Archivos mensuales: mayo 2012

El Pez Dorado de Frank Gehry

vuelos baratos a Barcelona

Nunca habrá bastantes vuelos baratos a Barcelona para descubrir todas las sorpresas artísticas y, muy especialmente, arquitectónicas que la ciudad tiene esperando a ser descubiertas. Algunas incluso mezclan ambos conceptos y no son desconocidas, aunque sí pueden pasar algo desapercibidas en medio de la marea modernista y contemporánea que decora cada rincón urbano.

Así, lo que en otro lugar serían auténticos emblemas aquí se limitan a caracterizar una zona concreta. Es lo que ocurre, por ejemplo, con el Pez Dorado del puerto deportivo. Combinación sutil de escultura y arquitectura, está firmado por un creador de talla mundial como el canadiense Frank Gehry, que lo diseñó para una ocasión histórica: los inolvidables Juegos Olímpicos de 1992.

Se trata de una enorme estructura pisciforme, un tema recurrente en Gehry como demuestra su gran obra maestra en suelo español, el Museo Guggenheim de Bilbao. Si el espectacular edificio vizcaíno esa una referencia al mundo naviero de la ría, aquí lo es a la fauna marina. porque, como dice su propio nombre, este Peix d’Or (en catalán) representa un pez que, asomado al Mediterráneo casi sobre la playa y con una gran boca abierta, parece dispuesto a arrojarse al agua.

Si uno contempla la figura de cerca descubrirá su curiosa textura: está hecho a base de un entramado de listones de acero inoxidable que se cruzan y remachan entre sí sobre una estructura metálica. Pero cuando se ve de lejos el cuerpo parece rellenarse de piel y brilla en reflejos dorados bajo los rayos del sol como si estuviera cubierto de escamas.

Gehry utilizó un ordenador por primera vez para diseñar esta enorme escultura de 54 metros de longitud por 35 de altura. Ubicada junto a dos torres que también se convirtieron en seña de identidad de Barcelona durante un tiempo, la de Mapfre y la del Hotel Arts, el Pez Dorado decora y ambienta las animadas terrazas de Marina Village y posa estoicamente ante las cámaras de los turistas.

Palacio de Fernán Núñez

vuelos baratos a Madrid

El Palacio de Fernán Núñez forma parte de ese conjunto de rincones espléndidos de Madrid que pasan injustamente desapercibidos ante la impresionante oferta turística, monumental y cultural de la capital. Ubicado en la calle Santa Isabel 44, aprovecha un edificio neoclásico de 1790 construido por el arquitecto Antonio López Aguado que, ya en el siglo XIX, pasó a manos de Felipe Ossorio, conde de Cervellón y esposo de la hija del primer duque de Fernán Núñez.

El duque decidió instalar allí su residencia, encargándole las obras de reforma al hijo del arquitecto anterior, Martín. Como ya eran otros tiempos -corría el año 1846-, el estilo necoclásico fue actualizado con los aditamentos típicamente románticos que no sólo se aprecian en el exterior sino también en la decoración interior, que corrió a cargo del escenógrafo teatral Joaquín Edo del Castillo. Luegoo continuaron haciéndose añadidos y reformas, por lo que también hay elementos neobarrocos, de estilo francés, etc.

El área noble del palacio es la mejor conservada, con el habitual patio de recibo, una espléndida escalera principal de nogal, comedores para adultos y niños, y varios salones (de Estuco, Rojo, de Baile, Isabelino…). Todo ello equipado con un bello mobiliario y diversas piezas de arte, desde réplicas de cartones para tapices goyescos a mármoles, molduras, cortinajes de seda, lámparas de cristal y tapices de la Real fábrica de Santa Bárbara. También hay una zona que estaba dedicada a la servidumbre, un invernadero, caballerizas y recoletos jardines.

En tiempos de los duques de Fernán Núñez el lugar fue escenario de grandes fiestas y famosas tertulias. Tras la Guerra Civil fue comprado por una compañía ferroviaria que lo restauró antes de integrarse en RENFE. El primer objetivo de ésta era convertir el palacio en Museo del Ferrocarril pero, como en 1983 se prefirió para ello la Estación de las Delicias, finalmente quedó como sede de la Fundación de los Ferrocarriles Españoles.

Y aunque aún lo sigue siendo, quienes reserven vuelos baratos a Madrid pueden visitarlo, ya que hay tours guiados gratuitos. Con doble interés, pues en el palacio se han rodado algunas películas españolas de temática histórica como Volaverunt, El oro de Moscú, Sangre de mayo o La regenta.

