El Pez Dorado de Frank Gehry

vuelos baratos a Barcelona

Nunca habrá bastantes vuelos baratos a Barcelona para descubrir todas las sorpresas artísticas y, muy especialmente, arquitectónicas que la ciudad tiene esperando a ser descubiertas. Algunas incluso mezclan ambos conceptos y no son desconocidas, aunque sí pueden pasar algo desapercibidas en medio de la marea modernista y contemporánea que decora cada rincón urbano.

Así, lo que en otro lugar serían auténticos emblemas aquí se limitan a caracterizar una zona concreta. Es lo que ocurre, por ejemplo, con el Pez Dorado del puerto deportivo. Combinación sutil de escultura y arquitectura, está firmado por un creador de talla mundial como el canadiense Frank Gehry, que lo diseñó para una ocasión histórica: los inolvidables Juegos Olímpicos de 1992.

Se trata de una enorme estructura pisciforme, un tema recurrente en Gehry como demuestra su gran obra maestra en suelo español, el Museo Guggenheim de Bilbao. Si el espectacular edificio vizcaíno esa una referencia al mundo naviero de la ría, aquí lo es a la fauna marina. porque, como dice su propio nombre, este Peix d’Or (en catalán) representa un pez que, asomado al Mediterráneo casi sobre la playa y con una gran boca abierta, parece dispuesto a arrojarse al agua.

Si uno contempla la figura de cerca descubrirá su curiosa textura: está hecho a base de un entramado de listones de acero inoxidable que se cruzan y remachan entre sí sobre una estructura metálica. Pero cuando se ve de lejos el cuerpo parece rellenarse de piel y brilla en reflejos dorados bajo los rayos del sol como si estuviera cubierto de escamas.

Gehry utilizó un ordenador por primera vez para diseñar esta enorme escultura de 54 metros de longitud por 35 de altura. Ubicada junto a dos torres que también se convirtieron en seña de identidad de Barcelona durante un tiempo, la de Mapfre y la del Hotel Arts, el Pez Dorado decora y ambienta las animadas terrazas de Marina Village y posa estoicamente ante las cámaras de los turistas.