Archivos mensuales: diciembre 2011

Museo del Calzado de Elda

vuelos baratos a Alicante

Desde hace siglos, Levante se caracteriza por ser el principal centro de producción de calzado en España. Y, dentro de la provincia de Alicante, la localidad de Elda tuvo un protagonismo especial, por eso no es de extrañar que si había que hacer un museo de este sector fuera allí donde se ubicara. La idea, lanzada por José María Amat Amor, en en 1992, se llevó a la práctica en los terrenos que antes ocupara la Feria Internacional de Calzado.

Así fue cómo en 1999 se inauguró el Museo del Calzado de Elda, con apoyo y colaboración de todos los organismos oficiales, desde el Ayuntamiento a la Diputación Provincial pasando por la Consejería de Cultura y Deporte, la de Industria y Consumo y el Colegio de Ingenieros, todos ellos integrantes hoy del Patronato del centro.

El recorrido por el museo supone descubrir la historia del calzado, tanto en el ámbito nacional como en el regional e internacional, pero también otros aspectos relacionados con ese mundo. Para ello, los contenidos se han organizado en 7 secciones temáticas: Zapatos con Historia (pertenecientes a famosos de la política, el deporte, la cultura, el arte…), El diseño en el calzado (aportaciones de los diseñadores de moda más conocidos), La historia de la Humanidad a través del calzado, El calzado autóctono (no sólo de España sino de otras partes del planeta), Calzado antiguo, Colecciones que fueron joyas y Calzado y deporte.

Las piezas de estas secciones se distribuyen por 5 salas, dedicándose la primera a ilustrar la mecanización de las fábricas en los siglos XIX-XX, la segunda a diplomas y galardones (además de biblioteca y hemeroteca), la tercera a las colecciones de zapatos y las herramientas para su fabricación, y la cuarta a los zapatos premiados en concursos, miniaturas, etc. (el museo organiza dos premios: el periodístico Luis García Berlanga y el de la Mujer mejor calzada de España).

La quinta sala es para exposiciones temporales, actividad frecuente en el museo y fuera de él: el último evento fue en septiembre, en la feria Modacalzado + Iberpiel celevbrada en el IFEMA madrileño, y consistió en una muestra de zapatos de cine.

Los vuelos baratos a Alicante pueden llevar luego a hacer una visita a Elda y contemplar en vivo los zapatos que calzaron personajes famosos como los Reyes, el papa Juan XXIII, el cantante Alfredo Kraus, el golfista Severiano Ballesteros y otros muchos.

El Museo de la Biblia

vuelos baratos a Amsterdam

Uno de los museos más antiguos que puede visitar el turista en sus vuelos baratos a Amsterdam es el Bijbelmuseum, dedicado a la Biblia. De hecho, es uno de los centros decanos de todos los Países Bajos y, para hacer honor a ello, se ubica en dos añejos edificios típicos de la ribera de los canales, en Herengracht (366-368), del año 1662 pero restaurados en 2000.

Se las conoce como Casas Cromhout por su propietario primigenio, Jacob Cromhout, un comerciante de madera. Por sí mismas ya serían dignas de admirar: construidas por Phillips Vongboon, tienen una espectacular escalera espiral, dos cocinas originales de 1718, estucos y techos forrados de lienzo pintados por Jacob de Wit con motivos mitológicos y zodiacales. También un patio con un pequeño jardín adornado con un estanque, estatuas y árboles típicos de la Palestina de antes de Cristo. En realidad el conjunto de la decoración es algo posterior, barroca pero de finales del siglo XVIII.

El museo fue instalado allí en 1851 por el reverendo Leendert Schouten, que tenía una importante colección de objetos no sólo bíblicos sino arqueológicos en general. Entre ellos muchos mesopotámicos y egipcios, como tablillas de arcilla, papiros, varios shebtis (figurillas funerarias), un sarcófago e incluso una momia. Pero lo más reseñable es lo relacionado con el Antiguo y el Nuevo Testamento, sea en forma de libros o de maquetas.

Así, hay que destacar el primer ejemplar de Biblia de Holanda (1477) o la primera en publicarse en la lengua local, conocida como Statenvertaling o Biblia de Delft (1637), aunque hay otras muchas ediciones, algunas raras. Pero también son muy curiosas las maquetas del Templo de Salomón y, sobre todo, la del Tabernáculo, el santuario portátil que los judíos llevaban durante el Éxodo y que aquí está sobre auténtica tierra del Sinaí.

La colección se completa con otras piezas de arte sacro como misales, libros de horas y similares que se pueden ver en horario de 10:00 a 17:00 (entre lunes y sábado) y de 11:00 a 17:00 (domingos) por una tarifa de 8 euros (4 en reducida y gratos para menores de 5 años). Para ello sólo hay que coger el tranvía en la Central Sation de Amsterdam (líneas 1, 2 o 5) y bajarse en Spui.