Foto: losmuseosdeeuropa.com

El Mercado de las Pulgas bonaerense

vuelos baratos a Buenos Aires

La expresión mercado de pulgas no hay que interpretarla en sentido literal. Se utiliza en Argentina para referirse a un mercado de segunda mano similar a los Rastros españoles pero con la diferencia de ser permanente, es decir, no se limita a la mañana del domingo sino que abre a diario. En el caso de Buenos Aires, el Mercado de las Pulgas es el que está entre los barrios de Palermo y Colegiales, delimitado por las calles Conde, Dorrego y concepción Arfenal, siendo su entrada principal por General E. Martínez.

No es antiguo, pues abrió en 1998. Pero en diciembre de 2005 los pulgueros se vieron obligados a trasladarse a un recinto vecino por la necesidad de acometer una serie de reformas que garantizaran la seguridad y el buen estado del edificio. Después de 5 años de trabajos que parecían inacabables y una inversión cercana a los 12 millones, el remozado Mercado de la Pulgas reabrió sus puertas ya rehabilitado.

Consiste en un edificio con techumbre abovedada estructurado en 6 pasillos, cada uno de los cuales ha sido nombrado con una letra del nombre (PULGAS) para facilitar la orientación del visitante. A lo largo de ellos, en una superficie total de 13.400 metros cuadrados, se distribuyen 143 puestos de venta de diversos tamaños y ocupaciones, además de aseos, aulas, una plaza exterior y dársenas de carga y descarga con capacidad para 30 vehículos.

El curioso que llegue en los vuelos baratos a Buenos Aires y desee comprar algún artículo raro no tiene más que acercarse y rebuscar entre mil y una cosas bajo la iluminación LED, instalada para economizar el gasto eléctrico. Hay de todo: muebles, lámparas, vajillas, joyas, antigüedades… Muchas de los objetos han sido restaurados mientras que otros conservan su añejo aspecto. En cualquier caso, el lugar tiene fama de ofrecer lo que no se encuentra en ningún otro sitio, de ahí la presencia frecuente de coleccionistas.

Abre todos los días, salvo los lunes, de 10:00 a 19:00. Para llegar hasta allí hay que tomar algunos de los autobuses que recorren la zona: 140, 151, 161 y 168.

El faro de Porto Pí

Vuelos baratos a Palma de Mallorca

Quizá más de uno se sorprenda de saber que los faros no son un invento moderno. Existen desde la Antigüedad, desde que navegan barcos y se construyeron puertos. Al fin y al cabo, la necesidad de una luz que sirva de referencia a los marinos avisando de su proximidad a la costa ha existido siempre.

El caso es que muchos faros que funcionaban siglos atrás continúan haciéndolo hoy en día. Los dos más antiguos son la coruñesa Torre de Hércules y la Laterna de Génova. El tercero en edad también está en España: en Palma de Mallorca, en el barrio de Porto Pí, cerca de la base naval.

Aunque ya los romanos habían erigido un faro al que conocían como Turris faraone, durante la Edad Media se construyó otro, dado el estado de ruina que presentaba. Así aparece en el testamento de Jaime II de Aragón y otros documentos de la época, como las leyes dictadas por el gobernador para castigar al que rompiera con la honda, arma común en Baleares, alguna de las lámparas que componían la linterna: un día en la picota para los niños y corte de una mano para adultos (muerte si se hacía de noche).

En 1612 hubo que desplazar el faro, ya que el sitio fue elegido para construir el Castillo de San Carlos y el retumbar de los cañonazos rompía sus vidrios. De manera que se trasladó a la Torre de Señales, un edificio del siglo XV al que se añadió un cuerpo octogonal en altura. La torre continuaría su doble cometido (alumbrar y reseñar el número y tipo de barcos que arribaban) hasta 1971.

Pero antes la linterna experimentó algunas reformas, pasando a instalarse una giratoria que fue funcionando con los diferentes tipos de combustible que iban apareciendo: parafina, petróleo, electricidad… También hubo que acometer rehabilitaciones exteriores por la acción del mar, los temporales y los rayos. Y aunque en 1972 quedó fuera de servicio por contar el puerto con un nuevo sistema de balizamiento, 2 años después se recuperó atendiendo a su valor histórico. De hecho, hoy está catalogado como Monumento Histórico Artístico y cuenta con un pequeño museo.

