La Torre del Verges

vuelos baratos a Palma de Mallorca

Una de las recomendaciones que se le pueden dar a quien esté planeando reservar alguno de los vuelos baratos a Palma de Mallorca es la visita a la famosa sierra de Tramuntana, una cadena montañosa que recorre el norte de la isla de este a oeste. Un lugar perfecto para recorrer en coche, pese al sinuoso trazado de la carretera, y pararse a admirar los miradors.

Se trata de antiguas atalayas de vigilancia, torreones de piedra erigidos sobre lugares elevados desde los que se oteaba el mar en busca de posibles invasores y se podían hacer señales a otros. Del casi centenar que se calcula que debió haber en la isla aún queda la mitad, hoy transformados en privilegiados puntos de observación para disfrutar del paisaje.

Uno de ellos es la Torre del Verges, asomada al Mediterráneo desde un acantilado en la parte sur de la sierra, una bonita zona repleta de viñedos que se halla entre dos preciosos pueblos colgados de laderas de cara al mar: Estellencs y Banyalbufar. La construcción de esta atalaya data del año 1579, aunque después fue derribada parcialmente por un rayo que alimentó el ambiente de misterio que flota a su alrededor.

Porque las leyendas han terminado por conferirle el apelativo de Mirador de Ses Ánimes (Mirador de las Almas), basándose tanto en historias de suicidios como en supersticiones acerca de la redes tejidas para capturar espíritus incautos. Lo cual no es óbice para perderse las magníficas panorámicas del norte de Mallorca que, en los días claros, alcanzan hasta la punta de Sa Dragonera.

El rayo redujo sus dimensiones. Ahora tiene un diámetro de 2,70 metros y una altura de 4,78, accediéndose al interior por un arco de media punta que da paso a una escalera de hierro. Restaurado en 1995 por el Gobierno Balear, está protegido como Bien de Interés Cultural.