MoMa, Museo de Arte Moderno de Nueva York

vuelos baratos a Nueva York

“Ayudar a la gente a entender, utilizar y disfrutar de las artes visuales de nuestro tiempo”. Este fue el lema esgrimido por Abby Aldrich Rockefeller, esposa del famoso empresario estadounidense, para fundar un museo y mostrar al público la belleza de su colección artística, tal como habían hecho antes Solomon Guggenheim y Gertrude Vanderbilt Whitney. Cómo no, se eligió Nueva York, la ciudad del arte por excelencia en EEUU para su ubicación.

El MoMa (Museum of Modern Art) está en el 11 West 53 St. del Upper Midtown, aunque su sede inicial, construida en 1929 durante la Gran Depresión había sido otra. Fue una década más tarde cuando se trasladó al edificio actual, si bien las reformas posteriores en los años cincuenta y sesenta lo ampliaron notablemente. En 1981 se realizó otra más importante para doblar el espacio disponible y poder exponer las obras de la segunda mitad del siglo XX, financiándose con un rascacielos de 42 plantas que levantó una oleada de críticas por romper la estética de la calle. Y en 2004 la última, incrementando aún más los metros cuadrados.

Aún así, buena parte de la colección sigue almacenada por falta de sitio, dada la variada naturaleza de que está compuesta: pintura, escultura, dibujo, fotografía, cine, diseño, mobiliario, arquitectura, arqueología… En ese sentido, el MoMa guarda cierto parecido con el British Museum o el Louvre, que no se limitan al arte. El mérito de la señora Rockefeller estuvo en reunir esa cantidad de piezas extensa y variopinta, en compañía de otras damas de alta sociedad norteamericana con inquietudes culturales y filantrópicas, pese a que su marido no era amigo de gastar el dinero.

La noche estrellada (Van Gogh), Las señoritas de Avignon (Picasso), Los nenúfares (Monet), La persistencia de la memoria (Dalí), La gitana dormida (Rousseau) y Broadway Boogie Woogie (Mondrian) son algunas de las obras maestras expuestas. Pero hay muchas más de Toulouse-Lautrec, Gauguin, Cezanne, De Chirico, Matisse, Pollock, Kandinsky, Chagall, Miró, Warhol o Hopper, estatuas de Brancusi, Moore, Calder y Rodin, tres millones de fotografías, un millar de películas (entre ellas Ciudadano Kane y Vértigo pero también otros formatos como un videoclip de Bjork), libros ilustrados, etc. La lista es interminable.

El MoMa sólo cierra los martes, abriendo el resto de los días de 11:00 a 18:00 (los jueves hasta las 21:00) para facilitar a los más de 2 millones y medio de visitantes que tiene cada año. Para ser uno de ellos, lo primero es buscar vuelos baratos a Nueva York.

Museo de Bellas Artes de Valencia

vuelos baratos a Valencia

El amplio equipamiento de estructuras culturales, deportivas y arquitectónicas con que se ha ido dotando a Valencia estos últimos años no deberían hacer olvidar otras joyas anteriores. Una de ellas es el Museo de Bellas Artes, centro importante y de referencia no sólo por su excelente colección, considerada una de las mejores de España, sino también por el marco en el que se ubica.

Es éste el Palacio de San Pío V, en el número 9 de la calle homónima, un edificio diseñado por Juan Pérez Castiel en 1683 -aunque construido algo más tarde- que sirvió de colegio y seminario. Tiene dos partes fundamentales: por un lado el colegio, de planta cuadrada alrededor de un claustro, y con una fachada de dos torres de esquinas almohadilladas, frontones rectos y pináculos; y por otro la iglesia adosada, que es de planta octogonal, fachada estructurada en dos pisos de frontón curvo y una espectacular cúpula de teja vidriada azul (reconstruida entre 1992 y 1994 tras su demolición en 1925). No obstante, es forzoso nombrar aparte el espectacular Patio del Embajador Vich, desmontado pieza a pieza cuando se derribó la mansión de este personaje en 1851 y reconstruido en el museo.

El museo fue fundado nada menos que en 1813 a partir de la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos, usando como sede inicial el antiguo convento del Carmen Calzado. Este lugar se destinó a almacén y los cuadros se llevaron al Museo del Prado, consiguiendo escapar por poco de la rapiña del mariscal Suchet durante la invasión napoleónica. En 1939 se empezó a trabajar en la rehabilitación del cenobio pero finalmente se optó por instalar la colección en el mencionado palacio junto a la propia academia.

