Archivos mensuales: julio 2011

La Alhóndiga bilbaína

vuelos baratos a Bilbao

La creciente oferta de vuelos baratos a Bilbao no es más una consecuencia del empujón turístico que recibe esta ciudad desde que se acometió, hace ya años, el plan de rehabilitación urbana. Gracias a él se recuperaron para el ciudadano antiguas zonas industriales y portuarias degradadas, permitiendo la construcción de edificios futuristas y emblemáticos como el Guggenheim o el Kursaal. Un tercero, quizá menos mediático pero igual de exitoso, es el de la Alhóndiga.

Alhóndiga es la acepción clásica que se aplica a un edificio destinado a almacenar vino. El de Bilbao fue levantado entre 1905 y 1909 en lo que se llamaba el Ensanche, ocupando una manzana entera. Diseñado por el arquitecto Ricardo Bastida, fue uno de los primeros casos de arquitectura pública realizada en hormigón armado, presentando, gracias a la combinación con ladrillo y característicos adornos exteriores, un estilo inconfundiblemente modernista, aunque de tono sobrio, distinto al catalán.

En 1919 sufrió un incendio y tuvo que ser restaurado. Después, en los años setenta, se cerró y los intentos por destinarle un uso público no se concretaron, por lo que su estado de conservación empezó a deteriorarse. Sólo se salvó gracias a dos factores: el primero, la declaración como Bien de Interés Cultural en 1999 y, el segundo, el aniversario de sus primeros cien años, que llevaron a la decisión de rehabilitarlo como centro cultural y de ocio.

Una inversión de 75 millones de euros y la dirección del prestigioso arquitecto francés Philippe Starck permitieron inaugurarlo en mayo de 2010: 43.000 metros cuadrados en los que se respetó el exterior pero se modificó el interior casi completamente, incorporando tres grandes cubos forrados de ladrillo distribuidos en torno a un patio central atravesado verticalmente por un bosque de vigas de hierro. Los cubos alojan biblioteca, restaurante, auditorio, tienda y un gimnasio cuya piscina, en la parte más alta del edificio, tiene un fondo acristalado que permite ver a los bañistas desde abajo. Están sostenidos por 43 columnas del diseñador italiano Lorenzo Baraldi, todas diferentes entre sí en forma, colorido, materiales y estilo: las hay chinas, clásicas, salomónicas, medievales, en espiral, futuristas, etc. Starck definió su simbolismo como “la infinidad de culturas, guerras, religiones vividas por el Hombre a lo largo de su Historia”.

Además, hay cines, una sala de exposiciones y un aparcamiento subterráneo. El propio atrio central sirve para sostener, colgada del techo, una gigantesca pantalla que proyecta la imagen del sol a gran escala, ardiente, atractivo e impresionante. Motivos de sobra para acercarse a pasar una tarde con alguna de sus ofertas o, simplemente, a disfrutar de la Alhóndiga en sí. Hay visitas guiadas de 10:00 a 19:00 (de lunes a jueves) y de 10:00 a 15:00 (de viernes a domingos).

Foto: internimagazine

Excursión a Valldemossa

vuelos baratos a Mallorca

Una de las visitas imprescindibles que deben incluirse en los vuelos baratos a Mallorca es hacer una excursión hasta el municipio de Valldemossa, que está a sólo 18 kilómetros al norte de la capital, Palma. Se trata de una de las localidades más bonitas de la isla a la que la única pega que se le puede poner es que esto precisamente atrae a masas de turistas que alteran su originaria tranquilidad.

Fundada durante la dominación musulmana (su nombre deviene de Vall d’en Musa o valle de Muza, que fue su propietario primigenio), este pequeño pueblo de poco más de 2.000 habitantes se caracteriza por la alta torre del campanario de Sant Bartomeu (iglesia gótica del siglo XIII aunque reformada), que recibe al recién llegado asomando a lo lejos escoltado por cipreses, y sus callejuelas pavimentadas y decoradas con docenas de macetas floreadas.

