Archivos mensuales: noviembre 2011

El madrileño Puente de Toledo

vuelos baratos a Madrid

Pese a las burlas que le dedicaron Quevedo y Lope de Vega por su exiguo caudal, el río Manzanares suponía un problema cuando había riadas porque, sin alcanzar mucha profundidad, si se ensanchaba considerablemente, alejando las riberas. Esta fue una de las razones por las que Felipe IV decidió hacer un puente que enlazara el casco urbano de Madrid con el camino de Toledo.

Ese primer Puente de Toledo (o Puente Toledana, como se decía entonces) fue construido entre 1649 y 1660 por Juan Gómez de Mora pero no duró mucho, pues una crecida se lo llevó por delante. Por eso se levantó otro en 1680… que también sucumbió a las aguas del Manzanares. Estaba claro que el próximo debería ser más recio.

En 1715 el marqués de Vadillo, corregidor de la Villa, encargó el definitivo a Juan del Olmo, que lo diseñó con 9 arcos de medio punto, gruesos contrafuertes para prevenir más sorpresas, tambores rematados con balconcillos y sillares de granito. Medía 4,95 metros de ancho y luego sería ligeramente modificado por Juan de Ribera, que además le añadió la decoración: dos hornacinas churriguerescas en el centro que acogían las estatuas de los patrones de la ciudad, San Isidro y Santa María de la Cabeza, talladas en 1723 por Juan Alonso Villabrille y Ron y Luis Salvador Carmona. En cada extremo, además, había obeliscos.

Inaugurado en 1732, con el paso de los siglos fue deteriorándose, especialmente en el XX, cuando al tráfico rodado lo recorría desde la Glorieta de las Pirámides hasta la del Marqués de Vadillo y viceversa. Por eso en 1952 hubo que declararlo Monumento Histórico Artístico y después, en 1972, la construcción de la M30 se veía como solución para desviar los vehículos. El problema fue que el soterramiento de esta circunvalación en 2007 supuso que algunas de las pilas del puente quedaran también enterradas, haciéndole perder buena parte de su monumentalidad.

A cambio se descubrieron restos del puente primigenio (6 pilas y parte de 2 arcos) y se dotó al entorno de 40.000 metros cuadrados de jardines, por los que merece la pena pasear si se reserva alguno de los vuelos baratos a Madrid para visitarlos. Al fin y al cabo el sitio fue declarado Bien de Interés Cultural en 1992.

Foto: Sanva1959 en Wikimedia

El cementerio de La Chacarita

vuelos baratos a Buenos Aires

Una de las ideas que llevan muchos turistas en mente cuando reservan vuelos baratos a Buenos Aires es acercarse hasta el cementerio de La Chacarita para cumplir el ritual, muy extendido por otra parte, de visitar la tumba de Carlos Gardel. Ubicado en el sector 7, donde se hallan inhumadas las personalidades famosas, el mausoleo resulta fácilmente reconocible gracias a la multitud de placas honoríficas que lo recubren, la estatua de bronce que reproduce la figura del legendario cantante y los numerosos ramos de flores que suelen depositar los admiradores. De hecho, esa esquina ya ha sido declarada Sepulcro Histórico Nacional.

Esta necrópolis se halla en el barrio homónimo, cerca del centro de la ciudad, con entrada principal por la Avenida Guzmán 680; no tiene pérdida por su arquitectura monumental clásica (frontón triangular y 28 columnas dóricas), obra de Juan Buschiazo, los puestos de venta de flores y la vecina estación ferroviaria General Urquiza. En el interior, además de un crematorio, alberga los cementerios Británico y Alemán (en el que yacen los restos de Hans Langsdroff, comandante del Graf Spee, buque hundido en la desembocadura del Río de la Plata).

La Chacarita fue creado en 1871 porque una epidemia de cólera llenó el Viejo cuatro años antes y el camposanto de La Recoleta, situado al norte, prohibió que se llevaran allí las víctimas de la enfermedad. Su inauguración resultó más que oportuna al desencadenarse entonces otra de fiebre amarilla con una mortalidad tan alta que se habla de medio millar de difuntos enterrados un mismo día y 14 enterradores fallecidos.

Como terreno se recurrió al que los jesuitas utilizaban, hasta que les fue expropiado en 1767, para chacras (granjas); de ahí viene el nombre, aunque oficialmente sólo desde 1949. En la actualidad tiene 95 hectáreas y ya no se utiliza: cerró en 1886 por las malas condiciones de salubridad que transmitía al vecindario. Curiosamente, ahora es uno de los sitios turísticos de Buenos Aires gracias a la tumba de Gardel pero también a las de otros muchos tanguistas, así como la de Juan Perón, el pintor Benito Quinquela Martín, la escritora Alfonsina Storvi, el aviador Jorge Newberry, el músico Waldo de los Ríos, etc.