Por supuesto, en un museo debe ser tan importante el contenido como el continente y, en ese sentido, la colección no se queda atrás. Lo más destacado son las tablas medievales procedentes de las iglesias cerradas durante la desamortización decimonónica. Las hay de estilo gótico típicamente valenciano, flamenco y renacentista, oscilando todas entre los siglos XIV y XV. Están pintadas al temple y a los maestros locales como Vicente Masip, Pere Nicolau o Miguel Alcanys hay que añadir otros como el célebre Pedro Berruguete, el italiano Starnina o el taller del Bosco, más los lienzos de esa época de Juan de Juanes, Tiziano, El Greco, Metsys y Pinturicchio, (la única obra suya que hay en España).

A ellos se suma una nómina de pintores de primera línea capaz de impulsar a cualquiera a buscar ya vuelos baratos a Valencia : Vicente López, Goya, los Madrazo, Darío de Regoyos, Leonardo Atenza, Rusiñol, Benlliure, Rosales, Pradilla, Zuloaga, Muñoz Degraín, Sorolla…

Y dos menciones especiales: Velázquez, que firma un autorretrato, y Piranesi, del que se conserva casi un millar de grabados, aunque éstos, junto a la colección de dibujos (unos 10.000) no se exponen por su fragilidad.

El Museo Hunterian

vuelos baratos a Londres

Si el otro día el lector descubría que los vuelos baratos a Londres le pueden llevar a conocer un pintoresco museo médico, hoy se completa el círculo con el otro gran centro de la ciudad: el Hunterian Museum.

Ubicado en entre los números 35 y 43 de Lincoln’s Inn Fields (a 10 minutos de la estación de Metro Holborn), este museo fue fundado a principios del siglo XIX a partir de la colección reunida por el cirujano y naturalista que le da nombre, John Hunter, cuyo hermano, William, a su vez creó la Art Gallery. Como pronto se quedó pequeño, en 1834 lo reformaron completamente conservando sólo la galería principal, si bien a lo largo del siglo se le fueron añadiendo galerías. En 1909 experimentó otra ampliación, la mayor hasta la fecha, para poder acoger la colección de la Odontological Society.

Los bombardeos alemanes de la Segunda Guerra Mundial produjeron graves daños el edificio y, con él, a las colecciones. De hecho, buena parte de la Hunter se perdió pero en 1963 el museo abrió de nuevo y enriquecido con nuevas colecciones: los dos Wellcome Museums donados por el Wellcome Trust y dedicados respectivamente a Anatomía y Patología, la de instrumentos quirúrgicos, la de esqueletos de primates (Osman-Hill), la de muestras microscópicas (Quekett), etc.

Asi pues, tras la elegante fachada del edificio de Royal College of Surgeons (Real Colegio de Cirujanos) de Londres se puede visitar un moderno centro que combina la historia de la Medicina con las últimas técnicas exhibiendo curiosidades como órganos enfermos, partes de cuerpo embalsamadas, especímenes animales y humanos, los huesos de un gigante irlandés llamado Charles Byrne, un cráneo deforme hallado en un yacimiento arqueológico egipcio, e incluso el cerebro conservado en formol del matemático e inventor Charles Babbage, entre otras muchas sorpresas.

Foto: postdlf en Wikimedia

The Old Operating Theatre Museum and Herb Garret

vuelos baratos a Londres

Una de las ventajas de los vuelos baratos a Londres es que los económicos precios permiten volver una y otra vez para ir descubriendo más y más rincones de la capital británica. Y realmente hay muchos que suelen quedar fuera de las visitas habituales. Uno de ellos, por ejemplo es el museo médico más antiguo de Europa. Está en el 9 de Saint Thomas Street, barrio de Southwark, alojado en el ático de la iglesia de St. Thomas, que antaño formaba parte del hospital del mismo nombre. Su nombre es complejo: The Old Operating Theatre Museum and Herb Garret, que traducido significa algo así como Museo del Antiguo Quirófano y Herbolario.

El hospital fue creado en al año de 1215 en honor de Santo Tomás Beckett y estaba administrado por la orden agustina. Los avatares políticos e históricos cambiaron su gestión e incluso el Tomás al que se dedicaba pero siguió ofreciendo sus servicios a gente humilde y madres solteras (las clases pudientes se trataban en su propia casa). En el siglo XVII se lo sometió a una reconstrucción en la que le añadieron el templo; luego, en 1822, el herbolario donde se fabricaban los fármacos pasó a ser el quirófano.

En 1859 la enfermera Florence Nightingale, que había adquirido prestigio por sus avanzados métodos de tratar a los pacientes y su interés en la desinfección del entorno durante la Guerra de Crimea, recomendó trasladar las instalaciones a Lambeth. El quirófano se cerró y nadie volvió a acordarse de él hasta casi un siglo después, en 1957.