El lugar ha sido residencia temporal de famosos personajes, desde Santa Catalina, que nació en lo que hoy es la Carrer Rectoria, hasta la pareja de Hollywood formada por Michael Douglas y Catherine Zeta-Jones, que además de tener una casa financiaron el el centro cultural Costa Nord, dedicado al archiduque Luis Salvador. Sin embargo sus más ilustres huéspedes fueron el músico Fréderic Chopin y su amante, la escritora George Sand; ambos se alojaron en la Real Cartuja de Jesús de Nazaret en el invierno de 1838 con la finalidad de que el primero recobrase su maltrecha salud, dañada por problemas respiratorios. No tuvieron suerte porque se pasó lloviendo las 6 semanas de estancia, pero Chopin aprovechó la estancia para componer varias obras (incluida, claro, el Preludio de la gota de lluvia) y ella escribió el libro Un invierno en Mallorca en el que alterna críticas implacables contra los lugareños (que la denunciaron tras leerlo) con descripciones ensalzando la isla; hoy lo venden por todas partes.

En cuanto a la Cartuja, fue creada por monjes instalados en el castillo levantado por Jaime II en 1321. Allí vivieron dedicados a la herboristería hasta que la desamortización de Mendizábal (1835) los desalojó, pasando el edificio, que había sido reformado en el siglo XVIII, a manos del Estado. Entonces sirvió para acoger a escritores exiliados en Mallorca, como Jovellanos, Unamuno, Azorín, Rubén Darío, Eugenio D’Ors… Hoy resulta de interés ver la farmacia, la biblioteca y las celdas 2 y 4, las alquiladas por Chopin y Sand, aunque hace poco se formó un pequeño escándalo al descubrirse que el piano expuesto no es el original del músico, aquel por el que tuvo que pagar un dineral para rescatarlo de la aduana.

El Arco de Triunfo de Washington Square Park

vuelos baratos a Nueva York

Quien visite el sur de Manhattan gracias a los vuelos baratos a Nueva York encontrará que en Greenwich Village buena parte de la vida ociosa de esa parte de la ciudad se concentra en una plaza que, a pesar de su nombre, apenas presenta zonas verdes, siendo casi omnipresente el hormigón. Se trata de Washington Squate Park, situada al principio de la Quinta Avenida y dominada por la presencia estilizada y majestuosa, aunque discreta, de ese tipo de monumento que suele haber en casi todas las ciudades grandes del mundo: el Arco del Triunfo.

El lugar es hoy punto de encuentro para la gente con ganas de relax: patinadores, familias, jugadores de ajedrez (hay muchos tableros públicos y suelen hacerse apuestas)… En realidad la lista de usos dada a la plaza es variopinta, y no sólo de ahora: retrocediendo en el tiempo, en los ochenta fue territorio de camellos; en los setenta, zona hippie; a principios del siglo XIX se habilitó como cementerio para fallecidos por el cólera en el mismo lugar donde se llevaban a cabo duelos y ejecuciones (uno de los árboles se destinaba a ahorcamientos); a finales de la centuria previa había sido campo de instrucción militar; y, antes, una granja.

En 1828, cuando empezaban a construirse casas elegantes a su alrededor urbanizándolo, se convirtió en parque público. Algunas de esas viviendas aún pueden verse en las inmediaciones, siendo algunas de ellas antiguos establos de las clases pudientes. Décadas después, con motivo del centenario de la proclamación de George Washington como presidente, se erigió un arco triunfal provisional. Estaba hecho de madera y yeso, según costumbre de la época, y debía ser retirado al terminar los fastos. Sin embargo a la gente le gustó la idea y se decidió reconvertirlo en un monumento permanente. Para ello, siguiendo el diseño de Stanford White, se sustituyó el original por otro de hormigón y mármol blanco que estuvo terminado en 1895, aunque entre 1916 y 1918 se le añadirían estatuas del histórico personaje. Luego, entre 2002 y 2004, fue sometido a un proceso de restauración con una inversión de 2,7 millones de dólares.

Mide 26 metros de altura y tiene bastante semejanza con el de París, aunque a escala mucho menor. La anécdota, algo tétrica, es que cuando los obreros cavaron en la tierra para hacer los cimientos se encontraron restos humanos, un ataúd y una lápida del viejo camposanto. Curiosamente, en la actualidad tiene un uso añadido a su función decorativa: tras la entrega de diplomas, los estudiantes de la cercana Universidad de Nueva York desfilan bajo él.

