Archivos mensuales: agosto 2011

La Cartuja de Santa María de las Cuevas

vuelos baratos a Sevilla

Uno de los lugares que a buen seguro visitará quien reserve alguno de los vuelos baratos a Sevilla será la isla de la Cartuja, al norte del barrio de Triana, una zona que era casi suburbio marginal hasta su rehabilitación para albergar la Expo 92. La llegada de casi 43 millones de turistas obligó a realizar una fuerte inversión en infraestructuras que nunca se pudieron amortizar económicamente pero que transformaron completamente la zona dotándola de modernos puentes de acceso y un parque de atracciones, entre otras cosas. Pero no hay que olvidar el sitio que da nombre a la isla: la Cartuja de Santa María.

Este monasterio fue construido en el año 1400 por el arzobispo de Sevilla, Gonzalo de Mena, para albergar a los monjes cartujos de la orden de San Bruno. El cenobio, como era costumbre, llevaba una existencia autosuficiente, contando incluso con sus propios establos y huertos equipados con norias. Alcanza el lugar cierta fama por ser donde se alojó Cristóbal Colón antes de iniciar su aventura americana y allí reposaron temporalmente sus restos una vez fallecido; concretamente en la capilla de Santa Ana, durante 27 años.

Otros ilustres personajes que rezaron tras sus muros fueron Santa Teresa de Jesús y Felipe II pero todo estuvo a punto de ser destruido durante la invasión francesa, cuyas tropas expoliaron sus tesoros, entre ellos cuadros de Zurbarán (actualmente en el Museo de Bellas Artes). Luego, en 1839, el inglés Charles Pickman compró el edificio aprovechando la Desamortización decretada 7 años antes y lo convirtió en una exitosa fábrica de cerámica que introdujo en España el método de estampación en la porcelana. Estuvo funcionando hasta 1982, nada menos, en que el monasterio se recuperó para su restauración.

Gracias a esas obras hoy se puede ver la fachada gótica con detalles platerescos más las reformas aportadas por Ambrosio de Figueroa en el siglo XVIII. En el interior, a través de la sección de servicio, la citada capilla y un patio se llega a las celdas, que desembocan en el claustro mudéjar. También se ve el enorme refectorio cubierto por artesonado, tan grande que las tropas francesas usaban como galería de tiro. En la parte de afuera se conservan dos de las chimeneas de la fábrica. Respecto a la decoración, aunque las pinturas ya no están sí se restituyeron los sepulcros renacentistas de mármol de los patrocinadores del monasterio, Pedro Enríquez y su mujer Catalina de Ribera.

La Cartuja acoge la sede del Centro Andaluz de Arte Contemporáneo desde 1997, con exposiciones, talleres, seminarios, recitales, conciertos y ciclos culturales. De ello se hablará en un futuro post.

El Colegio de Fonseca

vuelos baratos a Santiago de Compostela

Aunque no se liga habitualmente al turismo, los vuelos baratos a Santiago de Compostela podrían muy bien llevar aparejada una visita al Colegio de Fonseca. No sólo por su serena belleza plateresca o la posibilidad de consultar sus magníficos fondos bibliográficos sino también porque el lugar atesora una historia importante para la Universidad compostelana, ya que ésta tuvo su origen en él.

El Fonseca está ubicado en la animada rúa do Franco, frente la pequeña plaza que le da nombre y también es conocido como Colegio Mayor de Santiago Alfeo. Fue construido por Juan de Álava y Rodrigo Gil de Ontañón por encargo del arzobispo Alonso III de Fonseca entre 1532 y 1544 sobre la casa donde había nacido -lugar hoy indicado por una lápida- porque quería crear un colegio mayor para los estudiantes.

