El Faro de Maspalomas

vuelos baratos a Gran Canaria

Si hay una visita casi fija en la isla para quienes reservan vuelos baratos a Gran Canaria es Maspalomas, un lugar playero del municipio de San Bartolomé de tirajana que tiene gran afluencia turística por su fantástico sistema de dunas. Y si hay algo que identifique iconográficamente tal paisaje es la silueta alta e imponente del Faro de Maspalomas al final de la punta oeste del litoral.

Se trata de una inconfundible torre cilíndrica que no parece concordar con el pequeño edificio-vivienda que hay en su base sirviendo de zócalo para contrarrestar el peso. Fue construido entre 1884 y 1889, cuando la zona estaba deshabitada (incluso hubo que habilitar un muelle para descargar los materiales por mar), siguiendo un diseño del ingeniero Juan León y Castillo para balizar la navegación -especialmente la de tráfico con América- entre Punta Arinaga y Punta del Castillo, ambas también alumbradas hoy por sendos faros.

Mide 54,70 metros de altura por 6,20 de diámetro, con un fuste de sillería gris salpicado de unas pocas ventanas que va rebajando su grosor a medida que se asciende y que está coronado por una cúpula en la que se alojan la lámpara (halógena, de un millar de vatios) y los reflectores; el conjunto emite un destello cada 13 segundos que alcanza 19 millas náuticas, funcionando automáticamente aunque en su día llegó a tener 3 torreros.

El Faro de Maspalomas, auténtico símbolo de Gran Canaria, está catalogado desde 2005 como Monumento histórico Artístico, subrayando así la consideración que ya tenía de Bien de Interés Cultural. Además está rodeado por un Parque Natural constituido por 3 ecosistemas: la charca, el palmeral y las dunas. También por miles de turistas que aprovechan la enorme playa para tomar el sol, bañarse, practicar deportes náuticos o hacer nudismo en la zona ad hoc.

Foto: Christian Bortes en Flickr