Sa Penya, la ciudad baja de Ibiza

vuelos baratos a Ibiza

Una forma de definir la ciudad de Ibiza sería la suma de Dalt Vila más Sa Penya o, lo que es lo mismo, la ciudad alta y la ciudad baja. Porque si la primera corona el conjunto urbano aglutinándose en torno a la catedral y el casco viejo, la otra discurre paralela al puerto presentando extramuros un característico farallón encima del mar sobre el que parecen flotar anárquicamente viejas casas blancas de pescadores ofreciendo sus fachadas desconchadas como último muro de contención contra el romper de las olas.

Y es que, en efecto, a la sombra de la mole de las murallas que refuerzan el baluarte de Santa Lucía, Sa Penya hace honor a su nombre formando un espolón de roca encima del cual fue creciendo un humilde barrio marinero que, en su momento, alojó lo que fueron los viejos astilleros (Sa Draçaneta) y las viviendas de las gentes que trabajaban en el mar. Un laberinto de callejuelas en subida y bajada, típico de estos casos, con pavimento de piedra y en el que la estampa típica estaría formada por las mujeres acarreando cestos de pescado o los pescadores cosiendo redes.

No es así, lamentablemente, porque al lugar se lo dejó caer en la degradación, sirviendo de refugio para familias gitanas desfavorecidas, inmigrantes miserables y otros representantes del lumpen urbano. El entorno era un revoltijo de ropa tendida en la calle, basura, casas inhabitables, juergas nocturna, altercados hasta que se decidió escuchar las cada vez más numerosas voces de protesta y poner manos a la obra en su arreglo para no desmerecer la categoría alcanzada de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Por eso, quienes tomen alguno de los vuelos baratos a Ibiza este verano descubrirán que ese pedazo de la ciudad que usurpa el espacio de las aguas mediterráneas, ha empezado un lavado de cara con la construcción de un Centro Cívico y un Centro Polivalente al que deberán seguir la rehabilitación interior de las viviendas, la restauración de pavimentos, la conservación de algunas fachadas, etc. Todo en beneficio de los ciudadanos, empezando por sus propios residentes, y de la propia urbe, que recuperará un barrio con el encanto marinero tradicional.

Foto: hernandezrabal

Amsterdam: Museo Histórico Judío

vuelos baratos a Amsterdam

Una parte importante de la Historia holandesa que deben tener en cuenta quienes viajen al país aprovechando los vuelos baratos a Amsterdam es la de los judíos. La ciudad recibió miles de ellos, tanto los ricos sefardíes expulsados de Portugal en el siglo XVII como los humildes askenazis procedentes de Alemania, que se fueron aglutinando en el barrio de Waterlooplein hasta formar una población de más de cien mil personas. El Museo Histórico Judío trata de mantener viva su memoria y su trágico pasado.

La sinagoga portuguesa, la más grande del mundo, construida en 1675 por Elías Bouman tomando como modelo el Templo de Salomón (del que sólo queda el Muro de las Lamentaciones de Jerusalén), es el centro principal en torno al cual se levantaron otras cuatro sinagogas germanas y que hoy forman el Joods Historisch Museum comunicándose a través de galerías de acero y cristal. Están en la calle Jonas Daniël Meijerplein.

Sin embargo el primer museo, de 1932, se ubicó en una sala -después una planta entera- de la medieval Casa Weigh, en Nieuwmarkt, formando parte del Museo Histórico de la ciudad. Se trasladó a su sede actual en 1987 para aprovechar las sinagogas, vacías y sin uso desde la Segunda Guerra Mundial porque los nazis, tras invadir los Países Bajos, comenzaron la deportación de su población judía a los campos de Sobibor y Auschwitz, exterminando a la mayoría -sólo sobrevivieron 6.000- pese que los ciudadanos de Amsterdam declararon una huelga general para impedirlo.

De hecho, el grueso de sus fondos procede de masivas donaciones particulares tras la guerra. Libros, fotos, diarios, obras religiosas… En total hay 11.000 piezas datadas entre 1600 y 1900 más 43.000 documentos, una parte de lo cual se exhibe junto a una mediateca, la recreación de un hogar judío contemporáneo interactivo (la llamada Casa de los Hollander) y una cafetería; kosher, por supuesto. Por su parte, la sinagoga portuguesa fue restaurada para devolverle el aspecto que tenía en 1822, obteniendo en 1989 el Premio Cónsul europeo de arquitectura. Unas excavaciones llevadas a cabo 2006 sacaron a la luz una vieja sala de baños rituales elaborada en azulejo junto con el horno de ladrillo para calentar el agua.

