Excursión a Marbella

vuelos baratos a Málaga

Sería una lástima reservar alguno de los vuelos baratos a Málaga y no dejar algún día para hacer una excursión hasta Marbella, distante sólo poco más de medio centenar de kilómetros, por ligar la imagen de esta ciudad al turismo de lujo o a las demencial situación política que vivió hasta hace pocos años, con flecos pendientes aún de resolver en los tribunales. Lo cierto es que, al margen de cualquier prejuicio, Marbella es un lugar encantador, de privilegiado microclima, paraíso para los aficionados al golf y una curiosa coexistencia del urbanismo más moderno de, por ejemplo, Puerto Banús con las tradicionales callejuelas blancas del casco viejo.

Antes de que llegaran la jet set, Jesús Gil, Julián Muñoz o el mismísimo Torrente lo hicieron los fenicios y, después, tomaron el relevo los romanos. No hay apenas vestigios de esa Antigúedad, debiéndose avanzar hasta el Medievo para encontrar la muralla árabe y, sobre todo, las construcciones erigidas a raíz de la conquista de la localidad en 1485 por los Reyes Católicos (quienes le concedieron el estatuto de ciudad) y que forman hoy el casco viejo, sumando el recinto amurallado y los barrios Alto y Nuevo: la renacentista Plaza de los Naranjos, la Casa Consistorial, la gótico-mudéjar Casa del Corregidor y la ermita de Santiago (del siglo XV).

Otros lugares de época interesantes para el viajero que llegue desde Málaga son la Capilla de San Juan de Dios y la ermita del Santo Cristo de la Vera Cruz. Pero Marbella también tiene una zona construida más tarde, lo que se llama el ensanche, formado por el Paseo de la Alameda y la Avenida del Mar; esta última une el casco antiguo con la playa adornada con una decena de esculturas de Dalí.

Y luego está la famosa Milla de Oro, por supuesto, enlazando el casco urbano con Puerto Banús a través de un paseo de 4 kilómetros de lujo, yates y ostentación exacerbada que se han convertido en la seña de identidad en perjuicio de la ciudad clásica. Puede disfrutarse u olvidarse tomando el sol en alguna de las 24 playas del municipio, algunas tan céntricas como las de Venus o La Fontanilla, otras no tanto pero igualmente interesantes como la del propio Puerto Banús o San Pedro de Alcántara.

Al fin y al cabo, hoy es el turismo la principal fuente de riqueza de Marbella, atrayendo para residir a personalidades famosas como Sean Connery, Joan Collins, Jean Negulesco, Deborah Kerr (también a personajes menos dignos, como el nazi León Degrelle). Gran diferencia con el siglo XIX, cuando era una población industrial con altos hornos hasta que entraron en crisis a mediados de la centuria. El caso es que actualmente un visitante encontrará, además de lo citado hasta ahora, varios museos para entretenerse: el de Bonsáis, el Ralli (de arte latinoamericano), el del Grabado Español Contemporáneo o el del Cortijo de Miraflores.