Cruzando el Sena por el Pont Neuf

vuelos baratos a París

Los parisinos actuales son unos privilegiados si se les compara con sus antepasados: hasta el siglo XVII sólo podían cruzar el Sena por unas pasarelas de madera frágiles e inestables que probablemente cedieron más de una vez. Por eso hacerlo a través del Pont Neuf, el primer puente de piedra que tuvo París (de ahí el nombre), debería hacerles recordar esa época, algo que en realidad no hicieron propiamente hasta que el artista búlgaro Christo lo envolvió en 1985 otorgándole la categoría de obra de arte. Después, el diseñador Kenzo haría algo parecido sustituyendo la lona por flores.

La decisión de construir el Puente Nuevo fue del rey Enrique III en 1577, si bien los avatares políticos en forma de guerras civiles retrasaron la inauguración hasta 1607, ya en tiempos de Enrique IV. Este monarca falleció asesinado por un fanático y su viuda, María de Médicis, mandó erigir una estatua en su honor que se colocó precisamente en medio de esta obra de ingeniería, entre dos contrafuertes, en la Ille de la Cité. Desde ella, bajando una escalera se llega al Square du Vert-Galant, un parquecillo. Destruida la escultura durante la Revolución Francesa, en 1817 se repuso una copia esculpida por Lemot.

El Pont Neuf fue el primero en unir las dos riberas del río. Lo hace a través de la citada isla, alcanzando una longitud de 232 metros, lo que lo convierte no sólo en el más antiguo sino también en el más largo. Cada tramo está compuesto por 5 y 7 arcos respectivamente, apoyados en gruesas pilastras y con una cornisa decorada mediante 385 mascarones tallados por Germain Pilon.

La anchura es de 20 metros, con balcones semiesféricos sobre cada columna destinados a que los comerciantes pudieran exponer y vender sus mercancías. A veces servían también para acoger escenarios en los que se representaban espectáculos populares.

Aprovechando, pues, los vuelos baratos a París es recomendable acercarse y dejarse envolver por la magia del lugar a la sombra de Notre Dame, emulando, si procede, el título de aquella película clásica: Les amants du Pont Neuf. Al fin y al cabo está catalogado como Monumento Histórico junto con los otros dos puentes más añejos: el Pont Marie y el Pont Royal.

Las pirámides de Güímar

vuelos baratos a Tenerife

Los vuelos baratos a Tenerife no sólo llevan al visitante a tomar el sol en la playa, hacer una excursión al Teide o ver pueblos típicos con dragos centenarios. También está el pasado guanche de Canarias cuyo patrimonio arqueológico se cuida cada vez con más esmero y se reivindica como objeto de atención e interés cultural. Quien se acerque al sureste de la isla podrá acceder a un curioso lugar llamado Parque Etnográfico de las Pirámides de Güímar, donde se trata el origen de estas construcciones y su posible relación con los antepasados de los canarios actuales; otra cosa es que se ajuste a la realidad.

El parque está a unos 26 kilómetros de Santa Cruz y fue construido en 1998 por el biólogo y explorador noruego Thor Heyerdahl en asociación con el naviero Fred Olsen. En sus 65.000 metros cuadrados se pueden ver diversas exposiciones que pretenden apoyar las peculiares teorías de este amante de la antropología, entre ellas la de que existió una comunicación naval entre el Mediterráneo y los pueblos precolombinos americanos con puente en Canarias. De hecho, una de las estrellas del lugar es una reproducción a tamaño natural de la Ra II, la balsa con que en su día trató de demostrar la posibilidad de tales viajes realizándolo él mismo.

Sin embargo, el verdadero punto de interés para el curioso lo constituyen las seis pirámides escalonadas que Heyerdahl excavó en 1991 y que atribuyó a los guanches basándose en tres factores: las piedras son de lava, Güímes era la residencia de uno de los diez menceyes o reyes de esa civilización y los edificios están orientados hacia donde se pone y sale el sol en los solsticios de verano e invierno respectivamente, además de al lugar en el que se produce el fenómeno de la doble puesta de sol (en realidad el astro rey no lo hace dos veces sino que en una de ellas queda tapado momentáneamente por un risco).

Lo cierto es que, aunque las pirámides guardan cierto parecido con las americanas y mesopotámicas (a pequeña escala, pues miden sólo 5 metros de alto), las pruebas de datación no les conceden más de 200 años de edad, situándose su probable origen en la limpieza de terrenos que llevaron a cabo agricultores en el siglo XIX para liberar suelo y explotar la cochinilla: en lugar de limitarse a apartar las piedras, fueron acumulándolas en los lindes, formando esas estructuras. La orientación astronómica respondería, acaso, a la condición masónica del dueño de la finca. Además, no ha aparecido ningún resto guanche en ellas.