El complejo abre de 11:00 a 17:00, pudiéndose visitar las antiguas salas de estudios, la Grote Sjoel (de 1671), la Nueva (de 1752), la Superior (de 1671, que era mercado de carne) y la Tercera (de 1700). La entrada cuesta 7,50 euros, aunque los estudiantes pagan 4,50 y los niños 3 (menores de de 13 años, gratis). Se puede llagar en Metro a través de las líneas 51, 53 y 54 con parada en Waterlooplein.

Foto: Wikimedia

Los Gigantes de Tenerife

vuelos baratos a Tenerife

En Tenerife, hablar de Los Gigantes no hace referencia a un equipo de baloncesto ni a personajes legendarios de la mitología guanche. En sentido estricto se trata de una localidad situada en la costa occidental de la isla, a 2 kilómetros de Puerto de Santiago, siendo ambos los pueblos más turístico de la zona. Están compuestos por urbanizaciones de apartamentos colgadas de las laderas, tan características del archipiélago, contando el primero con con puerto deportivo desde el que realizar excursiones para bucear o pescar mientras que del segundo, antigua aldea de pescadores, destaca la playa de la Arena, de oscuro grano volcánico.

Sin embargo, quienes reserven vuelos baratos a Tenerife no deberían viajar al oeste de la isla sólo para disfrutar de una estancia tan estereotipada porque Los Gigantes que constituyen el principal atractivo son también unos gigantescos acantilados, una descomunal pared de basalto que se alza hasta 600 metros sobre el mar y que, en realidad, es el extremo del macizo montañoso de Teno, que parte del extremo noroccidental insular.

Su origen es volcánico y antaño tenían emanaciones gaseosas y coladas de lava, de ahí que los guanches los consideraran sagrados, teniéndolos como lugar donde acababa el mundo y denominándolos Murallas del Infierno. Esa actividad volcánica enriqueció el fondo submarino, cuya escasa profundidad (30 metros) contrasta con la de la superficie y atrae a numerosos aficionados al buceo. También hay varias playitas encajadas entre paredes y barrancos, no muy seguras por los posibles desprendimientos de rocas y, de todas formas, de muy difícil acceso salvo que se llegue en bote.

Precisamente ésa es la mejor forma de solazarse contemplando su magnificiencia: no desde tierra, aunque también se puede seguir una ruta (de una hora) desde Teno, sino desde el agua, alquilando una excursión en barco. Las hay desde allí mismo o desde otras poblaciones costeras. Cabe recordar que Los Gigantes está a sólo 45 kilómetros del aeropuerto de Tenerife Sur y a 125 de la capital, Santa Cruz.

El Ayuntamiento sevillano

vuelos baratos a Sevilla

Los turistas que toman vuelos baratos a Sevilla suelen sorprenderse de la extraña ubicación del edificio del Ayuntamiento, en una plaza pero con calle por detrás. Ello se debe a que se construyó prácticamente anexo al antiguo Monasterio de San Francisco, que tras la desamortización de Mendizábal fue demolido en 1840 dejando solo al Consistorio, aunque aún se conserva el Arquillo que comunicaba ambos lugares.

El cabildo medieval sevillano tenía su sede en unas casas del Corral de los Olmos (actual Plaza de la Virgen de los Reyes) pero el Descubrimiento de América enriqueció la ciudad y se hizo necesaria unas nuevas dependencias, siendo el emperador Carlos V quien lo decidió en 1526 con motivo de su visita a la ciudad por su boda con Isabel de Portugal. Para ello se eligió la Plaza de San Francisco, donde estaban el citado cenobio y la Audiencia.

