaleras que bajaban al río. Ello fue fruto de una restauración realizada en 1966 a causa de los desperfectos ocasionados por una nueva riada 9 años antes.

Foto: comunitatvalenciana.com

City Island, otra cara de Nueva York

vuelos baratos a Nueva York

Aunque el protagonismo casi absoluto de Nueva York, al menos en materia turística, se lo lleve Manhattan, lo cierto es que esta enorme ciudad está compuesta por otras 4 zonas: Staten Island, Brooklyn, Queens y el Bronx. Esta última está al norte, lindando ya con Westchester County, pero allí se encuentra un rincón algo recóndito que constituye una buena opción para una excursión de ambiente marinero: City Island.

No es necesario traducir el nombre ni entender su porqué. Se trata de una pequeña isla (2,4 kilómetros de longitud por 1 de ancho y poco más de 4.000 habitantes) en la bahía de Eastchester, unida al continente mediante un puente por el que pasa la carretera City Island Road y que contrasta totalmente con la idea que todo el mundo se pueda hacer del Bronx. Ni tráfico asfixiante ni rascacielos ni todo el ajetreo caótico que supone la vida urbana; aquí lo que hay es la vida tranquila que puede ofrecer un pueblo pesquero de sabor marinero y rancio aspecto vintage.

Ambas cosas constituyen su esencia: por un lado la arquitectura victoriana de madera, con ejemplos decimonónicos a lo largo de King Avenue o Fordham Street; por otro, el mar. Éste es el que da vida al lugar, no sólo porque la pesca sea la actividad más común sino también porque allí se construyeron 7 de los barcos que ganaron alguna edición de la prestigiosa Copa América y hay un buen puerto deportivo. De hecho, una de las visitas recomendadas es al Museo Náutico local, que recuerda cómo ese pedazo de tierra fue comprado a los indios siwanoy por Thomas Bell en 1655.

Para un turista habrá que mencionar un interés añadido, el gastronómico. Uno de los orgullos de City Island es su cocina marinera, con productos frescos traídos de los pescadores y especialidades centradas, evidentemente, en el pescado, los moluscos y el marisco. Recorrer su avenida principal, que atraviesa la isla como un espinazo, supone contemplar un auténtico muestrario de puestos de fish and chips o restaurantes con sofisticadas recetas de langosta a precios bastante razonables. Eso sí, los fines de semana se pone imposible porque miles de neoyorquinos llegan en sus coches o en el tren nº 6 para degustar esos platos.

Por tanto, los vuelos baratos a Nueva York no suponen únicamente ver museos de arte moderno, pasear entre hormigón y anuncios de neón o conocer las zonas chic. También está la posibilidad de descubrir esta otra cara menos conocida y, por cierto, cada vez más de moda.

La Iglesia Nueva de Amsterdam

vuelos baratos a Amsterdam

Casi todas las capitales tienen una catedral o una gran iglesia que acoja las ceremonias religiosas en eventos especiales. En Amsterdam se recurre a la Niewe Kerk o Iglesia Nueva, donde se celebró la boda entre el príncipe Guillermo Alejandro y la argentina Máxima Zorreguieta en febrero de 2002.

Se trata de un templo que empezó a construirse en 1380 a iniciativa del comerciante Willem Eggert bajo permiso del obispo de Utrecht, dado que la Oude Kerk o Iglesia Vieja se había quedado pequeña para albergar a todos los fieles de la ciudad durante el culto. Por el año de su erección, aunque tardó décadas en terminarse, se puede deducir fácilmente que es de estilo gótico tardío, con planta cruciforme.

Consagrada a Santa María y Santa Catalina, la conclusión de las obras no se debió sólo a la lentitud de los trabajos ni a su complejidad sino también a las desgracias. En 1421 y 1452 dos grandes incendios arrasaron la ciudad y dañaron lo realizado hasta entonces, algo que resultó aún más grave en 1645, cuando un nuevo fuego prácticamente destruyó la iglesia recién terminada, de ahí que hubiera que empezarla otra vez.

