El Museo Naval de Amsterdam

vuelos baratos a Amsterdam

Uno de los puntos fuertes de Amsterdam es la extensa y variada cantidad de museos que se pueden visitar en la ciudad. Y tratándose de un puerto, inevitablemente tenía que contar con un Museo Naval dedicado a ilustrar al curioso sobre la historia marítima local y de todo el país.

El Scheepvaartmuseum tiene su sede desde 1981 en un gran edificio de 1657 que fue Depósito Naval Nacional, o sea, el antiguo arsenal del almirantazgo, por lo que presenta un aspecto macizo, oficial, con fachadas de cuerpo central resaltado y coronadas por frontones triangulares diseñadas por el arquitecto municipal Daniel Stalpaert. Increíblemente, sólo tardó en construirse 9 meses y, en cambio, un incendio lo destruyó en 1791. El aspecto actual es fruto de una reconstrucción.

La primera planta está dedicada al llamado Siglo de Oro holandés, el XVII, cuando la flota de esta país alcanzó su máximo esplendor de la mano de la Compañía de las Indias Orientales. Un cénit plasmado en las hazañas protagonizadas por los héroes locales Piet Heyn, el marino que en 1628 capturó a los españoles frente a Brasil un fabuloso tesoro que transportaba su flota, y Michel de Ruyter, almirante que se enfrentó a los ingleses entre 1665 y 1667.

Todo ello reforzado con una interesante colección de piezas que incluye imponentes retratos de marinos y otros cuadros de eṕoca que representan famosos combates (como la Batalla naval de Gibraltar, pintada por Cornelis Claesz en 1622), medio millar de maquetas, armas, planos, instrumental de navegación (en una sala cuyo techo es una representación de la bóveda celeste) ylas cartas náuticas del famoso William Blaeu y su hijo. Aparte, también destaca un ejemplar de De Moluccis insulis, la primera obra que narró la vuelta al mundo de Magallanes.

En la segunda planta se reúne todo lo referente a la navegación en los siglos XIX y XX, su carácter fundamentalmente comercial (especias, aceite de ballena) pero incluyendo también la Chalupa Real que el rey Guillermo I utilizaba en ceremonias oficiales en 1818.

Pero quienes reserven vuelos baratos a Amsterdam y hagan esta visita no pueden perderse la parte más espectacular del Scheepvaartmuseum, que está anclada en el embarcadero y al que se llega por una pasarela de madera: es la réplica del Amsterdam, un navío mercante al que una tempestad hizo naufragar frente a la costa inglesa en 1749 durante su viaje inaugural. Con 3 mástiles (el palo mayor mide 56 metros), una eslora de 42,5 metros, una manga de 11,5 y 42 cañones para protegerse, se construyó entre 1985 y 1991 a partir de planos e ilustraciones y tiene una tripulación de actores que recrean cómo era la vida a bordo.

Foto: Robert Orr en Flickr