La fachada principal, una especie de ensalzamiento del cristianismo, está caracterizada por el arco triunfal de acceso coronado por un friso que representa a los doctores de la Iglesia y, en el centro, con el escudo de los Fonseca, una curiosa estrella de cinco puntas (cada una con otras tantas) que se vuelve a repetir en la parte alta del edificio, culminada por Diego de Romay en 1688. El resto de la ornamentación la componen figuras de santos y unos enigmáticos dragones que algunos autores identifican con imágenes de inspiración maya.

En el interior, a la derecha se encuentra la capilla gótica, obra también de Diego Romay, mientras a la izquierda está un salón con artesonado mudéjar que sirvió para acoger el primer Parlamento de Galicia en 1982, tras la dictadura franquista, hoy dedicado a exposiciones temporales Más adelante se sale al patio, donde está el claustro: su doble arcada superpuesta de estilo típicamente plateresco con arcos rebajados y enjutas decoradas mediante medallones y bustos que se completa con una crestería en la parte superior. La belleza del cnjunto lo ha hacho acreedor de la catalogación como Bien de Interés Cultural desde 1931.

El colegio de Fonseca es actualmente la sede de la Biblioteca Universitaria de Santiago de Compostela, con unos fondos de más de 300.000 volúmenes y 150 incunables. De hecho, el edificio tuvo diversos usos a lo largo de su historia: colegio mayor, convento de la nobleza, hostal para campesinos y comerciantes, Seminario de Estudios Gallegos, Facultad de Farmacia… Uno de los más curiosos fue acoger a los estudiantes católicos irlandeses que estudiaban aquí desde tiempos de Felipe II, cuando su colegio mayor, el de San Patricio, resultó destruido durante la Guerra de la Independencia; de ahí que también se lo conozca como Colegio de los Irlandeses.

Foto: Luis Filpo Cabana en Wikipedia

Excursión a Marbella

vuelos baratos a Málaga

Sería una lástima reservar alguno de los vuelos baratos a Málaga y no dejar algún día para hacer una excursión hasta Marbella, distante sólo poco más de medio centenar de kilómetros, por ligar la imagen de esta ciudad al turismo de lujo o a las demencial situación política que vivió hasta hace pocos años, con flecos pendientes aún de resolver en los tribunales. Lo cierto es que, al margen de cualquier prejuicio, Marbella es un lugar encantador, de privilegiado microclima, paraíso para los aficionados al golf y una curiosa coexistencia del urbanismo más moderno de, por ejemplo, Puerto Banús con las tradicionales callejuelas blancas del casco viejo.

Antes de que llegaran la jet set, Jesús Gil, Julián Muñoz o el mismísimo Torrente lo hicieron los fenicios y, después, tomaron el relevo los romanos. No hay apenas vestigios de esa Antigúedad, debiéndose avanzar hasta el Medievo para encontrar la muralla árabe y, sobre todo, las construcciones erigidas a raíz de la conquista de la localidad en 1485 por los Reyes Católicos (quienes le concedieron el estatuto de ciudad) y que forman hoy el casco viejo, sumando el recinto amurallado y los barrios Alto y Nuevo: la renacentista Plaza de los Naranjos, la Casa Consistorial, la gótico-mudéjar Casa del Corregidor y la ermita de Santiago (del siglo XV).

Otros lugares de época interesantes para el viajero que llegue desde Málaga son la Capilla de San Juan de Dios y la ermita del Santo Cristo de la Vera Cruz. Pero Marbella también tiene una zona construida más tarde, lo que se llama el ensanche, formado por el Paseo de la Alameda y la Avenida del Mar; esta última une el casco antiguo con la playa adornada con una decena de esculturas de Dalí.

Y luego está la famosa Milla de Oro, por supuesto, enlazando el casco urbano con Puerto Banús a través de un paseo de 4 kilómetros de lujo, yates y ostentación exacerbada que se han convertido en la seña de identidad en perjuicio de la ciudad clásica. Puede disfrutarse u olvidarse tomando el sol en alguna de las 24 playas del municipio, algunas tan céntricas como las de Venus o La Fontanilla, otras no tanto pero igualmente interesantes como la del propio Puerto Banús o San Pedro de Alcántara.