No es ésa, sin embargo, la causa de que carezca de campanario. Aunque se llegaron a preparar unos cimientos en 1565, en su fachada occidental, el desarrollo del protestantismo en los Países Bajos y sus ideas austeras lo impidieron. De hecho, las guerras de religión tuvieron bastante efecto no sólo sobre esta iglesia sino sobre casi todas pero al final fue el Ayuntamiento el que se negó a que hubiera una torre mayor que la cúpula del consistorio.

El interior es bastante luminoso, gracias a la luz que penetra por sus 75 vanos, algunos de gran tamaño e imponentes vidrieras como los de los extremos del crucero. Ello permite apreciar mejor las bellas tallas del púlpito, obra en caoba del escultor Albert Jansz Vinckenbrinck que empleó en ella 15 años. No obstante, hay que aclarar que numerosos elementos de la Niewe Kerk son en realidad neogóticos, añadidos entre 1892 y 1915.

Algo que se incrementó en las décadas siguientes con reformas sucesivas hasta que en los años setenta la jerarquía eclesiástica holandesa consideró que el mantenimiento de la Niewe Kerk resultaba demasiado oneroso, máxime teniendo en cuenta la cada vez más patente disminución de fieles. Por eso en 1979 terminó cediéndosela a la Nacional Stichting De Nieuwe Kerk, una institución cultural que organiza exposiciones y conciertos de órgano en su interior.

Así pues, quienes reserven vuelos baratos a Amsterdam han de saber que ése el hoy el principal uso del templo y sólo conserva el religioso para las bodas reales o servir de panteón para héroes nacionales como el almirante Michiel Adriaaansz de Ruyter, el comodoro Jan van Galen o Jan van Speyck, además del poeta y dramaturgo Joost van den Vondel.

http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Nkerk2.jpg”>bMA en Wikimedia

El Aeromuseo de Málaga

vuelos baratos a Málaga

Si los aficionados al mundo de la aviación toman uno de los vuelos baratos a Málaga y disponen de tiempo, bien al desembarcar, bien al volver al aeropuerto para su retorno a casa, no deben dejar escapar la oportunidad de acercarse a un rincón del complejo donde se ubica el Aeromuseo.

Como indica su propio nombre, es el Museo Nacional de Aeropuertos y Transporte Aéreo local, un sitio compuesto por varios pequeños edificios en torno a un patio y creado a iniciativa de los dos centenares de miembros de la Asociación Amigos de la Aeroplaza. Es un sitio aún joven, creado en 1997, que necesita del apoyo y la colaboración de todos para mantenerse e ir creciendo.

Su dirección es Avenida García Morato s/n, junto a Aviación General (Plaza Pierre George Latécoère). con un total de 1.500 metros cuadrados de espacio expositivo, exhibe unas 4.000 piezas procedentes de toda España, algunas raras, como una máscara de piloto de 1916 o los sellos originales de Colón Transaérea Española, compañía que intentó en los años veinte establecer una línea de dirigibles de Sevilla a Buenos Aires.

El acceso es por recepción, donde se facilita al visitante un plano para el recorrido, ya que éste no es guiado. También allí está la tienda de recuerdos, que sirve para redondear el presupuesto puesto que la entrada es gratuita -aunque se pide colaboración-.

La visita puede empezar por la Sala de Maquetas, que presenta una rápida revisión vintage de uniformes de tripulaciones, amenities de a bordo de varias compañías y material diverso que se utilizaba antaño, en la era predigital, para gestionar el proceso de facturación y embarque. Se puede pasar entonces al Aula Interactiva, donde aficionados y neófitos descubrirán de forma participativa y lúdica los datos y secretos de un vuelo a través del instrumental de un avión, incluyendo la apertura de una caja negra.

El espacio estrella del museo es la cabina de un DC9 auténtico, recuperada y rehabilitada no para volar pero sí para moverse por dentro, sentarse a los mandos, escudriñar cómo es ese recodo oculto tras cortinas donde las azafatas preparan la comida, etc. Incluso habrá ocasión de probarse algo que en la vida real, por suerte, no es habitual: probarse un chaleco salvavidas.