Reservando vuelos baratos a Palma de Mallorca se podrá ver este faro de piedra cuadrangular y de inconfundible aspecto, cuya altura (38 metros) descuella sobre los edificios colindantes y las aguas del Mediterráneo. Si se llega navegando de noche, se podrá ver su luz desde 27 millas de distancia, en destellos cada 15 segundos.

Foto: Antoni I. Alomar en Wikipedia

La Torre del Consell de Elche

vuelos baratos a Alicante

Si quienes reserven vuelos baratos a Alicante están buscando la forma de engrosar su viaje, una buena sugerencia podría ser acercarse hasta la vecina localidad de Elche. Con categoría de ciudad desde que así se lo concediera el efímero rey Amadeo de Saboya, Elche ofrece al turista un puñado de atractivos que incluyen dos patrimonios de la Humanidad por la UNESCO: uno es material, el famoso Palmeral, y otro inmaterial, la celebración del Misterio.

Pero hay muchas más cosas de interés y una de ellas es la Torre del Consell, actual sede del Ayuntamiento ilicitano. Se trata de un edificio de piedra ubicado en la Plaça del Baix, un espacio abierto adornado con las inevitables palmeras y un mosaico en el suelo.

Antaño, la torre formaba parte de la muralla defensiva, de manera que era una puerta monumental de paso desde el exterior a la antigua villa, exactamente a donde se establecía el mercado. Se empezó a hacer en 1441, constituyéndose así como la construcción más antigua del sur de la provincia de Alicante y de la Comunidad Valenciana que aún se conserva.

Por entonces tenía adosada la lonja medieval, una obra de mampostería con arcos ojivales de cantería, pero el conjunto terminó transformándose en palacio al prolongarse la Sala del Consell y abrirse una galería a modo de coronamiento. Ésta aún se puede ver, aunque ahora está cerrada y antes era abierta. El caso es que cambió su uso y, con ello, se modificó algo su aspecto; el actual data de 1645, aunque se han realizado algunas reformas y una reciente restauración para acoger las dependencias municipales.

Esta nueva función está apoyada por el edificio adjunto, de corte moderno y erigido ad hoc para oficinas pero que se integra bastante bien en el entorno sin contrastar demasiado con la vieja Torre del Consell, la cual conserva una fachada marcada por su gran balcón de hierro forjado al que se asoman dos ventanas y el escudo municipal labrado en piedra.

Foto: María Victoria Rodríguez en Diario del viajero

Blauwbrug, el Puente Azul

vuelos baratos a Amsterdam

Dice un refrán que Amsterdam tiene más canales que Venecia, más cafés que Viena y más puentes que París. De lo primero la capital holandesa está bien surtida, con un sistema de 160 grachten declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO; de lo segundo es muy difícil establecer comparaciones (además, seguro que ganaría alguna ciudad española); pero en la cuestión de los puentes está claro, pues hay nada menos que 1.281.

Y alguno de ellos tiene un más que notable parecido con un equivalente parisino. Es el caso del Blauwbrug, cuyo significado es Puente Azul. Basta ver la fecha de su construcción para comprender la comparación: 1883. En esa época la arquitectura francesa era una referencia para toda Europa y en Amsterdam se inspiraron claramente en el puente de Alejandro III sobre el Sena, aunque en versión bastante más reducida.

Por eso está considerado el puente más bonito de la ciudad, aunque en cuestión de gustos cada uno tendrá el suyo y habrá quien prefiera el Magere Brug, que, por cierto, no queda lejos y es más típico. No obstante, es justo reconocerle su belleza al Blauwbrug. Asentado en ambas riberas mediante respectivas bases recubiertas de ladrillo rojo, sus pilas están decoradas en piedra dejando tres ojos lo suficientemente amplios como para dejar pasar embarcaciones.

La calzada está surcada por 4 vías para el tranvía y las balaustradas abalconadas están decoradas con columnas de granito rojo que sostienen parejas de farolas sobre sendas proas de galeras. Las columnas acaban en capiteles eólicos rematados por la corona del emperador Maximiliano en dorado.

El puente se llama Azul porque el original, de madera y construido en el año 1.600 para unir el centro urbano con el barrio judío, estaba pintado de ese color, aunque recientemente se le ha dado un tono azulado también al actual. Salva un canal que separa dos de las plazas más céntricas de la ciudad, la Waterlooplein y la Rembrandtplein constituyéndose en una prolongación sobre el agua de la calle Amstelstraat. Muy cerca se alzan un par de emblemáticos edificios, Stopera y la sede del Hermitage.

Es casi seguro que cualquiera que pasee por las calles de la capital holandesa gracias a la creciente oferta de vuelos baratos a Amsterdam termine, tarde o temprano, cruzando el río por el Blauwbrug.

