El Palmeral de Alicante

vuelos baratos a Alicante

Aparte de playas, fiestas, monumentos y yacimientos arqueológicos, los vuelos baratos a Alicante pueden abrir al visitante la posibilidad de hacer una jornada turística diferente, relajada, paseando por alguno de los parques de la ciudad. Si el elegido es El Palmeral, además se podrá entender parte de la concepción del terreno agrícola en otros tiempos.

Ello se debe a que antaño los campos de labranza se dividían en parcelas más o menos cuadrangulares en las que la separación, siguiendo los cauces de acequias y senderos, estaba hecha a base de hileras de palmeras que formaban auténticas pantallas. Estos árboles proporcionaban, de paso, sombra contra el exceso de sol a los cultivos. El sistema se conservó durante mucho tiempo pero luego decayó y quedó sumido en el abandono.

En 1997 un concurso público otorgó al arquitecto Juan Antonio Espejel y al ingeniero forestal Ignacio Lloret Lloret la creación de un parque, rodeado de un muro de piedra y con los correspondientes accesos habilitados. Salvo algunos restos de las acequias, el aspecto de los huertos se perdió entre los nuevos equipamientos, que incluyen columpios, kioskos, un río artificial 8de agua salada, pues viene del mar), un lago con barcas, una cascada, pistas deportivas, área de juegos infantiles, aparcamiento, una pista para bicicletas, aseos y un merendero.

Está en el barrio de San Gabriel, al borde del Mediterráneo, en una franja de terreno que perteneció al marqués de Molins, Mariano Roca de Togores. Son unos 2.000 metros cuadrados (originalmente eran el triple) de vegetación autóctona de la que destacan cientos de palmeras de varios tipos; lamentablemente muchas menos de las 7.000 originales, a pesar de lo cual este rincón del sur de Alicante ha servido en alguna ocasión para recrear escenarios exóticos en el rodaje de alguna película.

Foto: Alicante vivo