Al fin y al cabo, hoy es el turismo la principal fuente de riqueza de Marbella, atrayendo para residir a personalidades famosas como Sean Connery, Joan Collins, Jean Negulesco, Deborah Kerr (también a personajes menos dignos, como el nazi León Degrelle). Gran diferencia con el siglo XIX, cuando era una población industrial con altos hornos hasta que entraron en crisis a mediados de la centuria. El caso es que actualmente un visitante encontrará, además de lo citado hasta ahora, varios museos para entretenerse: el de Bonsáis, el Ralli (de arte latinoamericano), el del Grabado Español Contemporáneo o el del Cortijo de Miraflores.

MUBAG, Museo de Bellas Artes Gravina

vuelos baratos a Alicante

Aparte de las soleadas playas, las excursiones a pintorescos pueblos cercanos o la clásica visita al Castillo de Santa Bárbara, quienes reserven vuelos baratos a Alicante para conocer esta bonita ciudad mediterránea tienen también la opción de ver algunos museos. Uno de ellos es el MUBAG, Museo de Bellas Artes que lleva el nombre de la calle en que se ubica, Gravina 13-15, dedicada al ilustre marino, en pleno casco histórico

La sede es el Palacio del Conde de Linares, un edificio de cuatro plantas construido entre 1748 y 1808 que está catalogado como Monumento Histórico Artístico. Su fachada de sillares es sobria pero elegante, mientras que el interior tiene, en su planta baja, un amplio espacio a base de arcadas que antaño correspondía al depósito de mercancías portuarias y hoy es galería expositiva. Una escalera cubierta con bóveda de sillería conduce al piso noble. Entre 1998 y 2001 se llevó a cabo una reforma y ampliación.

La colección primigenia fue una iniciativa de la Diputación Provincial de Alicante en 1838 para salvar las obras de arte que habían quedado sin protección tras la Desamortización de Mendizábal tres años antes. Consistían éstas en pintura y escultura alicantinas desde la Edad Media, que luego se incrementaron mediante adquisiciones con piezas hasta principios del siglo XX. Sin embargo a estos fondos se les fueron añadiendo otros mediante donaciones o embargos, siendo los primeros los de la Escuela de Dibujo y Pintura del Real Consulado Marítimo y Terrestre fundado por Carlos III en 1785.

En 1863 se crearon las célebres pensiones, una especie de becas para artistas que generarían más obras y la organización de las primeras exposiciones. Ya en el siglo XX, en 1932, se ubicó la sede en el Palacio Provincial, empezando una etapa de incorporaciones que incluyeron la colección de Juan de Rojas (dibujos, grabados y litografías dieciochescas) en 1955, la de Rafael Beltrán (variada, con muebles, porcelanas, abanicos…) en 1970 y la de Ramón Quiles (cerámica, pintura y escultura) en 1971. Por supuesto, continuaron también las adquisiciones de la Diputación con obras de artistas contemporáneos como Tapies, Antonio Saura o Eusebio Sempere, entre otros.

De los tres millares de piezas que hay en total cabría destacar, como obras maestras, una tabla del maestro local Rodrigo de Osona que representa el Calvario (siglo XVI), la talla de San Juan de Dios, obra del escultor Salzillo (siglo XVIII) y un retrato de Fernando VII pintado por Vicente López. También una versión del conocido cuadro Los comuneros de Castilla que realizó el pintor historicista Antonio Gisbert.

El MUBAG tiene dos temporadas de horarios: invierno (del 1 de septiembre al 30 de junio), en que por semana abre de 10:00 a 20:00 (domingos y festivos hasta las 14:00 y lunes cierra); y verano (del 1 de julio al 31 de agosto), de 11:00 a 21:00 (domingos y festivos hasta las 15:00). La entrada es gratuita.