Por sorprendente que parezca, aún se conserva la terminal primitiva del aeropuerto de Málaga, la de 1948. Pasear por su interior, decorado con una maqueta a escala del histórico Flyer de los hermanos Wright, es como hacer un salto hacia atrás en el tiempo, algo que se sublima especialmente subiendo a la torre de control original, con sus radares, sus fichas y el equipamiento en general que usaban los controladores hace 70 años.

Y después de contemplar otras muchas piezas de colección, desde instrumental metereológico a equipos médicos, pasando por carteles de las líneas aéreas, mecánica o comunicaciones (hay muchas piezas que aún están siendo restauradas), llega otro gran momento, éste al aire libre: varios de los aviones que operaron en la pista del aeropuerto, debidamente restaurados. Allí se pueden ver, entre otros, el Convair C-440 Metropolitan que en 1959 trasladó a la ciudad el primer grupo de turistas (desde Finlandia) o el Beechcraft 18 de Spantax que se utilizaba en 1962 para los traslados del personal de la aerolínea.

Una visita didáctica y entretenida que podría servir de modelo para la implantación de iniciativas similares en otros aeropuertos.

Foto: Antonio en Wikimedia

La tinerfeña Cueva del Viento

vuelos baratos a Tenerife

Cualquiera que reserve vuelos baratos a Tenerife con el propósito de conocer la isla sabrá ya que su origen es volcánico, entre otras cosas porque uno de sus grandes atractivos es precisamente un volcán, el Teide. Sin embargo, pese a lo que muchos piensan, no es el único. En sus inmediaciones, concretamente en el municipio de Icod de los Vinos, aún hay restos del Pico Viejo que hoy constituyen un interesante lugar para una visita.

Es el caso de la Cueva del Viento, un tubo volcánico nacido a partir de las coladas del Pico Viejo que, con sus 18 kilómetros de extensión en 3 niveles de pasadizos diferentes superpuestos (caso único), es el más grande de la Unión Europea y el cuarto del mundo. Se trata de una cavidad volcánica formada hace 27.000 años en lavas basálticas procedentes de la primera fase eruptiva del mencionado volcán, situado en las faldas del Teide.

Constituye una enorme red laberíntica de pasajes subterráneos, siendo innumerables las ramificaciones aún sin explorar, que permitirán ampliar su longitud en el futuro. Pero por ahora, hay fenómenos geomorfológicos de sobra para satisfacer a los visitantes, desde simas a terrazas y cascadas lávicas pasando por estalactitas, estalagmitas o concreciones exógenas de diferente composición (carbonato cálcico, cristobalita y otros compuestos de sílice).

En el aspecto biológico, la gruta alberga un total de 190 especies conocidas, la mayoría invertebrados. De éstas, 48 son troglobias, esto es, animales que sólo pueden vivir en el medio subterráneo, de los que 10 especies fueron novedad para la ciencia. También se encuentran gran cantidad de restos fósiles de animales vertebrados ya extinguidos, como la rata y el lagarto gigantes, y otros restos óseos de especies desaparecidas de Tenerife, como la graja y la hubara.

Hay siete bocas de acceso al complejo subterráneo, ya que la Cueva del Viento se conecta con otras como la del sobrado, Belén, las Breveritas o los Piquetes. Por eso no es extraño que además de los restos animales hayan aparecido humanos, de época guanche.

Para la visita, en grupos de 16 personas previa reserva, se recomienda llevar pantalón largo y botas, desaconsejándose a menores de 5 años -el itinerario dura 2 horas- y personas con claustrofobia o problemas de movilidad. Se hace de martes a sábado con un guía especialista en espeleología y una tarifa de 15,30 euros (10,20 para residentes en Canarias -con DNI- y 5,10 para niños de 5 a 15 años).

Foto: web oficial