Aún así, hay motivo para viajar a este municipio de Tenerife, pues las pirámides, aunque no sean lo que parecen, han sido declaradas Bien de Interés Cultural y siguen siendo un atractivo turístico ligado a la historia de la vida campesina local.

Iglesia de San Dionisio, en Jerez

vuelos baratos a Jerez

Al tomar alguno de los vuelos baratos a Jerez hay un lugar que no suele faltar en las visitas a la ciudad: la Plaza de la Asunción, con su monolito dedicado a la Virgen homónima y a la que se asoman el Cabildo y la iglesia de San Dionisio. El templo tiene la curiosa particularidad de poseer fachadas a otras dos plazas más, la de Plateros y la del Progreso, siendo esta última la principal.

Se trata de una parroquia creada en 1457 por el rey Alfonso X el Sabio tras conquistar la ciudad a los musulmanes, acogiendo entonces el barrio judío, la alhóndiga y la cárcel. La construcción de edificio comenzó a finales del siglo XV, época de la que conserva rasgos góticos y mudéjares como el empleo de una combinación piedra-ladrillo, las arquivoltas de la entrada o los arcos ojivales. Posteriormente, en el siglo XVIII, se le añadieron elementos barrocos.

El interior se estructura en tres naves, la central de mayor envergadura y separada de las laterales mediante arcos apuntados sostenidos por fuertes pilares rectangulares. El ábside es hexagonal pero curiosamente terminado en punta. Al XV corresponde también la Torre de la Atalaya, también llamada del Reloj, que en realidad está adosada y era un edificio civil al que se reconvirtió luego para campanario, dotándolo de una espadaña. Se caracteriza por tener dos cuerpos rectangulares (el más pequeño para albergar la escalera), ventanas ciegas con arcos lobulados y decoración de tracería.

La iglesia de San Dionisio es la sede de la Hermandad del Mayor Dolor, que procesiona en Jerez durante la Semana Santa cargando con la talla de la Virgen que se guarda en ella, al igual que otras obras escultóricas de interés como la muy venerada imagen de Nuestro Padre Jesús de la Salud, el retablo mayor (churrigueresco y que llegó del convento de Santa Ana cuando se produjo la expulsión de los jesuitas) o el de las Ánimas.

El templo está catalogado como Bien de Interés Cultural y Monumento Histórico Artístico desde 1964. Ahora doblemente, puesto que en su subsuelo se han encontrado restos arqueológicos cuyos trabajos de excavación se mezclaron con la reciente rehabilitación del edificio.

Edificio Flatiron, la plancha de Manhattan

vuelos baratos a Nueva York

Lo hemos visto decenas de veces en las películas y por eso quienes reserven vuelos baratos a Nueva York para conocer la ciudad deberían acercarse a contemplarlo de cerca; además está en pleno Manhattan, lo que facilita las cosas desde el punto de vista turístico. Hablamos del Flatiron Building, ese extraño edificio que presenta un estrecho frente de cuña con una forma general que recuerda a las planchas de la época en que se construyó, de ahí el nombre.

Fue erigido en 1902 para ser sede de la empresa Fuller Construction Company, que fue la que hizo las obras. Por eso oficialmente se bautizó con la gracia del fundador de ésta, George A. Fuller, quien no llegó a verlo terminado porque falleció dos años antes. El Flatiron se convirtió en objeto de mofa de los ciudadanos, corriendo las apuestas sobre cuánto tardaría en venirse abajo; Nueva York no estaba acostumbrada a ver moles de 22 pisos y 76 metros de altura, ya que aún no había empezado la fiebre de los rascacielos, si bien éste no fue el primero como normalmente se cree (el honor se lo lleva el Park Row, de 1899).

Tampoco es el único del mundo con forma de plancha, pues hay otros, algunos incluso con el mismo mote. Pero sin duda éste es el más mediático, algo que seguramente nunca llegó a sospechar Daniel Hudson Burnham, el arquitecto de la famosa Escuela de Chicago que lo diseñó. El proyecto inicial era un poco diferente, con la parte superior mas decorada y un reloj, pero al final ha quedado este singular y sobrio edificio de caliza y terracota estilo renacentista (en EEUU la llaman Bellas Artes) estructurado verticalmente en tres partes y que, obviamente, al final no se cayó gracias a su estructura de acero.

Ocupa una manzana triangular con su extremo, que sólo mide dos metros de ancho, limitado por detrás por la 22ª St. y orientado a Madison Square, confluencia de las 5ª Avenida y Broadway con la 23º St. En esta última se forman unas corrientes de aire llamadas popularmente El empujón de la 23ª que, a principios de siglo, llenaban las aceras de mirones ansiosos de atisbar bajo las faldas al vuelo, obligando a establecer más presencia policial.