Ésa es la estancia estrella del museo, por supuesto. Allí, en su tosca mesa central, se operaba ante la mirada de los estudiantes que abarrotaban el graderío. Hasta la invención del éter y el cloroformo en 1847 sólo podía anestesiarse recurriendo al opio o, directamente, a emborrachar al paciente, por lo que las intervenciones solían reducirse a amputaciones. De ahí que se cubriera el suelo con serrín para evitar resbalones con la sangre.

Además del quirófano hay una exposición sobre la medicina y la cirugía de la época, con abundantes muestras de instrumental, algunas de las cuales parecen más propias de un carpintero o de un verdugo, si bien las usadas para las amputaciones no han cambiado mucho de ayer a hoy. Muchas de esas herramientas eran fabricadas por especialistas en la misma calle y cuando el hospital se trasladó a otra zona de Londres ellos se fueron detrás.

El museo abre a diario de 10:30 a 17:00, cerrando sólo en época navideña. La entrada cuesta 3,75 euros (un euro menos en tarifa reducida y 2,25 los niños).

Foto: Mike Peel en Wikimedia

La Torre del Verges

vuelos baratos a Palma de Mallorca

Una de las recomendaciones que se le pueden dar a quien esté planeando reservar alguno de los vuelos baratos a Palma de Mallorca es la visita a la famosa sierra de Tramuntana, una cadena montañosa que recorre el norte de la isla de este a oeste. Un lugar perfecto para recorrer en coche, pese al sinuoso trazado de la carretera, y pararse a admirar los miradors.

Se trata de antiguas atalayas de vigilancia, torreones de piedra erigidos sobre lugares elevados desde los que se oteaba el mar en busca de posibles invasores y se podían hacer señales a otros. Del casi centenar que se calcula que debió haber en la isla aún queda la mitad, hoy transformados en privilegiados puntos de observación para disfrutar del paisaje.

Uno de ellos es la Torre del Verges, asomada al Mediterráneo desde un acantilado en la parte sur de la sierra, una bonita zona repleta de viñedos que se halla entre dos preciosos pueblos colgados de laderas de cara al mar: Estellencs y Banyalbufar. La construcción de esta atalaya data del año 1579, aunque después fue derribada parcialmente por un rayo que alimentó el ambiente de misterio que flota a su alrededor.

Porque las leyendas han terminado por conferirle el apelativo de Mirador de Ses Ánimes (Mirador de las Almas), basándose tanto en historias de suicidios como en supersticiones acerca de la redes tejidas para capturar espíritus incautos. Lo cual no es óbice para perderse las magníficas panorámicas del norte de Mallorca que, en los días claros, alcanzan hasta la punta de Sa Dragonera.

El rayo redujo sus dimensiones. Ahora tiene un diámetro de 2,70 metros y una altura de 4,78, accediéndose al interior por un arco de media punta que da paso a una escalera de hierro. Restaurado en 1995 por el Gobierno Balear, está protegido como Bien de Interés Cultural.

Museo Egipcio de Barcelona

vuelos baratos a Barcelona

Los vuelos baratos a Barcelona no tienen por qué limitarse a abrir al turista el, por otra parte, fascinante mundo de la arquitectura modernista. La capital catalana tiene otros mundos que mostrar, algunos aún más antiguos que la propia ciudad. Por ejemplo, en el número 284 de la calle Valencia hay un lugar de gran interés por cuanto es único en España y de los más importantes de Europa en su tema: el Museo Egipcio.

Se trata de un centro de primer nivel con una importante colección de piezas cuya exhibición pretende hacer comprender al visitante la vida y costumbres de la civilización del Antiguo Egipto. Para ello cuenta con 2.000 metros cuadrados divididos en tres salas que ilustran en una decena de secciones temáticas un paseo por aquel imperio crecido a las riberas del Nilo.

Estos diez capítulos son: 1-El faraón. 2-Cargos y personas privadas. 3-Artes y oficios: joyería. 4-Artes y oficios: trabajo de la piedra y cerámica. 5-Cosméticos y erotismo. 6-Creencias y prácticas funerarias: el mito de Osiris y la momificación. 7-La tumba y su contenido: dependencias funerarias. 8-La tumba y su contenido: la capilla de culto. 9-El culto en los templos. 10-Dioses de Egipto.

Una de las salas sirve para acoger cinco aulas de formación, una biblioteca con 10.000 documentos y la tienda. Fundado en 1994 a partir de una colección privada, la de la Fundación Arqueológica Clos, que desde entonces ha doblado sus fondos, el museo ha servido también de acicate para crear en 2001 una Escuela de Egiptología en Barcelona, dado que no había ninguna en España.

El museo abre de 10:00 a 20:00 (lunes a sábados) y de 10:00 a 14 (domingos), costando la entrada 11 euros (8 en tarifa reducida). Los sábados el precio incluye visita guiada por un egiptólogo que dura 90 minutos: a las 11:00 en catalán y a las 17:00 en castellano.