Foto: Art & Things

Museo Canario

vuelos baratos a Gran Canaria

El Museo Canario suele perfilarse como una de las visitas obligadas para los turistas de Las Palmas de Gran Canaria que quieran conocer el pasado histórico y prehistórico del pueblo aborigen que habitó esa tierra antes de su conquista por la Corona de Castilla, los canarii (del latín canarius) que dan nombre a la isla si Plinio se equivoca y no deriva de los numerosos y característicos perros autóctonos.

La entidad fue fundada en 1879 por el doctor Gregorio Chil y Naranjo al albur de la moda de la época, reforzada por los frecuentes descubrimientos arqueológicos, de interesarse por la antropología. De hecho, la etapa coincidió con la denominación de una nueva especie humana, el Hombre de Cro-Magnon, que se supuso antepasada del canario. Luego la ciencia demostró que no era así -se liga a los pueblos bereberes del norte de África- pero aún hoy el museo presenta una importantes colección de cráneos cromañones.

La primera instalación del museo fue en 1880 en varios salones cedidos por el Ayuntamiento pero el incremento continuo de fondos no tardó en revelar aquel espacio como insuficiente. Para solucionarlo, el doctor Chil cedió su casa -incluyendo una importante biblioteca de 7.500 volúmenes- aunque hubo que esperar no sólo a su fallecimiento, en 1901, sino también al de su viuda, en 1913. Sin embargo, diversas dificultades, fundamentalmente económicas, impidieron que el traslado fuera una realidad hasta 1930. Catorce años después el museo se incorporó al CSIC (Consejo Superior de Investigaciones científicas) y en 1973 el Cabildo creó un patronato para solventar el problema de su financiación.

Desde entonces ha habido una modernización y especialización, llevada a cabo en 1984, e incluso su declaración como De utilidad pública en 1995. Hoy la visita se realiza mediante un recorrido por once salas: El hábitat, La tecnología lítica, La actividad económica y la recuperación natural, El mundo mágico religioso y la organización social, Manufacturas en pieles y fibras vegetales, La conservación del cadáver, La antropología física, Paleopatología y mundo funerario, La tecnología cerámica, La cerámica aborigen de Gran Canaria y Las pervivencias de la cerámica aborigen.

Además hay otras colecciones, como Arqueología extranjera, Bellas Artes, Ciencias Naturales y Numismática. Entre las piezas, fechadas entre la mitad del primer milenio a. C y el siglo XV, se pueden encontrar las famosas pintaderas, es decir, sellos de barro cocido o madera de pocos centímetros que se cree que podían usarse para tatuar el cuerpo; momias guanches, algunas mejor conservadas que otras; instrumental lítico y óseo; y los típicos ídolos, como el de Tara, encontrado en Telde y que representa el culto a la fertilidad. También se ha hecho una reconstrucción de la Cueva Pintada de Gáldar.

Los interesados en hacer este fascinante paseo por los orígenes humanos insulares no tienen más que buscar vuelos baratos a Gran Canaria y acudir a la sede del museo en Doctor Vernau 2, en pleno barrio de la Vegueta, junto a la catedral, abriendo de 10:00 a 20:00 entre lunes y viernes y de 10:00 a 14:00 los fines de semana y festivos. La entrada cuesta 4 euros, aunque mayores de 65 años y desempleados tiene tarifa reducida de 2,40 euros; los niños, gratis.

Foto: Remi Stosskopf en Wikipedia

Palacio y jardines de Luxemburgo

vuelos baratos a París

Muchos de quienes reservan vuelos baratos a París y la recorren incansablemente de un extremo a otro suelen tomarse un descanso al final de la jornada en uno de los rincones más bonitos de la ciudad, punto de encuentro tradicional de estudiantes, deportistas y familias con niños: los Jardines de Luxemburgo.