El Museo del Anís de Constantina

Los vuelos baratos a Sevilla no tienen por qué obligar al viajero a limitarse a conocer la ciudad. También está el entorno, los pueblos de los alrededores, llenos de encanto y sabor típicamente andaluz. Si se opta por la Sierra Norte se encontrará un buen puñado y, entre ellos, merece la pena destacar uno de curioso nombre: Constantina.

Se trata de un lugar de gran interés por la abundancia de restos arqueológicos de todos las civilizaciones que pasaron por allí en sucesivas etapas históricas, desde el sustrato prehistórico del Calcolítico a las terribles matanzas ocurridas durante la Guerra Civil, pasando por los romanos, los musulmanes, la reconquista cristiana y la asignación a la casa de Medina Sidonia como villa de realengo. De todo ello quedan numerosos monumentos y restos arquitectónicos protegidos como Patrimonio Histórico Andaluz y Bienes de Interés Cultural.

Pero lo que interesa en este post es hablar de uno de sus atractivos contemporáneos: el Museo del Anís. Desde la Antigüedad, Sevilla en general y Constantina en particular fue tierra de viñedos y en el siglo XVI empezaron a utilizarse los excedentes para fabricar otros licores, surgiendo las primeras industrias aniseras. Un gran crecimiento se disparó entre 1898 y 1903, cuando se contaba una docena de destilerías.

El uso de agua de venera, natural de la zona, hizo que el anís local adquiriera prestigio, permitiendo un auge en los años cuarenta del siglo XX, con 18 empresas y exportaciones. En ese contexto nació la Destilería La Violetera, en 1961, independizándose de Anís La Gitana y elaborando licores de prestigio hasta el punto de convertirse en proveedora de la Real Casa.

Las instalaciones, ubicadas en la calle Mentidero 2, siguen funcionando con métodos artesanales, utilizándose un horno alimentado con madera de encina y creando una especialidad, la crema de guindas, obtenida mediante la maceración de la guinda en aguardiente anisado. Para recordar esta tradición se ha creado allí mismo el Museo del Anís La Violetera, que además de mostrar el proceso de fabricación y exponer una colección de objetos relacionados con el tema (botellas, carteles, etiquetas, etc), realiza visitas guiadas que incluyen catas de los principales productos de la casa: anís, la citada crema de guindas y licores de menta y pasas.

Foto: Destilerías La Violetera

The Cloisters, claustros medievales en Nueva York

vuelos baratos a Nueva York

A la vista de esta foto nadie diría que se trata de algo que puede completar cualquiera que tome uno de los vuelos baratos a Nueva York y se halle de visita por la ciudad. Pero así es. Se trata de The Cloisters, nombre que no requiere grandes conocimientos de inglés para su traducción, dada la similitud cacofónica.

En efecto, en pleno Manhattan, cuna de la bolsa y de los rascacielos más modernos brotados del capitalismo, se puede encontrar un remanso de paz monacal casi como eran originalmente, en la Edad Media, estos cenobios desmontados piedra a piedra, trasladados al Nuevo Mundo y reconstruidos tal cual estaban en la lejana Europa.

Los claustros fueron recopilados, si puede decirse así, por el artista norteamericano George Gray Barnard, que recorrió Francia y España a principios del siglo XX, adquiriéndolos para multimillonario John D. Rockefeller . Así reunió 5 de ellos de períodos entre los siglos XII y XV: San Miguel de Cuixá, Saint Guilhem le Désert, Bonnefont en Comminges, Trie Sur Baïse y Froville.

El magnate le encargó al arquitecto Charles Collens construir un solo monasterio uniéndolos. Para ello facilitó unos terrenos al oeste de Nueva York, asomados al río Hudson: Fort Tryon Park. Allí se juntaron, más o menos armónicamente, claustros románicos, capillas góticas, campanarios y jardines, estos últimos recreados siguiendo las descripciones que había en los viejos manuscritos de época.

La idea de Rockefeller era aprovechar aquellas espléndidas estructuras para albergar su colección artística medieval, compuesta por más de 5.000 piezas; de hecho, The Cloisters es una extensión del Metropolitan Museum of Art dedicada exclusivamente a ese período. Abierta al público en 1938, ha ido creciendo a base de donaciones particulares y ahora ocupa 17 galerías expositivas ordenadas cronológicamente desde el Románico hasta el Gótico tardío-principios del Renacimiento. Hay pinturas, tallas escultóricas, orfebrería, tapices, códices, etc.