Concatedral de San Nicolás de Bari (Alicante)

vuelos baratos a Alicante

Es casi inevitable visitar cualquier ciudad haciendo turismo cultural sin acercarse a ver la catedral, suponiendo que sea sede catedralicia, claro. No es el caso si tomamos alguno de los vuelos baratos a Alicante, puesto que la sede está en Orihuela (Santa Iglesia del Salvador), pero la ciudad levantina tiene un templo que adquirió la categoría de concatedral en 1959: el de San Nicolás de Bari.

Está ubicado en la Plaza Abad Penalva 1, en pleno centro, un tanto encerrado entre edificios. Como es habitual, presenta una amalgama de estilos, producto de reconstrucciones y obras que se superponían. Así, el aspecto exterior, muy sobrio, desprovisto casi de ornamentación salvo una pequeña portada de frontón triangular partido con triglifos y coronado por una estatua de la Virgen con el Niño al lado de la cual hay un curioso reloj de sol, corresponde al renacentista herreriano.

El interior está más decorado porque es barroco inicial, surgido casi directamente de las directrices del Concilio de Trento: planta de cruz latina (en este caso con un crucero pequeño), cabecera con deambulatorio y capillas entre contrafuertes. Destaca especialmente la sensación de amplitud diáfana que otorga la bella cúpula azul de 45 metros de altura rematada en linterna. También hay sacristía, sala capitular y un claustro cuadrado.

Parte del claustro es anterior, del siglo XV, porque si bien Agustín Bernardino construyó el grueso del edificio se construyó entre 1616 y 1662, lo hizo sobre un templo anterior medieval, a su vez levantado sobre una mezquita. Precisamente la entrada a dicho claustro es uno de los lugares más bellos del conjunto gracias a su portada labrada. Los otros dos rincones especiales son la recientemente restaurada Capilla de la Comunión, realizada en barroco típico del XVII con planta de cruz griega, y la Capilla de San Nicolás, de 1676, que acoge una talla de San Nicolás (patrón de Alicante) firmada por Juan de Villanueva.

En este aspecto escultórico también hay que mencionar el Retablo de las Ánimas, obra de Nicolás Borrás en 1574, el Cristo de la Buena Muerte, tallado por Nicolás de Bussi en el siglo XVII y el baldaquino de mármol y jade de 1698 y procedencia italiana. Por último, hay que reseñar el órgano, que es del XVI y se considera el más antiguo de la Comunidad Valenciana.

Foto: Joanbajo en Wikimedia

La pirámide de Cayo Cestio

vuelos baratos a Roma

Seguro que más de un usuario de los vuelos baratos a Roma que visite la ciudad se llevará una sorpresa al encontrarse una pirámide. No tan antigua como las de Giza y, desde luego, bastante más pequeña, pero al fin y al cabo inspirada en ellas. Y es que la civilización faraónica se puso de moda en los últimos tiempos de la República, cuando el Egipto ptolemaico acababa de ser incorporado como provincia.

Fue el pretor, tribuno y sacerdote Cayo Cestio Epulón quien la mandó levantar para que fuera su mausoleo, allá por el año 12 a. C. aproximadamente. Las inscripciones que aún pueden leerse en dos de sus caras indican que las obras duraron 330 días, durante los que fue creciendo hasta alcanzar los 36,40 metros de altura por 30 de lado que le confieren un singular aspecto alargado. Al igual que las egipcias, está cubierta por una capa de materiales nobles, en este caso mármol, que embellecen el simple ladrillo interior. Y por dentro, precisamente, está decorada con elegantes frescos que representan candelabros y figuras femeninas.

En otra época se llegó a considerar que era la tumba de Remo, el mitológico fundador de Roma, sin más imaginación que fundamento. Lo cierto es que no era el único edificio de estas características en la ciudad, pues se sabe de, al menos, otros dos: uno cercano a la Piazza del Popolo y otro en la Vía della Conciliazione, al lado del Vaticano. De ninguno quedan restos.

La Pirámide Cestia, como se la llama en Italia, se alza pegada a la Porta de San Paolo y en el siglo III estuvo integrada en la Muralla Aureliana como una parte más del sistema defensivo de la ciudad. Hoy forma un extraño conjunto con el cementerio Protestante que está justo detrás y la mencionada puerta.

El camposanto también recibe el divertido nombre de Cimitero Acattolico y es un lugar interesante y recoleto en el que se pueden encontrar las tumbas de algunos ilustres visitantes de la ciudad, como los poetas John Keats y Percy B. Shelley (el marido de Mary Shelley, autora de Frankenstein), que eran vecinos y murieron en tierra italiana, uno de tuberculosis y el otro ahogado. También yacen allí el filósofo Antonio Gramsci y el hijo de Goethe.