Esta recoleta pero animada zona de verde forma parte del palacio homónimo, que no se visita porque es la sede del Senado francés. Lo cual es una lástima porque la reina María de Médicis, esposa de Enrique IV, lo mandó construir en 1615 para vivir en uno más moderno que el sobrio Louvre, residencia real hasta entonces, y para alejarse de las intrigas cortesanas. El modelo elegido fue el toscano; de hecho el palacio era una réplica exacta del que la soberana había habitado en su infancia, aunque luego el arquitecto Salomón de Brosse lo cambió. Curiosamente María casi no llegó a vivir allí al tener que marchar al exilio y cuando obtuvo licencia para regresar se lo regaló a su fiel ayudante, el cardenal Richelieu. Luego se enfrentaron y la reina ni siquiera llegó a ver el final de las obras ni del jardín, si bien aún habrían de hacerse un sinfín de reformas.

Respecto a los jardines, éstos se levantaron sobre los que antaño había sido un bosque y que, en la práctica, no dejó de serlo, dado el número de árboles que tenía; sólo que el bosque estaba simétricamente ordenado con avenidas, decorado con esculturas y acotado, según diseño de André Le Notre y, posteriormente, del barón Haussman. En la actualidad ya no hay muro alrededor -el recinto se abrió al público en el siglo XIX- y ha sido dotado de equipamientos deportivos, zonas de ocio y parques infantiles con columpios. Los niños tienen en estos jardines una garantía de entretenimiento, pues suelen copar el gran estanque octogonal central, el Grand Bassin, para hacer navegar pequeños barquitos de madera.

También son destacables las fuentes de bronce y mármol que pueden encontrarse entre los setos, como la de los Amantes o la del Observatorio, siendo esta última la que sirve de entrada. En relación a la decoración artística del sitio en general, recordar que el palacio alberga 24 cuadros pintados por Rubens expresamente para ello, a los que se sumaron después los murales que Delacroix realizó en la biblioteca. Antes, durante la Revolución, David había estado preso tras sus muros (se había reconvertido en cárcel), aprovechando el tiempo para abocetar su obra El rapto de las sabinas. También los alemanes usaron el edificio y su entorno como cuartel-búnker tras conquistar París durante la Segunda Guerra Mundial.

El Museo Thyssen

vuelos baratos a Madrid
Uno de los privilegios que tiene Madrid es poseer tres de las pinacotecas más importantes del mundo, cada una en su especialidad y además muy próximas entre sí formando el llamado Triángulo de los museos. Se trata del Museo del Prado y el Reina Sofía, de titularidad estatal, y el Museo Thyssen-Bornemysza, gestionado por una fundación privada aunque fue comprado por el Estado en 1993.

La colección del Thyssen fue formada durante el siglo XX por el barón Heinrich en una labor progresiva en continuó su hijo Hans y después la esposa de éste, Tita Cervera, que reunió su propia colección, hoy expuesta en Málaga. La primera, que es la que se halla en la sede madrileña del Palacio de Villahermosa (Paseo del Prado 8), se compone de más de mil piezas en las que predomina sobre todo la pintura, abarcando un amplio período que va desde la Edad Media hasta la última centuria.

En ese lapso temporal se encuadran múltiples ejemplos de estilos, géneros y escuelas europeas y artistas. Van Eyck, Cranach, Hals, Holbein, Caravaggio, Durero, Tiziano, Zurbarán, Rubens, Rembrandt, Canaletto, Gauguin, Van Gogh, Mondrian, Paul Klee, Picasso, Hopper y otros muchos representan la pintura medieval, renacentista italiana, barroca española, impresionista francesa, expresionista alemana, constructivista rusa, pop estadounidense, cubista, abstracta, etc. No son de extrañar los 350 millones de dólares pagados por España para exponer en suelo nacional este fantástico conjunto.