Las obras comenzaron ese año de la mano de Diego de Riaño, a quien se deben el Apeadero (acceso), la Sala Capitular (con una bella bóveda de casetones) y la fachada a la Plaza de San Francisco, que quedó sin terminar por la muerte del maestro y así se dejó. Domina el estilo plateresco, especialmente visible en los relieves que decoran las dos plantas: personajes alusivos a la fundación de la ciudad (Hércules, el fundador mitológico, Julio César, quien habría celebrado el primer cabildo, y el propio Carlos V) y motivos heráldicos. En la planta superior están la biblioteca, cubierta con un precioso artesonado, y el archivo.

A Riaño le sucedió en la dirección el cantero Juan Sánchez. Luego, en 1560, Hernán Ruiz realizó una ampliación (una galería porticada para ver espectáculos públicos) que se derribaría en el siglo XIX. Y es que en esa última centuria las guerras, incendios y la demolición del monasterio dejaron al Ayuntamiento maltrecho, por eso se encargó una reforma a Demetrio de los Ríos y Balbino Marrón. Ésta consistió en hacer una nueva fachada principal de estilo neoclásico (la que da a la Plaza Nueva) y estructurar el interior en torno a dos patios con una gran escalinata.

Y, por si acaso, en 1931 Sevilla le concedió al edificio la protección que supone ser declarado Monumento y Bien de Interés Cultural.

La iglesia londinense de St. Margaret

vuelos baratos a Londres

Como se puede apreciar en la misma foto, la iglesia de St. Margaret queda empequeñecida por las moles de los edificios vecinos que casi al encajonan: la Abadía de Westminster y las Casas del Parlamento. Sin embargo, con ellos forma parte del recinto declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y resulta tan injusto como imperdonable que la mayoría de los turistas la ignoren en sus vuelos baratos a Londres, no sólo por su belleza discreta y sobria (especialmente en el interior) sino por los acontecimientos históricos que la envuelven y los secretos que guarda.

St. Margaret está situada al sur de la Parliament Square, a menudo rodeada por tiendas de campaña y pancartas reivindicativas de manifestantes. Fue construida por los monjes del monasterio benedictino para que los vecinos pudieran asistir a oficios religiosos sin necesidad de entrar en su abadía alterando la vida monacal, consagrándola en honor de una mártir muy popular en la Edad Media: Santa Margarita de Antioquía. Inicialmente era una iglesia de estilo románico, aunque pronto experimentaría una serie de transformaciones. La primera en tiempos de Eduardo III, cuando se rehizo dotándola de una nave gótica entre 1482 y 1523 por obra de Robert Stowell, que también trabajó en la abadía de Westminster.

Los monjes estuvieron a su cargo hasta 1540, año en que Enrique VIII disolvió el cenobio en el contexto de su enfrentamiento con Roma y su proclamación como cabeza de la Iglesia Anglicana. Después, en 1614, pasó a ser templo parroquial del Parlamento, de ahí que en la actualidad los miembros de éste tengan derecho a casarse y ser enterrados en ella. Ésta es, precisamente, uno de los principales aspectos anecdóticos interesantes de St. Margaret, el haber acogido las ceremonias nupciales de algunos ilustres personajes de la Historia: entre otros, Samuel Pepys, administrador y cronista del Parlamento (1655); el escritor John Milton, autor de El paraíso perdido (1656); el antiesclavista Ignatius Sancho (1758); Winston Churchill>, primer ministro y premio Nobel de Literatura (1908); lord Mountbatten, virrey de la India (1922); o la princesa Margarita, hermana de Isabel II (1993). También allí fue bautizado Beau Brummel, el árbitro de la elegancia inglesa decimonónica, y fueron enterrados el pirata Walter Raleigh (1618) o el propio Milton, además de otras muchas personalidades que, tiempo después, serían trasladadas a la abadía.

Entre 1734 y 1738 se llevó a cabo la primera reconstrucción (habría más en el siglo XIX y tras la Segunda Guerra Mundial, por los daños causados por los bombardeos), en este caso de la torre norte. Pocos años más tarde, en 1758, se instaló uno de los objetos más preciosos que se pueden contemplar en la iglesia: la vidriera del altar. Con predominante tono azul, representa una crucifixión y llegó a Londres como un regalo de los Reyes Católicos para la boda de su hija Catalina de Aragón con el hermano mayor de Enrique VIII, Arturo. Al no celebrarse el enlace, el lugar pensado inicialmente para colocarla, la abadía de Westminster, terminó sustituida por St. Margaret.

Foto: wikimedia