Saint Bartholomew the Great

vuelos baratos a Londres

La facilidad de encontrar vuelos baratos a Londres desde muchos sitios permite que se pueda viajar una y otra vez a la capital británica para ir descubriendo poco a poco todos esos rincones recónditos y medio escondidos, pero fascinantes y llenos de interés, que suelen pasar desapercibidos ante los grandes atractivos turísticos típicos. Uno de ellos es la iglesia de Saint Bartholomew the Great.

Está en en la calle Kinghorn, en West Smithfield, es decir en plena City: ligeramente al norte de la Catedral de San Pablo, para más señas. Una zona de gran animación, llena de pubs y restaurantes y donde el centro de atención es el Smithfield Market. Pero es fácil pasar de largo sin verla si se va con la imagen de la foto en mente porque queda oculta tras un arco romano al que en 1595 se le construyó encima un pórtico de estilo Tudor que sirve de acceso.

En realidad este templo, el más antiguo de Londres después de la capilla de St. John (la de la Torre), es lo que queda de un monasterio fundado en 1123 por el canónigo agustino Rahere, un exministro de Enrique I que optó por la vida espiritual tras enfermar gravemente y conseguir sanar a base de plegarias. Durante su convalecencia tuvo una visión en la que San Bartolomé le pedía que erigiera un cenobio y un hospital para los pobres. Rahere cumplió su promesa y el lugar se convirtió en centro de peregrinación famoso por sus poderes terapéuticos; incluso hoy se sigue acudiendo cada 24 de agosto.

En 1543 Enrique VIII expropió los monasterios católicos y el de St. Bartholomew fue parcialmente destruido hasta el punto de que lo que se ve actualmente es sólo un tercio del original. Lo que quedó se dedicó a usos variados y no muy honrosos: establo, taberna, almacén. Pero ni el terrible incendio de 1666 ni los bombardeos alemanes de la Segunda Guerra Mundial afectaron a la iglesia que, finalmente, fue restaurada en 1929 imitando su estilo románico normando.

Es probable que muchos la reconozcan porque ha salido bastante en el cine. Allí se rodaron escenas de películas como Shakespeare in love, Cuatro bodas y un funeral, Elizabeth y Robin Hood, príncipe de los ladrones, entre las más conocidas.