Se puede ver en el mencionado Palacio de Villahermosa, un edificio construido a principios del siglo XIX en la que entonces era la mejor zona de la capital y cuyo uso fue variopinto a lo largo de los años: sus ocupantes originales fueron los duques de Villahermosa, famosos por su mecenazgo de las artes, pero también se alojaron allí el duque de Angulema -cuando invadió el país para derrocar el liberalismo- y el escritor Zorrilla. A finales del XIX la marquesa de Squilachi acogió en él un importantes salón socio-político y en 1973 pasó a ser sede de la Banca López Quesada hasta su quiebra diez años más tarde. El lugar se recuperó para su uso actual en 1985 mediante una intervención arquitectónica de Rafael Moneo, aunque luego un equipo compuesto por Manuel Baquero, Robert Brufau y el estudio BOPBAA llevaron a cabo una ampliación que le hizo ganar un 50% de superficie.

Los abundantes vuelos baratos a Madrid pueden llevar al espectador a contemplar obras maestras como La Plaza de san Marcos en Venecia, de Canaletto; La Anunciación, de El Greco, El arlequín, de Picasso, Jesús entre los doctores, de Alberto Durero, etc. La entrada cuesta 8 euros por 11 las exposiciones temporales (14 la combinada), aunque hay descuentos y entrada gratis para mayores de 65 años, estudiantes y desempleados.

El Aquarium de Barcelona

vuelos baratos a Barcelona

Desde su creación en 1995 el Aquarium de Barcelona se ha convertido en uno de los principales atractivos de la ciudad, especialmente para las familias con niños que ven, en el que es uno de los acuarios más importantes de Europa, una alternativa divertida para los peques, probablemente aburridos de modernismo.

Y es que se trata de un moderno centro marino lúdico y educativo a la vez que reproduce diversos ambientes y ecosistemas, la mayoría del Mediterráneo pero también de otros puntos del globo: 35 acuarios que reúnen 11.000 ejemplares de 450 especies diferentes, un gran Oceanario con túnel submarino y diversas actividades paralelas. Los lugares se exhiben en un acuario mediterráneo, otro tropical (reconstruye el fondo del Mar Rojo y el Caribe, la Gran Barrera de Coral, un atolón del Pacífico, un arrecife de coral y el hábitat de peces venenosos), el Planeta Aqua (vida en los polos, en las profundidades abisales…) y el Miniacuaria (con representación de la fauna y flora más pequeñas, como los invertebrados o las posidonias).

Mención aparte merece el gigantesco Oceanario de 36 metros de diámetro por 5 de profundidad que almacena 6 millones de litros de agua en los que nadan grandes peces como 15 tipos de tiburones, un enorme pez luna, rayas, morenas, etc. Un túnel submarino de 80 metros de longitud lo atraviesa, abovedado en cristal para ver a los animales desde todos los ángulos y lo más cerca posible. Una cinta transportadora evita al visitante caminar, aunque además hay un pequeño graderío para descansar ante el espectáculo natural.

Esta breve reseña puede terminar con dos lugares que animan a la participación. Uno, ¡Explora!, es un espacio interactivo con más de medio centenar de actividades que hacen intervenir todos los sentidos a través de tres ambientes locales: las marismas del delta del Ebro, la Costa Brava y la cueva submarina de las Islas Medas. El otro es la posibilidad de realizar una inmersión entre tiburones los miércoles y fines de semana de 9:30 a 14:00 por un precio de 300 euros (que incluye visita al complejo y una clase teórica). Eso sí, se requiere estar en posesión del título de submarinismo.

A quien seduzca la idea no tiene más que buscar alguno de los vuelos baratos a Barcelona y luego acercarse al Moll de’Espanya del Port Vell, frente a las Reales Drassanes (Atarazanas). El acuario abre de 9:30 a 21:00 (los fines de semana hasta las 21:30) salvo julio y agosto, en que cierra a las 23:00. La entrada cuesta 17,75 euros (mayores de 65 años 14,75 y niños de 4 a 12 años 12,75).